Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La Tercera Generación de Hogwarts » (V) Capítulo 14: La pesadilla
La Tercera Generación de Hogwarts (ATP)
Por Carax
Escrita el Martes 6 de Junio de 2017, 16:59
Actualizada el Domingo 17 de Enero de 2021, 16:45
[ Más información ]

(V) Capítulo 14: La pesadilla

Capítulos
  1. (I) Prefacio: Rumbo a Hogwarts
  2. (I) Capítulo 1: Inicios
  3. (I) Capítulo 2: La bienvenida
  4. Bermejo
  5. Tendencia a las alturas
  6. (I) Capítulo 5: El fuego nunca dice basta
  7. Bala perdida
  8. Negligencias
  9. Como pez fuera del agua
  10. Orgullo y perjuicio
  11. El baile
  12. Amarga victoria
  13. << ¿Quién es el mejor Potter?>>
  14. Invencible
  15. El poder de la ambición
  16. <<I.D.>>
  17. Las desventajas de amar
  18. Caída en picado
  19. Con los ojos cerrados
  20. No es fácil ser un Malfoy
  21. Luto
  22. Criaturas fantásticas
  23. Nyneve
  24. Emboscada
  25. Estúpidos e imprudentes
  26. Epílogo: Resurgir de las cenizas
  27. (II) Prefacio: Casus Belli
  28. (II) Capítulo 1: Al pie de la letra
  29. (II) Capítulo 1: Al pie de la letra
  30. (II) Capítulo 2: De facto
  31. (II) Capítulo 3: Tomar al lobo por las orejas
  32. (II) Capítulo 4: Se aprende mientras se enseña
  33. (II) Capítulo 5: Erróneamente perdido
  34. (II) Capítulo 6: Abrupto
  35. (II) Capítulo 7: La sed de Ares
  36. (II)Capítulo 8: Delirium
  37. (II) Capítulo 9: Entre libros
  38. (II) Capítulo 10: Fuera de las murallas
  39. (II)Capítulo 11: Paz con esclavitud
  40. Capítulo 12: Vox populi
  41. (II) Capítulo 13: Lo que haya que cambiar
  42. (II) Capítulo 14: Testigo del tiempo
  43. (II) Capítulo 15: Caín
  44. (II) Capítulo 16: Noctámbulo
  45. (II) Capítulo 19: Torpeza propia
  46. (II) Capítulo 20: Inter arma
  47. (II) Capítulo 21: Culpa de los infortunios
  48. (II) Capítulo 22: Deus ex machina
  49. (II) Capítulo 23: Dorada mediocridad
  50. (II) Capítulo 24: Cogito ergo sum
  51. (II) Capítulo 25: Conoces la hora que vives, no la hora a la que morirás
  52. (II) Capítulo 26: Al gusto
  53. (II) Capítulo 27: Habeas corpus
  54. (II) Capítulo 28: Memento finis
  55. (II) Capítulo 29: Hacia lo profundo
  56. (II) Capítulo 30: Sine die
  57. (II) Epílogo: La suerte está echada
  58. (III) Prefacio
  59. (III) Capítulo 1: El conocimiento es poder
  60. (III) Capítulo 2: Luchar con todos los huesos rotos
  61. (III) Capítulo 3: La peor parte es decir adiós
  62. (III) Capítulo 4: El tiempo es una pistola cargada
  63. (III) Capítulo 5: La felicidad duele como una bala en la cabeza
  64. (III) Capítulo 6: Un precio que pagar
  65. (III) Capítulo 7: Sensación de impotencia
  66. (III) Capítulo 8: Verdades y Mentiras
  67. (III) Capítulo 9: Latidos
  68. (III) Capítulo 10: Lo que está muerto no puede morir
  69. (III) Capítulo 11: Nieve cálida
  70. (III) Capítulo 11 bis: El baile
  71. (III) Capítulo 12: Un paso atrás
  72. (III) Capítulo 13: Y si no hay cielo.
  73. (III) Capítulo 14: En el andén.
  74. (III) Capítulo 15: Turbulencias.
  75. (III) Capítulo16: Delirium
  76. (III) Capítulo 17: La suerte está echada.
  77. (III) Capítulo 17: Grata sorpresa
  78. (III) Capítulo 18: De las palabras a los golpes.
  79. (III) Capítulo 19: Crueldad incansable
  80. (III) Capítulo 20: Ad astra
  81. (III) Capítulo 21: Per aspera
  82. (III) Capítulo 22: La unión hace la fuerza
  83. (III) Capítulo 23: Non desistas
  84. (III) Capítulo 24: El fuerte puede caer pero nunca rendirse
  85. (III) Capítulo 25: El lobo ataca con el diente
  86. (III) Capítulo 26: Por la valentía se conoce al león
  87. (III) Capítulo 27: In fraganti
  88. (III) Capítulo 28: In memoriam
  89. (III) Capítulo 29:
  90. (III) Capítulo 30: Criaturas fantásticas y dónde encontrarlas
  91. (III) Capítulo 31: Sin esperanza, sin miedo.
  92. (III) Capítulo 32: Intolerancia
  93. (III) Capítulo 33: De vez en guando, incluso el genial Harry se equivoca
  94. (III) Capítulo 34: El águila no caza moscas
  95. (III) Capítulo 35: Circo de niños
  96. (III) Capítulo 36: Nadie puede escapar de la muerte
  97. (III) Capítulo 37: En igualdad de circunstancias
  98. (III) Capítulo 38: Criaturas fantásticas y cómo huir de ellas
  99. (III) Capítulo 39: Sangre de mi sangre
  100. (III) Capítulo 40: Alter ego
  101. (III) Epílogo: Y por los siglos de los siglos
  102. (IV) Prefacio
  103. (IV) Capítulo 1: Resquicios
  104. (IV) Capítulo 2: Carpe Diem
  105. (IV) Capítulo 3: Fraternidad
  106. (IV) Capítulo 4: Errando se corrige el error
  107. (IV) Capítulo 5: Homo homini lupus
  108. (IV) Capítulo 6: Beatus Ille
  109. (IV) Capítulo 7: Ex libris
  110. (IV) Capítulo 8: Quo vadis
  111. (IV) Capítulo 9: La naturaleza de las cosas
  112. (IV) Capítulo 10: La mentira oculta
  113. (IV) Capítulo 11: La ira es una locura breve
  114. (IV) Capítulo 12: Un alma sana…
  115. (IV) Capítulo 13: Alma mater
  116. (IV) Capítulo 14: La inexistencia del término medio
  117. (IV) Capítulo 15: Todo ser humano es mentiroso
  118. (IV) Capítulo 16 : Lealtad
  119. (IV) Capítulo 17: Fidelidad
  120. (IV) Capítulo 18: Persona grata.
  121. (IV) Capítulo 19: La insoportable levedad de lo imposible
  122. (IV) Capítulo 20: Ensayo y error
  123. (IV) Capítulo 21: El número de los imbéciles es infinito
  124. (IV) Capítulo 21: Lección de una madre
  125. (IV) Capítulo 22: La verdad engendra odio.
  126. (IV) Capítulo 23: El ruido de la miseria en silencio
  127. (IV) Capítulo 24: Abrir las alas
  128. (IV) Capítulo 25: De leyenda a promesa
  129. (IV) Capítulo 26: Los fuegos artificiales de Susan Jordan
  130. (IV) Capítulo 27: Los verdaderos héroes de la historia
  131. (IV) Capítulo 28: A veces hacer lo correcto no lo parece
  132. (IV) Capítulo 29: Lo que se dice
  133. (IV) Capítulo 29: Lo que no se dice
  134. (IV) Capítulo 30: Lo que no hace falta decir
  135. (IV) Capítulo 31: Dejar ir
  136. (IV) Capítulo 32: El tiempo en la palma de la mano
  137. (IV) Capítulo 33: La sede del Temple
  138. (IV) Capítulo 34: Sobre lo perdido
  139. (IV) Capítulo 35: En la Casa de los Gritos
  140. (IV) Capítulo 35: Modus operandi
  141. (IV) Capítulo 36: Con un poco de ayuda de amigos
  142. (IV) Capítulo 37: Incontrolable
  143. (IV) Capítulo 38: Draconiano
  144. (IV) Capítulo 39: Herir, matar o salvar.
  145. (IV) Capítulo 40: Leopold
  146. (IV) Capítulo 42: La sinfonía de la guerra
  147. (IV) Capítulo 43: Al otro lado del espejo
  148. (IV) Capítulo 43: En la superficie
  149. (IV) Capítulo 44: DestrucRose
  150. (IV) Capítulo 45: Sobre lo que les pasa a los licántropos
  151. (IV) Capítulo 46: El sol no luce para todos
  152. (IV) Epílogo: La libertad inunda todo de luz
  153. (V) Prefacio
  154. (V) Capítulo 1: Hacia los nuevos misterios
  155. (V) Capítulo 2: La Asamblea del Temple
  156. (V) Capítulo 3: La guarida del lobo (I)
  157. (V) Capítulo 3: La guarida del lobo (I)
  158. (v) Capítulo 3: La guarida del lobo (II)
  159. (V) Capítulo 4: Las coincidencias no existen
  160. (V) Capítulo 5: Tropezar dos veces con la misma piedra
  161. (V) Capítulo 6: Una nueva forma de vida
  162. (V) Capítulo 7: El problema de los prejuicios
  163. (V) Capítulo 8: Ser el héroe del día
  164. (V) Capítulo 9: Carne de mi carne
  165. (V) Capítulo 10: Sangre de mi sangre
  166. (V) Capítulo 11: Permiso indirecto
  167. (V) Capítulo 12: Lo bien aprendido, para siempre es sabido.
  168. (V) Capítulo 12: Explosión mental (I)
  169. (V) Capítulo 12: Explosión mental (II)
  170. (V) Capítulo 13: Cómo salvar un alma
  171. (V) Capítulo 14: La pesadilla
  172. (V) Capítulo 15: Espíritu Slytherin
  173. (V) Capítulo 16: El boggart
  174. (V) Capítulo 17: La promesa de Luperca
  175. (V) Capítulo 18: Nadie escapa al destino
  176. (V) Capítulo 19: Alfa
  177. (V) Capítulo 20: Deseos mundanos
  178. (V) Capítulo 21: Sobre el peligro del amor
  179. (V) Capítulo 22: Una bruja corriente
  180. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (I)
  181. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (II)
  182. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (II)
  183. (V) Capítulo 24: La elegancia de los Malfoy (I)
  184. (V) Capítulo 24: La elegancia de los Malfoy (II)
  185. (V) Capítulo 25: Un pensamiento contra natura
  186. (V) Capítulo 25: Pensamiento contra natura (II)
  187. (V) Capítulo 26: Sobre secretos inefables (I)
  188. (V) Capítulo 26: Sobre secretos inefables (II)
  189. (V) Capítulo 31: Escrito en las estrellas (I)
  190. (V) Capítulo 27: Escrito en las estrellas (II)
  191. (V) Capítulo 28: 14 de febrero
  192. (V) Capítulo 29: El dolor es inevitable
  193. (V) Capítulo 30: Otra ronda más
  194. (V) Capítulo 31: Acción y reacción
  195. (V) Capítulo 31: Acción y reacción (II)
  196. (V) Capítulo 32: La independencia de los soldados
  197. (V) Capítulo 32: La independencia de los soldados (II)
  198. (V) Capítulo 33: Siempre en la memoria
  199. (V) Capítulo 34: Las posibles posibilidades
  200. (V) Capítulo 35: El tiempo es oro.
  201. (V) Capítulo 36: Cruce de caminos
  202. (V) Capítulo 37: En la Casa de los Gritos, otra vez.
  203. (V) Capítul 37: En la Casa de los Gritos, otra vez (II)
  204. (V) Capítulo 38: En el momento oportuno
  205. (V) Capítulo 39: Naturalidad
  206. (V) Capítulo 40: Amantes de la ira.
  207. (V) Capítulo 41: Lo que vence a la oscuridad
  208. (V) Capítulo 42: Furiosamente
  209. (V) Capítulo 43: La ignorancia protege y daña
  210. (V) Capítulo 44: Otro secreto más (I)
  211. (V) Capítulo 44: Otro secreto más (II)
  212. (V) Capítulo 45: Impulsos (I)
  213. (V) Capítulo 45: Impulsos (II)
  214. (V) Epílogo: Y te sacarán los ojos
  215. (VI) Prefacio
  216. (VI) Capítulo 1: Mal que no tiene cura
  217. (VI) Capítulo 2: En ruinas
  218. (VI) Capítulo 3: Hogar es un lugar seguro
  219. (VI) Capítulo 4: Los estorbos que se quedan atrás
  220. (VI) Capítulo 5: Amor no correspondido
  221. (VI) Capítulo 5: Amor no correspondido
  222. (VI) Capítulo 6: Pequeños grandes detalles (I)
  223. (VI) Capítulo 6: Pequeños grandes detalles (II)
  224. (VI) Capítulo 6: Lo que pasa en Hogwarts se queda en Hogwarts (I)
  225. (VI) Capítulo 7: Lo que pasa en Hogwarts se queda en Hogwarts (II)
  226. (VI) Capítulo 8: No hay descanso para los héroes (I)
  227. (VI) Capítulo 8: No hay descanso para los héroes (II)
  228. (VI) Capítulo 9: Más allá de tu oscuridad (I)
  229. (VI) Capítulo 9: Más allá de tu oscuridad (II)
  230. (VI) Capítulo 11: La sala que viene y va (I)
  231. (VI) Capítulo 10: La sala que viene y va (II)
  232. (VI) Capítulo 11: Lo que somos, lo que hemos sido, lo que seremos (I)
  233. (VI) Capítulo 11: Lo que hemos sido, lo que somos, lo que seremos (II)
  234. (VI) Capítulo 11: Lo que somos, lo que hemos sido, lo que seremos (III)


Sus ojos eran avellana.

La contemplaban con el mismo temor que lo habían hecho otras veces. Pero aquel temor era diferente al resto. No la temía a ella. Sino a las consecuencias de lo que él estaba a punto de hacer. Vio que dudó. Y su mano fue más rápida. Su voz fue más alta. Su varita apuntó hacia el joven sagaz. Quitándole la vida, antes de que él clavara aquella lengua de hierro sobre su corazón.

No contempló cómo su cuerpo cayó sobre la fría piedra. Ni cómo la batalla se detuvo por un momento. Pero sonrió. Uno de sus magos dio un grito de júbilo. Le habían matado. Habían ganado. Daba igual lo que hicieran en aquella batalla, ella era Invencible.

Lanzó Maldiciones Imperdonables que acabaron con la vida del resto de magos que trepaban por aquella piedra para detenerla. Pero ya era tarde. Alzó las manos al cielo. Lo cubrió de nubes negras. Había llegado su momento.

Saboreó la lluvia que limpiaría, para siempre, toda la suciedad del mundo.

Se despertó con un sobresalto.

Jadeando, se sentó sobre la cama. Buscó frenéticamente la fuente de la voz que ocupaba su cabeza en la tormenta de sus visiones. Jadeaba tanto que sus hombros casi le rozaban los oídos con cada bocanada de aire. Sus manos agarraron las sábanas. Con tanta fuerza que sus nudillos se volvieron blancos y comenzó a aparecer manchas que nublaron su visión.

Sus visiones nunca la afectaban así. Nunca eran tan devastadoras. Sabía que eran visiones. Aunque le doliera admitirlo. Incluso cuando no se las quería contar a nadie -y solo lo había hecho delante de Ivonne Donovan. La sensación de intranquilidad se había acomodado en su estómago desde que llegó a Hogwarts. Era tan sofocante. Era una advertencia. Siempre lo había sido. Era una advertencia del futuro.

-Lía -Escuchó a su hermana Lola susurrar en la oscuridad del dormitorio.

De repente, otro movimiento en otra cama.

-Lumos -Conjuró Alyssa Finch-Fletchley.

La luz inundó el dormitorio. Una luz cálida que brillaba a través de las diferentes lámparas. Lola y Finch-Fletchley aparecieron detrás de la varita. La presencia de Lola, por desgracia, no hizo nada para calmarla. La puso más nerviosa cuando sacudió sus hombros. Cuando gritó su nombre, al darse cuenta de que estaba en trance. Entre la visión y la realidad.

Sus hombros continuaron subiendo y bajando a un ritmo alarmante. Sus ojos empezaron a sobresalir. Intentó ver más allá de las manchas que deformaron su visión. Y esperó no tener otra maldita de aquellas visiones. De aquella oscuridad. De aquellas muertes. Torturas. Sangre. Lágrimas. Súplicas. Ejecuciones.

-Brooks, ¿estás bien?

No podía responder. Seguía jadeando. Su aliento traqueteaba en su gargante mientras luchaba por conseguir suficiente aire para mantenerse consciente. Pues no quería volver a revivir nada de aquello.

En aquello consistían las torturas de Ivonne Donovan. En hacerle vivir cada detalle de aquel futuro. Para convencerla de que debía morir. Y cada minuto que pasaba viva, debía recordarse que su madre se había sacrificado por ella. No podía caer en la tentación de acabar con todo como le pedía Ivonne Donovan. Aún no sabía si era un acto de cobardía o de valentía. Ivonne Donovan le había enseñado el futuro que podía producir Cornelia Brooks. Cornelia Brooks aún no sabía qué hacer al respecto.

Pero cada vez que lo vivía… Cada vez era más difícil saber qué fácil podría ser detenerlo.

-Lía, ¿qué ocurre? -Preguntaba Lola frenéticamente.

Extendió su mano hacia su hombro y, en un pánico ciego, se la quitó con un chillido agudo. Se puso de rodillas sobre su propio pecho. Envolvió las rodillas con sus brazos. Trató de hacerse lo más pequeña posible. Para que aquella pesadilla dejara de perseguirla.

-¿Qué ocurre, Brooks? Son las dos de la mañana, apagad esa luz -Gimió la otra compañera del cuarto, Hayley Farben. -¡Cómo no la apagues, te lanzo un conjuro!

Cornelia podía oírla mientras ella gemía en sus rodillas. La luz permanecía encendida. Empezó a balancearse hacia atrás y adelante. Escuchó a Lola dar vueltas pisoteando de un lado a otro en la habitación. Sabía que era ella, pues solo ella tenía los pasos de una persona tan nerviosa y sin saber qué hacer. Y volvió a ella.  A su hermana. Y le hizo entrar en otra ronda de pánico.

-En el nombre de Merlín, ¡¿qué le pasa?! - Preguntaba frustada Finch-Fletchley.

-¡No lo ves! ¡Un ataque de pánico! -Le respondió, exasperada, Lola. -He ido a tocarla y me ha gritado… Y ahora se está meciendo… Y…

Ahogó un grito de frustación.

Se dio cuenta de que Lola estaba a punto de llorar. Pero Cornelia no pudo encontrarse en sí misma. No pudo calmarla. Ni consolarla. Y se odió por ello.

-¿Qué hacemos? ¿Llamo al Jefe de la Casa? -Sugirió Finch-Fletchley.

-¡No! Eso es lo último que ella querría… -Lola ahogó otro grito de frustración.

Su creciente preocupación la ponía más nerviosa cada minuto que pasaba. Lola se paseaba tanto que creaba una corriente de aire. Y Finch-Fletchley se hacía crujir los nudillos con tanta fuerza que cada explosión hacía que su cuerpo se tensara un poco más de lo que ya estaba.

Cornelia solo quería que aquel ataque de pánico -aquel dolor, aquella devastación, aquel trance del que no podía salir por culpa del trauma que le había generado su abuela aquel verano por cada visión -acabara. Quería que aquel peso en su pecho desapareciera. No solo aquella noche. Y sabía que eso no iba a ocurrir.

Las últimas dos veces que se sintió así, solo una persona pudo calmarla. No sabía por qué. No sabía cómo lo hacía. Y dudaba que fueran «poderes curativos de licántropo». Pero James Sirius Potter sabía calmarla. Simplemente con sostenerla en sus brazos. Y decir unas palabras en aquella lengua extraña que solo había escuchado hablar a los Lupercales.

Pero allí estaba solo su hermana.

Su hermana Lola se acercó a ella.

-Voy a buscar a James -Le susurró en el oído, jadeando, como si hubeira sacado el pensamiento directamente de su propia mente.

Podía oír los pasos en retirada, mientras Lola corría desde el dormitorio.

Se despertó de un sobresalto.

La puerta de su dormitorio se abrió con tal fuerza que golpeó la pared haciendo un sonido retumbante. Podía oír las cortinas de las camas de sus compañeros retirarse. Gruñidos de confusión. Mezclados con frenéticas disculpas. Al principio, no pudo distinguir la voz. Antes de que pudiera procesarla, sus cortinas se abrieron de par en par. Una figura femenina estaba de pie al lado de su cama y vio cómo su postura tensa se relajaba un poco.

-Gracias a todos tus dioses magos que te he encontrado -Suspiró aliviada.

Casi lloró. La vio levantar su mano hasta su frente con un suspiro casi teatral. James Sirius Potter parpadeó. Fue, entonces, cuando todos sus sentidos se despertaron a la vez.

-¿Lola?

Todavía, un poco aturdido por el sueño, se esforzó en averiguar por qué le buscaba a esta hora de la noche. O de la mañana.

-¿Qué está pasando? -Escuchó a uno de sus compañeros.

-¿Quién es esa, Potter? ¿No tienes hechizos para silenciaros? -Refunfuñó otro al otro lado de la habitación.

James palpó debajo de su almohada para sacar su varita. Apuntó hacia ella y conjuró un Encantamiento de luz tenue. Cuando pudo verla un poco mejor, volvió a mirar a Lola otra vez. Su rostro había entrado en pánico. Tenía lágrimas asomando en sus ojos.

-¿Qué ha pasado? -Preguntó, mientras una sensación de inquietud se apoderó de su estómago.

-No sé por qué se ha puesto así… ¡Se está balanceando!

Se incorporó de la cama. Se puso en frente de ella. Apoyó sus manos sobre sus hombros. Exhaló aire.

-¿Quién?

Al principio no respondió. Una lágrima se deslizó por su mejilla. Le dio un pequeño apretón en los hombros. Y le devolvió una mirada conmocionada. Era la primera vez que veía a su amiga Lola así. Pero él debía mantener la calma. Era la primera vez que Lola estaba en Hogwarts y no había por qué alarmarse. Quizás era solo una persona con una poción mal hecha.

Realmente quiso pensar eso. Pues no era la primera vez que Lola se había asustado porque hubiera visto a una persona petrificada. A alguien recibir una maldición por parte de alguno de los Weasley. O de Glyne, últimamente.

-Está sentada en su cama, meciéndose hacia atrás y hacia adelante como si estuviera poseída… He ido a tocarla y ha empezado a gritar y…

-Lola, ¿quién es? ¿Quién está bajo ese conjuro?

Estaba temblando en sus manos. Frotó sus brazos suavemente, tratando de calmarla. Mientras ignoraba su creciente molestia con ella.

-Sé que solo tú eres capaz de calmarla.

Sus ojos rebosaban de lágrimas.

Escuchó a gente arremolinarse en la puerta. Lola había llamado la atención de todos. Pidió con la mirada que Carter, quien miraba a James como si estuviera expectante a una orden de su capitán, se acercara.

-Cógele algo de las cocinas y asegúrate de que está bien antes de mandarla a dormir -Le ordenó, poniéndole la mano en el hombro.

Cogió, sin dudarlo un instante, su escoba. Y cerró la puerta tras de sí, apartando a los curiosos con una mirada glacial que les mandó a su cuarto. Al llegar a la Sala Común saltó sobre su escoba y comenzó a subir, sin tocar aquellas escaleras que se convertirían en rampa si las tocara, la escalera de caracol hacia el dormitorio de séptimo curso. El cual, si estaba en el mismo lugar que el suyo, debía de quedar en la cima de la torre.

Si James tenía un peso en el pecho en el trayecto, cuando abrió la puerta fue justo lo que temía. Cornelia Brooks estaba acurrucada en una bola en medio de su cama. Al igual que las otras veces en las que Madame Longbotton le había mandado un Patronus para ayudarla. Nadie -ni Cornelia-, excepto el director y la Sanadora, sabían que James Potter podía ejercer su magia como Ajayu sobre Cornelia, precisamente por el vínculo que tenía con ella. Y era algo que pretendía guardar en secreto hasta que… Bueno, hasta que James supiera que aquello podía llegar a algún lado.

La joven temblaba visiblemente. Y mientras lo hacía se mecía hacia atrás y hacia delante. Mirando a la nada. Un débil sonido silbante pasaba por sus labios. Estaba claro que no respondía. Ignoraba las palabras de Finn-Fletchley.

-¿Potter? -Preguntó, tan sorprendida como alarmada. -¿Qué haces aquí?

En estos momentos se odiaba por el hecho de que Hogwarts debiera de estar al tanto de su extraña amistad con Cornelia para aproximarse a ella sin molestar el equilibrio del resto. Más aquel día daba igual. Solo que mañana se habría arrepentido de no poner una mejor excusa.

-Madame Longbotton me ha dado una poción… Yo…

Pero Finn-Fletchley no hizo más preguntas. Quizás tenía curiosidad. Quizás estaba cansada. Quizás le daba igual.

Dejó caer su escoba al suelo.

Se acercó a ella. La rozó. Era Cornelia Brooks. Y sabía que él podía ayudarla. No alcanzaría a entender la magia que entre ellos dos corría. Ni cómo exactamente lo hacía. Pero la calmaba.

-Buenas noches, Potter -Finn-Fletchley se metió en su cama y conjuró un Nox.

James supiró.

Se sentó detrás de Cornelia en su cama. Lo cierto era que nunca había estado en los dormitorios de las chicas. Sabía que Fred sí. Y que la escoba era la técnica que utilizó el año anterior cuando quería visitar a Sue. De nuevo, algo dentro de él se retorcía cuando pensaba en ellos.

La joven se puso un poco rígida cuando el peso de James movió el colchón, pero cuando puso su mano en su hombro y conjuró las palabras que le había enseñado Umi, Cornelia se relajó. Por unos momentos, ninguno de los dos se movió. Se sentó con una mano en su hombro y escuchó cómo su respiración se hacía más uniforme. Se desenroscó lentamente de la bola en la que estaba.

-Hola, Cornelia -Le susurró tranquilamente. Apretó ligeramente su hombro. -Estoy aquí si me necesitas.

Por primera vez, desde que James entró en el cuarto, se movió. Se retorció en la cama. Se enfrentó a unas mejillas manchadas de lágrimas. Se abalanzó lentamente hacia él, enterrando su cara en su pecho desnudo. Pues, se acababa de dar cuenta, de que ni siquiera se había puesto una camiseta para ir a verla, al ver a Lola tan preocupada. Sus mejillas se tiñieron de rojo y agradeció a Finn-Fletchley por haber apagado la luz.

Corrió sus cortinas. Apoyó las manos en la espalda de Cornelia. Y se concentró en acumular toda su energía y traspasársela a ella. Como había hecho aquel día cuando la rescató de las aguas. Como seguramente ella lo había hecho sin darse cuenta en Luperca. Como lo había hecho aquellas dos noches anteriores. Como Umi le hubo enseñado. En caso de que lo necesitara de nuevo. Una tenue luz salió de él y se depositó en ella.

James Potter se dio cuenta de que era la tercera vez en dos semanas que la sotenía así. Madame Longbotton lo despachaba poco después, agradeciéndole su ayuda. Y le daba una Pócima para recobrar su propia energía. Algo que no tenía aquella noche.

Cuando pasó un momento que creyó razonable, oyó su respiración más pausada. Una señal de que, finalmente, se había quedado dormida. Sonrió. Siguió drenándose a sí mismo de energía un poco más. Para asegurarse de que, al menos, aquel sueño no fuera una pesadilla.

No se atrevía a preguntarle qué era lo que la inducía en aquel estado. James Sirius Potter sabía cosas que, de Cornelia saberlas, podrían llevarla a ataques de pánico. Y se odiaba a sí mismo por ocultárselas. Más no era el momento de que las supiera -como le habían ordenado que hiciera. Todavía no. ¿Sería aquello lo que ella veía en esas visiones? La había notado nerviosa desde que salió de Enfermería. Pensó que le hablaría algún día. Como siempre le había hablado de sus visiones. No de aquellas.

Había comenzado a actuar como la antigua Cornelia Brooks poco a poco. Estando con los McGregor -los cuales Lola detestaba y era un sentimiento que James Potter compartía infinitamente. Pasando horas libres con Frank Longbotton -a quien Lola llamaba «el dios» y James agradecía, muy a su pesar, cómo trataba a las Brooks cuando él no pudo en ningún momento. Y en la biblioteca, cuando delegaba el cargo de canguro de Lola en cualquiera que se ofreciera. Había muchos voluntarios. James era uno siempre que el Temple, el Quidditch, las rondas de Premio Anual y las clases se lo permitieran. No había mentido cuando había dicho que estaba ocupado.

Pero sabía que Cornelia tenía secretos. La joven no había pasado dos semanas en Enfermería por simples visiones. Siempre las había tenido y nunca había ocurrido nada parecido. Algo les había pasado. Algo que, por algún motivo, se negaban a contarle. El Temple. Charlotte Breedlove. Neville Lonbgotton. Decían que era irrelevante. Que lo acabaría descubriendo y que era algo que James Potter podría intuir sabiendo lo que sabía. Pero James quería que Cornelia se lo contara. Sobre todo, si así podía dejar de tener aquel tipo de ataques de pánico. Aunque no sabía cuándo sería ese momento de confesión. Supuso que era injusto pedirle aquello, cuando él también tenía secretos. Y los secretos que él tenía destrozarían a Cornelia Brooks. Y lo odiarían por habérselos ocultado.

James la miró mientras dormía. Se había formado un pliegue entre sus cejas.  Se inclinó hacia adelante y lo besó con delicadeza. La tensión en su cara desapareció. Ella se movió ligeramente mientras dormía. Envolviendo su brazo alrededor del cuello de James. El gesto fue pequeño, pero no pudo detener la sonrisa que se extendió por su rostro. No era ningún secreto que sentía demasiadas cosas por Cornelia Brooks. De hecho, estaba seguro de que Lola se había percatado de ello. Más no decía nada. O no se lo decía a él.

Desde que la tenía en brazos y ella acudía a ellos con esa naturalidad cuando necesitaba calma, había aceptado que lo que sentía por ella merecía aquella magia especial. Según los Lupercales, eran almas gemelas. Con los últimos años, el ingenio de Cornelia Brooks lo había ido capturando poco a poco. Le desafiaba. Había momentos, entre sus años de Hogwarts en los que habían interactuado, en los que había sabido estar con él. Y en los que había sabido darle espacio. No tenía miedo a insultarle ni a decirle la verdad. No negaría que cuando la encontraba en sus brazos era una sensación que superaba a coger la Snitch. La había perseguido en secreto todos aquellos años sin darse cuenta. Y, ahora que la tenía, no sabía cómo decírselo. ¿Qué hubiera pasado si Ivonne Donovan no hubiera aparecido en Luperca? ¿La habría besado como estaba a punto de hacer?

Apoyó su cabeza en la almohada y se dejó llevar por el agarre de Cornelia. Estaba sumamente cansado. Si volvía a su habitación tendría que lidiar con Carter. Con sus compañeros de cuarto. Con un interrogatorio de por qué estaba allí. Por qué Cornelia Brooks le necesitaba a él.

Soltó un bostezo. No tenía la Pócima de Madame Longbotton. Dejó de transmitirle toda su energía a Cornelia. Y, de lo exhausto que estaba, se quedó dormido, sin darse cuenta, con su alma gemela entre sus brazos. Protegiéndola de sus preocupaciones. Por lo menos, aquella noche.

El sonido familiar de Finn-Fletcheley y Farben peleándose por usar el baño la despertó. Al menos, un instante. Dejó que se fueran, pues ella tenía horas libres y el sueño no la dejaba escapar. Su hermana se despidió con un grito para asegurarse de que era consciente de que estaba sola en el dormitorio.

Cornelia Brooks hizo amago de presionar su cara contra la almohada sin abrir los ojos aún. Aún sin estar preparada para afrontar la mañana. El recuerdo de todo lo que iba a pasar que le atormentaba todas las mañanas. Solo que aquella, se percató, un poco menos. Y, cuando pensó que iba a encontrar la suavidad de su almohada, se topó con algo duro y cálido. Con olor a aire libre. Solo había alguien que conociera que oliese como una ventana abierta en mitad de un frondoso bosque. James Sirius Potter.

Levantó la cabeza de lo que asumió que era su pecho desnudo. Sintió el calor en su rostro alcanzar el extremo de sus orejas. Abrió solo un ojo para contemplar aquello con confusión. No podía recordar que él entrara en el dormitorio en absoluto aquella noche -como tampoco podía recordar cuando había acudido a ella las noches en las que las visiones la atormentaban y Madame Longbotton se lo contaba a la mañana siguiente.

Estaba todavía dormido. Con la cabeza ligeramente apoyada en la cabecera. Obviamente era demasiado alto para aquella cama. Su pelo estaba apuntando en todas las direcciones posibles. Como siempre lo había hecho. Y sus brazos la envolvían a ella en lo que parecía un cálido abrazo que había -supuso-perdurado toda la noche.

Y ahora entendía por qué Lola había gritado «Adiós, disfruta de tu mañana y haz todo lo que yo haría». No. No. No. El rubor volvió a recorrer su rostro. Sintió calor y quiso salir disparada de allí -pese a lo agradable que era estar encerrada en los brazos de James Sirius Potter. Pero no, nunca haría lo que habría hecho Lola en su situación. Absolutamente nada de ello. Él era James Sirius Potter. Él era de lo que le advertían sus visiones. La -según decía, aunque intuía que necesitaba una aclaración -futura cabeza del Temple.

Sin embargo, contempló cómo en aquel momento era diferente. James Sirius Potter siempre caminaba con la cabeza en alto. Con su particular sonrisa que últimamente evitaba a toda costa. Y ese destello de picardía en sus ojos. James Sirius Potter siempre parecía rezumar confianza. Más en aquel sueño, parecía tranquilo, vulnerable e, incluso, más juvenil.

Su pecho desnudo se levantaba y caía lentamente. Su boca estaba ligeramente abierto -y agradeció a Merlín por ser ella la primera en levantarse y que Potter no la viera así a ella, pues evidentemente ella no mantendría su atractivo como lo hacía él. Oh, Merlín, parecía Lola. Quiso darse un cabezazo contra la pared para evitar pensar en aquello. Pero, ¿a quién iba a engañar? Era realmente atractivo sin ni siquiera intentarlo.

Y se habría quedado dormido allí, pues era el único que siempre la calmaba. Sonrió para ella misma. Apoyó, de nuevo, su cabeza en su pecho. Y esperó a que se despertara. Se veía tan tranquilo que no quería hacer nada para despertarlo.

Pasaron unos minutos, antes de que los dedos de James comenzaran a moverse en su espalda. Cornelia se echó hacia atrás. Él soltó un gruñido. Supuso que se acababa de despertar.

-Buenos días… -Suspiró ella. Aún con las primeras palabras de la mañana. -¿Qué haces aquí?

Sabía qué hacía allí. Y se odió por arruinar aquel momento.

-Buenos días -Le respondió en un bostezo. Parpadeó. La miró. Confundido. Miró sus manos abrazándola. Su pecho desnudo. Tuvo que apartar la mirada. Y lo escuchó soltar una pequeña maldición. Oh, perfecto. Giró su rostro hacia ella. Y estaban tan cerca que podría imaginar lo que sería un beso con James Sirius Potter en aquel momento. ¿¡Qué?!Su hermana debía salir de su cabeza. O quizás no debería pensar en su hermana cuando tenía a James Sirius Potter en su cama. Después de haber pasado toda la noche en sus musculosos brazos. Oh, Godric Gryffindor. -¿No recuerdas que vine aquí anoche?

Cuando hizo la pregunta, parecía tenso. ¿Había hecho algo anoche como para tener que recordarlo? O quizás él esperaba que todas las veces que había pasado aquello, ella lo había recordado. No que se lo hubiera contado Madame Longbotton. No. Esa mañana era la primera vez que recordaba estar en los brazos de James. ¿Había sido así todas las otras veces? Tal vez tenía más sentido entonces las miradas curiosas y las preguntas de Madame Longbotton. Y el cambio de opinión que Frank tenía sobre James Sirius Potter.

-Nope -Respondió ella.

Se mordió el labio. Desvió la mirada. Se separó de él. Y él de ella. Lentamente. En realidad, podría haberse quedado allí toda la vida -oh, Godric -de no ser por sus visiones. Incluso sin visiones, estaba incómoda ante la presencia de James Sirius Potter sin camiseta en su cama. En sus brazos.

Cornelia se arrastró. Se empujó hacia quedarse sentada en la cama, mientras él la imitaba con un suspiro.

-¿No recuerdas nada de anoche?

Su preocupación mezclada con algo similar a la lástima nubló sus ojos.

-No -Repitió, tomando más seguridad en sus palabras. -¿Pasó algo?

Él dudó en lo que debía decir.

-Lola te vio y… Aunque fuera Ravenclaw y fuera Lola… Ver a su hermana en ese estado no es lo que quieres encontrarte por la noche.

Cornelia soltó una maldición para ella.

-Pero Lola estaba bien esta mañana… ¿Cómo estás tú aquí? -Repitió su primera pregunta con otra formulación.

-Ella vino a buscarme -Se detuvo. Como si quisiera buscar una manera de continuar. ¿Explicándole cómo la había calmado? ¿Explicándole sus poderes curativos de licántropo? ¿O ciñéndose a los sucesos de anoche? -Lola se despertó con tus sonidos… Y estabas casi inconsolable… Como las otras veces -Cornelia se estremeció. Madame Longbotton siempre había evitado explicarle cómo se encontraba. -Le chillaste a Lola… Y vino a buscarme. Me las arreglé como siempre para calmarte y asegurarme de que te quedabas dormida… Y me quedé dormido yo también.

Cornelia entrecerró los ojos. Era evidente que le estaba ocultando cosas.

-¿Cómo puedes hacer eso…? Ni siquiera una Sanadora podía hacerlo las primeras veces…

No pudo evitar pensar en que él también la ayudó cuando rescató a Celius. Se había levantado con la misma sensación de que le habían renovado su sangre y tenía más fuerzas. El denominador común era James Sirius Potter.

Los ojos avellana de James se apartaron de Cornelia.

-Es cierto que son poderes curativos que pueden tener los licántropos, ¿sabes? -Suspiró. Pero había algo más. -Algún día te lo contaré -Sonrió. Volvió a mirarla. Era una promesa. Ella vaciló. ¿Y por qué no podía decírselo en ese instante? -No quiero ocultarte nada, Cornelia -Le dijo. Utilizando su nombre. Sintió un pellizco en el estómago. Pero le estaba ocultando cosas. Más que aquello. Lo leyó en sus ojos. -Esto… Mis poderes curativos de licántropo no tienen nada que ver con aquello que puedas imaginarte…

-¿Eres un licántropo especial? -Interrumpió, entre broma y pregunta de verdad.

No le extrañaría en absoluto que James Potter fuera un licántropo con poderes extraordinarios. Un licántropo poderoso. Se había documentado -era por lo que había pasado tanto tiempo en la biblioteca aquellos días -, pero no había encontrado nada sobre licántropos con capacidades de Sanadores.

El joven suspiró y se pasó la mano por el pelo. Le lanzó una sonrisa torcida. De nuevo, hizo todo lo posible para hacer como si no le afectara en absoluto.

-Aún no lo sé -Confesó. Como si le quisiera decir algo más. Frunció el ceño. -Sabes que hay más cosas que te oculto… El Temple… No puedo contártelas. Quiero hacerlo… Pero cumplo órdenes y…

-Está bien -Interrumpió ella en un hilo de voz.

Apartó la mirada de él. No era necesario que recordara por qué había verdades que le ocultaban. La última persona que le había ocultado su verdadera identidad  y la de su hermana no lo había hecho por egoísmo. O por razones inexplicables. Supo que su madre había hecho aquel sacrificio -aquellos sacrificios -por protegerlas de aquel futuro que veía por las noches. Y su padre también lo hizo. La protegían sin saber qué ocurría. Pues creían que ellos podrían solucionarlo. Como el Temple. Le hundía saber que aún no sabía nada. Y ella tenía sus propias preguntas que responder.

-Quiero contártelo todo, créeme -Dijo con firmeza. Ella vio el fuego de sus ojos. Le creía. Siempre lo había hecho. El rostro de James Potter se endureció. -Tú no me has dicho que es lo que te lleva al pánico.

No era un reproche. No sonó a un reproche. Aunque se sintiera así. Era un intercambio. James le estaba dejando caer que no tenía por qué saberlo si ella lo decidía. Aunque, de algún modo, le molestara. Por la expresión en su rostro, quería saberlo. Pero no se lo preguntaría.

Había muchas cosas que la llevaban al pánico. La muerte de su madre que no le había contado. El hechizo de Ivonne Donovan que la obligaba a herirse a sí misma y… Algo peor. La constante duda sobre si Ivonne Donovan tenía razón o no. Si lo que hacía era lo correcto. Y las visiones que inundaban sus pesadillas sobre un futuro aterrador… Que solía comenzar con la muerte a sus manos de James Sirius Potter.

Tragó saliva.

-Se acercan tiempos oscuros -Musitó. Él asintió. Y con la certeza y la seguridad con la que lo hizo la petrificó. Como si fuera algo inevitable. -Veo… ¿Te acuerdas de cuando te conté que veía cómo tú me matabas a mí o cómo yo te mataba a ti? -Recordó que aquello no deberían ser noticias para James. Asintió hacia ella. Observando sus manos, que habían comenzado a temblar. -En mis últimas visiones… Solo soy yo la asesina -Dijo aquel nombre que llevaba sobre sus hombros desde que veía todas las consecuencias de aquello y que no se atrevía a pronunciar en voz alta. -Y, después, llega la oscuridad.

James Sirius Potter hizo algo que no se esperó.

Cogió rápidamente su rostro en sus manos, cruzando la cama. La miró como si quisiera borrar todas sus dudas de su cabeza. Todas esas imágenes de sus amigos muriendo a su costa. Él sabía algo. Era como si él supiera exactamente de lo que ella estaba hablando.

-Las visiones pueden romperse -Fue lo que dijo. Sintió su aliento sobre su frente. -Sea lo que sea lo que te estén mostrando… El futuro puede cambiar.

-Hablas como si pudieras cambiar el mundo, James -Le reprochó. Le recordó aquella insensatez.

Escuchó su sonrisa.

Y sintió cómo los labios de James se posaron sobre su frente. Su corazón dejó de latir por un momento. Era un gesto tan íntimo. Algo se estaba derritiendo dentro de ella. Lanzó un suspiro. James retiró las manos de su rostro. Se separó. Y Cornelia lo observó, encima de su cama -sin camiseta y con tantos abdominales y músculos que era imposible quitar la mirada de allí -y se sintió observada también por él.

-Lo haremos -Fue otra promesa.

Un silencio cómodo se posó entre ellos.

-¿No tienes que vender tu alma hoy a alguna de tus órdenes? -Le preguntó, con los ojos entrecerrados.

Su sonrisa seguía allí. Se bajó de la cama. Y Cornelia se arrepintió de haberle recordado que había un mundo que les esperaba allí fuera. Y que no era tan acogedor como aquel momento.

-Sí, pero lo entenderán -Le aseguró. Se rascó la nuca. Buscó sus ojos. Había una interrogación en aquel color avellana. -Si alguien pregunta, ¿qué…?

-Poderes curativos de licántropo -Dijo simplemente ella.

Él asintió. Ladeó la cabeza. Como intentando leerle el pensamiento.

-Teddy no te dirá nada -Cornelia alzó las cejas en sorpresa. Por supuesto, se había adelantado a lo que ella haría. Lo que iba a hacer. No había encontrado nada en los libros. Pero había otros licántropos en el castillo. Otros que, muy probablemente, tenían las respuestas a la habilidad especial del que decían que era como su hermano. Su rostro debió de haber formado una pregunta. -No es él el que tiene que revelártelo.

-¿Tú? -Inquirió.

De nuevo, una afirmación.

-Son mis poderes curativos de licántropo, ¿no? -Dijo con una risa cansada.

Ella simplemente cruzó los brazos sobre su pecho. En señal de rendición. De que no seguiría indagando. El joven suspiró. Se dirigió hacia la puerta sin despedirse. Era James Sirius Potter. Con ella siempre había sido así, ¿no? Entraba y salía de su vida con descaro. Recordándole que no sabía nada del mundo mágico en el tren. Riéndose de ella con sus amigos por no creerle cuando le dijo que su padre era un héroe. Siendo objeto de bromas con otros Ravenclaw porque simplemente le apetecía. Pero sentándose con ella siempre en Adivinación. Pidiéndole los apuntes de Pociones cuando intuía que no los necesitaba. Siguiéndola en la llamada de Celius. O prometiéndole cambiar el mundo del que sus visiones le advertían.

-Igual que son mis visiones -Reprochó ella. Y sí que fue un reproche. Pues ella siempre se lo había contado.

No se esperó la pequeña carcajada que lanzó James antes de salir del dormitorio -sin camiseta- y volver a su dormitorio. Ese joven no temía al resto de Gryffindor y sus hormonas. Nunca lo había hecho. Quizás no era ni consciente de lo que suponía pasearse por la Torre de Gryffindor con ese aspecto.

Giró el pomo de la puerta. Pero volvió sus ojos avellana hacia los suyos celestes. Se encogieron cuando volvió a sonreír. Cornelia sintió algo retorcerse dentro de ella.

-Un día que esté libre… -Arrastró sus palabras con timidez. Como si toda la seguridad y la confianza que emanaba de él, hubieran escapado de repente. -¿Querrías estarlo conmigo?

Su corazón dejó de latir por un instante. Para hacerlo justo después mucho más rápido. Oh, Godric, Helga, Salazar y Rowena. Sus mejillas habían alcanzado el rojo de Gryffindor.

-¿He tenido que hacer todo esto para finalmente llamar tu atención? -Le respondió, evocando las palabras de James de hacía unos meses.

Fue la última promesa entre Cornelia Brooks y James Sirius Potter aquel día.



« (V) Capítulo 13: Cómo salvar un alma Comenta este capítulo | Ir arriba (V) Capítulo 15: Espíritu Slytherin »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.