Historia al azar: i love you malfoy
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La Tercera Generación de Hogwarts » (IV) Capítulo 9: La naturaleza de las cosas
La Tercera Generación de Hogwarts (ATP)
Por Carax
Escrita el Martes 6 de Junio de 2017, 16:59
Actualizada el Miércoles 13 de Enero de 2021, 10:53
[ Más información ]

(IV) Capítulo 9: La naturaleza de las cosas

Capítulos
  1. (I) Prefacio: Rumbo a Hogwarts
  2. (I) Capítulo 1: Inicios
  3. (I) Capítulo 2: La bienvenida
  4. Bermejo
  5. Tendencia a las alturas
  6. (I) Capítulo 5: El fuego nunca dice basta
  7. Bala perdida
  8. Negligencias
  9. Como pez fuera del agua
  10. Orgullo y perjuicio
  11. El baile
  12. Amarga victoria
  13. << ¿Quién es el mejor Potter?>>
  14. Invencible
  15. El poder de la ambición
  16. <<I.D.>>
  17. Las desventajas de amar
  18. Caída en picado
  19. Con los ojos cerrados
  20. No es fácil ser un Malfoy
  21. Luto
  22. Criaturas fantásticas
  23. Nyneve
  24. Emboscada
  25. Estúpidos e imprudentes
  26. Epílogo: Resurgir de las cenizas
  27. (II) Prefacio: Casus Belli
  28. (II) Capítulo 1: Al pie de la letra
  29. (II) Capítulo 1: Al pie de la letra
  30. (II) Capítulo 2: De facto
  31. (II) Capítulo 3: Tomar al lobo por las orejas
  32. (II) Capítulo 4: Se aprende mientras se enseña
  33. (II) Capítulo 5: Erróneamente perdido
  34. (II) Capítulo 6: Abrupto
  35. (II) Capítulo 7: La sed de Ares
  36. (II)Capítulo 8: Delirium
  37. (II) Capítulo 9: Entre libros
  38. (II) Capítulo 10: Fuera de las murallas
  39. (II)Capítulo 11: Paz con esclavitud
  40. Capítulo 12: Vox populi
  41. (II) Capítulo 13: Lo que haya que cambiar
  42. (II) Capítulo 14: Testigo del tiempo
  43. (II) Capítulo 15: Caín
  44. (II) Capítulo 16: Noctámbulo
  45. (II) Capítulo 19: Torpeza propia
  46. (II) Capítulo 20: Inter arma
  47. (II) Capítulo 21: Culpa de los infortunios
  48. (II) Capítulo 22: Deus ex machina
  49. (II) Capítulo 23: Dorada mediocridad
  50. (II) Capítulo 24: Cogito ergo sum
  51. (II) Capítulo 25: Conoces la hora que vives, no la hora a la que morirás
  52. (II) Capítulo 26: Al gusto
  53. (II) Capítulo 27: Habeas corpus
  54. (II) Capítulo 28: Memento finis
  55. (II) Capítulo 29: Hacia lo profundo
  56. (II) Capítulo 30: Sine die
  57. (II) Epílogo: La suerte está echada
  58. (III) Prefacio
  59. (III) Capítulo 1: El conocimiento es poder
  60. (III) Capítulo 2: Luchar con todos los huesos rotos
  61. (III) Capítulo 3: La peor parte es decir adiós
  62. (III) Capítulo 4: El tiempo es una pistola cargada
  63. (III) Capítulo 5: La felicidad duele como una bala en la cabeza
  64. (III) Capítulo 6: Un precio que pagar
  65. (III) Capítulo 7: Sensación de impotencia
  66. (III) Capítulo 8: Verdades y Mentiras
  67. (III) Capítulo 9: Latidos
  68. (III) Capítulo 10: Lo que está muerto no puede morir
  69. (III) Capítulo 11: Nieve cálida
  70. (III) Capítulo 11 bis: El baile
  71. (III) Capítulo 12: Un paso atrás
  72. (III) Capítulo 13: Y si no hay cielo.
  73. (III) Capítulo 14: En el andén.
  74. (III) Capítulo 15: Turbulencias.
  75. (III) Capítulo16: Delirium
  76. (III) Capítulo 17: La suerte está echada.
  77. (III) Capítulo 17: Grata sorpresa
  78. (III) Capítulo 18: De las palabras a los golpes.
  79. (III) Capítulo 19: Crueldad incansable
  80. (III) Capítulo 20: Ad astra
  81. (III) Capítulo 21: Per aspera
  82. (III) Capítulo 22: La unión hace la fuerza
  83. (III) Capítulo 23: Non desistas
  84. (III) Capítulo 24: El fuerte puede caer pero nunca rendirse
  85. (III) Capítulo 25: El lobo ataca con el diente
  86. (III) Capítulo 26: Por la valentía se conoce al león
  87. (III) Capítulo 27: In fraganti
  88. (III) Capítulo 28: In memoriam
  89. (III) Capítulo 29:
  90. (III) Capítulo 30: Criaturas fantásticas y dónde encontrarlas
  91. (III) Capítulo 31: Sin esperanza, sin miedo.
  92. (III) Capítulo 32: Intolerancia
  93. (III) Capítulo 33: De vez en guando, incluso el genial Harry se equivoca
  94. (III) Capítulo 34: El águila no caza moscas
  95. (III) Capítulo 35: Circo de niños
  96. (III) Capítulo 36: Nadie puede escapar de la muerte
  97. (III) Capítulo 37: En igualdad de circunstancias
  98. (III) Capítulo 38: Criaturas fantásticas y cómo huir de ellas
  99. (III) Capítulo 39: Sangre de mi sangre
  100. (III) Capítulo 40: Alter ego
  101. (III) Epílogo: Y por los siglos de los siglos
  102. (IV) Prefacio
  103. (IV) Capítulo 1: Resquicios
  104. (IV) Capítulo 2: Carpe Diem
  105. (IV) Capítulo 3: Fraternidad
  106. (IV) Capítulo 4: Errando se corrige el error
  107. (IV) Capítulo 5: Homo homini lupus
  108. (IV) Capítulo 6: Beatus Ille
  109. (IV) Capítulo 7: Ex libris
  110. (IV) Capítulo 8: Quo vadis
  111. (IV) Capítulo 9: La naturaleza de las cosas
  112. (IV) Capítulo 10: La mentira oculta
  113. (IV) Capítulo 11: La ira es una locura breve
  114. (IV) Capítulo 12: Un alma sana…
  115. (IV) Capítulo 13: Alma mater
  116. (IV) Capítulo 14: La inexistencia del término medio
  117. (IV) Capítulo 15: Todo ser humano es mentiroso
  118. (IV) Capítulo 16 : Lealtad
  119. (IV) Capítulo 17: Fidelidad
  120. (IV) Capítulo 18: Persona grata.
  121. (IV) Capítulo 19: La insoportable levedad de lo imposible
  122. (IV) Capítulo 20: Ensayo y error
  123. (IV) Capítulo 21: El número de los imbéciles es infinito
  124. (IV) Capítulo 21: Lección de una madre
  125. (IV) Capítulo 22: La verdad engendra odio.
  126. (IV) Capítulo 23: El ruido de la miseria en silencio
  127. (IV) Capítulo 24: Abrir las alas
  128. (IV) Capítulo 25: De leyenda a promesa
  129. (IV) Capítulo 26: Los fuegos artificiales de Susan Jordan
  130. (IV) Capítulo 27: Los verdaderos héroes de la historia
  131. (IV) Capítulo 28: A veces hacer lo correcto no lo parece
  132. (IV) Capítulo 29: Lo que se dice
  133. (IV) Capítulo 29: Lo que no se dice
  134. (IV) Capítulo 30: Lo que no hace falta decir
  135. (IV) Capítulo 31: Dejar ir
  136. (IV) Capítulo 32: El tiempo en la palma de la mano
  137. (IV) Capítulo 33: La sede del Temple
  138. (IV) Capítulo 34: Sobre lo perdido
  139. (IV) Capítulo 35: En la Casa de los Gritos
  140. (IV) Capítulo 35: Modus operandi
  141. (IV) Capítulo 36: Con un poco de ayuda de amigos
  142. (IV) Capítulo 37: Incontrolable
  143. (IV) Capítulo 38: Draconiano
  144. (IV) Capítulo 39: Herir, matar o salvar.
  145. (IV) Capítulo 40: Leopold
  146. (IV) Capítulo 42: La sinfonía de la guerra
  147. (IV) Capítulo 43: Al otro lado del espejo
  148. (IV) Capítulo 43: En la superficie
  149. (IV) Capítulo 44: DestrucRose
  150. (IV) Capítulo 45: Sobre lo que les pasa a los licántropos
  151. (IV) Capítulo 46: El sol no luce para todos
  152. (IV) Epílogo: La libertad inunda todo de luz
  153. (V) Prefacio
  154. (V) Capítulo 1: Hacia los nuevos misterios
  155. (V) Capítulo 2: La Asamblea del Temple
  156. (V) Capítulo 3: La guarida del lobo (I)
  157. (V) Capítulo 3: La guarida del lobo (I)
  158. (v) Capítulo 3: La guarida del lobo (II)
  159. (V) Capítulo 4: Las coincidencias no existen
  160. (V) Capítulo 5: Tropezar dos veces con la misma piedra
  161. (V) Capítulo 6: Una nueva forma de vida
  162. (V) Capítulo 7: El problema de los prejuicios
  163. (V) Capítulo 8: Ser el héroe del día
  164. (V) Capítulo 9: Carne de mi carne
  165. (V) Capítulo 10: Sangre de mi sangre
  166. (V) Capítulo 11: Permiso indirecto
  167. (V) Capítulo 12: Lo bien aprendido, para siempre es sabido.
  168. (V) Capítulo 12: Explosión mental (I)
  169. (V) Capítulo 12: Explosión mental (II)
  170. (V) Capítulo 13: Cómo salvar un alma
  171. (V) Capítulo 14: La pesadilla
  172. (V) Capítulo 15: Espíritu Slytherin
  173. (V) Capítulo 16: El boggart
  174. (V) Capítulo 17: La promesa de Luperca
  175. (V) Capítulo 18: Nadie escapa al destino
  176. (V) Capítulo 19: Alfa
  177. (V) Capítulo 20: Deseos mundanos
  178. (V) Capítulo 21: Sobre el peligro del amor
  179. (V) Capítulo 22: Una bruja corriente
  180. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (I)
  181. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (II)
  182. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (II)
  183. (V) Capítulo 24: La elegancia de los Malfoy (I)
  184. (V) Capítulo 24: La elegancia de los Malfoy (II)
  185. (V) Capítulo 25: Un pensamiento contra natura
  186. (V) Capítulo 25: Pensamiento contra natura (II)
  187. (V) Capítulo 26: Sobre secretos inefables (I)
  188. (V) Capítulo 26: Sobre secretos inefables (II)
  189. (V) Capítulo 31: Escrito en las estrellas (I)
  190. (V) Capítulo 27: Escrito en las estrellas (II)
  191. (V) Capítulo 28: 14 de febrero
  192. (V) Capítulo 29: El dolor es inevitable
  193. (V) Capítulo 30: Otra ronda más
  194. (V) Capítulo 31: Acción y reacción
  195. (V) Capítulo 31: Acción y reacción (II)
  196. (V) Capítulo 32: La independencia de los soldados
  197. (V) Capítulo 32: La independencia de los soldados (II)
  198. (V) Capítulo 33: Siempre en la memoria
  199. (V) Capítulo 34: Las posibles posibilidades
  200. (V) Capítulo 35: El tiempo es oro.
  201. (V) Capítulo 36: Cruce de caminos
  202. (V) Capítulo 37: En la Casa de los Gritos, otra vez.
  203. (V) Capítul 37: En la Casa de los Gritos, otra vez (II)
  204. (V) Capítulo 38: En el momento oportuno
  205. (V) Capítulo 39: Naturalidad
  206. (V) Capítulo 40: Amantes de la ira.
  207. (V) Capítulo 41: Lo que vence a la oscuridad
  208. (V) Capítulo 42: Furiosamente
  209. (V) Capítulo 43: La ignorancia protege y daña
  210. (V) Capítulo 44: Otro secreto más (I)
  211. (V) Capítulo 44: Otro secreto más (II)
  212. (V) Capítulo 45: Impulsos (I)
  213. (V) Capítulo 45: Impulsos (II)
  214. (V) Epílogo: Y te sacarán los ojos
  215. (VI) Prefacio
  216. (VI) Capítulo 1: Mal que no tiene cura
  217. (VI) Capítulo 2: En ruinas
  218. (VI) Capítulo 3: Hogar es un lugar seguro
  219. (VI) Capítulo 4: Los estorbos que se quedan atrás
  220. (VI) Capítulo 5: Amor no correspondido
  221. (VI) Capítulo 5: Amor no correspondido
  222. (VI) Capítulo 6: Pequeños grandes detalles (I)
  223. (VI) Capítulo 6: Pequeños grandes detalles (II)
  224. (VI) Capítulo 6: Lo que pasa en Hogwarts se queda en Hogwarts (I)
  225. (VI) Capítulo 7: Lo que pasa en Hogwarts se queda en Hogwarts (II)
  226. (VI) Capítulo 8: No hay descanso para los héroes (I)
  227. (VI) Capítulo 8: No hay descanso para los héroes (II)
  228. (VI) Capítulo 9: Más allá de tu oscuridad (I)
  229. (VI) Capítulo 9: Más allá de tu oscuridad (II)
  230. (VI) Capítulo 11: La sala que viene y va (I)
  231. (VI) Capítulo 10: La sala que viene y va (II)

¿A quién pretendía engañar?

Había sido demasiado estúpido. Se había dejado llevar en un momento de vulnerabilidad y la había cagado a lo grande. Tan colosal era su error, que jamás podría revertirlo. Solo le consolaba el hecho de que serviría para algo. Por eso, ponía todos sus esfuerzos en sacar algo útil de su nueva naturaleza.

Su padre aún no sabía nada y no debía saberlo. ¿Cómo le explicaba que se había puesto en la bandeja de un miembro del Clan del Ojo para que le operase quirúrgicamente y conseguir que pudiera atravesar todas las barreras del espacio? ¡Le estallaría la cabeza en mil pedazos! Y, tras recomponerla, ¡le caería la bronca de su vida! No, no, que su padre lo supiera estaba fuera de debate.

Ahora bien, que lo supieran un Auror francés exiliado por no ser seguidor del Ojo -o por, mejor dicho, ser un espía para la Orden del Temple de la que le había hablado -y su profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras… Aquello podría utilizarlo para su propio provecho. Y para el de ellos. Sobre todo, después del atentado al Ministerio británico de Magia… Donde no solo habían descubierto el poder del Ojo, sino también que tenían más seguidores de los que ellos jamás controlarían. Y, además, que la muggle que habían secuestrado era más importante de lo que nadie creía. ¿Importante para qué? Eso aún no lo sabían. Agradecía tener a alguien que no le ocultara toda aquella información. Era, al fin y al cabo, lo que le había metido de lleno en aquel error.

«Saltador», así lo había llamado Bastien Lebouf. No porque fuera gimnasta y saltase… Sino porque cada vez que iba de un sitio a otro utilizando su genética alterada… Llegaba de un salto. Suspendido en el aire.

Habían descubierto que podía ir a sitios que nunca había visto. O en los que nunca había estado. Si le enseñaban una foto o si se lo pedían otros. Si quería ir a la capilla Sixtina del Vaticano, aunque nunca hubiera estado y solo hubiera visto retazos de la obra de Miguel Ángel, solo tenía que desear ir allí. Y así habían causado una alteración en el orden muggle que revirtió sin problemas Lebouf -y también le dijo que como se le ocurriera volver a intentar algo parecido le estamparía en la pared y se convertiría en un fresco. Aunque a Sebastian McKing le daba más miedo que su profesor fuera hombre lobo.

Su objetivo principal había sido meterse en la Cámara de los Secretos para vigilar y controlar los huevos de basilisco que supuestamente había plantado allí el Ojo. La Cámara de los Secretos era enorme. Y, sí, Sebastian McKing había encontrado los huevos… Abiertos. Aquello había dado lugar a un altercado dentro del despacho del director de Hogwarts. Si no habían controlado a un basilisco, ¿cómo pensaban hacerlo con cuatro? Al menos, les recordó Sebastian, no habían adoptado su forma final. Pero, claro, si no los encontraban, la acabarían adoptando.

Como la Cámara de los Secretos estaba sellada, no saldrían de allí. Pero si el Ojo los había plantado allí… Podrían hacer cualquier cosa para sacarlos, ¿no?

Ese era el primer objetivo de Sebastian McKing. Cargarse a cuatro basiliscos.

¿Cómo lo hacía? El director Longbotton le había facilitado la espada de Godric Gryffindor y Lebouf propuso que se aprovechara de sus «saltos» para atacarle de un lado a otro sin tener que mirar su reflejo. Gran plan. Pésimo realismo. ¿Cómo pretendían que supiera atacar con una espada? ¿Y aparecerse de pronto en varios lados de un maldito basilisco con los ojos cerrados acertando en cada estocada? ¿Desde cuándo era un ninja y él no lo sabía?

Por esa razón, y porque el director Longbotton, el Auror Bastien Lebouf y su profesor Teddy Lupin se habían empeñado en que Sebastian McKing destrozara a cuatro basiliscos con sus nuevas habilidades mágicas, tenía que invertir todos los fines de semana en la Casa de los Gritos entrenando… En lugar de ir a Hogsmeade a tomarse cervezas de mantequilla. Aquello le había distanciado de Annie Gallagher, a quien no pensaba decirle lo que le ocurría -y de la que Lebouf le había aconsejado que desconfiase. Tampoco podría decírselo a Hugo Weasley, cuya presencia era la única que toleraba en el castillo.

No había mejor sitio que la Casa de los Gritos para que nadie le viera practicar con una espada y desaparecer de un sitio a otro a la velocidad del sonido. ¿Por qué? Porque nadie en su sano juicio se acercaría allí. Para empezar, el nombre. Seguido de su función: acoger a los licántropos del castillo en Luna Llena. Ni siquiera los fantasmas entraban allí. Accedían a él a través del Sauce Boxeador, golpeando un nudo en el tronco que paralizaba el árbol. De ello, por supuesto, se encargaba él con su nueva habilidad que le permitía evitar las ramas del árbol con suma facilidad.

Tenía que reconocer que no podía tener a unos entrenadores más divertidos. Sobre todo, después de enterarse del atentado al Ministerio. Su padre estaba bien. Por supuesto. Había habido ocho víctimas mortales. De las ciento veintitrés que había en el Atrio en el momento del atentado. Sabía que el Mundo Mágico estaba en un momento delicado. Por esa razón, tener ese entretenimiento o entrenamiento en aquellos momentos, era lo que Sebastian McKing necesitaba.

Desde la muerte de su hermano, Sebastian McKing había dejado de sonreír y solía escabullirse en el rumor de que era un muchacho solitario y sin ganas de hacer amigos. Él, en realidad, siempre había sido el risueño en su familia. Bastien Lebouf había descubierto que la tristeza, la impotencia y las ganas de venganza habían oscurecido el semblante del joven. Sebastian intuía que, al percatarse de aquello, había intentado que Sebastian volviera a vivir plenamente.

Lo conseguía cada vez que se reunían en la Casa de los Gritos. Aunque lo que le pedían hacer a Sebastian fuera una locura -¡matar a cuatro basiliscos!-, le estaban dando razones por las que sentir que era valioso. Tanto Bastien como Teddy sabían que aquello era algo que devolvía las ganas de actuar. De experimentar. Y, finalmente, conquistaron la sonrisa de Sebastian McKing.

Además, ninguno pretendía que lo hiciera solo. En aquel momento, practicaban otra alternativa solución. ¿Podría Sebastian hacer «saltar» con él a otras personas? Dado el miedo por amputación de miembros que eso suscitaba, aquel día lo probaban con objetos.

-Hasta ahora he podido llevar mi ropa, ¿no? -les advirtió. -Es decir, puedo llevar objetos conmigo, está claro…

Ted Lupin le despeinó la cabeza.

-Objetos más grandes… ¿Intentamos llevar el sofá de la planta baja a la planta de arriba? -sugirió levantándose rápidamente de él.

Bastien, quien sostenía en una mano la legendaria espada, observando la inscripción en ella mientras los otros dos presentes en la Casa de los Gritos debatían sobre qué objeto llevar, negó con la cabeza.

-Es la primera vez que lo hace… Debería empezar por la espada, ¿no? -la lógica de Bastien aplastó a Ted, quien asintió pesarosamente. Aunque Sebastian comenzara a admirarlos por igual, no era ninguna sorpresa que entre Bastien y Ted la amistad no fluyese tan fácilmente. Tenían personalidades contrapuestas. Bastien se había criado como un joven excepcional al que todo el mundo alababa y Ted Lupin era un poco desastre. Convivían juntos en el castillo. Bastien se había quedado, finalmente, con la Cabaña de Hagrid. Y Ted Lupin había vuelto a su despacho.

El más joven de todos se acercó a Bastien cogió la espada que este sostenía y se puso en posición de esgrima. No como si no supiera. Porque había aprendido. Pero sí que lo hizo de forma burlona.

Entonces, comenzó a arremeter en el aire, tal y como le habían enseñado. Sobre todo Bastien. Y, justo antes de tocar el pecho del Auror, desapareció de un salto en el aire. Bastien bajó la mirada, se había arriesgado a rozarle con la espada y rasgarle.

El joven apareció risueño y sujetando la espada por la empuñadura, haciendo equilibrio sobre su dedo índice, encima del sofá.

-¡Pan comido!

Ted le aplaudió. Después le guiñó el ojo. Sebastian sonrió con cierta picardía. Sabía qué era lo que Ted le estaba pidiendo que hiciera. El sofá. Al piso de arriba. Pero, ¿cómo lo hacía? ¿Lo cogía y lo abrazaba? Ni siquiera podría cogerlo a pulso.

-Oh, Seb, no creo que puedas hacerlo -le repitió Bastien. -Es mucho peso, aun no sabemos cómo funciona exactamente…

Suficiente incentivo. Decirle que no podía hacer algo.

El sofá y Sebastian desaparecieron. Un estruendo se escuchó en la planta de arriba.

-¡Pan comido! -se escuchó el ruido amortiguado de su euforia.

Ted subió corriendo a encontrarse con el joven tumbado en el sofá que se había hecho un improvisado sitio en una de las habitaciones vacías y llenas de polvo. Un polvo que se había arremolinado en aquella habitación, haciendo que los tres tosieran.

-Oh, por Merlín, qué bien me habrías venido en la mudanza este verano…-se lamentó Ted Lupin, refiriéndose a las reformas de la antigua casa de sus padres.

-No podemos utilizarlo como un juguete -recordó Bastien.

-Oh, claro, lo vamos a mandar a que mate cuatro basiliscos…-ironizó Ted Lupin.

-Os he dicho que no tengo problemas con eso -Sebastian se sentía como cuando sus padres se peleaban por su culpa. -Además… Si pusiera un poco más de empeño en las clases… Sería ahora mismo el mago más poderoso del planeta -concluyó cerrando los ojos y reconociendo su propio triunfo.

-No dejes que el poder se te suba a la cabeza…

-Bastien, piénsalo, puedo ir a por McOrez y matarlo mientras duerme… Nunca se enterará por dónde le ha venido el ataque…

Tanto Ted como Bastien pusieron los ojos en blanco ante los desvaríos de aquel muchacho.

-Hasta que descubran cuál es tu kriptonita -se burló Ted Lupin.

Aquello fue como una jarra de agua fría para Sebastian McKing. Si bien el ADN de Sebastian había sido modificado con polvos flú, si alguna vez los utilizaba Sebastian, se perdería en el espacio tiempo porque sus genes reaccionarían y entrarían en una cadena infinita de reacción de átomos. Era eso. Simplemente que le rociaran polvos flú. Y, de un salto, no lograría volver al mundo. Se perdería en el plano físico de una realidad que no entendía.

-No tiene por qué saberlo nadie -le dijo Sebastian, avergonzado.

-Oh, claro, es muy probable que el doctor Schneider no se lo haya contado a nadie -se burló, aquella vez, Bastien Lebouf. Él sabía muchas cosas sobre aquel doctor que le había engañado. Conocía los efectos secundarios de algunos de sus experimentos. Según Bastien, Sebastian McKing no era el único «saltador» del planeta.

-Vamos, se está haciendo de noche. Creía que habías quedado con Hugo Weasley -le recordó Ted Lupin.

El joven asintió. Tal y como dijo su profesor, le dio a entender que fuera cual fuera la razón por la que aquel prodigio Ravenclaw le había pedido que se vieran a aquel día, no era ningún misterio para su Ted Lupin.

Se levantó del sofá. Y se sacudió el polvo y las manchas blancas que se le habían quedado en el uniforme tras tumbarse en el sofá.

-Deberíamos reformar esta Casa, Ted -le sugirió. -Piénsalo… Podría ser un buen sitio para pasar el tiempo. Además, todos los licántropos de Hogwarts controláis la transformación y no se necesita para conteneros…

Se lo ofrecía a Ted, puesto que él había sido quien había heredado aquella propiedad que, en un primer lugar, fue construida para su padre en los setenta. Se la cedió la antigua directora del Colegio. Era suya y podía hacer con ella lo que quisiera. Incluso vivir allí en lugar de en su despacho cuando tuviera que quedarse en Hogwarts. Incluso Remus, su hijo, podría ir allí. No era mala idea. Si la reformaba por completo -algo que no parecía del todo atractivo después de haber reformado la casa de sus padres en verano y darse cuenta de que aquello le daba más dolores de cabeza que la Luna Llena.

-Bueno, ya lo veremos… Si lo dices para que lo limpie, olvídalo -le dijo. -Para eso tenemos al mago más poderoso del mundo aquí, ¿no?

Bastien se rio. No pudo evitarlo. Sebastian McKing bufó ante la ironía contra él.

-Sois lo peor -les espetó mientras saltaba en el aire y desaparecía.

Se apareció detrás de la Cabaña de Hagrid. No quería hacerlo en el castillo, pues levantaría sospechas. Además había quedado con Hugo Weasley en el puente colgante que estaba cerca de allí.

Conforme emprendía su camino, no pudo evitar que una sonrisa se le dibujara en el rostro. ¡Había movido un sofá de un piso a otro! ¡Un sofá! Sí, no era matar un basilisco…¡Aún! Y, bueno, quizás no era el único mago con aquella habilidad en el mundo… ¿Y qué más daba? ¡Era un alucine!

Verdaderamente, no le importaría contárselo a Hugo Weasley.

Cuando lo avistó, tuvo que borrar su sonrisa del rostro. Aquello sí que levantaría sospechas. El director le había dicho que, hasta que no se solucionara el tema de los basiliscos rondando por los túneles de Hogwarts, no se lo contara a nadie.

-¿De dónde vienes? -preguntó extrañado Hugo Weasley a modo de saludo.

Debía reconocer que aquel joven era la persona más inteligente que conocía.

-Estaba viendo a Bastien Lebouf…-Se encogió de hombros. -Quería saber por qué ese Auror está aquí -No mentía del todo. Si no supiera por qué Lebouf estaba en el Colegio, habría ido a la Cabaña de Hagrid a buscar una respuesta. No obstante, la mirada de Hugo Weasley era tan escéptica que decidió no dar más información inventada. -¿Para qué me querías?

La cuestión provocó una mueca de  satisfacción en el semblante de Hugo Weasley. No conocía en profundidad a aquel muchacho, pero, si algo le hacía sentir dichoso, tenía que ser un fenómeno que trastocaría las ideas del propio Sebastian. Desde que aquel joven compartía algunas clases con él por haberle adelantado un curso en base a su gran intelecto, Sebastian McKing había creído que aprovecharía todo su tiempo libre para volver a su supuesto mejor amigo, Lorcan Scarmander. No tardó en descubrir que Hugo Weasley no necesitaba a amigos para entretenerse. Él tenía todo lo que precisaba en su cerebro. Fue por eso por lo que le llamó la atención cuando le pidió que acudiera a aquel encuentro. Solo eran colegas de clase. Se llevaban bien porque ambos compartían esa apatía y desconfianza hacia el profesorado que les hacía creer que eran menos de lo que decían. Hugo Weasley era único en su especie. Y Sebastian McKing era de naturaleza extraordinaria.

-Necesitamos tu ayuda, McKing -Su sonrisa enigmática generó en Seb una curiosidad que transmitió fácilmente con unos ojos desorbitados. -Supongo que estás al tanto de lo que ocurre en el mundo mágico…

-Que mi padre sea el Ministro británico de Magia no significa que a mí me tenga al tanto -le recordó. No mentía.

Sin embargo, sí que lo hacía. Después de todo, Lebouf y Lupin le habían contado todo el rifirrafe que se traía Harry Potter con su padre. Y también le habían aclarado el objeto de la contienda: Ivonne Donovan. Oh, y por supuesto, sabía que el atentado del Ministerio era para recuperar a Imogen, la muggle que tenían en las dependencias judiciales.

-McKing…-Dijo su nombre como si le estuviera leyendo el pensamiento. -Me basta con que sepas que Ivonne Donovan ha pedido la ayuda de figuras importantes del mundo mágico, entre las que se encuentra su padre -Aquello no lo sabía. No tuvo que hacerse el sorprendido. Lo estaba. Su padre siendo importante. Qué novedad. -Y también la nuestra.

-Intuyo que para hacerle galletas, ¿no?

-Tu padre y mi madre han reconocido que no somos unos críos, McKing… No podrán detener nuestro destino -Suspiró, como si aquello le aliviara. -Ivonne quiere que nos unamos a una Orden legendaria. Los templarios.

Lo anunció como si fuera la mejor noticia del mundo. No obstante, Sebastian McKing no sintió ninguna fuerza magnética a su alrededor cuando formuló aquellas palabras.

-¿Los templarios? ¿Es como la Orden del Fénix?

Hugo le obsequió una mirada incrédula.

-¿Tú tampoco sabes lo que son? -Se llevó la palma de su mano a su frente, con decepción. El joven McKing se encogió de hombros. No lo veía ningún delito. -Vengo de explicárselo a mi primo Albus… ¡Los templarios somos! ¡Nosotros somos los templarios ahora!

Intentó exprimir su cerebro y lograr obtener alguna información que hubiesen captado sus oídos al respecto en su vida. Frunció los labios y entornó la mirada. Nada. No. Ni idea.

-¿Podrías ser un poco más específico? -ladeó el costado de su cara hacia aquel joven de doce años que se exasperó y soltó aire de su boca como si fuera una maldición.

-La Orden del Temple, escondida bajo el nombre de la Orden de los Pobres Compañeros de Cristo del Templo del Rey Salomón para que ni muggles ni magos sospecharan, en su momento, de que en realidad su origen era otro que conocemos muy bien… ¿No sabes quiénes son? ¡Por Merlín, nunca mejor dicho! -Sebastian le dio a entender que no tenía ni la más remota idea. -Mientras mandaban a muggles y a magos a esconder su tesoro en su Tierra Santa protegida por encantamientos… ¡Se convirtieron en la Orden más poderosa de la Edad Media! ¡Todo tiene sentido porque fue un miembro del Ojo quien abolió y quemó a los magos en las hogueras…! ¡Quemaron en hogueras a todos los templarios que había en el mundo!

-¿Qué tiene que ver una Orden medieval con nosotros, Weasley? -¿Era Hugo o Binns?

-¡Todo! -respondió exasperado. Frustrado. Como si tuviera tanto conocimiento dentro de él. -Los estuve investigando este verano… ¡Y todo cuadra! Si bien el Ojo fue adquiriendo poder en el mundo muggle y en el mundo mágico ocupando todas las esferas de poder… Ellos pasaron a ser una leyenda de un tiempo lejano y se escondieron en una orden medieval que iba consiguiendo poder en silencio… ¡Tenían seguidores por todo el mundo! ¡El Ojo les acusó delante de un tribunal muggle de renegar de su dios muggle…! ¡Pues claro, eran magos…! ¡Les acusaban de hacer florecer los árboles, germinar la tierra… eran magos! ¡Su último maestre, Jacques de Molay, maldijo en la hoguera a todos los culpables del Ojo que murieron al año siguiente! Decían los muggles que era brujería… ¿Qué iba a ser si no?

Sebastian McKing se había perdido. No hilaba ningún dato que decía con alguna noción que él tuviera previamente.

-Vale, una orden de caballeros magos… ¿Por qué debería estar flipando?

Hugo Weasley se ofendió.

-No son solo una orden de caballeros…-le reprochó. -Los magos que fundaron la orden del Temple se encontraban huyendo del Ojo en los confines de Europa… ¡Habían ido allí a esconder su tesoro! ¡Aquello que le habían robado al Ojo! ¡El paralelismo está ahí!

-Hugo Weasley, no entiendo absolutamente nada de lo que me estás diciendo…

-¡Los caballeros templarios fueron los caballeros de la Mesa Redonda! ¡Los caballeros de Arturo! Huyeron del Ojo protegiendo algo que Arturo les  robó…¡El Grial!

-Oh -Aquello si podía entenderlo. Todo mago conocía a los caballeros de Arturo. Solían ser las historias favoritas para ir a dormir de cualquier hijo de un fanático de la Historia de la Magia como lo era su padre. -¿Y ahora nosotros tenemos que buscar el Grial? ¿Ivonne es nuestro Arturo?

De nuevo, aquel interrogatorio molestó a Hugo Weasley.

-No lo sé todavía -se sinceró. Su burbuja de felicidad se deshinchó. -No se sabe exactamente qué fue el Grial… Para los muggles es una copa…

-¿La Copa de Helga Hufflepuff?

-No, no puede ser tan fácil -desechó la idea genuina de Sebastian como si no hubiera sido espectacular. 

-Bueno, ¿para qué me necesitáis, templarios? -se burló. No quiso hacerlo, pero tampoco pudo evitarlo. Lo cierto era que aquella lección de Historia de la Magia no le importaba demasiado. Irrelevante para él. -Lo siento.

-Pues para que te unas a nosotros -Aquello fue fácil de decir. -Necesitamos a más magos que protejan a la nieta de Ivonne Donovan cuando vuelva a Hogwarts -añadió. Oh, sí una tal Cornelia Brooks, le había dicho Lebouf. -Tenemos que asegurarnos de que los pasadizos que utiliza el Ojo estén protegidos por nosotros y que no hay ningún otro peligro que pueda ponerla en peligro.

Sebastian reprimió una risa. No era una risa porque le hiciera gracia. Era que simplemente recordó que había cuatro basiliscos sueltos por los sótanos del castillo. Parecía que el Ojo estaba más que preparado para amenazar la seguridad de la nieta de Ivonne Donovan. Cuatro. Basiliscos. En plural. Por cuatro.

Hugo Weasley tenía razón.

La Orden del Temple necesitaba la ayuda de Sebastian McKing.

Caminó por la calle tranquila, con la cara desencajada y la mirada perdida. Parecía estar en un sueño profundo. Iba como si su cuerpo la intentase detener, a cámara lenta. Mientras andaba, los gritos de mujeres sacudieron sus tímpanos y notó cómo la gente a lo lejos no paraba de mirarle.

Estaba soñando, sí. Soñaba que estaba en la Enfermería de Hogwarts. Que Madame Pomfrey había accedido a contratarla como ayudante de enfermera para así tener experiencia a la hora de solicitar un puesto en San Mungo. Tenía unas notas excepcionales, pero había descubierto que le gustaba la anatomía y la perfección de la máquina humana. Curarla o investigar una poción para hacerlo. Eso era lo que quería hacer Molly Weasley. Los rompecabezas de la ciencia mágica eran sus favoritos.

Poco a poco fue despertando del sueño.

Sus ojos comenzaron a ver otros ojos mirándola. Y gritando. ¿Estaba en otro sueño? Se miró a sí misma. ¿Qué querían de ella?

Entonces se dio cuenta.

Iba caminando desnuda por mitad de su propia calle en Londres.

Tenía el cuerpo cubierto de sangre. Una sangre casi seca. Le tapaba el torso. La sentía pegajosa en su rostro. En sus manos. Los pies descalzos comenzaron a temblarle. Una mujer se había quedado paralizada en mitad de la calle al verla.

Profirió un grito de horror.

Algo en su interior le dijo que no era un sueño.

En el silencio que se produjo después, comenzó a escuchar de fondo las sirenas de la policía. Y, como si le hubieran destaponado los oídos, comenzó a escuchar todo lo demás: el caos de la gente, bebés llorando, pasos a toda velocidad.

Se arrodilló en el suelo y, antes de que cualquier policía muggle la detuviera y le apuntara con un arma, echó a correr en dirección a su casa. Sintió los gritos de los policías.

-¡Detente!

Pero ella no quería detenerse.

Tenía que volver a su casa.

Asegurarse de que todos estaban bien. De que su padre y su madre estaban bien. Tenía un mal presentimiento y una presión en el pecho que hizo que avanzara a una velocidad excepcional y sorteara a todos los transeúntes que rápidamente se separaban de ella escandalizados por una joven ensangrentada y desnuda.

Hasta su pelo estaba bañado en sangre.

La sirena de la policía muggle la perseguía.

¡No tenía llaves para entrar a su casa!

Rodeó el edificio. Cogió un cubo de basura que estaba medio vacío. No vaciló en estrellarlo contra la ventana. Ojalá sus padres no le regañaran. El cristal de la ventana del pasillo se hizo añicos. Molly Weasley apartó los cristales más grandes que podrían rajarle la piel y, subiéndose de forma estrepitosa en uno de los cubos de basura negros que bajo esa ventana estaban, se adentró en su hogar.

La policía muggle le pisaba los talones.

Sus pies descalzos pisaron algún cristal que se clavó y se quejó de dolor en silencio. La sangre de su rostro comenzó a limpiarse por las lágrimas que brotaban. Se miró las manos antes de subir a ver si sus padres seguían dormidos. Estaban llenas de sangre. Se rozó las uñas. Estaban rotas. Como recién cortadas irregularmente.

Subió rápidamente los escalones de su casa.

Escuchó a la policía entrar por la ventana por la que había accedido ella y a otros policías golpear la puerta principal de su casa.

Ella seguía la estela de sangre que supuso que era suya. De cuando había huido de allí. Y que, como su mal presentimiento le advirtió, procedía de la habitación de sus padres.

Se detuvo en seco.

Los policías comenzaron a subir los escalones. Habrían seguido su rastro.

Como si sus piernas le pesaran demasiado se acercó al dormitorio de sus padres. Una mancha de sangre le daba la bienvenida en el pomo de la puerta. Su corazón palpitaba tan deprisa que lo sintió en la garganta, como si quisiera escapar de su cuerpo. Abrió la puerta.

Y enmudeció.

No tenía palabras para la escena que tenía ante ella.

Sus ojos se abrieron como si quisieran beber de lo que ante ella se encontraba.

Había sangre.

Mucha sangre. El cuarto parecía haber sido inundado de aquel líquido rojo.

Los cuerpos de sus padres, o lo que quedaba de ellos, yacían sobre la cama. Uno al lado del otro. Despedazados. Como si un monstruo les hubiera arrancado el interior.

Molly Weasley sintió la sangre en sus labios.

Y la bilis proceder de su interior.

Vomitó justo cuando un policía la separó de allí. No tenía lágrimas para llorar.

Su alrededor se había detenido.

Todo pasaba ante ella a cámara rápida.

Luces.

Personas apareciendo en el aire. Mirándola. Examinando su cuerpo. Sus ojos con una luz procedente de una varita.

Sus padres estaban muertos. Percy Weasley y Audrey Weasley.

Ese pensamiento le hizo vomitar otra vez. En aquella ocasión, sobre lo que intuía que era un Auror. Su cuerpo comenzó a temblar en convulsiones. La presión de su pecho la ahogó. Las voces se oían cada vez más lejanas. Hablaban sobre unos cadáveres mordidos y arañados.

«… La hija mayor… En la residencia… Mal estado…En shock…»

No. No.

«…Avisar a la familia Weasley…»

No. No. ¡NO!

Aquello no era un sueño.

¡NO!



« (IV) Capítulo 8: Quo vadis Comenta este capítulo | Ir arriba (IV) Capítulo 10: La mentira oculta »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.