Historia al azar: When You're Gone
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
El reloj dorado » Capítulo 37
Historia terminada El reloj dorado (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 12 de Agosto de 2016, 07:08
Actualizada el Miércoles 30 de Noviembre de 2016, 08:35
[ Más información ]

Capítulo 37

El primer sábado, Harry que se encontraba en el campo de quidditch vio con satisfacción que muchos alumnos se presentaban a las pruebas, mientras el escogía a su equipo, en las gradas Hermione, Lyall y Neville los miraban.

−¿Cómo va? −Les pregunto Draco sentándose al lado de su novia.

−De momento va. −Y le sonrió. −¿Has venido a espiar?

−Nop, he venido a pasar el tiempo contigo que es más divertido. −Y sonriéndole se pusieron a ver la selección.

Al final de la mañana, Harry tenía ya su equipo y por suerte no había tenido que escoger a ningún Weasley, había escogido a Dean, Seamus, Orión, Cassie, Katie y Demelza, todos buenos jugadores.

−Has hecho trampas. −Le grito Ron cuando Harry les dijo el equipo que había escogido.

Al escuchar eso, todos los miraron, incluso los de las gradas bajaron haber que pasaba.

−¿Por qué has dicho que he eco trampas? −Le pregunto Harry.

−Has escogido a tu novia y a las otras.

−Primero respeta a todos y segundo yo no he hecho trampas, Seamus es mejor que tu como guardián, tú has parado tres él ha parado cuatro, lo que a ti te pasa es que estas molesto porque no has entrado en el equipo.

−Se lo voy a decir a la profesora McGonagall.

−Haz lo que quieras, tengo a todos por testigo que he sido justo.

−Weasley tranquilízate. −Le dijo Katie. −Harry tiene razón el ha sido un capitán justo y ha seleccionado a los mejores.

−Tú te callas nadie te ha pedido nada.

−¡Basta ya! −Grito Harry y lo miro. −Te he dicho que respetes a todos, y segundo ves, ya sabes dónde está el despacho de la profesora, pero no me vengas con tus gritos de loca porque así no vas a solucionar nada. −Y miro al equipo. −Lo habéis hecho muy bien, ahora ir a descansar, empezaremos el lunes a entrenar os quiero aquí después de clase. −Y tras decir eso miro mal a Ron y se fue a cambiar.

Aun no entendía que había visto en el, Ron era un idiota que no sabía hacer nada bien y encima lo había llamado idiota cuando él había sido muy justo, ya hasta pasaba de él, que pensara lo que quisiera él sabía la verdad.

Por la tarde, la profesora McGonagall llamo a Harry y vio que Ron estaba allí.

−Señor Potter, el señor Weasley ha venido con unas acusaciones muy graves, dice que ha hecho trampas.

−Lo sé profesora, pero le puedo asegurar que no he hecho trampas escogiendo al nuevo equipo, Seamus que también quiere ser guardián ha cogido cuatro pelotas y Weasley solo tres.

La profesora iba a decir algo, cuando la puerta se abrió y aparecieron Orión y Katie.

−Profesora sentimos interrumpir pero queremos que sepa que Harry no ha hecho trampas. −Le dijo Katie. −Y no solo eso Weasley ha sido muy maleducado cuando le he intentado explicar que Harry había hecho un buen trabajo.

Ante eso Orión asintió y miro a la profesora. −A él le molesta no haber sido escogido, sin contar que tenemos al resto del equipo que puede asegurárselo, no solo en el campo había gente sino también en las gradas.

Con tres alumnos diciendo lo mismo, la profesora miro a Ron. −Señor Weasley comprendo que este molesto por no haber sido escogido, pero eso no justifica que acuse a su compañero de hacer trampas, así que no se repetirán las pruebas. −Y miro al resto de alumnos. −Ahora se pueden retirar.

−Si profesora. −Le dijo Harry y antes de irse, le dio un papel. −Así es como ha quedado al final el equipo.

−Gracias.

−De nada profesora. −Y despidiéndose se fue con Katie y Orión.

Una vez en el pasillo Harry miro a Ron. −Si quieres entrar en el equipo entrena mas, no vengas de llorón con la profesora, idiota. −Y tras decir eso se fue.

El resto del fin de semana, las cosas fueron muy tranquilas y el lunes después de clases, los profesores reunían a los alumnos.

−Buenas tardes. −Les saludo la profesora McGonagall. −Ahora les repartiré unos folletos con los trabajos que pueden encontrar en Londres, sé que muchos de ustedes quieren ser aurores, por desgracia ese trabajo ahora mismo está lleno, así que el auror Potter no coge a muchos, de doscientos alumnos por año, solo coge a 20 y eso fue el año pasado, este año no creo que coja ni a 10 así que a no ser que quieran mudarse a otro país o ciudad, será mejor que escojan otros estudios. −Y cuando termino de repartir los folletos les dijo: −Igual seguiremos teniendo las reuniones para hablar con todos y si aun no tienen claro que estudiar poder ayudarles a escoger lo que quieren ser y tras decir eso, ya se pueden retirar, seguro que tienen muchos deberes.

Los alumnos haciéndole caso salieron del gran comedor, Harry y los mellizos que tenían entrenamiento se fueron al campo de quidditch al llegar los demás los miraron.

−El primer entrenamiento y llegáis tarde. −Les regaño Katie.

−Lo siento. −Se disculpo Harry. −La profesora McGonagall nos ha llamado para una reunión.

−Bueno si la profesora os ha llamado no podíais decirles que no. -Le dijo. −¿Empezamos?

−Empezamos. −Y tras decir eso, durante las dos horas siguientes se dedicaron a entrenar.

Mientras el equipo entrenaba, Hermione recibía una carta de sus padres, en ella le decían que estaban muy contentos de que hubiera escogido la carrera de abogada que ellos mirarían buenas universidades.

Hermione había decidido estudiar en una universidad muggle y cuando terminara sus años de estudios ya miraría si estudiaba en la universidad mágica igual era muy joven y tenía muchos años por delante.

Y así estudiando paso el tiempo hasta que llegaron las vacaciones de invierno.

−Dora parece que tienes una sandía. −Le dijo Harry nada más verla, que fue en la fiesta que la familia hacia cada año.

Ante eso Lily lo miro. −Harry no digas eso, está embarazada.

−Bueno es que es la verdad. −Y miro a su prima. −¿A que si?

−Tía no pasa nada. −Le dijo Dora. −A veces pienso que me he comido una sandía.

−Oye que mi bebe no es una sandía. −Se quejo Bill mirándola indignado.

−Eso es porque yo soy la que llevo al bebe, no tu.

Los gemelos Weasley que no estaban muy lejos al ver a su cuñada le dijeron. −Alguien se ha comido una sandía. −Y se pusieron a reír.

Ante eso Harry miro a su madre. −Lo ves ellos piensan lo mismo que yo.

−Vaya tres. −Les dijo Lily.

James que no andaba muy lejos se acerco y tras darle un beso a Dora y otro a su mujer miro a los gemelos. −¿Qué tal vuestro negocio de bromas?

−Genial. −Le dijeron. −Tiene mucho éxito, tanto que ya tenemos unos pocos ahorros.

Al escuchar eso, todos se alegraron.

−Además tenemos al mejor banquero de todos que nos aconseja en todo.

−Sí que es el mejor de todos. −Le dijo Dora orgullosa de su marido.

−Son dos grandes empresarios. −Les dijo Bill mirando a sus hermanos.

−¿Y qué tal Percy? −Le pregunto James. −No ha venido a la fiesta.

−El está trabajando, incluso en vacaciones anda estresado. −Les dijo Charlie acercándose. −Le dijimos que se tranquilizara un poco, pero él nos cerró la puerta en las narices, dijo que el ministerio nunca cierra ni siquiera en vacaciones.

Ante eso, todos asintieron, Percy era algo raro.

Mientras ellos hablaban del raro de los hermanos Weasley, pues era muy raro que alguien se pasara las vacaciones y mas la navidad trabajando, pero bueno había mucho bicho raro en el mundo y Percy era uno de ellos.

−¿Sirius vas a estar mirándome más tiempo? −Le pregunto Draco mirándolo.

−¿Qué tal tu novia?

−¿Y para eso tantas miraditas? Está bien gracias.

−¿Y cuando te vas a casar con ella? Ya lleváis dos años juntos. −Y lo miro como si estuviera dolido. −Espero que nos avisáis.

−¿Y porque no os tendríamos que avisar? -Le pregunto sin entender.

−Porque nadie sabe nada de vuestro noviazgo, lo mantienes muy en secreto.

−No lo mantenemos en secreto, Hermione es una hermosa persona y yo no me avergüenzo de ella, solo que vosotros sois unos chismosos que siempre andáis metiendo la nariz en todos lados.

−Es verdad. −Le dijo Narcissa mirando a su primo. −Siempre lo quieres saber todo, y Draco y Hermione están muy bien, hemos comido muchas veces juntos y Hermione no solo es hermosa sino que es muy inteligente y buena persona. −Y sonrió a su hijo. −Y nosotros estamos encantados con ella. −Y miro a su marido. −¿Verdad Lucius?

−Verdad, Draco no podía haber escogido mejor.

Ante eso el chico se lo agradeció y miro a su tío. −Y con esto tienes los últimos detalles de mi relación con Hermione. ¿Algo más?

−Sí que eres muy aburrido. −Y tras decir eso se fue y mientras Draco lo miraba indignado los demás se reían.

Las vacaciones de invierno no tardaron mucho en terminar y todos volvieron a clases.

En la primera salida a Hogsmeade, Draco y los demás decidieron ir a comprar los regalos para Dora y su bebe, según lo que les había dicho Cygnus, el bebe nacería a finales de febrero y querían estar preparados.

Estaban mirando en una tienda, cuando Eileen entro, ella estaba en la clase de Astoria y eran grandes amigas.

−Draco. −La chica se acerco. −¿Qué haces?

Draco dejando de buscar el regalo para su prima y su bebe, miro a la hija de su padrino, era una niña hermosa con el cabello negro y unos hermosos ojos oscuros, era como una hermanita para él y al contrario que Severus era una niña muy dulce que nunca se metía con nadie.

−Estoy buscando el regalo para Dora y su bebe.

−¿Puedo ayudarte?

−Claro que sí. −Y así los dos siguieron buscando el regalo y tras mirar mucho escogió una cesta.

En el mostrador vio que casi todos habían escogido cestas.

−¿Eileen que le vas a regalar? −Le pregunto Orión.

−Esto. −Y le enseño una pequeña cesta con ropita de bebe. −¿Te gusta?

−Me gusta mucho. −Y le sonrió.

Cuando estaban pagando entro Severus.

Eileen al ver a su padre, se acerco con su cesta. −Es para Dora y su bebe, ¿Qué te parece?

El hombre tras mirarla le sonrió. −Está muy bien. −Y mirando a los demás, vio que casi todos habían escogido una cesta. −¿Cuántas cestas vais a regalarles?

−Todas. −Le dijo Draco y una vez termino de pagar se la dio. −¿Se la puedes llevar?

−Sí que se la puedo llevar. −Y miro a su hija. −¿Eileen quieres que se la lleve?

−Si papa gracias.

−De nada. −Y cogiendo todas las cestas como pudo se fue.

En su casa Bill y Dora estaban descansando, cuando tocaron a la puerta.

−Ya voy yo, haber quien puede ser. −Y levantándose se fue a abrir la puerta, al ver todas las cestas tuvo que hacer un gran esfuerzo por no reírse. −Pasa.



« Capítulo 36 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 38 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.