Historia al azar: Lagrimas bajo la luna
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La Tercera Generación de Hogwarts » (IV) Capítulo 28: A veces hacer lo correcto no lo parece
La Tercera Generación de Hogwarts (ATP)
Por Carax
Escrita el Martes 6 de Junio de 2017, 16:59
Actualizada el Domingo 17 de Enero de 2021, 16:45
[ Más información ]

(IV) Capítulo 28: A veces hacer lo correcto no lo parece

Capítulos
  1. (I) Prefacio: Rumbo a Hogwarts
  2. (I) Capítulo 1: Inicios
  3. (I) Capítulo 2: La bienvenida
  4. Bermejo
  5. Tendencia a las alturas
  6. (I) Capítulo 5: El fuego nunca dice basta
  7. Bala perdida
  8. Negligencias
  9. Como pez fuera del agua
  10. Orgullo y perjuicio
  11. El baile
  12. Amarga victoria
  13. << ¿Quién es el mejor Potter?>>
  14. Invencible
  15. El poder de la ambición
  16. <<I.D.>>
  17. Las desventajas de amar
  18. Caída en picado
  19. Con los ojos cerrados
  20. No es fácil ser un Malfoy
  21. Luto
  22. Criaturas fantásticas
  23. Nyneve
  24. Emboscada
  25. Estúpidos e imprudentes
  26. Epílogo: Resurgir de las cenizas
  27. (II) Prefacio: Casus Belli
  28. (II) Capítulo 1: Al pie de la letra
  29. (II) Capítulo 1: Al pie de la letra
  30. (II) Capítulo 2: De facto
  31. (II) Capítulo 3: Tomar al lobo por las orejas
  32. (II) Capítulo 4: Se aprende mientras se enseña
  33. (II) Capítulo 5: Erróneamente perdido
  34. (II) Capítulo 6: Abrupto
  35. (II) Capítulo 7: La sed de Ares
  36. (II)Capítulo 8: Delirium
  37. (II) Capítulo 9: Entre libros
  38. (II) Capítulo 10: Fuera de las murallas
  39. (II)Capítulo 11: Paz con esclavitud
  40. Capítulo 12: Vox populi
  41. (II) Capítulo 13: Lo que haya que cambiar
  42. (II) Capítulo 14: Testigo del tiempo
  43. (II) Capítulo 15: Caín
  44. (II) Capítulo 16: Noctámbulo
  45. (II) Capítulo 19: Torpeza propia
  46. (II) Capítulo 20: Inter arma
  47. (II) Capítulo 21: Culpa de los infortunios
  48. (II) Capítulo 22: Deus ex machina
  49. (II) Capítulo 23: Dorada mediocridad
  50. (II) Capítulo 24: Cogito ergo sum
  51. (II) Capítulo 25: Conoces la hora que vives, no la hora a la que morirás
  52. (II) Capítulo 26: Al gusto
  53. (II) Capítulo 27: Habeas corpus
  54. (II) Capítulo 28: Memento finis
  55. (II) Capítulo 29: Hacia lo profundo
  56. (II) Capítulo 30: Sine die
  57. (II) Epílogo: La suerte está echada
  58. (III) Prefacio
  59. (III) Capítulo 1: El conocimiento es poder
  60. (III) Capítulo 2: Luchar con todos los huesos rotos
  61. (III) Capítulo 3: La peor parte es decir adiós
  62. (III) Capítulo 4: El tiempo es una pistola cargada
  63. (III) Capítulo 5: La felicidad duele como una bala en la cabeza
  64. (III) Capítulo 6: Un precio que pagar
  65. (III) Capítulo 7: Sensación de impotencia
  66. (III) Capítulo 8: Verdades y Mentiras
  67. (III) Capítulo 9: Latidos
  68. (III) Capítulo 10: Lo que está muerto no puede morir
  69. (III) Capítulo 11: Nieve cálida
  70. (III) Capítulo 11 bis: El baile
  71. (III) Capítulo 12: Un paso atrás
  72. (III) Capítulo 13: Y si no hay cielo.
  73. (III) Capítulo 14: En el andén.
  74. (III) Capítulo 15: Turbulencias.
  75. (III) Capítulo16: Delirium
  76. (III) Capítulo 17: La suerte está echada.
  77. (III) Capítulo 17: Grata sorpresa
  78. (III) Capítulo 18: De las palabras a los golpes.
  79. (III) Capítulo 19: Crueldad incansable
  80. (III) Capítulo 20: Ad astra
  81. (III) Capítulo 21: Per aspera
  82. (III) Capítulo 22: La unión hace la fuerza
  83. (III) Capítulo 23: Non desistas
  84. (III) Capítulo 24: El fuerte puede caer pero nunca rendirse
  85. (III) Capítulo 25: El lobo ataca con el diente
  86. (III) Capítulo 26: Por la valentía se conoce al león
  87. (III) Capítulo 27: In fraganti
  88. (III) Capítulo 28: In memoriam
  89. (III) Capítulo 29:
  90. (III) Capítulo 30: Criaturas fantásticas y dónde encontrarlas
  91. (III) Capítulo 31: Sin esperanza, sin miedo.
  92. (III) Capítulo 32: Intolerancia
  93. (III) Capítulo 33: De vez en guando, incluso el genial Harry se equivoca
  94. (III) Capítulo 34: El águila no caza moscas
  95. (III) Capítulo 35: Circo de niños
  96. (III) Capítulo 36: Nadie puede escapar de la muerte
  97. (III) Capítulo 37: En igualdad de circunstancias
  98. (III) Capítulo 38: Criaturas fantásticas y cómo huir de ellas
  99. (III) Capítulo 39: Sangre de mi sangre
  100. (III) Capítulo 40: Alter ego
  101. (III) Epílogo: Y por los siglos de los siglos
  102. (IV) Prefacio
  103. (IV) Capítulo 1: Resquicios
  104. (IV) Capítulo 2: Carpe Diem
  105. (IV) Capítulo 3: Fraternidad
  106. (IV) Capítulo 4: Errando se corrige el error
  107. (IV) Capítulo 5: Homo homini lupus
  108. (IV) Capítulo 6: Beatus Ille
  109. (IV) Capítulo 7: Ex libris
  110. (IV) Capítulo 8: Quo vadis
  111. (IV) Capítulo 9: La naturaleza de las cosas
  112. (IV) Capítulo 10: La mentira oculta
  113. (IV) Capítulo 11: La ira es una locura breve
  114. (IV) Capítulo 12: Un alma sana…
  115. (IV) Capítulo 13: Alma mater
  116. (IV) Capítulo 14: La inexistencia del término medio
  117. (IV) Capítulo 15: Todo ser humano es mentiroso
  118. (IV) Capítulo 16 : Lealtad
  119. (IV) Capítulo 17: Fidelidad
  120. (IV) Capítulo 18: Persona grata.
  121. (IV) Capítulo 19: La insoportable levedad de lo imposible
  122. (IV) Capítulo 20: Ensayo y error
  123. (IV) Capítulo 21: El número de los imbéciles es infinito
  124. (IV) Capítulo 21: Lección de una madre
  125. (IV) Capítulo 22: La verdad engendra odio.
  126. (IV) Capítulo 23: El ruido de la miseria en silencio
  127. (IV) Capítulo 24: Abrir las alas
  128. (IV) Capítulo 25: De leyenda a promesa
  129. (IV) Capítulo 26: Los fuegos artificiales de Susan Jordan
  130. (IV) Capítulo 27: Los verdaderos héroes de la historia
  131. (IV) Capítulo 28: A veces hacer lo correcto no lo parece
  132. (IV) Capítulo 29: Lo que se dice
  133. (IV) Capítulo 29: Lo que no se dice
  134. (IV) Capítulo 30: Lo que no hace falta decir
  135. (IV) Capítulo 31: Dejar ir
  136. (IV) Capítulo 32: El tiempo en la palma de la mano
  137. (IV) Capítulo 33: La sede del Temple
  138. (IV) Capítulo 34: Sobre lo perdido
  139. (IV) Capítulo 35: En la Casa de los Gritos
  140. (IV) Capítulo 35: Modus operandi
  141. (IV) Capítulo 36: Con un poco de ayuda de amigos
  142. (IV) Capítulo 37: Incontrolable
  143. (IV) Capítulo 38: Draconiano
  144. (IV) Capítulo 39: Herir, matar o salvar.
  145. (IV) Capítulo 40: Leopold
  146. (IV) Capítulo 42: La sinfonía de la guerra
  147. (IV) Capítulo 43: Al otro lado del espejo
  148. (IV) Capítulo 43: En la superficie
  149. (IV) Capítulo 44: DestrucRose
  150. (IV) Capítulo 45: Sobre lo que les pasa a los licántropos
  151. (IV) Capítulo 46: El sol no luce para todos
  152. (IV) Epílogo: La libertad inunda todo de luz
  153. (V) Prefacio
  154. (V) Capítulo 1: Hacia los nuevos misterios
  155. (V) Capítulo 2: La Asamblea del Temple
  156. (V) Capítulo 3: La guarida del lobo (I)
  157. (V) Capítulo 3: La guarida del lobo (I)
  158. (v) Capítulo 3: La guarida del lobo (II)
  159. (V) Capítulo 4: Las coincidencias no existen
  160. (V) Capítulo 5: Tropezar dos veces con la misma piedra
  161. (V) Capítulo 6: Una nueva forma de vida
  162. (V) Capítulo 7: El problema de los prejuicios
  163. (V) Capítulo 8: Ser el héroe del día
  164. (V) Capítulo 9: Carne de mi carne
  165. (V) Capítulo 10: Sangre de mi sangre
  166. (V) Capítulo 11: Permiso indirecto
  167. (V) Capítulo 12: Lo bien aprendido, para siempre es sabido.
  168. (V) Capítulo 12: Explosión mental (I)
  169. (V) Capítulo 12: Explosión mental (II)
  170. (V) Capítulo 13: Cómo salvar un alma
  171. (V) Capítulo 14: La pesadilla
  172. (V) Capítulo 15: Espíritu Slytherin
  173. (V) Capítulo 16: El boggart
  174. (V) Capítulo 17: La promesa de Luperca
  175. (V) Capítulo 18: Nadie escapa al destino
  176. (V) Capítulo 19: Alfa
  177. (V) Capítulo 20: Deseos mundanos
  178. (V) Capítulo 21: Sobre el peligro del amor
  179. (V) Capítulo 22: Una bruja corriente
  180. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (I)
  181. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (II)
  182. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (II)
  183. (V) Capítulo 24: La elegancia de los Malfoy (I)
  184. (V) Capítulo 24: La elegancia de los Malfoy (II)
  185. (V) Capítulo 25: Un pensamiento contra natura
  186. (V) Capítulo 25: Pensamiento contra natura (II)
  187. (V) Capítulo 26: Sobre secretos inefables (I)
  188. (V) Capítulo 26: Sobre secretos inefables (II)
  189. (V) Capítulo 31: Escrito en las estrellas (I)
  190. (V) Capítulo 27: Escrito en las estrellas (II)
  191. (V) Capítulo 28: 14 de febrero
  192. (V) Capítulo 29: El dolor es inevitable
  193. (V) Capítulo 30: Otra ronda más
  194. (V) Capítulo 31: Acción y reacción
  195. (V) Capítulo 31: Acción y reacción (II)
  196. (V) Capítulo 32: La independencia de los soldados
  197. (V) Capítulo 32: La independencia de los soldados (II)
  198. (V) Capítulo 33: Siempre en la memoria
  199. (V) Capítulo 34: Las posibles posibilidades
  200. (V) Capítulo 35: El tiempo es oro.
  201. (V) Capítulo 36: Cruce de caminos
  202. (V) Capítulo 37: En la Casa de los Gritos, otra vez.
  203. (V) Capítul 37: En la Casa de los Gritos, otra vez (II)
  204. (V) Capítulo 38: En el momento oportuno
  205. (V) Capítulo 39: Naturalidad
  206. (V) Capítulo 40: Amantes de la ira.
  207. (V) Capítulo 41: Lo que vence a la oscuridad
  208. (V) Capítulo 42: Furiosamente
  209. (V) Capítulo 43: La ignorancia protege y daña
  210. (V) Capítulo 44: Otro secreto más (I)
  211. (V) Capítulo 44: Otro secreto más (II)
  212. (V) Capítulo 45: Impulsos (I)
  213. (V) Capítulo 45: Impulsos (II)
  214. (V) Epílogo: Y te sacarán los ojos
  215. (VI) Prefacio
  216. (VI) Capítulo 1: Mal que no tiene cura
  217. (VI) Capítulo 2: En ruinas
  218. (VI) Capítulo 3: Hogar es un lugar seguro
  219. (VI) Capítulo 4: Los estorbos que se quedan atrás
  220. (VI) Capítulo 5: Amor no correspondido
  221. (VI) Capítulo 5: Amor no correspondido
  222. (VI) Capítulo 6: Pequeños grandes detalles (I)
  223. (VI) Capítulo 6: Pequeños grandes detalles (II)
  224. (VI) Capítulo 6: Lo que pasa en Hogwarts se queda en Hogwarts (I)
  225. (VI) Capítulo 7: Lo que pasa en Hogwarts se queda en Hogwarts (II)
  226. (VI) Capítulo 8: No hay descanso para los héroes (I)
  227. (VI) Capítulo 8: No hay descanso para los héroes (II)
  228. (VI) Capítulo 9: Más allá de tu oscuridad (I)
  229. (VI) Capítulo 9: Más allá de tu oscuridad (II)
  230. (VI) Capítulo 11: La sala que viene y va (I)
  231. (VI) Capítulo 10: La sala que viene y va (II)
  232. (VI) Capítulo 11: Lo que somos, lo que hemos sido, lo que seremos (I)
  233. (VI) Capítulo 11: Lo que hemos sido, lo que somos, lo que seremos (II)
  234. (VI) Capítulo 11: Lo que somos, lo que hemos sido, lo que seremos (III)


Se mordió la uña. Y la escupió.

Su madre le había dicho aquel verano que, si seguía así, le quedarían unos dedos bastante feos. Le había aconsejado que se pintara las uñas para evitar mordérselas. Ella le había contestado que aquello sí que se las estropearía. Pareció ser una buena respuesta. Le preguntó por qué se mordía las uñas. Su madre le confesó que ella lo hizo de joven. Cuando estaba nerviosa. Y aquello hizo que Lily Luna Potter se sorprendiera. ¿Desde cuándo su madre estaba nerviosa por algo? Era la persona más valiente y segura que existía en el planeta.

Cuando fue a verla a las dependencias del Departamento de Seguridad Mágica, su madre tenía las uñas destrozadas. Su mirada decía lo contrario. Nadie se fijaría nunca en aquel detalle. Solo ella. Por esa razón, se dedicó a cuidarla en el tiempo en el que pudo. Se engañó a sí misma creyendo que no iría a Azkaban y que el Tribunal tendría piedad por que su madre era Ginny.

No fue así.

La noticia le había llegado como un jarro de agua fría. Junto con una carta de disculpa por parte de su padre. Dirigida a ella. Había mandado una carta a cada hijo. No compartieron el contenido entre ellos. Pero, en la suya, se disculpó por no haber mostrado el amor que sentía por su madre. Le dijo a Lily que ella había actuado como una verdadera mujer Potter.

Lily se mordió la uña del dedo anular.

Eso era lo que ella pretendía ser. Desde pequeña. Una verdadera mujer Potter. Aspiraba a las que siempre serían sus ejemplos a seguir. Ginevra Potter Weasley. Y Lily Potter Evans.

Escupió la uña.

-¿Desde cuándo te muerdes las uñas, Lily? -le preguntó, extrañada, su amiga Lyslander.

Lily enrojeció.

No solía dejar que nadie viera lo que siempre había creído que era un reflejo de sus debilidades.

Lo había hecho desde que empezó a dudar de sí misma.

Cuando Albus, su hermano, el más bueno de todos ellos, fue elegido Slytherin. Si Albus era Slytherin, ¿qué sería ella? Se lo planteó a escondidas. Y comenzó a morderse las uñas para saciar su incertidumbre. Solo lo sabía ella. Su madre. Y un niño que también se dio cuenta. El niño que la descubrió una vez, cuando pensaba escapar de clase por haber hecho estallar los cristales, y le dijo que permaneciera dentro del colegio. El niño que la acompañaba a casa porque sus colegios estaban cerca y vivían en la misma calle. A él le había contado que no sabía si ella era buena persona. Era curioso cómo una le contaba más cosas a extraños, que tenían menos información para juzgarles. Aunque ese niño dejó de ser un extraño con el tiempo, se convirtió en un mero recuerdo cuando cambiaron a Lily al intercambio de Exeter. Y después se fue a Hogwarts. Parecía que hacía un siglo desde que Lily iba a un colegio muggle donde odiaba a todos sus compañeros.

-No sé -dijo ella.

Lyslander murmuró una especie de asentimiento.

Contemplaba, inmersa en sus pensamientos, el Mapa de los Merodeadores.

Siempre que le tocaba una ronda con ella, Lyslander pedía coger el mapa. Más bien, suplicaba, rogaba e incluso no le importaría ponerse de rodillas para conseguirlo. Las rondas de Lyslander con Hugo o Lorcan consistían en ellos dirigiendo y mandando. Con superioridad. Le hacían sentir inútil. Los Ravenclaw no lo cierion distinto con Lily. Solo que a ella no le afectaba. Y tenía las rondas con sus hermanos para compensar. No se lo diría a Lyslander, pero las rondas con Albus y con James se habían convertido en sus favoritas. James siempre sería el hermano mayor que la trataba como si fuera la estrella de la familia y, por supuesto, subía el ánimo después de la bajada que supuso que su madre fuera a Azkaban. Pero, sobre todo, adoraba las rondas con Albus. Se habían distanciado los últimos años -James y ella siempre habían sido más cercanos. No obstante, estaban reencontrándose. Lily reconocía que Albus se estaba convirtiendo en un muchacho serio, responsable y, por mucho que quisiera negarlo, muy parecido a la imagen que les ofrecían de su padre de joven -no sólo físicamente, sino, particularmente, su forma de ser.

-Me pregunto por qué nunca podemos ir a la zona de la Enfermería -se quejó Lyslander. Estaban patrullando el primer piso. Y el camino natural les llevaba a la Torre del ala del hospital del Castillo. -¿Y si por allí también se cogen trasladores? No lo sabremos si el ala solo la pueden llevar tu prima Lucy o Marrs…

Lily resopló. Sabía que tenía que ver con su prima Molly. De hecho, se imaginaba que su prima Lucy sabía, de algún modo, que su hermana mayor tenía un alma atrapada en su interior, cuya solución era inexistente. Dependía de ella para vivir. Quizás pretendía que nadie descubriera aquello para ayudar a su hermana a que siguiera viviendo de aquel hilo. Lily sintió su estómago retorcerse. El destino que había preparado el Ojo para ella era aquel. Se mordió la última uña que le quedaba de la mano izquierda.

Lyslander parecía perdirle permiso con las cejas arqueadas y los labios fruncidos. Su rostro de niña dulce -la luz de Hufflepuff -podría conseguir lo que quisiera. Oh, menos la Copa de Quidditch aquel año. Le había dado la tabarra con aquello unos días. ¿Y qué le dijo Lily? Pues la había abrazado. Porque Lily no era muy buena con las palabras. Era algo que les pasaba a todos los Potter. Además, ¿qué le iba a decir? Ella estaba apoyando a Gryffindor en el partido. Era honesta, no podía mentirle a su mejor amiga.

-No sé si es buena idea que vayamos a la Enfermería, Lys…-razonó Lily.

-Potter -la saludó Annie Gallagher, viniendo de la Enfermería justo en aquel instante.

Ella hizo un simple gesto con la cabeza.

Frunció el ceño. Aquella muchacha era amiga de Sebastian McKing y, a veces, la había visto con su primo Hugo. Si se sabía su nombre era porque su tío Ron lo había repetido en ocasiones. Decía que era la chica a la que Hugo le gustaba. Su tío nunca destacó por astucia o inteligencia y aquello lo confirmaba.

Lily observó a la gente que había allí. Al acercarse la primavera, habían acudido gente con resfriados, alguna gripe y alergias. Se arremolinaban con sus amigos por las escaleras de la Torre de la Enfermería. Como si pillar el virus a la vez fuese más llevadero.

Lyslander le tendió el mapa y se separó de ella.

-¿Qué hacéis aquí? -fue corriendo a saludar a trío de Hufflepuff que estaban en torno a una muchacha Gryffindor. Pudo reconocer a Stephan Brands del equipo de Quidditch y a Rory Rossen, el prefecto de Hufflepuff. -¡Oh, no! ¿Nos habrás contagiado al resto…?

El resto de la conversación se disipó en el aire para Lily en cuanto dejó de prestarle atención. Giró su atención hacia el Mapa de los Merodeadores. Seguía abierto. Lyslander era un encanto, pero era tan despistada como su madre. Rodó los ojos. Justo después de su ronda tenía que darle el Mapa a Rose Weasley. Y, como hubiera un fallo, ya podría ir preparando el ataúd.

-Un momento…-se dijo para sí misma. Observó que en la planta de la Enfermería su prima Molly se movía hacia las escaleras. Su nombre, en el mapa, iba a acompañado de otro. Knut Hageback. Parpadeó para ver aquello bien. Las reglas del mapa decían que nunca mentía. Y, según sabía por cierta información, era perfectamente posible que un cuerpo habitara dos almas en aquel momento. Knut y Molly corrían escaleras abajo. El mero recuerdo de lo que pasó la última vez que Molly anduvo la horrorizó. -¡Mierda…! -Maldijo. -Travesura realizada. -Cerró el mapa. Se lo guardó en la capa. La ronda de Rose Weasley iba a tener que esperar. -¡Lyslander!

Llamó a su amiga, la cual estaba con el grupo justo al lado del hueco de la escalera. El corazón de Lily se aceleró. Se quedó petrificada. Recordó, aunque no quisiera hacerlo, que solo la muerte acabaría con el alma de Knut Hageback. Como lo haría en el caso de que McOrez la atrapara.

-¿Lily? ¿Qué pasa? -Su amiga se giró para verla.

Y una figura con una bata de la Enfermería salió del hueco de las escaleras. Una criatura con los ojos llenos de sangre. Babeando. Garras. Pelo naciéndole de los brazos, la nuca y las piernas desnudas. Y con la bata salpicada de sangre.

-¡AAAAARGHHHH!

Agarró a una muchacha con el uniforme de Gryffindor del brazo y con las garras le destrozo el cuello. La sangre salpicó a Molly Weasley en el rostro. La joven se desplomó. Muerta.

Así de fugaz era la vida.

Lily abrió los ojos. Estaba petrificada. No podía moverse. Todos estaban petrificados. ¿Qué acababa de pasar?

-¡Lyslander! -Su voz salió de nuevo para avisar a su amiga. Esta corrió, de repente, hacia Lily.

No obstante, el movimiento de sus piernas llamó la atención de la criatura que acababa de arrebatar con sus afiladas garras la vida de una inocente. Se abalanzó hacia Lyslander. Hacia sus piernas. Las agarró con sus garras. Lyslander cayó de bruces al suelo.

-¡LILY! -chilló Lyslander.

Su amiga se llevó la mano a la sien.

Fue Rory Rossen el que se aproximó, duditativo, a la criatura que había tomado el cuerpo de Molly Weasley y le dio un empujón para que soltara el agarre de la muchacha. Molly tenía tanta fuerza en su cuerpo que Rossen no pudo más que balancearla. Molly agarró con sus garras el brazo del joven. Molly hincó sus dientes y despedezó su brazo mientras Rory Rossen profiría un grito de terror. Stephan Brands comenzó a tirar de él. La otra muchacha Hufflepuff se acercó a Lyslander para ayudarla. Lily Potter veía aquello desde una distancia. Metió su mano en la capa y sacó su varita.

-¡NOOOOO! -Gritó la muchacha Hufflepuff.

Lily alzó la mirada hacia su prima.

Molly Weasley arrancaba con sus colmillos la nariz de Rory Rossen. Le hizo una incisión en el estómago. Su sangre comenzó a brotar. Llenó el suelo. Stephan Brands comenzó a tirar de él. Tenía lágrimas en los ojos. Molly Weasley tiró de Rory Rossen. Y acercó a Brands hacia ella. Le cruzó la cara con un zarpazo. Hincó sus garras en sus ojos. Stephan Brands se postró sobre sus rodillas.

Lily giró para ver cómo Lyslander intentaba ponerse de pie por su propia voluntad. La chica Hufflepuff lloraba agarrada al brazo de Lyslander.

Lily Potter corrió hacia ellas.

Molly Weasley acaba de asesinar a tres alumnos de Hogwarts.

La sangre comenzó a bañar el patio. El cuerpo de la primera inocente miraba a la nada. Vacío. Con un hilo de sangre saliendo constantemente de su cuello. Rory Rossen estaba con un brazo amputado y el cuello torcido sobre el cuerpo mutilado de Stephan Brands. Molly Weasley seguía despedazándolos como si estuviera disfrutando de aquello. Devorando sus entrañas.

Lily Potter fue agarrada por la chica Hufflepuff.

-Pide ayuda, Potter -le rogó, entre un sollozo que hizo que Lily reaccionara.

Mas su voz también llamó la atención de Molly Weasley.

Se giró lentamente hacia ellas tres.

Sacó sus garras del cuerpo de Stephan Brands. Del cadáver cuyo rostro era ya irreconocible. Y se las enseñó a ellas. Las uñas alargadas. Por las que corría un río de sangre roja.

Lyslander agarró con fuerza a Lily. Se intentó incoporar pero falló. Lily vio su pierna. Tenía un arañazo que le cruzaba todo el gemelo. Era una incisión demasiado profunda como para que Lyslander pudiera correr a toda hostia de allí.

Lily vio a la chica Hufflepuff sacar su varita. La apuntó hacia la criatura que les amenazaba con la muerte. Sollozó unas palabras que no se convirtieron en magia. Molly Weasley se acercó a ella.  Ajustó su rostro a la varita. Dejó que la varita se clavara en su frente. Y sonrió.

Lily Potter nunca había visto sonreír a Molly Weasley. Era su prima más seria. Solo imitaba las risas de los demás cuando se reían. Le estremeció aquella curva en su rostro. Porque era la sonrisa que llevaría una persona que sabía que era un deprerador. Que era la muerte. La guadaña. Ver aquella sonrisa en el rostro de su prima Molly hizo que el estómago le diera vueltas. Se tensó. No quería hacer ningún movimiento.

Estaba en tanta tensión que casi ni notó que la chica Hufflepuff se había hecho pis encima. Estaban en silencio y solo se escuchaba la respiración forzosa de Molly Weasley. Y el sollozo de la chica Hufflepuff. Temblaba. Sus piernas temblaban. Sus manos temblaban. Y la varita con la que se separaba de aquella criatura se balanceaba.

-I dag er din dag -Le dijo Molly Weasley a la chica con esa sonrisa tan sádica.

Tiró la varita y se abalanzó sobre ella.

Lily Potter agarró su varita. Se agachó hacia su mejor amiga. Le hizo pasar sus brazos por sus hombros. Y, por muy mal que sintiera, la hizo levantarse para salir de allí.

Movió su varita para mandar un Patronus a su profesor. Por suerte, su hermano James había insistido en que aprendiera. Y, afortunadamente, una cierva salió de su varita para avisar de la matanza que estaba teniendo lugar.

La pierna de Lyslander arrastraba muerta sobre el patio, dejando un rastro de sangre tras ellas. Avanzaban despacio. En silencio. Oyendo los gritos de horror y de socorro de la chica Hufflepuff. ¡Maldita sea! ¡Aquella chica que les pedía ayuda y estaba viendo a la muerte con sus ojos y no sabía ni su nombre! Lily Potter vio cómo la criatura devoraba las entrañas. Tal y como había hecho con Gordon Townsand. Como había hecho con su tío Percy y con su tía Audrey.

 Lyslander lloriqueaba. Lily Potter tenía las uñas mordidas, pero, en aquel momento, tenía la mandíbula tensa. Agarraba con fuerza su varita. A su mejor amiga. Y miraba atrás para asegurarse de que alejaba a su amiga de un destino fatal.

No obstante, Molly Weasley acabó pronto su festín con la chica Hufflepuff.

Lily miraba hacia adelante en ese instante. Pero Lyslander había vuelto la mirada. La criatura había alzado el rostro. Con su nariz olfateándolas. Olfateando la sangre de una presa que se le escapaba.

-¡Lily! -avisó Lyslander.

Molly Weasley acudió a ellas galopando a cuatro patas como si fuera una bestia, encorvada, con sus garras sacadas y sus ojos vacíos de humanidad. Empujó el cuerpo de Lyslander al suelo con tanta fuerza que, al separarla de Lily, la pelirroja se dislocó el hombro. Rabió de dolor. Dio un traspié que logró salvar.

Hundió su pecho. Abrió sus ojos. Miró hacia los lados. No había nadie. Nadie iba a ayudarles.

Estaban solas.

-¡LILY! -chillaba Lyslander. Intentaba apartar a Molly Weasley de ella, más era en vano.

Molly Weasley se acercó a la herida que había hecho antes. Babeó sobre ella. Despedazó la pierna de Lyslander mientras esta chillaba y daba puñetazos al suelo. Lily respiraba entrecortadamente.

La vida de Molly Weasley estaba ligada a aquel monstruo. Ya no era Molly Weasley. Su prima no existía.

Lily Potter alzó su varita hacia su prima.

Ya no era la tediosa prima Molly que corregía a Lily los datos que ella creía saber. La que se esperaba a que los demás rieran una broma para unirse a un sarcasmo que no entendía. La que amaba a su familia y lo demostraba ayudándoles. Sirviéndoles de profesora. Como hizo con Fred Weasley. Con James Potter. Con Roxanne. Incluso con ella. La que sus palabras eran objeto de risa de su abuela. La que siempre les saludaba y les preguntaba cómo estaban aunque ellos nunca lo hicieran.

Quiso recordar que ya no era ella. Aunque fuera su rostro el que estuviera sosteniendo una sonrisa de disfrute mientras tenía la intención de asesinar a su mejor amiga.

La varita de Lily Potter no temblaba.

Respiró profundamente. Los chillidos de Lyslander se metieron en sus oídos como zumbidos que no la dejaban concentrarse.

Dio un paso hacia Molly Weasley. Tenía el hombro con un dolor punzante. Pero no importaba. Su prima estaba llena de sangre. No. NO. NO era su prima. Era un asesino. Knut Hageback Knut Hageback era el que estaba asesinando a su mejor amiga. Pero no lo conseguiría.

No si Lily Potter podía impedirlo.

Knut Hageback. No Molly Weasley.

Sollozó.

Knut Hageback.

Abrió su boca para formular un conjuro mientras daba otro paso.

Knut Hageback.

Otro chillido más apagado de Lyslander.

Knut Hageback se giró para mirarla.

AVADA KEDAVRA! -Gritó Lily Luna Potter con todas sus fuerzas.

Un torrente de luz verde salió de la varita de Lily.

Atravesó la distancia que la separaba de Knut Hageback. En el momento en el que el cegador destello de luz atravesó a la criatura, esta abrió los ojos. Sorprendido. ¿Molly Weasley? No. NO. Era Knut Hageback. ¿No?

El cuerpo de Molly Weasley se desplomó sobre la sangre que brotaba de la pierna de Lyslander Scarmander. Su rostro chocó contra la cadera de esta. Inerte. Muerto.

Lyslander se apoyó sobre sus ojos. Sudorosa. Con un rostro horrorizado. Con lágrimas. Su propia sangre salpicada en su rostro. Le devolvió la mirada a Lily.

Lily Potter hincó las rodillas en el suelo. Estaba infinitamente cansada. Notó una hebra de sangre salir de su nariz. Se llevó las manos a la cabeza. Se encogió sobre si misma. Respiró entrecortadamente. Su respiración, poco a poco, se tornó en sollozos. Y los sollozos en llanto.

Había lanzado una maldición asesina. Sobre su prima Molly. Aquello era su pesadilla hecha realidad. Nunca creyó que pudiera salir de ella. Jamás. Se negaba a creerlo. Era una maldición que consumió todas las fuerzas de Lily Potter. Se requería una gran habilidad para poder realizarla correctamente. No sabía cómo lo había hecho. Había arrebatado una vida. Había tenido como incentivo los gritos de su mejor amiga siendo torturada, los cadáveres de los que se alejaban y los que podían sucederse. ¿Había tenido, pues el deseo genuino y sincero de matar a su Molly Weasley? Quería matar a Knut Hageback. Eso era lo que la había hecho concentrarse. Pensar en el alma que había visto escrita en el Mapa de los Merodeadores. ¡No mentía! Era él. Seguro. Pero también estaba el alma de Molly. También había acabado con el alma de Molly.

Por mucho que hubiera sido en defensa. Incluso si era perdonada. Ella había extinguido el alma de Molly Weasley. Y aquello le perseguiría toda su vida.

Cerró sus ojos en su propia miseria.

Los profesores comenzaron a llegar pero para Lily Potter eran simplemente ruidos lejanos. Gritos. Llantos. Escandalizados. Preocupados. Horrorizados. Habían llegado a una matanza. Un sangriento suceso. Una batalla en la que no había ganador. Escuchó a Neville Longbotton pedir camillas para el traslado de los cadáveres. Oyó que no sólo eran aquellos. Sino también todo aquel que se encontraba en aquel momento en la Enfermería. Madame Pomfrey también había sido asesinada. No sabían cómo se había despertado Molly Weasley, se preguntaba Horace Slughorn. El director gritó a los alumnos que no se acercaran. Ninguno. Pidió a Lebouf que mandara un comunicado a la familia Weasley. Y a las familias de los fallecidos. Escuchó a Lyslander Scarmander llorar. El director dijo que él mismo se aseguraría de que ella estaba bien y la llevaría a Luna.

Unos brazos acogieron a Lily. La abrazaron. La pusieron contra un torso que olía a café. Y sollozó allí. Moqueó. Respiró como pudo. Se agarró a él. Lo abrazó y se sacudió cuando su pecho no aguantaba más llanto.

-Lily…-le dijo Ted Lupin. -Lily… Has sido muy valiente… Has…

-¡He matado a Molly! -se repitió Lily. -¡He.. Matado… A Molly! -Insistió entre soponcios. -Lucy nunca me lo va a perdonar… Me he convertido en una maga oscura… Yo…

Ted Lupin apretó su abrazo. Besó su coronilla.

-Lily, has salvado a Lyslander -le recordó. -Y puede que muchos alumnos más… No has matado a Molly porque Molly murió cuando la convirtieron en ese monstruo -le susurró en el odio. -Tú nos has salvado. Has sido muy valiente.

-Teddy… Pero he lanzado un Avada Kadavra

-Debes de ser una maga muy buena para poder haber hecho eso en una situación así… Deberías estar orgullosa, Lily -insistió Ted Lupin. Volvió a besar su coronilla. -Aunque ahora parezca que has hecho algo malo, en realidad, has salvado a tu mejor amiga…

Recordó lo que decía su madre. Aquello de que, en ocasiones, había que hacer lo incorrecto para llegar a lo correcto. ¿Por qué se sentía tan mal? ¿Así era cómo se sentía su madre? ¡Pero su madre no había matado a nadie! ¡Ella sí! ¡A su prima!

-Ted… Me van a mandar a Azkaban con mamá -declaró ella, diciendo su temor en voz alta.

Ted se rio en su pelo rojizo.

-Créeme que nunca irás a Azkaban, pequeña Potter -le aseguró. -Has sido muy valiente.

Se mordió una uña.

 



« (IV) Capítulo 27: Los verdaderos héroes de la historia Comenta este capítulo | Ir arriba (IV) Capítulo 29: Lo que se dice »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.