Historia al azar: Te encontraré.
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
El reloj dorado » Capítulo 35
Historia terminada El reloj dorado (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 12 de Agosto de 2016, 07:08
Actualizada el Miércoles 30 de Noviembre de 2016, 08:35
[ Más información ]

Capítulo 35

Unas horas más tarde, Charlus, Remus, James y Arthur llegaban a la escuela, donde vieron que Lyall, Harry y Ron estaban en el despacho del director.

−Buenas tardes señores. −Les saludo Dumbledore.

−Buenas tardes, Albus. −Le saludo Charlus y miro a su nieto y al chico que consideraba otro nieto. −¿Qué ha pasado?

−Es culpa de Weasley. −Le dijo Harry intentando hablar educadamente aunque solo le quería llamar mono. −Desde que hemos salido de clases Ron no paraba de meterse con Lyall solo porque el señor Greengrass no le deja ver a Daphne, le ha pedido muchas veces que lo dejara pero no le ha hecho caso y le ha pegado un puñetazo entonces él le ha llamado salvaje y que era por eso que nadie lo quiere y entonces le he pagado yo.

Ante eso Charlus miro a Arthur. −No sé como educas a tus hijos pero no voy a permitir que nadie insulte a mi nieto, y eso de salvajes seguro que se lo has enseñado tú porque ellos son mestizos. −Y miro a Albus. −Aceptaremos el castigo que más convenga. −Y miro a James. −¿Verdad?

−Verdad, pero no voy a permitir que castigue solo a Lyall y a Harry, al fin y al cabo todo lo ha empezado Ron.

−En esta escuela no se acepta ese tipo de comportamiento, así que no los expulsare pero sí que estarán castigados una semana. −Y miro a sus alumnos. −Espero que no haya próxima vez.

−No señor. −Le dijo Harry.

−Aceptamos el castigo. −Le dijo Remus y miro a Lyall. −¿Verdad?

−Lo acepto, pero espero que Weasley no se meta donde no le llaman, yo no me meto con el así que espero lo mismo.

−En eso tiene razón Lyall nosotros nunca le decimos nada es el siempre. −Le dijo Harry.

Ante eso Dumbledore miro a Ron. −Señor Weasley, la escuela es de todos y como ellos le dejan en paz, usted también tiene que hacer lo mismo, ¿entendido?

−Entendido. −Aunque lo dijo de mala gana.

−Eso espero.

−Una última cosa. −Le dijo Charlus a Ron. −El ministerio no está para tus quejas, si tienes alguna queja con mi nieto dímelo a mí. −Y miro a Harry y a Lyall. −Ahora iros seguro que tenéis deberes que hacer.

−Si abuelo, y siento que haya pasado esto. −Y despidiéndose de su abuelo y su tío miro a su padre. −Papa no volverá a pasar.

−Espero que no, no me gustaría que te quitaran del equipo de quidditch se cuanto te gusta.

−Si papa, nos vemos pronto.

James asintiendo le sonrió y viendo como se iba miro a Dumbledore. −Espero que no nos tengas que volver a llamar.

−Seguro que no como las veces que tuve que llamar a tu padre por ti. −Y le sonrió.

−Eso lo esperamos todos. −Y miro a su padre y a su amigo. −¿Nos vamos?

−Sí. −Y despidiéndose de Dumbledore se fueron.

Al llegar a Londres, James le explicaba a Lily lo que había pasado.

−Esos Weasley solo hablan de más. −Le dijo su pelirroja. −Si usaran el cerebro que tienen tanto como usan la lengua para decir tantas tonterías seguro que serían ricos.

−Seguro, ya Harry me ha dicho que no lo volverá a hacer.

−Seguro que te hace caso y aunque no me gusta que se pelee con sus compañeros esta vez no le diré nada, al fin y al cabo solo está defendiendo a Lyall.

−Es lo que ha hecho, espero que no hayan mas peleas, tampoco me gusta ver a Harry peleándose.

−A nadie le gusta. −Y dándole un beso le dijo: −Voy a ver a Dorea estaba jugando con sus muñecas.

−Ves yo me iré a dar un baño relajante.

−Entonces nos vemos luego. −Y sonriéndole se fue con su hija, mientras su marido se iba a su habitación.

Al día siguiente, después de desayunar Orión se fue a hablar con sus conocidos que llevaban los clubs mágicos.

−Lo siento señor Black, no podemos echar a Greengrass, tenemos una política de puertas abiertas para todo el mundo y aunque sus ideas estén anticuadas se aceptan.

−Entonces me voy yo. −Le dijo Orión. −No voy a estar en un sitio donde se acepta que se hablen mal de los mestizos. −Y tras decir eso se fue bastante enfadado.

Al final del día Orión había conseguido que cuatro clubs echaran a Greengrass, ellos estaban de acuerdo con las ideas del hombre no podían seguir viviendo en el siglo pasado sin contar que sabía que si Black se iban, muchos clientes se irían.

Mientras Orión iba de club en club, en hogwarts Harry le explicaba a Draco y los demás lo que había ocurrido la noche anterior.

−Así que el idiota ese quería que echaran a mi abuelo de ser jefe de los aurores.

Ante eso Draco lo miro parpadeando. −¿Me estás diciendo que Ron quería enviar un mensaje al wizarmon para que echaran a tu abuelo, por una discusión de escuela?

−Es lo que te estoy diciendo. −Le dijo Harry. −Y claro ya conoces a mi abuelo, no le hizo mucha gracia que un idiota como ese tratara de importunarlo en su trabajo.

−Es normal, los aurores son cosa seria y ese es un idiota descerebrado.

−Si bueno, el abuelo ya le dejo las cosas claras, igual ahora estaré una semana castigado.

Y tras decir eso Angelina se acerco. −Harry.

El chico miro a su capitana y supo porque se había acercado. −Lo siento Angelina, en cuanto termine el castigo iré a entrenar.

−Eso espero, y que no te vuelvan a castigar ya tengo suficiente con los gemelos para que ahora castiguen a alguien más. −Y tras mirarlo una última vez se fue.

Cuando su capitana se hubo ido, Draco miro a su primo. −Creo que lo de tu capitana ha sido peor que lo de Dumbledore.

−Y que lo jures, después de la última clase tengo que presentarme con el profesor Black y seguro que tengo que limpiar mil calderos.

−Seguro, ahora tenemos que ir a clases.

−Sí. −Y mientras Harry seguía quejándose de los calderos que tendría que limpiar al terminar las clases, los demás se iban riendo.

Al final del día como Harry predijo, Regulus les pidió a los tres que limpiaran los calderos que se habían utilizado durante las clases, sin varita, así que con paños, agua y jabón se pusieron a lavarlos durante las siguientes horas.

Cuando Harry y Lyall terminaron de limpiar se fueron a la sala de gryffindor a hacer sus deberes.

Unos días más tarde, Orión salía de una reunión en el ministerio con Abraxas cuando se encontraron con el señor Greengrass.

−¿Por qué me ha echado de los clubs?

Orión lo miro.− Primero buenas tardes, y segundo no le he echado, ellos prefieren tenerme a mí que a usted, les di a elegir, a muchos no les gusta que no acepta a los mestizos, y antes de que hable de mas, recuerde que yo tengo a mestizos en mi familia.

Y antes de que Greengrass pudiera decir algo, Dora se acerco corriendo. −Tío Orión. −Y lo abrazo fuerte.

−Dora. −El hombre le dio un beso en la frente. −¿Qué tal va todo?

−Genial tío. −Y saludo a Abraxas. −Tío Abraxas.

El hombre le sonrió y miro a Greengrass. −Cambie su actitud, hacia los mestizos ellos también tienen derecho a vivir entre nosotros, ya los hemos quitado de los negocios y ahora de algunos clubs, si sigue así quedara peor de lo que está ahora.

−Y con esto dicho, tengo cosas más importantes que hablar contigo. −Le dijo Abraxas y miro a Dora. −¿Quieres unas castañas?

−Si gracias.

−Pues a por castañas. −Y así los tres se fueron mientras Greengrass se quedaba maldiciendo apenas le habían dejado hablar y encima muchos los habían escuchado decir que no aceptaba a los mestizos.

El tiempo fue pasando y mientras para algunos las cosas iban bien, como Dora que antes de que se cumpliera un año de su matrimonio con Bill descubrió que estaba embarazada y eso alegro a todos, otros como Ron no es que estuviera muy contento con su relación con Lavender, solo la aguantaba porque sabía que si la dejaba se terminaría el dinero.

Poco antes de que las vacaciones de verano empezaran, los de quinto tuvieron sus TIMO y Hermione estaba muy nerviosa.

Un día mientras esperaban a que les sirvieran la comida, Draco y Hermione se encontraban hablando.

−Herms tranquilízate. −Le dijo Draco frotándole los brazos. −Poniéndote más nerviosa no harás que los exámenes seas más sencillos al contrario, es entonces cuando no te saldrán.

−Lo sé, pero eso es parte del futuro, ¿y si me sale algo mal? Entonces no podre estudiar lo que quiero.

Ante eso su novio la miro interesado. −¿Y qué quieres estudiar?

Hermione entonces le cogió de las mejillas y estirándoselas le dijo: −No me hagas preguntas tan difíciles ahora, que no ves que estoy estresada con mis exámenes.

Al escuchar eso Draco se rio y cogiéndole de las manos le dijo: −Haremos esto, primero nos sacaremos de encima los TIMO y cuando estés más tranquila entonces pensaremos en el siguiente punto que es lo que quieres estudiar cuando terminemos aquí, ¿entendido?

La leona mirándolo un momento asintió al final. −Está bien. −Y lo abrazo. −¿Porque teníamos que hacer exámenes tan complicado ahora?

−Ni idea. −Y sin dejar de abrazo a su novia, vio que Harry se acercaba. −¿Harry que tal?

−Muy bien. −Y le sonrió. −Estoy muy tranquilo.

Ante eso, Hermione separándose de Draco lo miro. −¿Ya sabes lo que vas a estudiar una vez terminemos?

−En un principio quise ser auror, como mi padre y mi abuelo, pero en pascua hable con ellos, y me dijeron que no es un trabajo del otro mundo, es muy tranquilo apenas hay criminales y ya hay muchos alumnos en la academia que aunque no les gusta, la mitad de los estudiantes tendrán que buscar trabajo de auror en otro país.

−Vaya, eso sí que es un problema.

−Lo es, así que no voy a ser auror.

−¿Jugador de quidditch? −Le pregunto Draco que le había pasado un brazo por los hombros a Hermione.

−No, me gusta el quidditch pero no para pasarme toda la vida jugándolo, aunque aun no estoy seguro puede que me dedique a la informática, me gustan los juegos y cosas así.

−Es un buen trabajo, pero también tienes las empresas de tu familia, las llevan vuestros abogados, ¿verdad?

−Verdad, pero eso lo quiere hacer Charlus, el ya le ha dicho a mi padre y a mi abuelo que él se ocupara de las empresas familiares y ellos están encantados, y yo no me veo sentado detrás de una mesa de juntas todo el día.

−Lo de los ordenadores es interesante. −Le dijo Hermione mirando a su mejor amigo. −Es un trabajo con futuro, además el señor Alphard también ha traído muchas cosas.

−Por eso. −Le dijo Harry sonriéndole. −Ya lo tengo decidido estudiare informática en la escuela y luego diseño, se que son muchos años pero es lo que quiero hacer y por suerte no tengo que trabajar.

−Eso es cierto, tu familia se puede permitir pagarte los cursos en la universidad. −Le dijo Hermione.



« Capítulo 34 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 36 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.