Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La Sangre llama a la Sangre » La advertencia
La Sangre llama a la Sangre (ATP)
Por MSebastian
Escrita el Domingo 13 de Noviembre de 2016, 14:43
Actualizada el Martes 12 de Enero de 2021, 18:42
[ Más información ]

La advertencia

Capítulos
  1. El orfanato
  2. Lechuzas
  3. Familia
  4. Hogwarts
  5. Amistades y enemistades
  6. Los gemelos Weasley
  7. Guerra de Bromas
  8. Lecciones de vuelo
  9. Cumpleaños feliz
  10. Halloween
  11. Secretos del Director
  12. Poderosos encantamientos
  13. Navidad en familia
  14. ¿Hermano?
  15. El Bosque Prohibido
  16. El Cuarteto del Terror
  17. El Que no Debe ser Nombrado
  18. Casa
  19. Unas vacaciones movidas
  20. El niño nuevo
  21. Regreso a las andanzas
  22. El Trío del Terror
  23. Entrenamiento de Quidditch
  24. Quirrell
  25. El Troll de Halloween
  26. Harry en peligro
  27. Navidad
  28. Flamel
  29. Problemas
  30. Conociendo a Harry
  31. Pasando la trampilla
  32. El hombre con dos caras
  33. Enfermería
  34. Casa es donde el corazón está
  35. Malas noticias por lechuza
  36. Fama
  37. Golpes y peligro
  38. Nuevo profesor de defensa (Ahem, ¡inútil!)
  39. Enemigos
  40. Más secretos
  41. La advertencia
  42. Siempre Halloween
  43. La bludger loca
  44. Club de duelo
  45. De águilas y leones
  46. Banda de inútiles que no se toman nada enserio
  47. Más y más problemas
  48. Advertencias
  49. Y de vuelta al bosque
  50. La Cámara de los Secretos
  51. El Heredero de Slytherin
  52. Festín a medianoche
  53. La peor noticia del año
  54. La mejor noticia del año
  55. Las cosas no pueden empeorar
  56. Un Dementor en el Hogwarts Express
  57. Hagrid no se lo merece
  58. Tío Remus al rescate
  59. Halloween bajo las estrellas
  60. Promesas
  61. Navidades sin Remus
  62. Patronus
  63. Quidditch contra hermanos

Para cuando llegó la fecha de Halloween, Jane, Demian y Thomas ya habían salido a Hogsmeade junto a sus compañeros, por lo que el anuncio de una segunda salida para la fecha de Halloween fue lo único que le levantó realmente el ánimo. Desde que se había enterado de la historia de Remus en su época escolar, lo único que quería era ingresar a la Casa de los Gritos, más en la visita anterior se había tenido que rendir ante los gritos de ánimo de Demian frente a la tienda de dulces y el impulso de los gemelos Weasley para que fueran a la tienda de bromas del pueblo. Sin embargo, aquella mañana decidió que no le importaba si es que tenía que ir sola, no aceptaría irse del pueblo sin visitar el refugio de su padrino.

-¿Vas a alguna parte, Porter?- preguntó una voz desagradable a sus espaldas. La chica suspiró para sus adentros, girándose sobre sus talones para encontrarse frente a frente con Daniel Sten y su grupo de amigos de Slytherin.

-Sólo a visitar una casa embrujada, Sten.- respondió Jane tratando de marcar su sonrisa más inocente, pero agarrando con fuerza su varita dentro del bolsillo de su capa. Sabía que una nueva pelea contra los cuatro alumnos de sexto podría ser peligroso, pero confiaba en que el entrenamiento de duelos que había realizado con Remus y Jonathan durante las dos vacaciones pasadas le serían de ayuda. En cuanto Sten abrió la boca para lanzar el primer hechizo, Jane produjo un escudo frente a ella, antes de ripostar con un hechizo desarmante, el cual sólo funcionó con uno de los chicos de más atrás. Aprovechando que el lugar estaba vacío, los Slytherin rodearon a Jane, quien había plantado sus pies sobre la tierra de tal manera que cualquier embate físico que recibiera podía ser desviado mediante un simple movimiento de caderas. En cuanto el primer hechizo se estrelló contra su escudo, Jane empezó a ripostar con distintos hechizos livianos, que, si bien no dañaban realmente a sus contrincantes, los ponía fuera de combate con facilidad. Los gritos y estallidos de colores se hacían cada vez más fuertes, empezando a llamar la atención de algunos paseantes, pero no fue sino hasta que la desviación de un hechizo produjo una explosión tan fuerte que nadie en Hogsmeade podía desentenderse del duelo que se estaba realizando cerca de la Casa de los Gritos. Ante lo que había frente a ellos, varios mandaron mensajes rápidos al ministerio, quien envió a un par de aurores a intervenir además de dar aviso al colegio. A pesar de la velocidad con la que todos habían reaccionado, para cuando llegaron, Jane se encontraba con su escudo abajo, tratando de esquivar los hechizos que los Slytherin le enviaban, su pelo desordenado rodeando su cara, un tajo en su mejilla izquierda y una expresión de dolor escondida detrás de la sonrisa de furia que había plantado en su cara. Con dos movimientos de varita, los aurores se encargaron de inmovilizar a los alumnos mayores antes de mirar hacia la joven de tercero que se limpiaba con la manga la sangre de su mejilla, sin demostrar en ningún momento miedo o tensión. Mientras un sanador la observaba y le curaba los distintos tajos y maldiciones que le habían llegado, Jane pudo ver a la profesora McGonagall llegar corriendo, mientras Demian y Thomas ayudaban a Lee y George a sujetar a Fred a un costado de la escena. Tras confirmar que la joven se encontraba bien, la profesora McGonagall se encargó de llevarse a los alumnos de Slytherin de vuelta al castillo, viendo de reojo como Fred lograba soltarse de sus compañeros, pero no para atacar a los Slytherin, sino para ir a apoyar a su novia.

-Estoy bien. Sólo es un corte superficial.- suspiró Jane con cansancio mientras bebía de la taza que el sanador le había entregado. Demian entendió de inmediato que aquello era una poción, conociendo de sobra la mueca de asco de su mejor amiga cuando se trataba de las pociones para recuperarse, sin embargo, le preocupaba que en ningún momento Jane había gritado o pedido ayuda.

-¿Jane?- preguntó el castaño, tratando de que su voz no temblara.

-Ahora no, Demian. Por favor.- pidió la chica mientras negaba con la cabeza hacia el sanador, que trataba de aplicarle una pomada en la cicatriz del ojo -Tiene dos años, no hay nada que usted pueda hacer.- agregó Jane al ver la frustración aparecer en los ojos del sanador, quien tuvo que esconder una sonrisa ante su propia distracción.

-Lo siento. Fue impulsivo.- explicó el hombre encogiéndose un poco ante la mirada de Demian, pero la mano de Fred en el hombro del castaño hizo que este se tranquilzara un poco.

-¿Quieres ir a por una cerveza de mantequilla?- propuso el pelirrojo en cuanto el sanador le hubiera dado el visto bueno a la chica. Jane miró de reojo hacia su reloj de pulsera, antes de darse cuenta que de todas maneras no habría posibilidad de que pudiera visitar la Casa de los Gritos en esa salida.

-Me parece buena idea.- suspiró Jane agarrándose del brazo de su pareja para ayudarse a levantarse antes de encaminarse hacia el bar de la aldea, seguidos de cerca por George, Lee, Demian y Thomas, quienes iban susurrando entre ellos.

-Pudo haber sido peor.- gruñó Thomas tratando de verle el lado positivo.

-Eso no servirá de mucho cuando Remus se entere.- replicó Demian pasándose la mano por la cara y haciendo que todos se dieran cuenta del desastre que se les venía encima ya que, si bien ninguno de ellos planeaba en contarle al tutor de Jane, era imposible siquiera considerar que los profesores no le mencionarían nada.

-¿Cuál es el plan de contingencia?- preguntó Thomas ignorando a los dos chicos mayores -No podemos no tener un plan de contingencia.- agregó al ver la cara de indecisión de su mejor amigo, pero su mirada cambió de golpe al ver la leve negación de Demian.

-Jodidos… estamos jodidos…- soltó el albino quedándose parado frente a los demás, mirando con preocupación hacia la puerta de las Tres Escobas que acababan de cruzar Jane y Fred.

-Opciones, necesitamos opciones. No podemos hacer que Remus se ponga en peligro por culpa de unos imbéciles de Slytherin.- empezó a entrar en pánico Thomas mientras trataba de repasar distintos planes, sin embargo, nada se le pasaba por la mente y empezaba a sentir la inevitabilidad de la llegada de Remus al colegio.

-Colega, respira profundo. Somos los mejores en lidiar con esos imbéciles. Puede que tarde un poco, pero les haremos pagar.- prometió Demian sujetando a su mejor amigo por los hombros antes de que colapsara. Con un gesto de la mano, les indicó a los dos Gryffindor de cuarto que siguieran su camino, mientras él trataba de tranquilizar a Thomas.

-Thomas, colega, por favor, no me hagas esto. No después de lo de Jane. Tenemos que mantenernos fuertes, uno para todos, todos para uno.- gruñó el chico de trece años, mientras sujetaba con fuerza a su amigo. Aquello pareció tranquilizar al albino, quien abrió los ojos de pronto y respiró con mayor tranquilidad, mirando fijamente hacia su mejor amigo.

-Gracias.- susurró el chico tratando de sonreír -Tienes razón. Algo se nos va a ocurrir. Pero tenemos que avisarle a Remus que nosotros haremos algo, así nos aseguramos de que no se le va a ocurrir nada raro.- agregó Thomas logrando una sonrisa sincera antes de que ambos ingresaran a la taberna del pueblo.

*

Para cuando regresaron al banquete del castillo, Jane parecía encontrarse más animada, sin embargo, sus amigos tuvieron que arrastrarla al festín, ya que la chica no estaba de humor para comer.

-Al menos una taza de chocolate caliente.- ordenó Demian mientras sujetaba a su mejor amiga por los hombros, impidiéndole el seguir moviéndose. Jane tiró su cabeza hacia atrás y soltó un quejido lastimero, queriendo llamar la atención de los profesores, sin embargo, estos conocían a su alumna de sobra y sabían que si Demian seguía insistiendo era porque tenía una buena razón. Jane se encontraba tan metida en su mal humor, que no se dio cuenta de que Harry, Hermione y Ron no se encontraban presentes en el gran comedor, algo que sus dos mejores amigos no vieron necesario de hacer notar, sabiendo lo nerviosa que aquello pondría a su amiga. Mientras la cena se desarrollaba sin inconvenientes, la cara de Jane se iba enfurruñando cada vez más, hasta que de pronto no dio más y se levantó de la mesa. Conociendo a su amiga, Demian y Thomas ni siquiera hicieron el amago de acompañarla, sabiendo de primera mano que Jane sólo quería darse una vuelta por el castillo antes de que tuvieran que irse a dormir. La joven iba ensimismada, siguiendo los pasillos según un impulso desconocido, cuando empezó a escuchar voces que le sonaban conocida.

-Harry, ¿qué...?- preguntó la voz de Hermione.

-Es de nuevo esa voz... Callad un momento…- replicó la voz de Harry a pocos pasos de donde Jane se había desilusionado.

-¡Escuchad!- dijo Harry, y Ron y Hermione se quedaron inmóviles, en silencio. Al parecer Harry estaba escuchando algo que ninguno de los tres presentes lograban oír, siguiendo la voz con su cabeza, sus ojos de repente fijos en el techo.

-¡Por aquí!- gritó el chico, y se puso a correr escaleras arriba hasta el vestíbulo. Allí era imposible oír nada, debido al ruido de la fiesta de Halloween que tenía lugar en el Gran Comedor. Harry apretó el paso para alcanzar rápidamente el primer piso. Jane, Ron y Hermione lo seguían.

-Harry, ¿qué estamos...?-

-¡Chssst!- Harry aguzó el oído, mirando hacia los pisos superiores, y Jane estuvo segura de que el corazón le había dado un vuelco en el pecho de su hermano.

-¡Va a matar a alguien!- gritó Harry, y, sin hacer caso de las caras desconcertadas de Ron y Hermione, subió el siguiente tramo saltando los escalones de tres en tres, intentando oír algo a pesar del ruido de sus propios pasos, Jane en sus talones. Harry recorrió a toda velocidad el segundo piso, y Ron y Hermione lo seguían jadeando. No pararon hasta que doblaron la esquina del último corredor, también desierto.

-Harry, ¿qué pasaba?- le preguntó Ron, secándose el sudor de la cara. -Yo no oí nada…- Pero Hermione dio de repente un grito ahogado, y señaló al corredor, mientras Jane se hacía visible a su lado.

-¡Mirad!- Delante de ellos, algo brillaba en el muro. Se aproximaron, despacio, intentando ver en la oscuridad con los ojos entornados. En el espacio entre dos ventanas, brillando a la luz que arrojaban las antorchas, había en el muro unas palabras pintadas de más de un palmo de altura.


LA CÁMARA DE LOS SECRETOS HA SIDO ABIERTA.

TEMED, ENEMIGOS DEL HEREDERO.


-¿Qué es lo que cuelga ahí debajo?- preguntó Ron, con un leve temblor en la voz. Al acercarse más, Harry casi resbala por un gran charco de agua que había en el suelo. Ron y Hermione lo sostuvieron, y juntos se acercaron despacio a la inscripción, con los ojos fijos en la sombra negra que se veía debajo. Los tres comprendieron a la vez lo que era, y dieron un brinco hacia atrás. La Señora Norris, la gata del conserje, estaba colgada por la cola en una argolla de las que se usaban para sujetar antorchas. Estaba rígida como una tabla, con los ojos abiertos y fijos. Durante unos segundos, no se movieron.

-Vámonos de aquí.- soltó Ron.

-No deberíamos intentar…- comenzó a decir Harry, sin encontrar las palabras.

-Hazle caso.- intervino Jane -Mejor que no los encuentren aquí.- agregó sacando su varita para utilizar el hechizo desilusionador. Pero era demasiado tarde. Un ruido, como un trueno distante, indicó que la fiesta acababa de terminar. De cada extremo del corredor en que se encontraban, llegaba el sonido de cientos de pies que subían las escaleras y la charla sonora y alegre de gente que había comido bien. Un momento después, los estudiantes irrumpían en el corredor por ambos lados. La charla, el bullicio y el ruido se apagaron de repente cuando vieron la gata colgada. Harry, Ron, Hermione y Jane estaban solos, en medio del corredor, cuando se hizo el silencio entre la masa de estudiantes, que presionaban hacia delante para ver el truculento espectáculo. Luego, alguien gritó en medio del silencio:

-¡Temed, enemigos del heredero! ¡Los próximos seréis los sangre sucia!- Era Draco Malfoy, que había avanzado hasta la primera fila. Tenía una expresión alegre en los ojos, y la cara, habitualmente pálida, se le enrojeció al sonreír ante el espectáculo de la gata que colgaba inmóvil.


« Más secretos Comenta este capítulo | Ir arriba Siempre Halloween »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.