Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La Sangre llama a la Sangre » Entrenamiento de Quidditch
La Sangre llama a la Sangre (ATP)
Por MSebastian
Escrita el Domingo 13 de Noviembre de 2016, 14:43
Actualizada el Martes 12 de Enero de 2021, 18:42
[ Más información ]

Entrenamiento de Quidditch

Capítulos
  1. El orfanato
  2. Lechuzas
  3. Familia
  4. Hogwarts
  5. Amistades y enemistades
  6. Los gemelos Weasley
  7. Guerra de Bromas
  8. Lecciones de vuelo
  9. Cumpleaños feliz
  10. Halloween
  11. Secretos del Director
  12. Poderosos encantamientos
  13. Navidad en familia
  14. ¿Hermano?
  15. El Bosque Prohibido
  16. El Cuarteto del Terror
  17. El Que no Debe ser Nombrado
  18. Casa
  19. Unas vacaciones movidas
  20. El niño nuevo
  21. Regreso a las andanzas
  22. El Trío del Terror
  23. Entrenamiento de Quidditch
  24. Quirrell
  25. El Troll de Halloween
  26. Harry en peligro
  27. Navidad
  28. Flamel
  29. Problemas
  30. Conociendo a Harry
  31. Pasando la trampilla
  32. El hombre con dos caras
  33. Enfermería
  34. Casa es donde el corazón está
  35. Malas noticias por lechuza
  36. Fama
  37. Golpes y peligro
  38. Nuevo profesor de defensa (Ahem, ¡inútil!)
  39. Enemigos
  40. Más secretos
  41. La advertencia
  42. Siempre Halloween
  43. La bludger loca
  44. Club de duelo
  45. De águilas y leones
  46. Banda de inútiles que no se toman nada enserio
  47. Más y más problemas
  48. Advertencias
  49. Y de vuelta al bosque
  50. La Cámara de los Secretos
  51. El Heredero de Slytherin
  52. Festín a medianoche
  53. La peor noticia del año
  54. La mejor noticia del año
  55. Las cosas no pueden empeorar
  56. Un Dementor en el Hogwarts Express
  57. Hagrid no se lo merece
  58. Tío Remus al rescate
  59. Halloween bajo las estrellas
  60. Promesas
  61. Navidades sin Remus
  62. Patronus
  63. Quidditch contra hermanos

El sábado llegó con extremada lentitud para el gusto de Jane, quien parecía estar saltando por las paredes, feliz por su primera práctica de verdad de quidditch. Ni siquiera los comentarios despectivos de los Slytherins y de sus compañeras de dormitorio lograron quitarle su sonrisa, más aún después de que Fred la hubiera perdonado por el golpe recibido. En cuanto se despertó aquel día, Jane saltó de su cama y se vistió a toda velocidad, agarrando su escoba y saliendo corriendo de su dormitorio, casi chocando contra Demian y Thomas, quienes salían con cuidado de su propio dormitorio.

-¡Chicos!- exclamó Jane en un susurro al darse cuenta de con quién había chocado -¿Qué hacen?- agregó al ver que ambos estaban completamente vestidos y se preparaban para seguir sus pasos.

-¿No creerías que nos perderíamos tu primera práctica?- preguntó Demian mientras cruzaban la entrada de su sala común.

-Además, alguien te tiene que llevar el desayuno. Mira que te conocemos y lo más probable es que no pruebes bocado antes de bajarte de la escoba.- agregó Thomas a su lado, sonriendo ante la mejillas rojas de su amiga. Una vez en la entrada del castillo, los dos chicos se separaron de su amiga y bajaron a las cocinas, mientras Jane se subía a su escoba y se lanzaba a los aires antes de dirigirse hacia el campo de entrenamiento. Al llegar, se dió cuenta de que era la primera, pero no se preocupó mucho, sino que cogió el bate que Remus le había enviado y siguió volando, manteniendo su atención en todo lo que la rodeaba. De pronto, una bludger pasó a su lado con fuerza, produciendo que casi se cayera de la escoba, sin embargo, su reflejo fue más rápido, por lo que pudo esquivar la pelota asesina y preparar el bate para ripostar.

-¡Excelente tiro, Porter!- escuchó la pelinegra desde el borde del campo tras golpear con fuerza la bludger. Jane miró hacia abajo, encontrándose con que su capitán y el resto del equipo la miraban boquiabiertas. Entre el revoltijo de azul y cobre, Jane reconoció instintivamente al segundo bateador, pero no pudo ver a aquel que iba a reemplazar, por lo que entendió que Davies debía haber hablado con él antes de la práctica.

-Chicos, les presento a nuestra nueva bateadora, Jane Porter.- indicó el capitán en cuanto Jane se hubo posado en el pasto. El equipo la observó de reojo por un par de segundos y Jane se sintió extremadamente pequeña, ya que era la única de segundo que había ingresado aquel año.

-Alex, Jane y tú entrenarán juntos por hoy.- le indicó Roger al segundo bateador -Quiero que ustedes estén coordinados perfectamente de aquí a la próxima semana, ¿entendido?- agregó al ver la reticencia del bateador. El denominado Alex asintió con la cabeza, tras lo cual, se acercó a Jane, su escoba en una mano y su bate al hombro. Con un gesto de la cabeza, se llevó a la chica al otro lado del campo, lugar donde dejó caer sus cosas y extendió su mano hacia Jane.

-Alexander Pine.- se presentó el chico.

-Jane Porter.- respondió la niña estrechando su mano con una leve sonrisa. Para ambos bateadores, el entrenamiento consistió principalmente en ir conociéndose y lanzarse una pelota inerte entre el uno y la otra, creando pequeños lazos de confianza que deberían ir ampliando a través del tiempo. Cuando el sol marcó la media mañana, Roger silbó para que el equipo se reuniera de nuevo, esta vez para jugar un semi partido de tres contra tres, con un bateador de cada lado y el buscador, Ethan Fay, como cazador para que las cosas fueran más parejas, mientras la guardiana, Vanessa White, tenía que detener los tiros de ambos equipos. Entre risas y carcajadas, el equipo de Ravenclaw estuvo hasta las doce del día en aquello, momento en el cual, el capitán decidió que ya era suficiente para ser la primera práctica.

-Excelente trabajo, chicos. Nos vemos el martes a las siete.- indicó Davies -Porter, Pine, quédense un minuto. Tengo que hablar con ustedes.- agregó hacia sus bateadores antes de que pudieran sumarse al resto del equipo hacia los camarines. Antes de que Roger pudiera abrir la boca, Demian y Thomas se les acercaron corriendo, una servilleta con tostadas en una mano y una taza de chocolate caliente en la otra.

-Come.- ordenó Demian al ver que Jane iba a negar con la cabeza.

-Chicos, necesito que de aquí al próximo sábado estén full coordinados. Sé que no les puedo pedir que estén como los gemelos Weasley, pero tienen que tener algo de coordinación, ¿de acuerdo?- pidió el capitán sin mirar hacia los dos Ravenclaw de segundo y haciendo la vista gorda en que su bateadora hubiera entrenado sin comer nada.

-Ah, ¿y Jane?- murmuró el chico mientras Alexander se alejaba hacia los camarines -No vuelvas a venir a entrenar sin comer, ¿entendido?- agregó con una semi sonrisa, pero lo suficientemente serio para que Jane no intentara desobedecerle. La chica azabache asintió con la cabeza, una sonrisa en los labios, dándose cuenta de que su capitán era de esos que se preocupaban por su equipo entero. Tras liberarse del sermón, Jane se fue a cambiar a los camarines, mientras sus amigos la esperaban afuera para luego ir a estudiar un poco antes de la hora de almuerzo.

*

-¡Cuidado!- exclamó una voz en el pasillo mientras dos cuerpos chocaban con fuerza. De inmediato la cabellera azabache se agachó para recoger sus cosas, mientras la cabellera rubia la miraba como si fuera basura.

-Ten más cuidado, Potter.- gruñó el chico con voz de aburrido, arrastrando las palabras.

-Primero que nada, es Porter. Y segundo, tú ten cuidado, serpiente.- gruñó Jane levantándose con sus cosas y mirando con desprecio hacia el rubio de uniforme verde.

-Ten más respeto. Soy un Malfoy y me merezco ser tratado como corresponde a mi apellido.- refunfuñó el chico rubio. Jane arqueó una ceja y lo miró de arriba a abajo con una expresión de asco, tras lo cual, se encaminó hacia el comedor.

-El respeto se gana, Malfoy.- gruñó la chica ingresando al gran comedor y dirigiéndose a su mesa. Al sentarse al lado de Alexander, como había empezado a ser su costumbre, se quedó de piedra al ver que Harry y Ron se les acercaban corriendo.

-¿Qué les pasó, chicos?- preguntó Jane sirviéndose una taza de chocolate caliente y sorbiendo de ella con cuidado para no quemarse.

-A nosotros nada. Es sólo que escuchamos a Malfoy decir que se iba a vengar de la pelinegra de Ravenclaw por no tratarlo como correspondía. Y sus hermanos sugirieron que eras tú, así que vinimos a avisarte.- explicó Harry con una pequeña sonrisa de culpabilidad, a la vez que apuntaba hacia Ron al mencionar los hermanos. Todo lo que había dicho era cierto, pero también era cierto que Jane no era ni de lejos la única pelinegra de Ravenclaw, por lo que la teoría de que ella fuera la que estuviera en peligro era medio tirada de los pelos.

-Gracias chicos.- respondió Jane con una sonrisa -Ese rubio oxigenado no sabe con quién se está metiendo.- agregó la chica dándoles la confirmación de que era ella la que se había peleado con el chico Slytherin.

-Pensaba que eras bastante más inteligente que andar metiendote con un chico de primero, Porter.- gruñó la voz de Sten a sus espaldas.

-Huy, mi error. Debería haberme ido a meter con niños tres años menores que yo, así como lo haces tú, ¿no?- replicó Jane sin siquiera girarse hacia el chico. Aquello produjo un montón de risas a su alrededor, ya que todos habían oído la historia del año anterior, cuando Daniel Sten y sus amigos de tercero se habían peleado con Jane, terminando con varios moretones.

-Te sientes muy valiente, ¿no, Porter? Ya me gustaría verte en un duelo de verdad.- susurró Sten en voz baja al oído de la chica.

-¿En la sala vacía del primer piso?- propuso Jane en un susurro igual de bajo, no queriendo que sus amigos y su compañero de equipo los escucharan.

-A las once en punto. No faltes.- gruñó el chico con una mueca de desagrado al ver que tendría que enfrentarse a Jane a pesar de no desearlo realmente. En cuanto Sten se hubo ido, Jane se giró hacia Alexander para hablar de tácticas, ante la mirada sorprendida de Harry y Ron, y angustiada de Demian y Thomas.

-Chicos, no se preocupen por Jane. Deberían almorzar antes de tener que volver a clases.- les indicó Demian con una sonrisa forzada a los dos Gryffindor de primero. Ambos chicos se miraron de reojo, tras lo cual, decidieron seguir el consejo del chico, esperando que la que había sido su primera amiga no fuera a meterse en líos.

-... entonces, si van por tu lado es mejor que dispare yo la bludger.- dijo Jane de pronto, atrayendo de vuelta la atención de sus amigos a su lado.

-Eso no tiene sentido.- agregó con desagrado, pero Alexander negó con la cabeza y sacó un plano del campo de Quidditch.

-Mira, si tenemos el ángulo de esta manera,- empezó dibujando figuras en el plano -mi ángulo es imposible de mantener, golpearía a uno de los nuestros y sería contraproducente. En el caso contrario, estando tú aquí, te da el ángulo perfecto.- agregó el chico rayando con fuerza.

-Cuidado, Pine. Así nadie te entiende nada.- dijo una voz burlona detrás de ellos.

-Yo le entiendo perfectamente, George. Y eso es lo importante.- gruñó Jane con ganas de lanzarles su taza a la cabeza.

-Vaya, veo que el encuentro con Malfoy se te subió a la cabeza.- murmuró Fred a su lado, queriendo poner una mano en el hombro de su amiga, pero una mirada negra de Alexander lo hizo retroceder.

-Estamos discutiendo tácticas de quidditch, tácticas que usaremos contra ustedes lo más probable, así que, a menos de que quieran sentir un hechizo directo en sus caras y que se las deje peor de lo que ya la tienen, lárguense.- gruñó el castaño, mirándolos con fiereza en los ojos, pero sin deslizar su mano hacia su bolsillo todavía. Los dos pelirrojos lo miraron con los ojos entrecerrados, como considerando si es que valía la pena meterse en problemas por seguir molestando, pero al ver las manos crispadas de Jane sobre su taza, decidieron que era mejor no correr riesgos.

-Entonces, ¿si hago un movimiento de muñeca de este tipo, podríamos conseguir una lesión débil pero sin que nos tengamos que preocupar por ese jugador por el resto del juego?- preguntó Jane volviendo a sus asuntos.

-Exacto. Pero eso es sólo en caso de emergencia extrema y, sólo contra los cazadores y bateadores. Contra el guardián y el buscador va contra las reglas.- replicó Alexander con una nueva sonrisa tras la partida de los gemelos pelirrojos.

-Podríamos probar esto en el próximo entrenamiento y hablar con nuestros cazadores para ver si es que no les complica mucho la técnica. Sino, lo otro sería dividirnos a nuestros compañeros y mantener un ojo en los que nos correspondan.- agregó el castaño, pero Jane negó con la cabeza.

-Eso sería demasiado complicado, al menos en este primer año. Si con suerte los conozco.- replicó la chica terminando de comer y guardando en sus bolsillos los dulces del postre que se encontraban a su alcance de mano para poder disfrutarlos luego.

-Te veo a la noche, Pine.- se despidió la chica con una sonrisa, tras lo cual, hizo algo que sorprendió a todos, agachándose un poco y besando a Alexander en la mejilla. Sin importarle las miradas sorprendidas de Thomas y Demian a su lado, ni las de Fred y George desde la mesa de los leones, Jane agarró su bolso y se encaminó hacia la sala de encantamientos, cruzando los dedos por el que Flitwick empezara de una vez con el encantamiento de agua.

*

Tras esquivar las preguntas de sus mejores amigos respecto a Alexander Pine, Jane subió a su dormitorio, queriendo dormir un poco antes de salir por los pasillos del colegio, pero su mente seguía rondando a mil por hora, preguntándose de nuevo por qué había hecho aquello a la hora de almuerzo.

-Seguro que fue para poner celoso a alguien,- dijo una voz en su cabeza -pero, ¿a quién exactamente? ¿Y por qué?- replicó su voz más racional.

Lamento mucho la tardanza, pero ya estoy de vuelta. Empezaron oficialmente mis vacaciones así que ya no habrán más atrasos. Espero les haya gustado el último capítulo.
Saludos
MSebastián ;)


« El Trío del Terror Comenta este capítulo | Ir arriba Quirrell »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.