Historia al azar: ¿Una contrincante?
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
De ángel a Demonio Tomo 1: La hija de Asmmael » LA GUARIDA DE MAGNUS BANE
De ángel a Demonio Tomo 1: La hija de Asmmael (ATP)
Por Hermione L Malfoy
Escrita el Lunes 17 de Abril de 2017, 20:43
Actualizada el Viernes 22 de Mayo de 2020, 19:07
[ Más información ]

LA GUARIDA DE MAGNUS BANE

Capítulos
  1. EL OCASO
  2. DEMONIOS DEL PASADO
  3. PANDEMONIUM
  4. ERES UNA CAZADORA DE SOMBRAS
  5. TIEMPO DE CAZADORAS
  6. MUNDANOS
  7. CLARY FRAY
  8. BRUJAS
  9. PANDEMONIUM…. OTRA VEZ
  10. HUMANO – ÁNGEL “EL PERFECTO EQUILIBRIO”
  11. PESADILLAS
  12. Hotel Dumort (Parte 1)
  13. Hotel Dumort (Parte 2)
  14. EL ASCENSO DEL INFIERNO
  15. MAGNUS BANE
  16. MAGNUS BANE 2
  17. LA GUARIDA DE MAGNUS BANE
  18. ELIZABETH VS CLARY
  19. LA COMANDANTE
  20. DECISIONES
  21. "Secuestro"
  22. CONFIESA
  23. EL DEPARTAMENTO (PARTE 1)
  24. El Departamento (Parte 2)
  25. ADRIEL (PARTE 1)
  26. ADRIEL (PARTE 2)
  27. LA COPA MORTAL (Parte 1)
  28. LA COPA MORTAL (Parte 2)
  29. LA COPA MORTAL (Parte 3)
  30. MURIO (Parte 1)
  31. MURIÓ (Parte 2)
  32. MURIÓ (Parte 3)
  33. LUTO
  34. DE NUEVO TÚ
  35. MELLIZOS
  36. MI SEGUNDA CREACIÓN (Parte 1)
  37. LUTO
  38. DE NUEVO TÚ
  39. MELLIZOS
  40. MI SEGUNDA CREACIÓN (Parte 2)
  41. PLAN
  42. SOSPECHAS
  43. CRUEL VERDAD (Parte 1)
  44. CRUEL VERDAD (Parte 2)
  45. CRUEL VERDAD (Parte 3)
  46. NUEVO COMIENZO
  47. PREPARATIVOS
  48. LLAMAS VERDES
  49. RAGNOR FELL (Parte 1)
  50. RAGNOR FELL (Parte 2)
  51. VISIONES
  52. BODA
  53. LA PISTA

Todos fueron en silencio durante todo el trayecto sin detenerse; a pesar de que Isabelle insistía en que la rubia debía detenerse un momento, cuando Jace caminaba hasta ella, Elizabeth no dejaba que le hiciera una pregunta siquiera y seguía caminando con Alec a su lado, el que de igual manera, pasaba sin mirarlo.

-Magnus… ¿vive en una bodega? - preguntó Clary -

-No todo es lo que parece - respondió Jace serio -

-Es raro que sus salvaguardas nos permitieran acercarnos tanto - dijo Isabelle sacando la espada

-Tal vez fallaron - murmuró el rubio -

Un brujo en el filo del gran ventanal que tenían de frente captó inmediatamente la atención de todos, la rubia trató de dar un paso pero una espada lo atravesó de lleno en el pecho haciéndolo caer; Alec lanzó una flecha contraatacando derribándolo en el acto.

-Alec, vamos adentro - se volteó a las chicas - cuiden el perímetro, iremos avanzando, Clary no te separes de ellas

-Ustedes dos - se giró Isabelle hacia ellas - vayan por detrás de las estanterías, iré a revisar el otro lado de la bodega, nos encontramos en la puerta de entrada, no te despegues de ella, necesita protección

-No lo haré - dijo Clary -

-Me hablaba a mí - rodó los ojos la rubia tomando su espada serafín - adelante princesita

La pelirroja rodó los ojos y caminó por donde le indicaba, y guiñándole un ojo a la rubia Isabelle desapareció del otro lado.

-No entiendo por qué eres tan mala conmigo - murmuró la pelirroja - no te he hecho nada

-¡cállate! Una de las reglas en una misión es no delatar tú ubicación y hablando lo haces - escuchó ruido y se agachó sacó una pequeña daga plata del cinturón -

La pelirroja se llevó las manos a la boca cuando la rubia estaba por lanzar la daga y repararon en que era una niña pequeña

-Es una niña - se asomó viendo la triste escena -

-Es una bruja - dijo regresando las dagas a su cinturón, iban a salir pero agarró a Clary por la blusa para regresarla - espera…

Un chico con traje de cazador se acercó con los ojos fijos en la niña y la pelirroja sin pensárselo dos veces salió detrás de los estantes captando la atención del cazador, así que le llamó a la niña y la puso tras ella

-quédate atrás de mí - le indicó -

La rubia salió del escondite con las dagas bailando sobre sus dedos, cosa que espantó a la niña, al percatarse la tomó del brazo y la pegó a su costado haciéndole una seña de silencio a lo cual asintió.

Isabelle salió detrás del cazador y con su látigo tomó una de sus manos en el aire, al voltearse Beth lanzó las dagas de frente y Jace al mismo tiempo lanzó una desde el ventanal; La pelirroja le agradeció a él, pero el rubio observaba a su pareja escondida en las sombras con la pequeña pegada a su costado.

-Ya no hay nadie - sonrió Isabelle - vamos

Cuando la pelirroja volteó vio a la niña pegada al costado de la otra chica y avanzó tras Isabelle; Beth ignorándolas se agachó y sacó otra pequeña daga de plata colocándola en sus manos

-Siempre ten algo contigo para defenderte - extendió la mano que la chiquilla tenía libre - aun que si aprendes a usar éstas la que va a necesitar esa daga de vuelta seré yo ¿está bien?

-Está bien - agarró el rostro de la rubia pero en cuanto lo acarició puso cara seria - eres una cazadora de sombras ¿no es así?

-Lo soy - le sonrió - no debes temerme…. Pero no todos los cazadores son iguales, así que tendrás que aprender a diferenciarlos

-Lo sé - le tomó la mano -

-Bien, andando - entró con la chica de la mano y lanzando un par de dagas, blandiendo la espada un par de veces, lograron llegar hasta la sala dónde estaban reuniendo a los brujos sobrevivientes, con un ligero empujón hizo que la pequeña fuera con Clary quien la reunió con Magnus, al volverse le guiñó un ojo y se despidió de ella con la mano

-¿Tú te arriesgaste por salvar a una niña bruja? - preguntó asombrado a Clary

-Es una niña - asintió -

-Una cazadora de sombras arriesgándose por un brujo - abrió los ojos sorprendido - habría que verlo - volteó con la pelinegra y le sonrió mostrando el collar - creo en el pago por los servicios prestados, estuviste genial

-no podría - murmuró Isabelle apenada con los ojos muy abiertos al ver el collar

-Claro que puedes - Magnus le colocó el collar - además los Lightwood han usado ésta joya por generaciones

-Gracias Magnus - sonrió acariciándolo en su cuello -

-Creo que a tu hermano se le hubiera visto raro - hizo muecas graciosas y se apartó fijando sus ojos en Elizabeth -

MAGNUS

Aquel chico de cabello negro y ojos azulados había llegado en el momento adecuado

-¡Vaya gracias! - le sonrió coquetamente para voltearse a terminar de una vez por todas al cazador -

-No fue nada - le contestó con un deje de asombro, pero al darse cuenta de que lo miraba se movió un par de pasos atrás - nosotros…..

-Deberíamos ir a la fiesta - seguía sonriéndole con sus extraños ademanes - sí, vamos

La diversión terminó pronto pues el rubio, letal cómo había escuchado y las cazadoras habían hecho su parte, defendiendo a los brujos como nunca pensó que un cazador lo hubiera hecho, mandé a la niña que defendió Clary con los demás para que se fueran a un lugar seguro y regalé, después de todo, el collar que había recuperado después de tantos años. Esa chica lo merecía por lo bien que se había portado al defender a los míos de la gente de Valentine; sin embargo una presencia estaba fuerte y punzante, que en las sombras la pude ver.

Mis ojos se activaron para que pudiera diferenciarla, seguí su mirada hasta la pequeña bruja que estaba en mi apartamento, le guiñó el ojo y puso un dedo en sus labios para que guardara silencio y le enseñó como guardar una daga que traía en las manos sin que nadie se diera cuenta.

Su cabeza se volteó hacia mí y me hizo un asentimiento de cabeza, el cual acepté gustoso, me disponía a ir para ofrecerle algo por sus servicios pero la pelirroja pidió su "favor" antes de que siquiera le preguntara.

-No puedes esconderte Magnus, Valentine igual tratará de matarte - me tomó una mano - ayúdame a recuperar mis recuerdos, es la única manera

-Bien - volteé a ver a la rubia y me acerqué intrigado, chasqué mis manos y las pasé por dónde se sujetaba - es demoniaco ¿lo sabes?

-Baja la voz - pero claro que lo sabía - es mi única oportunidad de deshacerme de él, no me dejaría salir de su reino si no aceptaba

-No sé que es lo que te pasó, pero no soportarás la aparición

-¿Aparición?

-Todo mundo sujétese bien de donde puedan - grité haciendo que todos me vieran - nos vamos a mudar - no quité la vista de la rubia - nos vemos linda - le sonreí -

-por favor - me pidió con una mirada desesperada - tengo que ir

-si así lo deseas - terminé el hechizo llevándola con nosotros -

 

DEMONIO DE LOS RECUERDOS

 

Los seis llegaron en un viaje un poco movido y disculpándose, Elizabeth corrió por un pasillo según las indicaciones de Magnus a lo que sería el baño.

-¿Estás segura de qué esto quieres? Recuperar tus recuerdos no será una tarea sencilla

-Quiero a mi mamá de vuelta - respondió Clary con firmeza -

-Muy bien - se giró hacia el lugar en el que estaban los chicos - chico bonito prepara tu equipo - Jace arqueó los ojos y se disponía a dar indicaciones cuando Magnus lo detuvo - no yo… yo le hablaba a él - señaló a Alec y el hizo cara de que no sabía de qué hablaba - tú rubio, deberías estar con la chica rubia que corrió hacia allá

-¿Y yo? - preguntó Clary plantada en la orilla

-¡Casi te olvido pastelito! - la tomó por la cintura y la guio a un salón - para invocar a un demonio primero debes pintar esto - apareció un papiro bastante viejo y algunas tizas - si quieres puedo irte guiando

-No no - sonrió - lo tengo

-Muy bien, iré a hacer los preparativos - el rubio regresaba algo cabizbajo, pero sobre todo molesto - ¡eh cazador! Prepárala lo mejor que puedas - sonrió saliendo de la habitación -

A la pelinegra le preparó un coctel desinteresadamente y se disculpó excusando que debía prepararse para la ceremonia; a paso ligero se encaminó al cuarto de baño al que había mandado a la chica, pero apenas abrir la puerta escuchó su grito.

-¡He dicho que te largues! - graznó molesta - vete con tu poco interés y tu atención de caridad con gente que la necesita

-Mi interés es bastante ya que me hizo venir hasta acá - entró Magnus despreocupado - y yo nunca soy atención de caridad, mi atención se la doy a las personas a las que la merecen

-Lo lamento, pensé que era Jace - se disculpo y cual adolescente ebria se sentó junto a la bañera -

-¿Qué acaso el rubio no es tu novio?

-Eso se supone - rodó los ojos sintiendo las arcadas - lamento esto Magnus, lo limpiaré, lo prometo

-Eso se arregla rápido - hizo un hechizo con sus manos y sus ojos cambiaron - ¿eres un demonio cambia formas?

-¿Qué? ¡no! - volteó espantada -

-Detecto la sangre de demonio en ti - se sentó en un banco que estaba ahí - agarra tu espada serafín - algo atónita la chica agarró la espada e hizo lo que el demonio le había dicho y ésta se iluminó - que interesante, ahora puedo ver tu sangre de ángel brillar cual árbol de navidad

-Es complicado explicarlo

-Inténtalo… tengo más de 400 años, soy lo suficiente mayor para entender

La rubia viendo que no se daría por vencido, se decidió a contarle todo por lo que había pasado y hasta datos de más que no eran necesarios pero aún así lo dijo; Magnus por raro que pareciera no tenía alguna otra expresión en su rostro más que la seriedad absoluta prestando la mayor atención

-Como dije… complicado

-¿Cómo dices que se llama el demonio? - preguntó interesado Magnus

-No lo dije - sonrió de lado apagando de nuevo su sentido ángel para que no se sintiera tan débil - es Samael, uno de los príncipes que…

-Sé quién en Sammael - pronuncio de manera correcta su blasfemo nombre -  así que somos familia de la realeza

-¿De qué hablas?

-Claro, tú no puedes saberlo, digamos que mi padre es de igual manera influyente en EDOM - sonrió de lado - y ¿Haz decidió?

-Soy una cazadora - sonrió triste - pero Samael no se dará por vencido conmigo… y no entiendo por qué

-Esa pequeña bruja que salvaste junto a las otras - sonrió - te estará eternamente agradecida por lo que hiciste por ella, y cuando ella sea mayor dudo que necesites de sus servicios así que en su lugar me ofrezco para las cosas que necesites

-¿Estás pagando una deuda que no te pedí que pagaras?

-Me lo pedirás después de esto - sonrió y sus ojos volvieron a cambiar haciendo que sus manos se encendieran, murmurando algunos hechizos en latín se acercó a ella pasando sus manos de la cabeza a los pies, sintió una corriente eléctrica atravesar sus venas y un ligero ardor en su estómago y después nada - está usted servida señorita

-¿Qué me hiciste? - le dijo de manera enérgica -

-Toma tu espada serafín - le dijo sonriente - anda - la chica desconfiada la tomó y ésta se iluminó al toque sorprendiendo a la chica - de nada

-¡¿Cómo?! ¡Magnus! - se levantó corriendo a abrazarlo - ¿Cómo lo hiciste?

-Estoy conteniendo la sangre de demonio - dijo como si fuera cualquier cosa - pero necesitarás más cuando la magia se agote - hizo una mueca - lamentablemente no podré quitarlo para siempre, debes decidir y él te hará sufrir si no escoges su bando ¿Lo sabes no?

-No se ser otra cosa que no sea un Nefilim - negó agachando la cabeza - sería una abominación que fuera mitad demonio, sin ofenderte Magnus

-¡oh no importa! Me han dicho cosas peores a lo largo de los siglos

-Pero no me refiero a eso - se sienta en el suelo - tú has sido así siempre y yo… he sido Nefilim toda mi vida, no quiero pensar en lo que dirán mis padres, o mis hermanos si me convierto en eso

-Bueno… medita aquí mientras vamos por ese demonio y no… no puedes ir a ésta misión, recuerda que aún tienes la sangre de demonio en ti - salió airoso de aquel sanitario - ¡Oh! Y si las cosas se ponen rudas, sólo agárrate fuerte de dónde puedas

 

ELIZABETH

 

Me miré al espejo rebosante de energía, las ojeras seguían ahí pero no enmarcaban mi rostro haciéndolo lucir más cansado o débil y una tonta sonrisa apareció en mi rostro.

Aprovechando que Magnus no me dejaría salir de aquel lugar y estaba en su cuarto de baño, abrí el grifo y dejé que el agua caliente llenara la bañera que estaba ahí; me deshice de mi traje de cazadora y entré en el agua.

No había apreciado tanto un baño hasta que mi sensibilidad se vio casi nula por la sangre de demonio ¿Cuánta desesperación puede caber en una persona para hacerle daño a otro ser? Ni si quiera los demonios eran tan traicioneros con su misma gente, ellos preferían morir por una causa y sin poder ni querer evitarlo, las lagrimas brotaron de sus ojos.

Ésta vez no las iba a detener, algo que ella odiaba era la traición y él lo había hecho, ¡como se atrevía a siquiera pensarlo! Era su seguridad y la de todos los que habitaban el instituto, eso sin mencionar que Clary estaba ahí y estaba más que claro que quería reunirse con ella, con todos los pensamientos revoloteando en su mente tomó el jabón que había ahí y comenzó a tallar cuando todo se empezó a mover.

Era un movimiento fuerte y los gritos la hicieron salir rápidamente de la bañera agarrando la toalla que encontró más a la mano, la enrolló como pudo y después de un ligero forcejeo la puerta cedió a sus manos, con una sonrisa de medio lado corrió en dirección a los gritos.

APARTAMENTO DE MAGNUS

-¡Ayúdame a sostenerlo! - gritó Isabelle sosteniendo a Jace por una mano -

La imagen que encontró la rubia era a su novio volando por los aires en manos del demonio, Alec lo tomaba por la otra mano tratando de atraerlo hacia ellos, Magnus hacía un monumental esfuerzo por tenerlo bajo control lo más que se podía. Clary lidiaba con lo que tenía que hacer y entonces una voz retumbó en la mente de la rubia

-La hija adoptiva de Sammael

-¡Déjalos! - lo miró a través de esa cortina de humo negro hasta que se topó con sus enormes ojos rojos - y danos los recuerdos de la chica

-¡Nunca! Pedí un pago y no me lo han ofrecido

-Debes querer otra cosa

-Podría ser un intercambio… pero lo único que me interesa es alguien como tú

-Samael me tiene bajo su protección

-Nadie se había adaptado tan bien a nuestra sangre, a pesar de tú condición de ángel

 

Antes de que pudieran seguir charlando la pelirroja había esquivado de manera asombrosa el humo de la criatura, que para su suerte estaba concentrado en alguien más y sin saberlo volvió a ser salvada por la persona que más la detestaba.

Al momento de que atravesó al demonio la conexión que había hecho con Elizabeth se rompió, lastimando de igual manera a la rubia, pero nadie se había percatado de su presencia.

-¡Jace! ¡Jace despierta! - gritaban Isabelle y Clary -

-¿Está bien? - preguntó ingenuamente la pelirroja al ver pasar a Magnus -

-No lo sé… ¿Normalmente se queda así sin moverse? - ladeó una sonrisa caminando fuera de la sala, pero al notar a la rubia tirada en el suelo buscó con la mirada al pelinegro y  lo jaló del brazo - ayúdame y tráela de éste lado

-No… no… ayuda a Ja… Jace - pidió la chica cuando Alec la alzó -

-El estará bien - negó Magnus haciendo caminar a Alec - en el sillón de prisa

-¡Ahhh! ¡Estoy bien! ¡estoy bien! - se escuchó toser a Jace pidiendo su espacio para poder respirar

-¿En qué ayudo? - Alec la recostó en el sillón haciendo espacio para que Magnus trabajara

-Ve por el pasillo, en la tercer entrada giras a la derecha, sigues derecho y en el cuarto espacio giras a la izquierda, y entras en la primer puerta, en el tercer anaquel debe de haber una caja de madera con algo como carbón adentro ¿Lo tienes?

-Sí - salió corriendo por el pasillo -

-Te dije que no vinieras - le regañó Magnus - eres una persona interesante… interesante y muy valiosa

-¿Para qué quieres lo que pediste? - le dijo entrecerrando los ojos -

-No te duermas - chasqueó los dedos comenzando a curarla - necesitaba que estuviera lejos por eso de que las paredes escuchan - entornó los ojos y siguió en lo suyo - sólo rompió mi barrera de magia, es por eso que debilitó, estarás bien - siguió trabajando -

-Gracias Magnus - cerró los ojos -

-¡Elizabeth! - gritó Jace cuando salieron del cuarto y se encontraron con Magnus parado frente a la rubia pasando sus manos sobre ella - ¿Qué ha pasado?

-¡Calla cazador! Trabajo para que no muera - lo miró entornando los ojos - parece que te he quitado ese trabajo 



Lizeth Malfoy



« MAGNUS BANE 2 Comenta este capítulo | Ir arriba ELIZABETH VS CLARY »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.