Historia al azar: En las sombras
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La Sangre llama a la Sangre » Golpes y peligro
La Sangre llama a la Sangre (ATP)
Por MSebastian
Escrita el Domingo 13 de Noviembre de 2016, 14:43
Actualizada el Martes 12 de Enero de 2021, 18:42
[ Más información ]

Golpes y peligro

Capítulos
  1. El orfanato
  2. Lechuzas
  3. Familia
  4. Hogwarts
  5. Amistades y enemistades
  6. Los gemelos Weasley
  7. Guerra de Bromas
  8. Lecciones de vuelo
  9. Cumpleaños feliz
  10. Halloween
  11. Secretos del Director
  12. Poderosos encantamientos
  13. Navidad en familia
  14. ¿Hermano?
  15. El Bosque Prohibido
  16. El Cuarteto del Terror
  17. El Que no Debe ser Nombrado
  18. Casa
  19. Unas vacaciones movidas
  20. El niño nuevo
  21. Regreso a las andanzas
  22. El Trío del Terror
  23. Entrenamiento de Quidditch
  24. Quirrell
  25. El Troll de Halloween
  26. Harry en peligro
  27. Navidad
  28. Flamel
  29. Problemas
  30. Conociendo a Harry
  31. Pasando la trampilla
  32. El hombre con dos caras
  33. Enfermería
  34. Casa es donde el corazón está
  35. Malas noticias por lechuza
  36. Fama
  37. Golpes y peligro
  38. Nuevo profesor de defensa (Ahem, ¡inútil!)
  39. Enemigos
  40. Más secretos
  41. La advertencia
  42. Siempre Halloween
  43. La bludger loca
  44. Club de duelo
  45. De águilas y leones
  46. Banda de inútiles que no se toman nada enserio
  47. Más y más problemas
  48. Advertencias
  49. Y de vuelta al bosque
  50. La Cámara de los Secretos
  51. El Heredero de Slytherin
  52. Festín a medianoche
  53. La peor noticia del año
  54. La mejor noticia del año
  55. Las cosas no pueden empeorar
  56. Un Dementor en el Hogwarts Express
  57. Hagrid no se lo merece
  58. Tío Remus al rescate
  59. Halloween bajo las estrellas
  60. Promesas
  61. Navidades sin Remus
  62. Patronus
  63. Quidditch contra hermanos

En cuanto llegó la mañana de irse de vuelta a Hogwarts, Remus consiguió que Jane despertara con tiempo para servirle un buen desayuno y que se preparara unos cuantos sándwiches para el camino. Bostezando a mandíbula abierta, Jane se tomó velozmente su chocolate caliente antes de bajar su baúl, aunque estuvo a punto de caerse debido al sueño que tenía.

-¿Pesadillas de nuevo?- preguntó Remus mientras la sujetaba con fuerza y le tendía su bolso.

-No. Me tomé la poción. Es sólo que tuve un mal presentimiento y no lograba dormirme.- respondió Jane, reprimiendo otro bostezo. Remus se preocupó un poco más, sin embargo, no dijo nada mientras achicaba el baúl de su ahijada y lo metía en el maletero del auto de los Eames junto al baúl de Demian, subiéndose a la parte delantera junto a Rose. A Jonathan le había tocado trabajar de nuevo, por lo que el grupo sólo lo conformaban Rose, Remus y los niños. Habiendo salido con tiempo, cruzaron la barrera con tranquilidad y se pudieron instalar en un compartimento junto a Thomas, aunque tardaron en lograr que Jane se quedara arriba del tren, ya que la chica se estaba angustiando de no ver por ninguna parte a su hermano.

-Lo verás arriba, y si no, seguro que te lo encontrarás en el castillo.- prometió Remus abrazándola por última vez antes de obligarla a subirse al tren. Suspirando, Jane se instaló en el compartimiento que compartía con Demian y Thomas, asegurándose de que todas sus cosas estaban bien sujetadas, tras lo cual se fue a cambiar por la túnica del colegio, antes de instalarse en la banqueta frente a sus dos amigos.

-¿Me avisan si es que pasa Harry por aquí, por favor?- pidió la joven, parpadeando con fuerza para mantenerse despierta.

-Por supuesto, colega, tú solo duérmete.- respondió Demian, sabiendo que su mejor amiga debía haber dormido la nada misma. En cuanto la cabeza de Jane tocó la banqueta, sus ojos se cerraron de golpe y Demian pudo ver como su amiga se quedaba profundamente dormida. Los dos chicos intercambiaron miradas antes de dirigirlas hacia la puerta del compartimento, esperando a medias que el chico de pelo azabache cruzara delante de ellos, sin embargo, el tren se puso en marcha sin que nada viniera a disturbar la tranquilidad del compartimento.

-Me voy a dar una vuelta por el tren, a ver si es que puedo enterarme de algo.- indicó Thomas, sabiendo que su mejor amiga iba a preguntar por su hermano en cuanto se despertara. Demian asintió con la cabeza girándola de nuevo hacia la ventana, mientras sus pensamientos se iban directo hacia la chica frente a él. Ninguno reaccionó cuando entró Thomas, sin embargo, Demian sintió la tensión que emanaba de su amigo, por lo que se giró hacia este, una pregunta pintada en la cara.

-No está en ninguna parte del tren.- susurró el chico cuidando de no despertar a Jane a su lado.

-¿Cómo? Eso es imposible, nos cruzamos con Percy Weasley y su hermana menor.- replicó Demian con cuidado de mantener su tono de voz lo más bajo posible.

-No lo sé. Fred y George estaban buscándolos a él y a Ron, por eso Fred no ha venido a ver a Jane todavía.- explicó Thomas mientras tomaba una hoja de papel y empezaba a escribir a toda velocidad mientras miraba con atención por la ventana.

-¿Quién no ha venido a ver a Jane todavía?- murmuró Jane levantando la cabeza, somñolienta de la siesta que se acaba de pegar.

-Nadie, no importa. Creo que Harry está con Ron y Hermione en uno de los compartimentos de más atrás.- explicó Demian con preocupación pero tratando de que no se le notara, mientras Thomas terminaba de escribir en su pergamino, atándolo a la pata de su lechuza y enviándola por la ventana. Jane los miró con suspicacia por un par de minutos, antes de simplemente restregarse los ojos y sacar el libro que le había pedido a Remus la última vez que habían estado en el Londres muggle.

-¿Recién lo vas a empezar?- preguntó Demian con sorpresa al ver a su amiga abriendo el libro por la primera página.

-Yup. Siendo que soy muy veloz en mis lecturas, decidí que lo mejor era dejarlo para el minuto en que podría leer de corrido, sin interrupciones.- explicó la chica, cruzándose de piernas sobre la banqueta y dejando que su pelo cayera sobre su cara mientras empezaba a leer en silencio. Sabiendo que cuando entraba en un libro era complicado sacarla, Demian y Thomas sonrieron, empezando una conversación entre ellos, sabiendo que Jane estaría demasiado concentrada en su libro para darse cuenta de cualquier cosa, incluyendo a los gemelos Weasley que corrían por los pasillos del tren, pasando varias veces frente a su compartimiento. Para cuando llegaron a Hogwarts, era obvio que ni Ron ni Harry se encontraban en el tren, pero no había preocupación de parte de Thomas, quien sabía perfectamente que en caso de perder el tren, ambos chicos podían apelar a la ayuda de los señores Weasley para que los trasladaran de alguna manera hasta Hogsmeade y que luego pudieran coger los carruajes junto a los demás alumnos.

-Llegamos.- murmuró el albino hacia su amiga cuando el tren empezó a ralentizar, pero Demian a su lado sacudió sus manos para que no hiciera nada.

-No la podemos dejar aquí.- refunfuñó Thomas apuntando hacia Jane, quien no parecía reaccionar, pero en cuanto el tren se detuvo por completo, Jane sólo cogió su bolso, sin levantar la vista del libro, y empezó a caminar lentamente hacia la salida del tren.

-Te lo dije.- murmuró Demian, siguiendo a su amiga de cerca. Thomas se sorprendió al ver como Jane parecía esquivar a todas las personas con las que se cruzaba, la nariz metida dentro del libro, caminando casi con pasos de baile, sin chocar contra nadie. Con una sonrisa, el chico albino se subió detrás de su amiga, algo confundido por no ver caos detrás de ellos tras el paso de su amiga. En cuanto llegaron al castillo, Jane repitió el mismo movimiento, consiguiendo terminar el libro en el instante preciso en el que se sentaba a la mesa de Ravenclaw, momento en el que levantó la cabeza como si se estuviera recién despertando de un sueño.

-¿Cómo llegué aquí?- preguntó en un susurro, mientras la gente se acomodaba a su alrededor. Tanto Demian como Thomas sonrieron ante la inocencia de la chica, dándose cuenta de el libro la había atrapado tanto que ni siquiera recordaba el haberse movido perfectamente entre la gente a su alrededor, cual princesa Disney.

-Ni idea. Lo mismo me pregunto yo.- respondió Thomas con una sonrisa, la cual se apagó al ver la cara preocupada de los gemelos Weasley en la mesa frente a ellos.

-Oh, dios. Aún no han llegado.- murmuró Thomas en un susurro, pero no lo suficientemente bajo para que Jane no lo escuchara.

-¿Cómo? ¿Quién no ha llegado aún?- soltó la chica, pero tuvo que quedarse en silencio al ver a la profesora McGonagall entrar, llevando a los alumnos de primero en una fila ordenada detrás de ella. Jane lanzó una mirada hacia la mesa de profesores y vio que Hagrid estaba recién ingresando a la habitación discretamente por un lado, y que el profesor Snape no se lo veía por ninguna parte, a diferencia de Lockhart, que se encontraba sentado al lado de la profesora Sprout, quien parecía encantada de las atenciones del mago. Suponiendo que su amigo se refería a los profesores, Jane solo prestó media oreja a la selección frente a ellos, esperando con ansias el minuto en el que pudieran comer con tranquilidad. Para cuando la selección terminó, Jane se dio cuenta de pronto como el profesor Snape ingresaba velozmente al comedor y se llevaba a la profesora McGonagall. Con algo de ansias, la chica observó con cuidado la mesa de los leones, dándose cuenta de que Hermione se encontraba completamente sola al lado de la menor de los Weasley, sin la habitual compañía de Harry y Ron.

-Oh, no. No, no, no, no se pueden haber metido en problemas tan pronto.- susurró Jane, sin fijarse en el plato frente a ella. Demian y Thomas intercambiaron una mirada antes de empezar a apilar comida en el plato de su amiga, sabiendo que Jane no comería nada hasta saber que Harry se encontraba bien. De pronto, hubo una conmoción al ver que el profesor Dumbledore se levantaba de la mesa y se eclipsaba a través de la misma puerta que Snape y McGonagall habían utilizado con anterioridad. De inmediato los rumores comenzaron a repartirse por la sala, más aún cuando la lechuza de Thomas regresó con un diario en el pico.

-¿Qué es eso? ¿Qué dice?- preguntó Jane queriendo quitarle el diario de las manos a su amigo.

-Un auto volador fue visto por siete muggles cruzando el país.- se quejó Thomas mientras en la foto se podía ver un auto azul pasando con fuerza por encima de un campado muggle.

-Auto volador + Harry y Ron que no están presentes. Déjenme adivinar, estos idiotas se perdieron el tren y, en vez de hacer lo que cualquiera de nosotros habría hecho, cogieron un auto volador y se vinieron al colegio en solitario.- refunfuñó Jane metiendo su cabeza entre sus manos justo antes de que el profesor Dumbledore y Snape regresaran al comedor, seguidos luego por la profesora McGonagall.

-¿Y los chicos?- preguntó Demian al ver que ninguno de los dos niños de segundo aparecía.

-Lo más probable es que estén cenando en la oficina de la profesora McGonagall. Los profesores no querrán que llamen la atención o que el resto de los alumnos consideren correcto el que alguien llegue al colegio en un auto volador.- replicó Jane, la cabeza aún entre sus manos.

-¿Jane?-

-Sólo es un dolor de cabeza, nada de qué preocuparse.- replicó la adolescente de pelo negro levantando suavemente la cabeza de la mesa, su pelo cayendo sobre sus ojos. Tras tomarse de golpe un vaso de agua, Jane decidió no esperar a que el profesor Dumbledore diera su discurso de bienvenida, levantándose de su puesto y dirigiéndose hacia su dormitorio, sin cruzarse con nadie.

-Mañana será otro día.- suspiró la chica para sus adentros, metiéndose entre sus sábanas antes de cerrar sus cortinas con un hechizo y dejar su despertador listo para la mañana siguiente. En cuanto la poción tocó sus labios, su cabeza cayó sobre el costado, haciendo que el resto de la poción terminara encima de su cama en vez de su boca.

Hola! Soy yo de nuevo. He estado con los exámenes, así que esto es un poco corto. Pero ya estamos de vuelta en Hogwarts, lo cual significa mayores bromas.

Saludos
MSebastián ;)


« Fama Comenta este capítulo | Ir arriba Nuevo profesor de defensa (Ahem, ¡inútil!) »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.