Historia al azar: Vos y yo...que lo sepan todos
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La Sangre llama a la Sangre » El Trío del Terror
La Sangre llama a la Sangre (ATP)
Por MSebastian
Escrita el Domingo 13 de Noviembre de 2016, 14:43
Actualizada el Martes 12 de Enero de 2021, 18:42
[ Más información ]

El Trío del Terror

Capítulos
  1. El orfanato
  2. Lechuzas
  3. Familia
  4. Hogwarts
  5. Amistades y enemistades
  6. Los gemelos Weasley
  7. Guerra de Bromas
  8. Lecciones de vuelo
  9. Cumpleaños feliz
  10. Halloween
  11. Secretos del Director
  12. Poderosos encantamientos
  13. Navidad en familia
  14. ¿Hermano?
  15. El Bosque Prohibido
  16. El Cuarteto del Terror
  17. El Que no Debe ser Nombrado
  18. Casa
  19. Unas vacaciones movidas
  20. El niño nuevo
  21. Regreso a las andanzas
  22. El Trío del Terror
  23. Entrenamiento de Quidditch
  24. Quirrell
  25. El Troll de Halloween
  26. Harry en peligro
  27. Navidad
  28. Flamel
  29. Problemas
  30. Conociendo a Harry
  31. Pasando la trampilla
  32. El hombre con dos caras
  33. Enfermería
  34. Casa es donde el corazón está
  35. Malas noticias por lechuza
  36. Fama
  37. Golpes y peligro
  38. Nuevo profesor de defensa (Ahem, ¡inútil!)
  39. Enemigos
  40. Más secretos
  41. La advertencia
  42. Siempre Halloween
  43. La bludger loca
  44. Club de duelo
  45. De águilas y leones
  46. Banda de inútiles que no se toman nada enserio
  47. Más y más problemas
  48. Advertencias
  49. Y de vuelta al bosque
  50. La Cámara de los Secretos
  51. El Heredero de Slytherin
  52. Festín a medianoche
  53. La peor noticia del año
  54. La mejor noticia del año
  55. Las cosas no pueden empeorar
  56. Un Dementor en el Hogwarts Express
  57. Hagrid no se lo merece
  58. Tío Remus al rescate
  59. Halloween bajo las estrellas
  60. Promesas
  61. Navidades sin Remus
  62. Patronus
  63. Quidditch contra hermanos

Tras el inicio del año, los tres amigos de Ravenclaw empezaron sus clases con el mayor de los ánimos. Tras haber conseguido su venganza contra el colegio por el tema de Harry, Jane focalizaba toda su mentalidad en los gemelos Weasley y en conseguir de una vez por todas el título de mayores alborotadores del colegio. Aún resentida con sus compañeras de dormitorio, Jane había vuelto a hechizar sus cortinas, por lo que podía pasarse la mitad de la noche despierta, o bien escabullirse de noche, y ninguna de sus compañeras se iban a enterar.

-Jane, deberías dormir algo.- gruñó Thomas al ver como su amiga ahogaba un bostezo y se tomaba su segunda taza de chocolate caliente.

-Anoche dormí dos horas, eso son cuatro tazas de chocolate caliente y estaré perfect.- prometió la chica tras lo cual, agitó su mano hacia la mesa de profesores donde Hagrid la miraba con una sonrisa.

-Deberíamos ir a visitarlo.- propuso Demian, sabiendo que el tema del sueño no sería discutible. El año anterior el grupo se había hecho bastante amigo de Hagrid después de su pequeña aventura en el bosque prohibido, pero aún no habían tenido tiempo de ir a visitarlo a su cabaña.

-¿Que tal el viernes?- propuso Jane, agradeciendo el cambio de tema en la conversación a la vez que se empezaba a tomar su tercera taza de chocolate.

-Me parece una buena idea.- respondieron los dos chicos a su lado a la vez que cogía sus bolsos para irse a clases, pero antes de levantarse de la mesa, empezaron a llenar sus bolsillos con todos los pasteles y restos de comida que cupieran en sus bolsillos.

*

A medida que el día avanzaba, era bastante común ver al Trío del Terror llevándose algo de comida a la boca, ya fuera en los recreos, ya fuera en mitad de una clase, aunque los que estaban cerca de ellos tenían que moverse velozmente para poder pillarlos en falta, algo que cambió drásticamente cuando una chica de cuarto se sintió mal en el pasillo del quinto piso y sólo las galletas de Jane fueron de ayuda. Tras aquel incidente, para todos fue común que ellos llevaban tanta comida principalmente por sus estómagos sin fondo, pero también en caso de necesidad, y que no le hacían asco a que les pidieran, siempre y cuando no fueran de los grupos que más les desagradaba. Así como el año anterior el proyecto de Jane había sido aprender a desilusionarse, aquel año su proyecto se convirtió en una poción multijugos, la cual había traído de su casa casi lista, aunque teniendo mucho cuidado de que Remus no la viera, no fuera su tutor a quitarle la posibilidad de divertirse.

-Esto está casi listo.- susurró la chica girándose hacia sus amigos quienes la miraban con ojo crítico dentro del salón de clases vacío.

-¿Estás segura de esto? Podríamos meternos en graves problemas.- murmuró Thomas, sin querer acercarse al caldero en el que su amiga estaba jugando.

-Vamos, Grey. Si no está prohibido, entonces no es divertido.- se burló Jane con una sonrisa de oreja a oreja tirando nuevos ingredientes a la mezcla.

-Pero, ¿una poción multijugos? ¿De dónde sacaste la receta?- preguntó Demian mirando por sobre el borde del caldero para ver qué estaba haciendo su mejor amiga. Jane solo sonrió de manera enigmática, tras lo cual, revolvió otro poco el caldero.

-No fue tan difícil como parece. No te diré cómo encontré la receta, pero los ingredientes son muy básicos.- respondió la chica -Excepto por los últimos, los cuales tendré que robar de la despensa de Snape.- agregó como si no fuera nada, pero produciendo en sus amigos un escalofrío que les recorrió toda la espina dorsal.

-Estás definitivamente loca.- anunció Thomas guardando sus manos en sus bolsillos, mientras Demian asentía a su lado, mirándola como si fuera la primera vez que la veía. Jane se encogió de hombros y revolvió otro poco la poción, tras lo cual, tapó todo con un hechizo desilusionador y salió rumbo al comedor.

-Algún día, de alguna manera, vamos a terminar en líos muy malos debido a esta chica.- murmuró Thomas negando con la cabeza y con una sonrisa extendida en su cara. A su lado, Demian asintió con la cabeza mientras sacaba un pastel de uno de sus bolsillos y se lo metía entero en la boca.

*

Al llegar el viernes, los tres chicos agarraron sus capas y salieron hacia la cabaña de Hagrid, conversando entre ellos como si nada pasara, algo que cambió drásticamente cuando golpearon a la puerta y se encontraron con Harry y Ron mirándolos extrañados desde atrás de Hagrid.

-Oh, lo siento, Hagrid. No sabíamos que tenías visitas. Te vendremos a ver mañana, ¿sí?- trató de decir Jane, pero Hagrid ya la había agarrado por los hombros para hacerla entrar, obligando de ese modo a Thomas y Demian a ingresar detrás de ellos.

-Hola Jane.- murmuró Harry, sonrojándose un poco.

-Hola Harry.- replicó la chica, tratando de zafarse de las manos de Hagrid -¿Conoces a los chicos?- agregó tratando de desviar la atención de todos.

-Estos son Demian Eames y Thomas Grey. Son mis amigos.- explicó Jane al ver la negativa de su hermano.

-Lo más probable es que los conozcan por otro nombre.- gruñó Hagrid a la vez que sacaba más tazas -Son los únicos que le han hecho la competencia a tus hermanos.- agregó girándose hacia Ron.

-¿A Fred y George? Wau.- exclamó el chico abriendo grandes los ojos, sin poder creérselo. En cuanto Hagrid hubo servido más té, la conversación giró inmediatamente hacia la primera semana de clases de Harry y Ron, quienes les contaron a su audiencia acerca del fiasco que había sucedido en pociones en la mañana.

-Maldito murciélago.- se quejaron Thomas y Demian al unison, pero Jane se mantuvo en silencio. Algo sabía de la enemistad de su padre con el profesor Snape, pero era bastante claro que quien había heredado el odio había sido Harry y no ella, algo que no lograba entender. En cuanto Hagrid le preguntó a Ron acerca de Charlie, Demian y Thomas se interesaron más en la conversación, pero la atención de Jane fue desviada casi de inmediato por Harry, quien había cogido un pedazo de diario y lo leía con atención.

-¡Hagrid! Esto fue fue el día que nosotros fuimos al Callejón Diagon.- exclamó el chico tras leer todo el pedazo. De inmediato, las orejas de Jane, Demian y Thomas se irguieron, pero cada uno mantuvo su cara lo más neutral posible, aceptando las galletas que Hagrid les ofrecía.

-¿Pudiste tomar el diario?- susurró Jane mientras se dirigían hacia el castillo al lado de Harry y Ron. Demian asintió de inmediato, su mano fuertemente apretada sobre el trozo de papel, mientras Thomas escuchaba con cuidado lo que Harry y Ron estaban conversando.

-Se van a meter en líos.- suspiró el chico tras separarse.

-Dímelo a mí. Al menos ahora sé cuando es su cumpleaños y que tiene un imán para los problemas.- respondió Jane mientras empezaba a analizar la nota del diario junto a sus amigos.

*

-Fred, George, ¿vieron el sombrero nuevo de McGonagall?- preguntó Jane una mañana en la que los seis se habían juntado a desayunar en la mesa de Ravenclaw.

-Se ve increíble.- indicó George tras echarle una mirada a la directora de su casa mientras Fred y Lee escondían unas carcajadas en sus tazas. Al oír al pelirrojo, Jane miró hacia sus amigos y sonrió con una sonrisa malvada, la cual sólo salía cuando se le ocurrían cosas de las que los demás se arrepentirían luego.

-Los desafío a decirle eso mismo a McGonagall en su cara.- susurró hacia los gemelos y Lee, quienes se pusieron pálidos de inmediato.

-Ni hablar.- refunfuñó Fred.

-No estamos dementes.- agregó George mientras Lee asentía a su lado.

-¿No que eran valientes Gryffindors? Vaya. Debo haberme confundido.- se burló Jane sorbiendo de su chocolate caliente con una mirada inocente.

-En fin, siempre se lo puedo decir yo misma.- continuó, pero Fred y George le taparon la boca con sus manos antes de que la chica pudiera gritar a los cuatro vientos lo que George había dicho.

-Está bien, pero a cambio, ustedes escalarán la torre de astronomía por fuera. ¿Trato?- propuso Lee, sabiendo que los gemelos querrían que ellos hicieran algo a cambio.

-Trato.- replicó Demian, sabiendo también que Jane jamás deshecharía un reto. Tanto Lee como Demian sacudieron sus manos en un estrecho apretón, sellando de ese modo la nueva apuesta, tras lo cual, todos se fueron a su siguiente clase. Habían acordado que cuando los gemelos y Lee se hubieran envalentonado para decirle a McGonagall lo de su sombrero, los tres chicos de Ravenclaw se lanzarían a la tarea de escalar la torre de astronomía.

*

Había pasado una semana desde aquella conversación y aún no había habido resultado. Los tres Ravenclaw se estaban temiendo que los Gryffindor jamás se atreverían a decirle nada a la jefa de su casa, pero Jane seguía tratando por todos los medios de recordarles su apuesta para ponerles más presión.

-¿Conseguiste más información sobre lo que averiguamos con Hagrid?- preguntó Demian, sabiendo que eso no se habría salido de la mente de su mejor amiga.

-Nada. Nadie sabe nada. Nadie dice nada.- refunfuñó Jane, cerrando de golpe el libro que había estado leyendo. La chica dejó el libro encima de la mesa de la biblioteca y se empezó a balancear hacia atrás en la silla, pero asegurándose que la señora Pince no la viera.

-Te vas a caer…- anunció una cabellera pelirroja a su lado provocando que la chica perdiera el equilibrio, pero para su suerte, Thomas había estado pendiente, por lo que, sin siquiera levantar la vista de su propio libro, estiró su brazo y la atrajo hacia sí con fuerza, impidiéndole el irse al piso.

-Gracias Thomas.- sonrió la chica tras lanzarle una mirada negra a Fred, quien se encogió de hombros. Jane volvió a coger su libro, fingiendo estar totalmente inmersa en este, tras lo cual, deslizó un marcapáginas en la página que estaba leyendo y miró hacia sus amigos.

-Jamás pensé que el sombrero se equivocaría. Pero parece que los gemelos Weasley y Lee no pertenecen a la casa de los valientes.- soltó Jane con una risita, tras lo cual, cogió sus cosas y salió de la biblioteca como si fuera marchando, ante la mirada boquiabierta de Fred y George Weasley, y las risas de sus amigos.

-¿Acaba de decir lo que creo que acaba de decir?- preguntó George. Fred asintió con la cabeza, aún demasiado boquiabierto para poder producir algún sonido. Los Ravenclaw se miraron y sonrieron, tras lo cual, salieron de la biblioteca en pos de su mejor amiga.

-Eres increíble.- indicó Thomas abrazando a Jane por detrás.

-¿Gracias?- respondió la chica quien había visto a sus amigos llegar antes de que Thomas la abrazara.

-Apuesto lo que sea a que esta noche a más tardar los gemelos Weasley cumplirán su apuesta.- juró Demian con una sonrisa en los labios.

-Hablando de apuestas,- murmuró Jane bajando la voz -¿cuando vamos a ir a ver el pasillo del tercer piso?- agregó bajando aún más la voz al ver a un grupo de alumnos pasar por su lado.

-Después de que arreglemos este lío con los Gry.- prometió Demian, pero antes de que pudieran seguir hablando una mano se posó en el hombro de Jane, provocando que la chica la agarrara y lanzara a su atacante al suelo.

-Auch.- se quejó el chico que se encontraba en el piso frente a ella.

-Lo siento.- se disculpó Jane al reconocer a un chico de cuarto año de su misma casa.

-Menuda fuerza.- murmuró el chico aceptando la mano que Jane le tendía para levantarse. Tras sacudirse un poco, el chico la miró con una sonrisa y extendió su mano para presentarse.

-Roger Davies. Capitán del equipo de Ravenclaw.- dijo el chico con una sonrisa -Charlie Weasley habló conmigo el año pasado para que te hiciera pasar las pruebas de bateadora. Dijo que te movías bastante bien en el aire.- agregó con un brillo divertido en los ojos. Jane se quedó muda ante la situación que se estaba dando. Recordaba que Charlie y Cedric le habían dado los rudimentos del Quidditch el año anterior, pero jamás había esperado que el mismo capitán de su equipo fuera el que la llamara.

-¿Y cuándo serían las pruebas?- preguntó Jane con los ojos brillantes de excitación.

-¿Tienes un minuto ahora? Técnicamente el equipo ya está formado, pero si te veo en el aire y eres mejor que alguno de los imbéciles que tenemos por el momento, entonces tomas tú el puesto titular.- indicó el chico. Antes de que el capitán del equipo pudiera terminar de hablar, Jane había pegado un grito y se había lanzado hacia su dormitorio, dejando, tanto a su capitán como a sus amigos, boquiabiertos.

-Fue a por su escoba.- explicó Demian ante la mirada interrogatoria que Roger Davies le estaba mandando. Los dos niños de segundo tomaron al chico de cuarto por un hombro y se dirigieron hacia el campo de Quidditch, sabiendo que su mejor amiga trataría de hacer algo estúpido para impresionar.

-¿Están seguros de que sabrá que estamos en el campo?- preguntó Roger con algo de duda en la voz, pero la mirada que le lanzaron Demian y Thomas bastó para que dejara de preguntar. Una vez hubieron llegado al campo, se quedaron los tres esperando a que Jane apareciera, Roger mirando hacia la entrada del castillo y, Thomas y Demian hacia el cielo, esperando que su amiga hiciera su entrada espectacular. No tuvieron que esperar mucho, pues un fuerte grito de alegría se escuchó por todo el lugar, mientras Jane aparecía en su escoba, bajando en picado desde una de las torres.

-¿Esa no es la torre de astronomía?- preguntó Roger algo verde. Ante el asentimiento de los chicos, el capitán de Ravenclaw cerró un poco los ojos, no fuera a ser que se enfermara de solo ver la caída en picado de la pequeña. Cuando resonó el segundo grito de alegría, Jane estaba aterrizando de golpe frente al capitán de su casa, esperando a sus instrucciones.

-Primera regla: ¡No hagas eso! Segunda regla: ignora la primera y diviértete. Tercera regla: probemos con las bludgers.- sonrió el chico, aún un poco verde. El capitán de Ravenclaw dejó salir una de las bludgers de la caja, la cual se lanzó en el aire en persecución de Jane. En un principio, la chica no estaba muy segura de qué hacer, pero estuvo esquivando la pelota hasta que Roger le lanzó un pequeño bate negro. De inmediato, Jane empezó a golpear con fuerza la bludger, persiguiendola cuando esta se desviaba hacia alguno de los que la miraban en tierra y desviandola hacia otros objetivos. Desde abajo, Roger Davies la miraba totalmente embobado, sabía que tanto Charlie Weasley como Cedric Diggory habían hablado muy bien de la chica, sin embargo, no se esperaba tanta potencia y precisión en sus tiros.

-¡Hey! Porter, baja ya.- ordenó el chico, haciéndole gestos a su compañera con los brazos.

-Eres increíble. Este sábado iniciamos los entrenamientos y te sumarás al equipo titular.- le indicó Roger a Jane mientras se lanzaba por la bludger para poder guardarla. Entre los dos pudieron dejar la pelota asesina entre las demás, tras lo cual, se separaron cada uno hacia sus distintos quehaceres.

-¿Vieron eso? ¡Quedé en el equipo titular!- exclamó la chica con una sonrisa de oreja a oreja, tras lo cual, salió corriendo hacia la lechucería, lista para enviarle una carta a Remus y otra a Charlie, olvidándose de sus amigos, quienes compartieron una sonrisa antes de seguir a su mejor amiga por los pasillos.

*

Aquel día fue casi imposible no notar la sonrisa que Jane llevaba pegada en la cara, sobretodo en la cena, cuando dos pelirrojos y un chico con rastas la miraron con interés, queriendo saber a qué venía aquella sonrisa tan extraña en la cara de su amiga. Tras terminar de cenar, Fred, George y Lee se les acercaron y se sorprendieron al recibir un abrazo de oso de parte de Jane.

-¿Estás bien?- preguntaron los gemelos -¿Está bien?- agregaron hacia Demian y Thomas al ver que no recibían respuesta de parte de Jane. Estos últimos asintieron con la cabeza, agregando un pulgar arriba, mientras Jane no parecía lista a soltarlos en algún minuto cercano.

-¿Jane?- preguntó tímidamente George.

-Jane, querida, nos estás ahorcando.- soltó Fred de golpe, sin pensar. De inmediato, Jane soltó a ambos pelirrojos y estampó su mano en la cara de Fred, ante la mirada de todo el comedor.

-Oh, no.- murmuró la chica al ver al profesor Flitwick acercarse a toda velocidad -Lo siento.- agregó hacia Fred quien se había quedado tieso. Las miradas de todos iban de Jane a Fred al profesor Flitwick, algo que George y Lee se dieron cuenta de inmediato que molestaba a sus dos amigos, por lo que buscaron alguna manera de desviar la atención.

-¿Nos metemos en líos?- preguntó George en un susurro. Ante el asentimiento de su mejor amigo, George agarró a Fred por un brazo y tiró de él hasta llegar a la mesa de profesores.

-Profesora McGonagall, ¿alguien le ha dicho que ese sombrero le queda increíble?- preguntó George en voz lo suficientemente alta como para que todo el comedor lo escuchara.

-Porque realmente es el caso, ¿dónde lo compró?- preguntó Lee a su lado. La directora de la casa Gryffindor se quedó pasmada por unos segundos, tras lo cual, notó el brillo divertido en los ojos de George y Lee, por lo que su ceño se frunció con fuerza.

-Castigados limpiando el salón de trofeos. Y veinte puntos menos a Gryffindor.- gruñó la profesora con fuerza, sin darse cuenta de que el profesor Flitwick castigaba a Jane con el mismo castigo.

-Menudo derechazo, Jane. ¿Qué fue eso?- preguntó Thomas, esquivando la mirada de odio que Demian a su lado le estaba enviando a Fred Weasley, pero Jane se encogió de hombros, sin tener una respuesta clara.

-¿Qué mierda, Porter? ¿Qué carajos fue eso?- preguntó el pelirrojo mirando a su amiga con los brazos cruzados sobre su torso.

-Olvídame, Weasley.- gruñó la chica agarrando un pastel de chocolate y guardándolo en uno de sus bolsillos, tras lo cual, salió del comedor con la frente en alto a pesar de los murmullos que la seguían.

-¿A qué vino ese comentario, Fred?- preguntó Demian, haciendo crujir sus nudillos, pero el regreso de Jane interrumpió la excusa de Fred.

-Está listo.- susurró la chica agarrando a sus dos mejores amigos de la manga y tirando de ellos hacia la sala de la poción.

-¿Estás segura?- preguntó Thomas, mientras Demian seguía fulminando. Ante el asentimiento de la chica, los chicos decidieron cuidarse mucho de hacer cualquier comentario, no fueran ellos también a recibir un derechazo como el que Fred Weasley había recibido.

-Sólo nos falta un cabello.- aseguró Jane, pero antes de que alguno pudiera proponer algo, Demian sacó un frasquito en el que una docena de cabellos plateados se agrupaban.

-¿Son de quien creo que son?- preguntó Thomas asombrado.

-No son tuyos si eso es lo que te preocupa. Y sí. Son humanos. Sé que la poción no sirve con transformaciones animales.- indicó Demian viendo la cara escéptica de su mejor amiga.

-Sé perfectamente a quién le pertenecen, Demian. Sólo espero que no sea algo demasiado grande en lo que nos estemos metiendo.- susurró la chica agregando los cabellos al caldero. De inmediato la poción silbó con fuerza y adquirió un color gris perla junto con un olor a cítrico que ninguno podía ignorar.

-Ya que ustedes se hicieron cargo de esto, la última parte me toca a mí.- dijo Thomas con una sonrisa -Ah, y ya que los Gry cumplieron con su tarea, prepárense para escalar la torre de astronomía.- agregó el chico metiendo la poción en grandes jarras para que fuera más fácil transportarla. Jane y Demian asintieron, tras lo cual, Jane cogió su pastel y se lo empezó a comer con desgana, esperando que aquello le levantara algo el ánimo.

*

-Ehm, ¿Jane?- preguntó una voz a su lado en el desayuno -Con Fred queríamos saber a qué venía el abrazo de ayer.- preguntó George con una sonrisa que indicaba que por su parte todo estaba perdonado.

-Quedé en el equipo de Ravenclaw.- explicó Jane tratando de formar una leve sonrisa en sus labios, algo que consiguió con un gran esfuerzo, pero la mirada que Fred le lanzó enfrió todos sus ánimos.

-Lamento haberte golpeado, Fred. Es sólo que no estoy acostumbrada a las muestras de cariño y tuve una mala experiencia este verano.- explicó Jane. Por toda respuesta, Fred la agarró entre sus brazos y la hizo girar un par de veces en el aire.

-Jamás te haría daño, Jane.- prometió el chico en un susurro dejándola en el suelo -Y felicitaciones por quedar en el equipo. Veo que este año la competencia será buena.- agregó con una sonrisa mientras se iba a sentar a su mesa. De pronto, en la mesa de Ravenclaw un alumno que estaba tomando jugo se transformó de golpe en el profesor Dumbledore, seguido de otro que había comido pastel de calabaza y un tercero que estaba sirviéndose salchichas. Entre las risas y el pánico colectivo, todo el colegio terminó transformado en el director del colegio, por lo que las clases se vieron canceladas y los alumnos se abocaron a sus tareas de fin de semana, exceptuando un trío de Dumbledores que aparecieron con aparejos de escalada entre las manos.

-... No…- murmuraron dos Dumbledores mirándose el uno al otro, tras lo cual, siguieron a los responsables de todo aquello hasta la torre de astronomía. Tras subirla por fuera, los tres chicos recibieron los aplausos de todos los observadores, exceptuando a dos Dumbledores que sólo querían castigarlos, algo que no pudieron hacer, pues no tenían ni idea de quienes eran, habiendo estos últimos aprovechado de cambiar las ropas de todos.

-¿Cuánto va a durar esto?- preguntó un Dumbledore pinchándose el puente de la nariz y mirando hacia el caos que lo rodeaba.

-Si es una poción multijugos, debería durar una hora.- suspiró otro Dumbledore a su lado, pero ninguno vio la risa de un grupo que se estaba estrechando las manos.

-En serio, ¿cuando va a durar, Jane?- preguntó uno de los Dumbledores más sonrientes.

-Logré encontrar un ingrediente que hace los efectos durar al menos un día.- replicó el Dumbledore de la esquina, enterrando los aparejos de escalada.

-Igual, es una lástima que nadie sepa que esto lo hicimos nosotros.- suspiró el Dumbledore del medio, pero la mirada que intercambiaron los dos Dumbledores con las sonrisas más grandes no presagiaba nada bueno. Con un simple gesto de varita, ambos hicieron aparecer una gran bandera en el aire en la que se podía leer la firma del Trío del Terror, sabiendo que los profesores no podrían hacer nada contra ellos, pues bien podía ser una manera de tratar de inculpar a los chicos. Con risas y sonrisas, los seis amigos aprovecharon del día para ponerse al día, toda angustia y molestia dejada de lado.


Hola
Lamento la tardanza, pero han sido unas semanas horribles (La U y mis compañeros son un asco)
Aquí va un capítulo nuevo con sorpresas y risas.
Saludos

MSebastián


« Regreso a las andanzas Comenta este capítulo | Ir arriba Entrenamiento de Quidditch »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.