Historia al azar: 100% Sirius = 0% estúpidos.
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
El reloj dorado » Capítulo 32
Historia terminada El reloj dorado (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 12 de Agosto de 2016, 07:08
Actualizada el Miércoles 30 de Noviembre de 2016, 08:35
[ Más información ]

Capítulo 32

Al llegar a la estación los Malfoy se encontraron con los Weasley y los rubios mirándolos mal se fueron a dejar las cosas de Draco en el tren.

−Papa, ¿por qué nada más entrar nos lo tenemos que encontrar? −Y lo miro. −¿Has hecho mal? Eso se llama karma.

Ante eso Lucius lo miro. −Te entiendo perfectamente, el karma nos está diciendo que tenemos que ser mas buenos.

−¿Con ellos? Ni loco.

−Entonces el karma seguirá atacándonos.

−Seguro. −Y riéndose metieron las cosas en el tren, a Draco le encantaba esa relación que tenia con su padre, no tenía nada que ver con la que él había tenido en el otro lado, era un buen padre afectuoso y lo mejor de todo es que todos lo respetaban y no hablaban a sus espaldas.

−Lucius, Draco. −Sirius que llevaba las cosas de sus hijos se acerco. −¿Qué tal todo?

−Mal. −Draco lo miro. −Nos hemos encontrado a los Weasley.

−Eso es el karma.

−Lo sabemos, pero seguiremos igual.

−Ya se cansara.

−Seguro, ¿te ayudamos?

−Si gracias. −Y entre los tres ordenaron bien las cosas en vagón de equipajes, cuando terminaron Sirius miro a Lucius. −¿Se lo has dicho?

−Aun no. −Y miro a Draco. −Hijo este año habrá el torneo de los tres magos en hogwarts, según nos han dicho será a partir de los 17 años, y no habrá quidditch.

Ante eso el chico los miro. −Yo quería jugar.

−Si bueno el año que viene podrás jugar y seguro que ya te harán capitán.

−Es lo que quiero, espero que el año que viene no hayan cosas raras.

−¿Cosas raras? −Le pregunto Sirius.

−Todo lo que sea quitarme el quidditch es cosa rara.

Ante eso los adultos asintieron.

−Ya verás como el año que viene no habrán más cosas raras. −Le dijo Sirius riéndose. −Ahora vamos que hay más gente que quiere ordenar sus cosas.

−Sí. −Y dejando atrás el vagón se fueron con los demás.

Un rato más tarde los chicos se despedían y subían al tren, una vez se puso en marcha, todos se pusieron con sus juegos aunque ya hacía casi cuatro años que tenían la videoconsola había tantos juegos que aun no se habían cansado sin contar que Alphard cada año ponía una actualización nueva, con mas juegos y otras cosas.

−¿Herms a que juegas? −Le pregunto Draco que estaba sentado a su lado.

−Aun juego nuevo, es de una ciudad que ha perdido todos sus edificios y los tienes que encontrar y tienes que enfrentarte a monstruos. −Y se lo enseño. −Estoy en la primera ciudad, y como ves la ciudad ahora es solo una explanada verde.

−Mola, yo quiero jugar.

−Claro. −Y diciéndole el nombre vio como lo encontraba y colocándolo en el escritorio para no tener que buscarlo entre los cientos de juegos que había se puso a jugar.

Unas horas más tarde, Hermione sacaba su tarta de frutas, esa tarta se había vuelto tan popular que su madre siempre hacia una encantada.

Una vez Draco corto la tarta con un cuchillo los fue repartiendo y al terminar volvieron a sus juegos.

Al llegar a hogwarts, el profesor Dumbledore les hablo a sus alumnos del torneo de los tres magos y que ese año no habría quidditch, muchos al escuchar eso se molestaron pues según el director solo los que tenían 17 años podían participar.

Después de las palabras del director de la escuela ya empezó la fiesta y pronto todos estaban cenando.

Mientras cenaban, Draco no dejaba de darle vueltas a algo, recordaba que Hermione había ido al baile con Krum eso no lo podía permitir, no podía dejar que un búlgaro sin cerebro le quitara la oportunidad de bailar con ella.

−¿Draco todo bien? −Le pregunto Theo. −Llevas con el mismo trozo de pollo desde hace un buen rato.

El chico saliendo de su trance lo miro. −Todo bien, pensando que este año nos quedamos sin quidditch.

−Bueno el año que viene seguro que vuelve.

−Eso espero. −Y soltando el trozo de pollo se lleno el plato de patatas asadas con queso.

Mientras los slytherin cenaban tranquilos, en la mesa de los gryffindor Harry no tenía la misma suerte, dejando el tenedor miro a Ron.

−Si tienes algo que decirme hazlo, sino déjame en paz, estoy intentando cenar y tu no me dejas, eres realmente molesto.

Ron iba a decir algo cuando se dio cuenta de que lo miraban, girándose vio a sus hermanos.

−Ni se te ocurra molestarlo. −Le dijo Fred que hacía mucho tiempo que había perdido la paciencia con ellos. −Harry ni su familia tienen la culpa de que Bill no os invitara a su boda así que no molestéis, por Merlín sois como garrapatas molestando todo el tiempo. −Y tras decir eso volvió a su plato.

Al día siguiente, nada más empezar las clases por la escuela ya corría los mismos cuchicheos de lo que Fred le había dicho a su hermano.

Charlus que salía de una clase no se dio cuenta de que alguien iba justo pasando y se choco con él.

El pequeño Potter al verlo se disculpo. −Discúlpame tendría que haber mirado mejor.

−Maldito slytherin, encima un Potter asqueroso. -Se quejo Ron, Charlus se había chocado con él.

−Oye espera, yo ya me he disculpado contigo. −Le dijo Charlus. −Así que no tienes que hablar así, además yo no soy el único que ha cometido un error, estas pasando justo delante de una puerta es normal que la gente salga.

−No me vengas con esas estupideces, te has chocado y encima esperas que me disculpe ni lo sueñes. −Y lo apunto con la varita.

−Weasley espero que bajes esa varita inmediatamente, sino quieres quedarte sin dientes. −Escucho que decían.

Charlus al ver a su hermano respiro tranquilo. −Harry se ha vuelto loco.

−¿Qué ha pasado? −Le pregunto mientras recogía las cosas de su hermano.

−Me he chocado con él y me he disculpado, pero entonces me ha llamado asqueroso y que no se piensa disculparse, es cosa de los dos.

Harry dándole los libros asintió. −No te preocupes los sin cerebro se quedan así para siempre, ahora ves, si salías tan rápido es que tenias algo que hacer.

−Es verdad, ya me había olvidado, he quedado con mis amigos para ir a jugar al futbol. −Y le sonrió. −Han traído una pelota.

−Pues ves.

−Sí, gracias. −Y despidiéndose se fue corriendo.

Una vez que Harry y Ron se quedaron a solas, el moreno lo miro. −No te lo diré de nuevo, ni se te ocurra hacer de matón con mi hermano, el problema que tiene tu familia es contra los adultos no con un niño de doce años y no voy a permitir que le hagáis daño.

−Siempre haciéndote el héroe Potter. −Le dijo Ron mirándolo con asco. −Tú eres igual que los demás de tu familia.

−Prefiero ser un héroe que un garrapata que solo busca aprovecharse de los demás, y si ya has terminado tengo que irme, al contrario que tu yo sí que tengo una vida. −Y sin decir nada más se fue, no tenía ni ganas ni tiempo para seguir hablando con él.

Por suerte durante las siguientes semanas las cosas estuvieron mejor, era porque a Ron le había entrado en su cabeza que era mejor no meterse con Harry o porque los búlgaros y las francesas ya habían llegado fuera lo que fuera no molestaba, Harry que ya sabía de qué iba todo eso no tenía mucho interés, además ese año estaba seguro que su nombre no saldría de la copa.

Como paso la otra vez, los nombres que salieron de la copa, fueron el de Krum, el de Fleur y el de Cedric, Harry ya tenía un ganador y esa era el de su compañero tejón, Cedric había sido un héroe en el otro lado, no solo había muerto en manos de Petegrew sino que había sido un competidor justo, así que esperaba de todo corazón que ganara.

Después de la selección, Draco se acerco a Harry. −¿Como estas?

−Perfecto. −Y lo miro. −¿Y tú?

−Se que este año no seré un hurón.

Ante eso Harry se rio. −Es verdad, me había olvidado completamente, ya no podremos llamarte hurón.

−No gracias, espero que esta vez hagas un mejor papel en la fiesta de navidad, la otra vez ya escuche los rumores, fuiste el único de los campeones que no bailaste.

−Este año ya estoy concienciado, además esta vez ya sé bailar, he bailado muchas veces, gracias a mi madre y mis abuelos que me enseñaron. −Y le sonrió. −Y ya se con quien voy a ir.

−¿Con Cassie?

−Sí, ella es con quien quiero ir, la otra vez no pude ir con quien quise.

−¿Y quién era?

−Con Cho.

−¿La novia de Diggori?

−Sí, ¿tú con quien fuiste la otra vez?

−Con Pansy.

−¿Pansy? −Y lo miro extrañado. −¿Pero ella no está con Blaise?

−Ellos se hicieron novios mas tarde. −Y vio que Hermione se acercaba. −Este año iré con ella.

−Lo sé, por eso ni te lo pregunto. −Y miro a su amiga. −¿Ya vamos a cenar?

−Aun no, Skeeter aun esta con las entrevistas a los seleccionados. −Y miro a Draco. −¿Vienes a estudiar?

−Sí que voy. −Y miro a Harry. −De la que te has librado.

−Y que lo jures. −Y riéndose se fue.

Hermione miro extrañada a Draco. −¿Qué ha sido esa?

−Nada que aquí mi primo le da miedo los periodistas como Skeeter.

−Esa mujer da mucho miedo.

−Sí que lo da, ¿vamos a estudiar?

−Sí. −Y así los dos tortolitos se fueron a estudiar a la biblioteca.

En la primera prueba, los aurores se presentaron y Fudge al verlos se sorprendió.

−¿Qué hacéis aquí?

−¿Qué hacemos aquí? Comprobar que los dragones no se coman a los alumnos. −Le dijo Charlus y miro a sus aurores. −Separaros y comprobar que todo vaya bien.

−Sí señor. −Y haciendo caso a su jefe se fueron.

Charlus mirando mal a Fudge le dijo: −Orión está esperando a que la cagues para cortarte la cabeza y enseñarla en el wizarmon. −Y tras decir eso se fue con sus nietos.

Harry al ver a su abuelo se sorprendió y mucho más los alumnos, pocos habían visto a un auror y mucho menos al jefe de los aurores.

−Abuelo. −Harry le saludo. −¿Qué haces por aquí?



« Capítulo 31 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 33 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.