Historia al azar: El trio fantastico
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La Sangre llama a la Sangre » Malas noticias por lechuza
La Sangre llama a la Sangre (ATP)
Por MSebastian
Escrita el Domingo 13 de Noviembre de 2016, 14:43
Actualizada el Martes 12 de Enero de 2021, 18:42
[ Más información ]

Malas noticias por lechuza

Capítulos
  1. El orfanato
  2. Lechuzas
  3. Familia
  4. Hogwarts
  5. Amistades y enemistades
  6. Los gemelos Weasley
  7. Guerra de Bromas
  8. Lecciones de vuelo
  9. Cumpleaños feliz
  10. Halloween
  11. Secretos del Director
  12. Poderosos encantamientos
  13. Navidad en familia
  14. ¿Hermano?
  15. El Bosque Prohibido
  16. El Cuarteto del Terror
  17. El Que no Debe ser Nombrado
  18. Casa
  19. Unas vacaciones movidas
  20. El niño nuevo
  21. Regreso a las andanzas
  22. El Trío del Terror
  23. Entrenamiento de Quidditch
  24. Quirrell
  25. El Troll de Halloween
  26. Harry en peligro
  27. Navidad
  28. Flamel
  29. Problemas
  30. Conociendo a Harry
  31. Pasando la trampilla
  32. El hombre con dos caras
  33. Enfermería
  34. Casa es donde el corazón está
  35. Malas noticias por lechuza
  36. Fama
  37. Golpes y peligro
  38. Nuevo profesor de defensa (Ahem, ¡inútil!)
  39. Enemigos
  40. Más secretos
  41. La advertencia
  42. Siempre Halloween
  43. La bludger loca
  44. Club de duelo
  45. De águilas y leones
  46. Banda de inútiles que no se toman nada enserio
  47. Más y más problemas
  48. Advertencias
  49. Y de vuelta al bosque
  50. La Cámara de los Secretos
  51. El Heredero de Slytherin
  52. Festín a medianoche
  53. La peor noticia del año
  54. La mejor noticia del año
  55. Las cosas no pueden empeorar
  56. Un Dementor en el Hogwarts Express
  57. Hagrid no se lo merece
  58. Tío Remus al rescate
  59. Halloween bajo las estrellas
  60. Promesas
  61. Navidades sin Remus
  62. Patronus
  63. Quidditch contra hermanos

En cuanto las vacaciones iniciaron, Jane y Demian regresaron a su rutina de las vacaciones anteriores. Habiendo pasado todo un año sin ningún tipo de ejercicio físico, exceptuando el Quidditch para Jane, la rutina de entrenamiento fue ruda, sin embargo, los dos supieron adaptarse velozmente y ponerse en forma. Por otra parte, Jane había tenido que conversar largamente con Michael respecto a su recién iniciada relación con un chico un año mayor que ella, conversación en la Michael le había dejado claro lo que una relación implicaba, aunque Jane estaba segura de que le estaba tratando de meter miedo.

-Demian, ¿has tenido noticias de Harry?- preguntó Jane al ver como su lechuza regresaba por tercera vez sin una respuesta.

-No le he escrito, ¿has hablado con Ron y Hermione?- replicó Demian mientras escribía en su pergamino sus respuestas para las tareas de transformaciones.

-Sí, tampoco han tenido noticias suyas. Me tiene preocupada. ¿Crees que debería pedirle a Remus que me lleve hasta su casa a ver qué pasa?- Jane había dejado de lado sus propios deberes y miraba con preocupación la pata vacía de su lechuza.

-Jane, tranquilízate. Puede que simplemente no te conozca lo suficiente para responderte. O sus tutores no le permitan tener correspondencia, o qué sé yo.- refunfuñó Demian mientras tachaba su pergamino con la pluma que sostenía entre sus manos y miraba con nostalgia hacia el bolígrafo y el cuaderno a líneas que se encontraban frente a él.

-Yo digo que hagamos nuestras tareas con bolígrafos encima del pergamino.- murmuró Jane, teniendo una clara idea de qué era lo que pasaba por la cabeza de su mejor amigo. Ambos se encontraban instalados en la mesa de la cocina de Remus, habiendo declarado que les era imposible estudiar con Rose dando vueltas en la cocina. Sabían que Remus andaba dando vueltas por allí en la casa, pero lo habían visto sólo una vez, cuando el hombre había decidido que ambos chicos necesitaban de un chocolate caliente para poder seguir estudiando con tranquilidad.

-¿No se notará como algo raro?- preguntó Demian con preocupación, no queriendo tener que volver a reescribir toda su tarea de transformaciones si es que llegaba a notarse.

-Nop.- replicó Jane -Mira.- agregó con una sonrisa, mientras rellenaba su bolígrafo con tinta para pluma. En cuanto posó el lápiz sobre su pergamino, la chica garabateó un par de líneas y las comparó con su deber de encantamientos, dándose cuenta de que no había diferencia palpable entre uno u otro instrumento.

-¡Sí!- gritaron ambos adolescentes al unison chocando fuerte sus manos por encima de sus cabezas. Antes de que pudieran seguir celebrando, la puerta se abrió de golpe, dejando entrar a Remus y Jonathan, quienes se habían preocupado por el repentino ruido proveniente de la cocina.

-¿Se puede saber qué es lo que los tiene tan contentos?- preguntó Jonathan mientras Remus los miraba de manera reprobadora.

-Nada importante.- replicó Jane deslizando el bolígrafo por debajo de sus pergaminos, escondiendo la prueba de lo que había pasado, pensando que seguramente ninguno de sus tutores lo aprobaría.

-¿Alguno sabe cuántas colas de lagartija hay que agregar para una poción de encogimiento?- agregó la joven mientras revisaba su tarea de pociones, la cual tenía a mitad de escribir encima de sus demás tareas.

-Dos y una de salamandra.- respondió Remus sin pensar, mientras se dirigía hacia la encimera a ver si encontraba los ingredientes para hacer un postre de chocolate.

-Puaj.- se quejaron ambos adolescentes con una sonrisa de oreja a oreja mientras Jane anotaba con su pluma la respuesta de Remus. Antes de que pudieran eternizarse en la cocina, el grito de Rose desde la otra casa los hizo sobresaltarse a todos mientras los llamaba a comer. Sabiendo que Rose no era muy paciente cuando la comida estaba lista, los cuatro se levantaron de golpe y cruzaron la puerta hacia el jardín, pasándose de un patio al otro antes de ingresar a la cocina de la casa de los Eames, aprovechando de lavarse las manos antes de ir a sentarse.

-¿Cómo van las tareas?- preguntó Rose mientras servía los platos de fideos fríos y los hacía pasar por la mesa.

-Bien. Si todo está bien, las terminaremos antes de que terminen las vacaciones y tendremos vacaciones de verdad.- respondió Jane mientras se metía una porción de fideos en la boca antes de agregarle una cantidad excesiva de queso rallado a su plato.

-Jane…-

-Si sé. Pero con el régimen en el que estamos, tampoco es como que vaya a engordar sólo por un poco de queso extra en mis fideos.- replicó la joven con una sonrisa inocente en los labios.

-Jane…- repitió Remus, una ceja arqueada. Con un gruñido de decepción, Jane retiró parte del queso del que podía sacar, dejándolo en un platillo al lado de su propio plato.

-Es injusto. Necesito las calorías.- refunfuñó la pelinegra con una mueca.

-¿De dónde sacaste esa palabra? ¿Desde cuando que sabes lo que son las calorías?- preguntó Michael con sorpresa.

-Del libro que nos pasó el entrenador respecto a dieta y salud.- replicó Jane con una sonrisa, mientras trataba de comerse los fideos sin dejar una catástrofe con la salsa. Michael sonrió de costado, sabiendo que su hermana no estaba acostumbrada a comer elementos más mundanos, habiendo visto dentro de las fotos que mandaba a casa las distintas comidas que se encontraban cerca de ella cuando aparecía en la foto.

-Remus, ¿podrías decirle a tu ahijada de que no se preocupe tanto por su hermano? Me tiene loco con sus preguntas acerca de que Harry no le ha respondido a ninguna de sus cartas.- se quejó Demian de pronto, tratando de desviar la atención.

-No es mi culpa el estar preocupada. ¡Nos enfrentamos a Voldemort por todos los dioses!- respondió Jane con furia en los ojos, dejando su plato de lado. Las miradas de Jonathan y Remus se cruzaron de inmediato, mientras Demian trataba de levantarse y llevarse a Rose y Michael a la cocina.

-¿Voldemort?- preguntó Michael, sin moverse -¿Así como el mago que trató de matarlos a ti y a tu hermano?- agregó, con la cara mortalmente seria.

-Ese mismo.- replicó Jane teniendo claro cómo iba a reaccionar uno de sus hermanos mayores.

-¡¿Y por qué diablos yo no me enteré de esto?! ¡Ni en broma vas a volver a ir allá!- exclamó Michael con fuerza -¡Y tú tampoco!- agregó girándose hacia Demian. Ambos abrieron de inmediato sus bocas para reclamar, cuando una mirada de Jonathan y Remus los hizo callar de inmediato.

-Esa no es una decisión que tú tengas que tomar, Michael.- indicó Jonathan -Al firmar los papeles de adopción, Rose y yo estamos a cargo de la situación con tu hermano, y Remus está a cargo de tu hermana. Y si ellos quieren continuar sus estudios en Hogwarts o buscar una vacante en otras escuelas mágicas, o incluso que los eduquemos en casa, no eres tú quién debe tomar esa decisión, son ellos, con nuestro apoyo, pero la decisión final es de ellos.- agregó el hombre con una sonrisa de tranquilidad esperando que aquello tranquilizara un poco a los tres adolescentes presentes.

-Harry está en Hogwarts. Olvídalo, Mike, pero me niego a dejarlo solo.- refunfuñó Jane terminando de comer y arrastrando su plato hacia delante.

-Jane, querida, deberías comer algo de ensalada.- le dijo Rose al ver que la chica había apoyado los codos en la mesa y apoyado la cabeza en sus manos, esperando a que todos hubieran terminado de comer para poder levantarse.

-No gracias, Rose. Se me quitó el apetito.- murmuró Jane sin siquiera levantar la cabeza. Rose no insistió, pero miró hacia Remus, arqueando las cejas a modo de pregunta, esperando que el hombre lobo hiciera algo.

-Jane, come aunque sea algo de porotos verdes. Necesitas la fibra tanto o más que las calorías.- le indicó el hombre de pelo castaño, pero antes de que pudiera darse cuenta de que la chica simplemente jugaba con su comida, una lechuza ingresó volando a toda velocidad a la casa.

-Oh, oh.- murmuró Jonathan al ver la proveniencia de la carta -Volveré más tarde. Tengo que ir al ministerio.- agregó mirando hacia su esposa, hijos y amigos.

-¿Algo grave?- preguntó Rose levantándose de la mesa para ir por la túnica de su marido.

-Rose, tranquila, puedo…-

-No. Nada de magia, ¿recuerdas? Sólo… ten cuidado.- terminó la mujer tendiéndole la túnica a su esposo antes de dejarlo ir hacia el patio trasero y desaparecer con un ligero pop.

-Rose, estaba pensando en que necesito de nuevo un corte de pelo, ¿me enseñarías a hacerlo para que lo pueda hacer en Hogwarts también?- pidió Jane al darse cuenta de que la madre de sus mejores amigos se encontraba enferma de nervios.

-Por supuesto, después de que hagas tus deberes lo hacemos, ¿de acuerdo?- respondió Rose apretando con fuerza sus manos antes de que Remus fuera a la cocina a por una taza de té para la mujer. En cuanto hubieron logrado calmar en algo a Rose, Jane y Demian fueron a por sus deberes en la cocina de Remus, antes de volver con ellos al salón de lo Eames, donde se instalaron a terminarlos con algo de ayuda de Remus y comentarios de Michael. De pronto, un sonido los hizo a todos sobresaltarse y girar la cabeza hacia las ventanas donde tres lechuzas se habían estrellado.

-Esta es de Arthur Weasley para Remus.- indicó Jane habiendo sido la más rápida en llegar donde las lechuzas -Esta es de Jonathan para la familia y esta es de Fred para mí.- agregó alejando considerablemente la carta de Fred de las manos ávidas de Demian.

-Jane.- murmuró Remus mirando hacia la guerra que su ahijada y su mejor amigo estaban manteniendo por el control de la carta -¡Jane!- agregó con mayor fuerza al darse cuenta de que no le estaban prestando atención.

-¿Qué pasa?- refunfuñó Jane, escondiendo la carta dentro de su escote, sabiendo que su mejor amigo no se atrevería a meter la mano por allí.

-Harry hizo magia frente a muggles.- explicó Remus levantando la vista de la carta.


Lo siento mucho por la tardanza.
Con la práctica y el reinicio de clases, ha sido un verdadero desastre.
Espero que no me dejen botada por aquí.
Saludos
MSebastián ;)


« Casa es donde el corazón está Comenta este capítulo | Ir arriba Fama »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.