Historia al azar: En el Mundo Muggle
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
15 pasos para conseguir una esposa (al estilo del ESCORPIÓN) » Qué raro día
15 pasos para conseguir una esposa (al estilo del ESCORPIÓN) (ATP)
Por sebasbri
Escrita el Sábado 11 de Marzo de 2017, 04:04
Actualizada el Lunes 2 de Julio de 2018, 00:02
[ Más información ]

Qué raro día

Scorpius

La habitación se encontraba sumergida en una paz inigualable, aquella paz que solo obtienes si se encuentra ubicada en las mazmorras. Algunos dirían que el lugar es muy tétrico y frío, pero para Malfoy, era relajante; con ese tono verdoso y la tranquilidad de observar la profundidad del lago por tu ventana, todo era único.

Las clases habían acabado por ese día, tenía toda la tarde para revisar sus apuntes para los ËXTASIS, pero su cabeza no lograba concentrarse en los temas tratados. Debía arreglar las cosas y dejar el orgullo de lado, resignarse que ella no haría nada, ¿en serio no le importaba ni un poco que se haya ausentado por tanto tiempo? No, no le importaba.

Sentado en una orilla de su cama, miraba la revista con tristeza, quizás ya era el momento de devolverla y olvidarse de todo.

-        -Por fin te encuentro - comentó su amigo entrando a la habitación, tenía el cabello alborotado, la camisa fuera de lugar, el nudo de la corbata desecha y la túnica mal puesta (si el joven platinado hubiera sido mal pensado, no dudaría en atinarle su situación a otras cosas, ujum, ya saben, otras cosas…)

Guardando la revista de una manera veloz en uno de los cajones de su mesita de noche - He estado aquí un largo tiempo - cogió un libro y dispuso a ponerle toda su atención.

Pensé que irías a la torre de astronomía- dijo el azabache -Ou, sí, vamos - recogió sus cosas el platinado y junto se dirigieron al lugar.

 A pesar de que aún faltaba algunos meses para las pruebas, los alumnos se encontraban sumergidos en la biblioteca repasando sus lecciones otros se reunían a hacer planes para la noche de navidad, es por esa razón que la torre de astronomía se encontraba vacía para la disposición de los dos jóvenes.

-        - ¿Y se puede saber qué te ocurrió? - le preguntó Scor, después de llegar al lugar y tomar asiento cerca de una de las ventanas. Contenía la risa, tapándose el rostro con uno de sus libros.

-       - ¿De qué…? - bajo su vista y se dio cuenta de su apariencia - hay una loca que me está persiguiendo- lo dijo en un susurro.

-        - Eso me has dicho durante toda la semana, y ¿qué tiene que ver con tu apariencia? - cuestionó muy curioso, dejando el libro de lado.

-        - Bueno, estaba "caminando veloz y con elegancia" - trató de reírse.

-       -  No comprendo a qué viene eso ahora- dijo fastidiado el rubio. 

-        - Estaba huyendo Scor, pero como tú dices - uso una voz chillona - "yo no huyo de tu prima Al, yo solo camino veloz y con elegancia" - realizó gestos exagerados con sus brazos.

-      - P…pe..pero, no has llegado al punto de tu ropa - su rostro se enrojeció, así que decidió mirar a un lado.

-    - Me interrumpiste - frunció el ceño - bueno, escapaba de la vista de esa niña y choque con una de las bromas de Peeves.

-       - No es necesario que me expliques cuál - sacó un paquetito de su túnica - arréglate y te doy ranas de chocolates. 

-       - Claro - esbozó una sonrisa, luego de recibir el dulce, hubo un silencio incómodo.

-        - ¿Por qué corres veloz y con elegancia de mi prima? - lanzó de golpe la pregunta, asustando a su compañero que se encontraba sumergido en sus pensamientos. 

-        --Ya te lo dije Al, no es nada de lo que crees - rehuyó su mirada.

-        - Tú no puedes saber qué es lo que creo - pensó un momento - a mí no me vas a responder, ¿verdad? - el aludido negó con un movimiento de cabeza, mientras comía su dulce - a Lily tampoco- lo dijo para sí mismo - y, ¿a Rose. 

Scorpius se atoró, tras recuperar el aire miro a su amigo.

-       -  ¿Sabes que puedo darte veritaserum sin que te des cuenta? - volvió a hablar el de ojos esmeralda.

-      -  ¿Y sabes que si lo haces no volveré a confiar en ti? - contestó muy confiado.

-        - Aburrido - con ese se levantó de su sitio y se dispuso a retirarse del lugar -  me acordé que tengo algo que hacer - tras decir eso se retiró.

Volvió a coger sus libros y leerlos, sin importarle el tiempo, ya era costumbre. Después de un rato, escuchó una suave voz femenina, un tanto confusa por lo bajo que había hablado la joven.

-       - Hola, ¿estás solo? - su corazón se detuvo, para luego latir fuerte. Ella realmente había ido a buscarlo para conversar, no lo podía creer, estaba muy feliz; se paró velozmente y se acercó dónde provenía el sonido.

-       - Sí, s..si qui..quieres, puedes venir a sentarte a mi lado - respondió con mucho entusiasmo. La jovencita salió de la oscuridad para luego acercarse y tomar asiento, pero lamentablemente no era pelirroja con ojos azules que esperaba sino, una castaña muy hermosa, la decepción se reflejó en su rostro, cosa que Polly no notó.

-      -  Estudiando para las pruebas - dijo con una sonrisa - y comiendo algunos dulces, eres muy divertido - cogió uno de los libros y lo empezó a revisar.

El joven no contestó, estaba muy desilusionado y no quería que su acompañante lo notará; nunca había hablado tanto con ella, su mejor amigo no la pasaba y él le daba igual la muchacha. Si había notado desde antes, que era hermosa, hasta en una realidad alterna aquella jovencita lo había invitado a ir al tal "Baile de la sangre" y se notaba muy interesada en él, pero eso quedaba solo en una realidad alternativa.

-      - Vamos al grano, ¿qué sucedió con Rose? - preguntó buscando su mirada.

-      -  ¿QUË?!- Contestó alterado - digo, ¿qué pudo haber sucedido con ella?

-        No lo sé, pero creo que algo debió haber sucedido para que la evites - fui interrumpida - ¿y ella está molesta? - la chica pareció sorprendida, luego pensó un momento para luego responder - sí, está insoportable, ya no quiere verte.

El muchacho palideció, luego bajó su mirada triste, a lo que ella prosiguió - yo te puedo ayudar - contestó muy convencida posando su mano sobre la suya - puedo hablarle bien de ti y convencerla a que te perdone - le sonrió cálidamente - pero un favor se paga con otro.

Malfoy la miró a los ojos, parecía muy sincera, quizás a Albus no le gustara la idea, pero si la mejor amiga de la chica que amas te brinda su ayuda, solo un tonto la rechazaría, ¿no lo creen?

-        - Está bien, acepto - dijo, tratando de quitar su mano de donde se encontraba. Polly lo agarró más fuerte evitando que se escapara - jura por Merlín que lo vas a cumplir- comentó ella - lo juro - él no sonó muy convencido.

-        - Verás, hay un chico que me gusta, se llama Yann, es de mi casa- el pelirrubio asintió con un movimiento de cabeza, invitándola a proseguir - y quiero que se fije en mí, pero él invitó a alguien más al baile y ya sabes, ¿quisieras ir al baile de navidad conmigo? -esperó con ansias su respuesta.

-        - Uhmm, buena táctica, celos. Está bien, acepto - se enderezó y la invitó a pararse teniéndole su mano, a lo que ella sin dudar aceptó.

-       -  Entonces el 25 en el retrato de la Dama Gorda - ella afirmó- ¿sabes cómo llegar?

-Puedo pedir ayuda a Al - le respondió - entonces nos vemos.

- Claro, ehmm - la castaña se acercó al joven y le plantó un beso en la mejilla - será divertido ir al baile contigo.

Al retirarse la muchacha, el platinado se quedó observando la luna por unos minutos, pensando en sí de verdad Rose estaría enfadado con él y, como explicarle a Albus que ya tenía pareja para el baile, y no era específicamente alguien que le caía muy bien. Antes de retirarse del lugar sintió esa fragancia de rosas que tanto le gustaba, buscó con la mirada su procedencia y al no encontrarla siguió su rumbo.

 


Al regresar a su dormitorio, se dispuso a tomar una ducha, pero antes de entrar a los servicios, la voz de su amigo lo llamó.

-¿Hablaste con ella? - puede ser que ya se enteró lo de Polly.

-       - Sí- siguió caminando.

-        - ¿Ya está todo arreglado? - volvió a cuestionar.

-        - Todo - afirmó.

Al salir de la ducha su amigo ya no se encontraba en la habitación, se puso su pijama y se echó a la cama a pensar en una sola frase "Qué raro día".



« Todo es un largo camino Comenta este capítulo | Ir arriba Le has contado a Scor »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.