Historia al azar: Karaoke en San Valentin
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
15 pasos para conseguir una esposa (al estilo del ESCORPIÓN) » Realmente enferma
15 pasos para conseguir una esposa (al estilo del ESCORPIÓN) (ATP)
Por sebasbri
Escrita el Sábado 11 de Marzo de 2017, 04:04
Actualizada el Lunes 2 de Julio de 2018, 00:02
[ Más información ]

Realmente enferma

Rose

Las cosas no habían cambiado, la rutina era la misma todos los días. Se sentía el pesar de sus compañeros producto del estrés de los estudios y era tan melancólico pensar en que no volverá el siguiente año.

Desayunaba tranquilamente junto a su prima y hermano, este último le contaba una que otra anécdota. Tras haber perdido el último partido contra los slytherins, Lily evitaba estar cerca de sus compañeras, quienes más de una vez hablaban mal de ella. Hugo, por su parte, había golpeado a Lorcan en defensa de su primita, mandándole hasta la enfermería, ganándose un buen castigo de la Directora (se debe admitir que con mucho pesar McGonagall lo hiso) pero poco le importaba; golpeó al muchacho en total silencio, frente a sus amigos, que le reclamaban su acción, a lo que nunca supo darles un por qué (o delataría los sentimientos de la pequeña Potter). Así pues, los muchachos solo se tenían entre ellos como compañía, separados de los que uno vez les dijeron "amigos".

Desvió su mirada hacia la mesa de las serpientes, Albus y Scorpius no se hallaban ahí. Saari por fin salió de la enfermería, sometiendo a las prácticas más extremas a su equipo. Si Slytherin se llevaba la copa de Quidditch, estaba segura que por fin admitiría que su capitán no era tan malo como parecía. Una pequeña risa escapó de sus labios, Hugo logró colar los turrones de Hemorragia nasal en la canasta de dulces que las admiradoras del joven le habían otorgado; "estoy vengando al equipo Rosie, no entiendo como hace para que el jefe de su casa les conceda el campo todo el tiempo" fueron las palabras que usó a su defensa.

En medio del bullicio producto de las conversaciones de los adolescentes, las lechuzas entraron al lugar para dejar su recado. Una hermosa lechuza parda llegó con su correspondencia. Ronald Weasley tenía la costumbre de escribirles semanalmente a sus hijos; su madre solo lo hacía en caso de emergencia, así que la dejó extrañada cuando la lechuza le otorgó dos sobres.

Ron, siempre contaba en sus cartas anécdotas muy graciosas, por ello los jóvenes la leían en la sala común de Gryffindor para distraerse un poco. Su correspondencia no era de carácter personal, ya que gracias a Hermione, creían que ello se trataba mejor en persona.

Terminaron de desayunar velozmente, y aprovechando que era domingo, salieron a los jardines para poder leer plácidamente las ocurrencias del pelirrojo mayor. Entre risas, y más risas, se olvidaron de sus preocupaciones; Ron les comentaba que en uno de sus experimentos en el trabajo, George le había salido una cola de cerdo y su cabello se volvió rosa chillón, ocasionando un susto a Angelina que en ese momento ayudaba en ordenar los productos.

- Rosie, esta carta es de mamá- dijo extrañado Hugo analizando el sobre - léela - ordenó mientras le acercaba el papel.

Ella no dudó en hacerlo, si al fin y al cabo hubiera sido algo privado su madre lo enviaré de frente a su habitación y no junto a la correspondencia que enviaba su padre.

Rosie, querida:

Quizás sea extraño para ti recibir una carta mía en esta oportunidad pero…

- ¿Y yo? - decía indignado Hugo - "Rosie querida"- hizo una voz chillona y gestos con su manos - no veo Hugo querido por ningún lado.

- No seas tonto Huguín - habló Lily- tía Herm sabe que Rose nos lee la correspondencia, por eso comenzó así - lo miraba como a un niño de cinco años.

Pero… tenía ciertas noticias que contarles. Estoy segura que Hugo a estas alturas ya ha dado su reclamo por como inicié la carta, pero cariño, solo lo hago por formalidades.

Rose soltó una risita, era impresionante como su madre los conocía.

La primera de todas, que trae de cabeza a la familia entera, es que ya se ha fijado fecha para la boda de Teddy y Victoire. Será finalizando las clases, tanto para que ustedes como Louis y Dominique, puedan asistir sin problema alguno.

- Aún estoy indignada - ahora le toca a la menor de los Potter interrumpir - que hayan realizado la petición de mano sin mi persona - soltó un bufido.

- Lily, tú preferiste quedarte en la fiesta - dijo sin notar el peso de los recuerdos. Rose, para tratar de interrumpir el momento incómodo y remediar sus palabras, prosiguió;

La segunda noticia, y en mi caso la que más me impresiona, es que tu primo James por fin logró ingresar a la escuela de aurores. Creo que Harry ha tenido mucho que ver en ello, hasta me hice la idea que Albus se graduaría y su hermano aún no lograría una plaza.

- Yo sabía que lo haría- volvió a interrumpir Lilian, muy orgullosa por su hermano.

- La cosa es que no sabías cuándo - agregó Hugo.

- ¿Podré terminar de leer sin ser interrumpida? - se quejó.

Antes que alguien pudiera opinar, una chica rubia y bajita, un tanto regordete, se aceró a los jóvenes.

- ¿Lily Potter? - preguntó temerosa, parecía de menor grado - el profesor Neville me ha mandado a llamarte.

La pelirroja se paró en un instante como impulsada desde el suelo, abrió muchos los ojos y luego se tapó la boca.

- ¡Por Merlín! - volteó a mirar a su amigos - nos vemos más tarde en la sala común, luego les cuento - se alejó con la muchacha.

Los jóvenes se miraron confundidos, Rose continuó con su lectura,

La tercera y última noticia, ¡sorpresa!, Dominique vendrá a vivir a Londres al culminar sus estudios. Fleur y Bill, decidieron que también regresan. Hugo, mi cielo, Louis estudiará sus últimos años en Hogwarts.

La noticia era fantástica, sus primos favoritos cerca, realmente estaba muy alegre, una enorme sonrisa se dibujó en sus labios. Volteó el rostro por curiosidad a ver la reacción de su hermano; lo que vio no lo esperaba para nada.

Hugo estaba pensativo, pero sobre todo se le notaba la tristeza, estaba paralizado totalmente sin alejar su vista de un punto vacío a la distancia.

- No te veo feliz - comentó sarcástica.

- Tú no lo entiendes - respondió a la defensiva.

- ¿Acaso pasó algo entre Louis y tú? - era realmente extraña la reacción de su hermano.

- No, nada - negó sin prestarle atención alguna.

- ¿Entonces…? - minuto  a minuto la curiosidad la albergaba.

- No ha pasado nada - la cosa se ponía más sería, y su curiosidad no paraba de crecer.

- Si no me explicas nunca lo entenderé - se acercó al lado de su hermano y apoyó su cabeza en su hombro, siempre hacían eso cuando miraban películas es la casa de la abuela Jane.

- ¿Desde cuándo te ha importado lo que sucede conmigo? - era cierto, a pesar de ser hermanos y tener una buena relación, no eran tan cercanos, ese papel se lo había robado Lily hace muchos años.

- Eres mi hermano - fue una simple respuesta, pero se dio cuenta que ello no le servirá si quería enterarse de lo que sucedía - y me preocupas - debía sincerarse un poco más - mucho, Hugo.

El rostro de su hermano relajo sus facciones, la miró a los ojos - Si Louis y su familia vienen a vivir a Londres, yo ya no tendré excusa alguna para pasar las vacaciones en París -

- ¿Y tienes algún asunto pendiente allá? - se aventuró a decir lo primero que pensó.

- No es un asunto Rose - su hermano se ruborizó - no podré ver a - el tono de su voz se redujo en un susurro - Lovelle.

- ¿Love…? - meditó sobre las palabras - ¡HUGO!- chilló, con sus manos se mano la boca mientras las miradas de las personas que se encontraban a su alrededor se posaron en ella - es tu novia - lo dijo muy bajito.

- Les dije que tenía novia- sonrió pícaramente.

- Ahora lo entiendo, no te preocupes hermano, prometo que en tus vacaciones de Hogwarts usaré cualquier pretexto para irnos de viaje a París- abrazó a su hermano.

- Por eso eres mi hermana favorita- se dejó mimar por la pelirroja - soy la única - lo retó entre divertida y enojada.

- Rosie - bajó la vista - ¿estás bien?

No entendía a qué venía la pregunta - uhmmm - gruñó.

- Digo, Teddy se va  a casar Rose - su hermana se separó - es el único chico que podríamos decir que te ha gustado.

- Teddy se casará con la persona que ama - lo dijo con envidia, no porque sintiera algo por el muchacho peli azul (hasta la última vez que lo vio), si no porque envidiaba su amor - y solo fue un gusto de la pubertad.

- Un mal gustó - su hermano fue el único que se rio de su propio chiste- entonces, ya que tuve que decirte lo que me sucedía, tú también tendrás que hacerlo - Hugo siempre será un niño grande.

- No te entiendo - se hiso la desentendida; desde hace varios días se encontraba pensativa, desde la última salida a Hosmeade para ser precisos.

- Rose - reclamó su hermano - eso no es justo - sacó un puchero.

- Hugo - no sabía si era buena idea - ¿tú crees que las tradiciones familiares pueden romperse fácilmente?

Su hermano no era estúpido, ¡por Dios eran Granger!  - No lo creo - se acarició la barbilla - recuerda lo que dijo Albus, el señor Malfoy se casó por amor y no creo que a Scorpius le arreglen un matrimonio.

El problema en sí era simple, los primos habían visto al señor Malfoy junto a su hijo, dirigirse a "Cabeza de Puerco", si iban a ese lugar era porque escondían algo. Hugo había comentado que era su tradición, casarse al culminar sus estudios; entonces llegó a la conclusión de que era la hora del Scorpius.

Soltó un suspiro cargado de alivio - ya veo - fingió desinterés - debo irme Hugo, tengo que estudiar - se levantó y comenzó a limpiar su ropa.

Al alejarse, su hermano gritó - Que me haga el desentendido no significa que sé todo lo que sucede a mi alrededor, solo que evitó mancharme con ello.


Era el partido de Hufflepuff contra Ravenclaw, se suponía que ella debería estar estudiando; pero ahora se encontraba en el palco aburrida. ¡Gracias Lilian!

Su prima no tenía la mejor idea de vengarse de Lorcan que ir a ver como jugaba, pero dando todo su apoyo a su rival. Todo su atuendo era de color azul con bronce, se había pintado dos rayitas en sus cachetes, tenía pompones, y dos colitas que le otorgaban un aspecto tierno.

El juego era interesante, su aburrimiento había pasado apenas comenzó. Sería provechoso analizar sus movimientos, lo malo, era que Lily gritaba a todo pulmón el punto de las águilas. Si quieren mi opinión, pensó, a Lorcan parece no afectarle en nada todo esto.

Al finalizar las jugadas, se dirigieron de vuelta al castillo, su prima no quería hablar de nada, cruzó sus brazos y refunfuñaba sabe Morgana qué cosa.

- Ni llevar los colores de mi casa, pequeña Potter, te hará ser inteligente - Lyssander se encontraba apoyado en el muro, Rose se sintió ignorada ya que el muchacho penetraba con la mirada a su prima.

Lilian siguió caminando, comenzó a pensar que su prima tal vez ya estaba acostumbrada a esos comentarios del gemelo Scamander. Solo volteó un instante, el instante adecuado que le permitió observar como con sutileza Lyssander jalaba una de las cintas azules que amarraba la colita de su prima, para luego esconderlo en su túnica y perderse entre la oscuridad del pasadizo.

Lilian siguió caminando, ni se inmutó.


Todo era extraño, ¿por qué su madre le preguntaba sobre su "relación" con Malfoy?

Le había respondido que todo se reducía en amistad, una buena amistad. Caminaba veloz a la lechucería, llevaba la carta con su respuesta. Tras salir de la torre, se encontró en las escaleras con Scorpius.

El muchacho tenía puesto su uniforme de Quidditch, estaba todo embarrado de lodo, se le notaba el cansancio a distancia. Se acercó a paso lento, sus ojos mercurio se cerraban por la fatiga.

-Hola Ro… - no pudo terminar su frase. Apoyó su cabeza en el hombro de la muchacha, quedando frente a frente, Rose comprendía su cansancio, pero su corazón comenzaba a latirle más a fuerte, en su estómago sentía cosas raras, las piernas le comenzaron a flaquear. Quizás a ella también le estaba haciendo efecto los EXTASIS y el Quidditch.

Se quedaron en esa posición por varios minutos, a pesar de que el peso del joven apoyado en su cuerpo le resultaba incómodo, no quería que este se alejara. (Entendámosla, hace frío en ese lugar y toda fuente de calor es bienvenida, muy bienvenida…) Una pequeña brisa helada, el dulce olor a menta en sus narices, realmente se estaba embriagando con ese olor. Por un impulso, estiró sus brazos y, estuvo a segundos de abrazarlo, si no fuera por la voz del muchacho que la asustó.

- Te quiero - listo, sus ojos se cristalizaron, quería llorar de ¿felicidad?, el extraño sentimiento de posó en su garganta, las palabras se desvanecieron, cerró los ojos llena de un sentimiento inexplicable.

Antes que pudiera reaccionar el muchacho se separó, le dio una pequeña sonrisa.

- Rosie, es mejor que vuelvas, debo enviar una carta, nos vemos en la cena - ella aún no reaccionaba de su trance, el muchacho aprovechó para darle un beso suave en la frente y seguir su camino.

Realmente estás enferma Rosie, debes ir con urgencia a la enfermería, realmente estás enferma. Repitió una y otra vez sin cansarse, realmente estás enferma.


Merezco crucios, x-x. Me disculpo por haber tardado tanto, no he tenido tiempo para nada. Trataré, realmente trataré que no se vuelva repetir. Gracias por todo su apoyo, me motivan a seguir escribiendo. 



« Especial: El plan comenzaba Comenta este capítulo | Ir arriba Excelente - Part. I »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.