Historia al azar: Las huellas de Khaohi
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La Sangre llama a la Sangre » Casa
La Sangre llama a la Sangre (ATP)
Por MSebastian
Escrita el Domingo 13 de Noviembre de 2016, 14:43
Actualizada el Martes 12 de Enero de 2021, 18:42
[ Más información ]

Casa

Capítulos
  1. El orfanato
  2. Lechuzas
  3. Familia
  4. Hogwarts
  5. Amistades y enemistades
  6. Los gemelos Weasley
  7. Guerra de Bromas
  8. Lecciones de vuelo
  9. Cumpleaños feliz
  10. Halloween
  11. Secretos del Director
  12. Poderosos encantamientos
  13. Navidad en familia
  14. ¿Hermano?
  15. El Bosque Prohibido
  16. El Cuarteto del Terror
  17. El Que no Debe ser Nombrado
  18. Casa
  19. Unas vacaciones movidas
  20. El niño nuevo
  21. Regreso a las andanzas
  22. El Trío del Terror
  23. Entrenamiento de Quidditch
  24. Quirrell
  25. El Troll de Halloween
  26. Harry en peligro
  27. Navidad
  28. Flamel
  29. Problemas
  30. Conociendo a Harry
  31. Pasando la trampilla
  32. El hombre con dos caras
  33. Enfermería
  34. Casa es donde el corazón está
  35. Malas noticias por lechuza
  36. Fama
  37. Golpes y peligro
  38. Nuevo profesor de defensa (Ahem, ¡inútil!)
  39. Enemigos
  40. Más secretos
  41. La advertencia
  42. Siempre Halloween
  43. La bludger loca
  44. Club de duelo
  45. De águilas y leones
  46. Banda de inútiles que no se toman nada enserio
  47. Más y más problemas
  48. Advertencias
  49. Y de vuelta al bosque
  50. La Cámara de los Secretos
  51. El Heredero de Slytherin
  52. Festín a medianoche
  53. La peor noticia del año
  54. La mejor noticia del año
  55. Las cosas no pueden empeorar
  56. Un Dementor en el Hogwarts Express
  57. Hagrid no se lo merece
  58. Tío Remus al rescate
  59. Halloween bajo las estrellas
  60. Promesas
  61. Navidades sin Remus
  62. Patronus
  63. Quidditch contra hermanos

El último día de clases, los alumnos corrían de un lado al otro del castillo, despidiéndose de sus amigos y recuperando los objetos perdidos a lo largo del año. Los únicos que no parecían dispuestos a irse y hacían de todo para alargarse más en el castillo eran los alumnos de séptimo, quienes se habían agrupado a la salida del comedor, sin querer salir.

-¿Tan terrible es?- preguntó Jane sumándose al grupo y pegándose a Greg, quien asintió con la cabeza, mientras sostenía una versión de Dumbledore llorando entre sus brazos.

-¿Puedo preguntar qué hace Dumbledore llorando entre tus brazos, Greg?- preguntó Thomas poniéndose al lado de Jane y mirando hacia Greg y Charlie con suspicacia.

-Es Tonks.- replicó Charlie, pasándole un brazo por los hombros -Pensé que se darían cuenta, lleva toda la semana imitando a todos los profesores.- agregó mientras Tonks tomaba la apariencia de la profesora Sprout.

-Tranquila, Tonks. Nos mantendremos en contacto, ¿no?- preguntó Jane, pasando la mano por sobre el cabello de la joven mientras esta volvía a adquirir su apariencia habitual.

-Prometanme que me van a escribir.- pidió la pelirosada con lágrimas en los ojos. Todos asintieron con la cabeza, demasiado emocionados por la partida de aquellos que habían funcionado como sus hermanos mayores durante todo el año.

-Será tan raro no volver el próximo año…- suspiró Charlie con una sonrisa húmeda, lamentando con todo su ser partir al extranjero. A diferencia de sus amigos, Charlie no necesitaba de los resultados de los EXTASIS para postular a cuidador de dragones y una reserva en Rumania ya lo había aceptado, al menos en entrenamiento.

-No sé qué voy a hacer si no tengo el creditaje suficiente para ingresar a la academia de aurores.- murmuró Tonks, empezando a entrar en pánico -Digo, el año pasado no me preocupaba por eso, pero, ¿qué pasa si…?- agregó la chica, pero no pudo terminar, puesto que varios brazos se enrollaron a su alrededor, tratando de tranquilizarla.

-No va a pasar nada, Tonks.- gruñó Gale -Ya vas a ver como ingresas a la Academia de Aurores sin problema.- agregó el chico con una sonrisa sincera en los labios. Los tres alumnos de séptimo se quedaron el mayor tiempo posible con sus amigos de primero, cuando finalmente llegó la hora de partir.

-Los veremos en el tren.- prometió Greg mientras él y sus amigos se dirigían hacia Hagrid quien los haría cruzar de nuevo por el lago. La mirada de Jane se perdió en el azul del cielo, pero fue bruscamente regresada a tierra por un tirón de parte de Demian, quien la arrastró hacia la locomotora roja. Todos los alumnos se instalaron en los distintos compartimentos, agrupandose por grupos de amigos, incluyendo a Jane, Demian, Thomas y Gale, quienes les guardaron un espacio a Tonks, Charlie y Greg.

-Me pregunto cómo será el que nos graduemos del colegio.- murmuró Jane mirando por la ventana mientras esperaban a que fuera la hora para irse.

-Bastante excitante, creo yo.- replicó Gale con una sonrisa de oreja a oreja.

-No pensarás lo mismo cuando estés en séptimo.- dijo una voz desde la puerta mientras Charlie y Greg ingresaban al compartimento.

-¿Y Tonks?- preguntó Jane al ver que faltaba la pelirosada. Greg apuntó hacia el baño de mujeres y se encogió de hombros, como si estuviera perdido frente a qué hacer. Jane se levantó de inmediato y se dirigió hacia el baño, donde, tras golpear suavemente y entrar, se encontró con Tonks llorando a lágrima viva. Tras consolarla, Jane la ayudó a limpiarse la cara y la ayudó a caminar hasta que llegaron a su compartimento, instalándose las dos juntas al lado de la ventana. Sin mirar a sus compañeros, Jane empezó a pedirle algunos cambios a Tonks, los cuales la metamorfomaga hacía sin inconvenientes, aprovechando de reírse junto a su pequeña amiga, a la vez que se olvidaba del resto del mundo. El camino de regreso se les hizo eterno gracias a las burlas de Jane y Tonks, las cuales se vieron multiplicadas cuando los gemelos Weasley y Lee Jordan se les sumaron a mitad de viaje. Tal como a la ida, Jane aprovechó de comprar la mayor cantidad de dulces posibles del carrito de la bruja, los cuales distribuyó entre sus amigos.

-Oye, Greg. Ya sabemos qué quieren hacer Tonks y Charlie, pero tú no nos has dicho nada.- le reclamó Demian.

-Es que aún no lo tengo muy seguro…- respondió Greg. El adolescente había esperado que aquello no saliera a colación, siendo que aún no tenía ni una mínima idea de qué iba a hacer con su vida.

-Supongo que en cuanto tenga mis calificaciones tendré que tomar una decisión.- agregó Greg encogiéndose de hombros. El silencio regresó pronto al compartimento, pero ya no era el silencio incómodo y triste de la primera mitad del viaje, sino uno más relajado, como el que se instauraba cuando los amigos ya no tenían nada que decirse.

-Irán a visitarme, ¿verdad?- preguntó Charlie al ver como el tren empezaba a ralentizar mientras entraba a la estación de King's Cross. Tras prometerle todo lo que quisiera, todos empezaron a bajar sus equipajes, aunque Greg y Charlie tuvieron que ayudar a Jane, ya que la chica seguía sin poderselo. Al bajarse del vagón, se encontraron con un comité de bienvenida gigantesco. Entre la madre y los hermanos menores de Charlie, los padres adoptivos de Greg, los padres de Tonks y las familias de Demian y Jane, el andén parecía repleto.

-¡Tío Remus!- exclamó Jane con una sonrisa, tras lo cual fue a abrazar a Rose y Jonathan, ignorando a Michael, quien sujetaba a Demian con fuerza y lo miraba por todos los ángulos.

-¿No piensas saludar a tu hermano?- preguntó Rose al oído de la pequeña, viendo como la chica miraba de reojo hacia el mayor de los dos Eames.

-No si no se disculpa primero.- replicó la niña haciendo una morisqueta y cruzándose de brazos, pero la risa de Rose a su lado la hizo desistir un poco de su posición.

-Te ha echado de menos y le ha pedido a Remus varias veces que lo lleve a tu colegio.- murmuró Rose de nuevo, tras lo cual, fue a recibir a su hijo menor mientras Jane se quedaba algo rezagada al lado de Greg.

-¿Jane?- preguntó la voz de Michael a sus espaldas.

-¿Qué quieres, Eames?- refunfuñó Jane, no queriendo dejar ver que le dolía hacerse la indiferente.

-Yo…- empezó Michael, tras lo cual, cogió una fuerte bocanada de aire -... Disculpa. No era mi intención que algo como eso nos dividiera.- murmuró el chico con una expresión de pena en la cara. Jane se tragó las lágrimas que amenazaban con escaparse de sus ojos y se lanzó a los brazos de su hermano, apretandolo con todas sus fuerzas, sin querer dejarlo.

-Aw, qué tierno.- suspiró Rose con una sonrisa.

-Algo me dice que esto fue cosa tuya…- susurró Jonathan en su oído mientras Jane y Demian le presentaban sus amigos a Michael. A pesar de que el andén parecía casi vacío, ninguna de las familias parecía dispuesta a irse y obligar a los niños a separarse.

-Hey, gente. Mis padres nos quieren invitar a todos a comer a la casa, ¿quién se anota?- dijo Greg levantando el puño al aire mientras sus padres sonreían a su lado al ver la felicidad que irradiaba el chico. De inmediato, Charlie y Tonks se sumaron, para luego confirmar con sus padres, mientras que Jane, Demian, Thomas y Gale miraban hacia sus tutores para saber la respuesta.

-Por supuesto que sí, Jane.- sonrió Remus, sabiendo cuanto se había unido la niña a sus amigos de séptimo. Tanto Demian como Thomas recibieron el consentimiento de sus padres, más Gale se vio negado el permiso debido a que sus padres no habían aceptado sus bromas escolares con tanta facilidad como los padres de Demian, Thomas y el tutor de Jane.

-Nos veremos el próximo año.- dijo Jane al ver a su compañero salir por el muro que lo llevaría al Londres Muggle. Tras recuperar sus equipajes, los padres los hicieron disminuír de tamaño de modo tal de que cupieran en los bolsillos de los chicos y por ende no tuvieran que andar cargando con el peso de un lado al otro.

*

Tras regresar de la fiesta en casa de Greg, Jane ingresó a su pieza dejando su baúl aún reducido a los pies de su cama, y lanzándose sobre esta sin siquiera desvestirse.

-Jane, tu poción.- gruñó Remus, lamentando el tener que obligar a la chica a despertarse el tiempo suficiente para tomarse una poción que le producía arcadas, pero era consciente de que la poción era preferible a las pesadillas que aquejaban a su ahijada.

-Bienvenida a casa.- susurró el hombre rozando el cabello de su ahijada con sus labios, tras lo cual, le puso una manta encima y la dejó dormir, sabiendo que los dos meses que vendrían serían bastante movidos.


« El Que no Debe ser Nombrado Comenta este capítulo | Ir arriba Unas vacaciones movidas »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.