Historia al azar: Nunca me dejes solo en Navidad
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La Sangre llama a la Sangre » Los gemelos Weasley
La Sangre llama a la Sangre (ATP)
Por MSebastian
Escrita el Domingo 13 de Noviembre de 2016, 14:43
Actualizada el Martes 12 de Enero de 2021, 18:42
[ Más información ]

Los gemelos Weasley

Capítulos
  1. El orfanato
  2. Lechuzas
  3. Familia
  4. Hogwarts
  5. Amistades y enemistades
  6. Los gemelos Weasley
  7. Guerra de Bromas
  8. Lecciones de vuelo
  9. Cumpleaños feliz
  10. Halloween
  11. Secretos del Director
  12. Poderosos encantamientos
  13. Navidad en familia
  14. ¿Hermano?
  15. El Bosque Prohibido
  16. El Cuarteto del Terror
  17. El Que no Debe ser Nombrado
  18. Casa
  19. Unas vacaciones movidas
  20. El niño nuevo
  21. Regreso a las andanzas
  22. El Trío del Terror
  23. Entrenamiento de Quidditch
  24. Quirrell
  25. El Troll de Halloween
  26. Harry en peligro
  27. Navidad
  28. Flamel
  29. Problemas
  30. Conociendo a Harry
  31. Pasando la trampilla
  32. El hombre con dos caras
  33. Enfermería
  34. Casa es donde el corazón está
  35. Malas noticias por lechuza
  36. Fama
  37. Golpes y peligro
  38. Nuevo profesor de defensa (Ahem, ¡inútil!)
  39. Enemigos
  40. Más secretos
  41. La advertencia
  42. Siempre Halloween
  43. La bludger loca
  44. Club de duelo
  45. De águilas y leones
  46. Banda de inútiles que no se toman nada enserio
  47. Más y más problemas
  48. Advertencias
  49. Y de vuelta al bosque
  50. La Cámara de los Secretos
  51. El Heredero de Slytherin
  52. Festín a medianoche
  53. La peor noticia del año
  54. La mejor noticia del año
  55. Las cosas no pueden empeorar
  56. Un Dementor en el Hogwarts Express
  57. Hagrid no se lo merece
  58. Tío Remus al rescate
  59. Halloween bajo las estrellas
  60. Promesas
  61. Navidades sin Remus
  62. Patronus
  63. Quidditch contra hermanos

Tras su pelea con los Slytherins, Jane les había agarrado un odio profundo, por lo que había empezado a pasarse la mayor cantidad de tiempo libre que tenía en la biblioteca, buscando hechizos de cursos mayores que le podrían servir en su especie de vendetta. Lo único bueno que había sacado de aquella pelea era que había podido ver a Remus y que Thomas se había unido a ella y a Demian, quien no la soltaba de un paso. Al sumarse aquel chico, Jane y Demian le mostraron el mapa que habían creado, al que Thomas se sintió atraído de inmediato.

-¿Y quieren hacer que las cosas se muevan en el mapa como en el castillo?- preguntó el chico un día que iban de vuelta hacia su sala común. Demian asintió con la cabeza, sin embargo, Jane se había distraído con un ruido proveniente de uno de los pasadizos a su izquierda. La chica se puso un dedo sobre los labios y sonrió de manera diabólica, tras lo cual empujó el tapiz a su lado, dejando ver a los gemelos Weasley con un pergamino entre sus manos.

-¿Hola?- preguntó uno de ellos mirándolos fijamente, como si no estaba en sus planes encontrarse con alguno de ellos.

-Hola, Fred, ¿no?- preguntó Jane con una leve sonrisa.

-No. Yo soy Fred, él es George.- replicó el otro pelirrojo con una mueca, pero Jane logró ver un destello de risa en sus ojos.

-No, estoy bastante segura de que tú eres George y él es Fred.- se lanzó Jane con una sonrisa, esperando estar en lo correcto. Los dos hermanos se quedaron mirando un segundo, con algo parecido a sorpresa en sus ojos, tras lo cual se giraron hacia Jane con una gran sonrisa.

-Eres la primera en conseguirlo.- dijeron ambos al unison, mientras Demian y Thomas miraban a su amiga como si la viesen por primera vez.

-Es sencillo, la verdad, basta con ver el tipo de malicia que hay en sus respectivos ojos para saber cuál es cual.- replicó Jane, guiñándole un ojo a Fred, mientras trataba de mirar sobre su hombro hacia el pergamino que tenía entre sus manos.

-¿Qué es eso?- preguntó Jane, apuntando hacia el pergamino virgen.

-¿Qué es qué?- replicó George, poniéndose al lado de su hermano y tapando la vista de la niña.

-Ese pergamino.- replicó Jane, tratando de mirar por sobre el hombro del chico, pero este no se lo permitió.

-No es nada.- refunfuñó Fred, guardando el pedazo de pergamino en su bolsillo y mirando fijamente a los tres niños, como si los fuese a ahuyentar. Jane resopló, disgustada, después de que, salió del pasadizo soltando improperios en voz baja, seguida por Thomas, aunque Demian se mantuvo justo detrás de ellos, con un ojo puesto en los gemelos Weasley, alcanzando a ver como estos agitaban sus varitas sobre el pergamino, haciendo que varias líneas de tinta apareciesen de golpe.

-Algo me da mala espina con los gemelos.- gruñó Demian, alcanzando a sus amigos.

-A ti todo el mundo te da mala espina.- replicó Jane, escondiéndose detrás de una estatua al ver un grupo de alumnos de Slytherin avanzando por el pasillo. Con un asentimiento hacia sus dos amigos, Thomas sacó de su bolso una bomba fétida y, con maestría y precisión, la lanzó por sobre la estatua, hasta las cabezas de los alumnos mayores, quienes la recibieron de lleno. De inmediato, el pasillo se llenó de gritos de furia, mientras los tres pequeños Ravenclaw lograban salir de su escondite sin que nadie se fijase en ellos. Demian chocó los cinco con Thomas y Jane le dió un beso en la mejilla, los tres rojos por la risa, mientras ingresaban a su sala común.

-¿Y a ustedes qué les pasó?- preguntó Greg, levantando la vista de su tarea de metamorfosis.

-Nada importante.- respondió Demian velozmente, sabiendo que a pesar de lo bien que se llevaban con Greg, si le contaban este los denunciaría de inmediato a los profesores. De pronto, un chico de cabello castaño y ojos azules ingresó a la sala, muerto de la risa, como si hubiese visto lo más increíble del mundo.

-Lamarck… la profesora… la profesora McGonagall… te está… te está buscando.- logró darse a entender cuando se encontró frente al premio anual. Este resopló con fuerza, teniendo una leve sospecha de para qué se necesitarían sus servicios en aquel minuto y, tras echarle una mirada a Thomas, Demian y Jane, salió de su sala común, refunfuñando por lo bajo.

-Buena esa.- sonrió el chico castaño, mirando hacia el trío. Los tres se sintieron interpelados, pero ninguno mostró reacción visible alguna.

-¿De qué estás hablando, Drake?- preguntó Jane, sabiendo que Thomas no era buen mentiroso y que Demian sólo estallaría en carcajadas.

-No te hagas la linda, Potter, que no te queda.- replicó el chico con algo de agresividad en la voz.

-Cuidado con cómo le hablas…- gruñó Demian, listo para saltar sobre él si es que insultaba a su mejor amiga, pero las cosas no llegaron a tanto.

-Sé perfectamente que ustedes fueron los que lanzaron esas bombas fétidas sobre los alumnos de cuarto de Slytherin,- dijo el chico castaño -y no, no tengo intención alguna en mencionarlo a algún profesor o a los prefectos, así que deja de mirarme como si me fueras a golpear.- agregó con un guiño hacia Jane, quien simplemente levantó su rodilla hacia su entrepierna.

-Y tú deja de mirarme como si fuese un trofeo.- replicó Jane, dirigiéndose a su dormitorio. no queriendo iniciar una pelea, Demian y Thomas se dirigieron hacia una de las mesas de estudio, sin importarles la mirada que les lanzaba Gale.

*

-¡Hey, Potter!- exclamó George, mientras se acercaba corriendo con Fred en sus talones. Los gemelos habían avistado a la chica sin sus amigos y querían ver si es que podían volver a empezar.

-¿Qué quieres, George?- gruñó Jane, tratando de arreglar su bolso lleno de libros sobre su hombro.

-¿Cómo mierda lo haces?- preguntó Fred a su lado, agarrando el bolso de la chica y pasándole un brazo por el hombro.

-Me puedo mis libros sola, Fred.- refunfuñó Jane, dándole un codazo al niño en el estómago y recuperando su bolso.

-No me refería al peso de tus libros, sino al cómo nos reconoces.- dijo Fred, doblándose en dos por el dolor, pero Jane no le prestó ni la más mínima atención.

-Espera… - trató de detenerla George -creo que no partimos muy bien, ¿te parece empezar de cero?- agregó consiguiendo que Jane se detuviese justo antes de doblar la esquina. La joven azabache regresó sobre sus pasos y le tendió una mano a George, la cual el niño pelirrojo se apresuró en sacudir con fuerza.

-Soy George Fabián Weasley.-

-Jane Emily Potter.- replicó la niña, con una sonrisa de oreja a oreja.

-Fred Gideon Weasley. Vimos lo que les hicieron a los Slytherins de cuarto, ustedes son geniales.- dijo Fred en un susurro para que la profesora McGonagall que pasaba a su lado no escuchase nada de lo que estaban hablando.

-Un placer haber podido sacarles una sonrisa.- respondió Jane, pero se quedó callada al ver que la profesora no los estaba esquivando, sino que iba directamente hacia ellos.

-Oh, oh.- murmuró George.

-Señores Weasley, señorita Potter, ¿se les perdió algo?- preguntó la profesora, arreglándose los lentes sobre el puente de la nariz.

-No, profesora.- respondió Fred de inmediato, con una sonrisa forzada.

-Entonces váyanse de inmediato a sus clases. Y que sepan que si pasa algo los culparé personalmente a los tres.- refunfuñó la profesora McGonagall.

-Oh, vamos, profesora. Yo pensaba que nos tenía aprecio.- se burló George, pero la profesora hizo caso omiso de su comentario y prosiguió su camino. Los tres niños se miraron con una leve sonrisa en los labios, la cual desapareció cuando un balde de agua cayó sobre la profesora. De inmediato, Fred abrió la boca para que corrieran, pero Jane pisó su pie y apuntó hacia arriba de la profesora.

-¡PEEVES!- exclamó esta al darse cuenta de que el poltergeist del colegio se estaba burlando a carcajada limpia de ella. De inmediato la profesora se lanzó en persecución de él, dejando a los niños fuera de toda sospecha.

-Volviendo a nuestros asuntos, ¿que tal una pequeña competencia de bromas?- propuso Fred, sin darle una segunda mirada hacia la directora de su casa.

-¿Gryffindor v/s Ravenclaw?- preguntó Jane.

-Más bien, tus dos amigos y tú, contra nosotros dos. El perdedor tiene que declararse románticamente al profesor Dumbledore en mitad del banquete de Halloween.- respondió George, testeando a la chica.

-¿Vamos por puntos? Cada broma tiene un máximo de cinco puntos y cada día nos juntamos a contarlos.- propuso Jane con una sonrisa diabólica. La niña estaba casi segura de que sus amigos la ayudarían, pero también sabía que se las podía perfectamente contra aquel par.

-Empezamos mañana y durará una semana.- fue la escueta respuesta de los gemelos mientras se estrecharon las manos.


« Amistades y enemistades Comenta este capítulo | Ir arriba Guerra de Bromas »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.