Historia al azar: susurro descuidado
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
El reloj dorado » Capítulo 30
Historia terminada El reloj dorado (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 12 de Agosto de 2016, 07:08
Actualizada el Miércoles 30 de Noviembre de 2016, 08:35
[ Más información ]

Capítulo 30

Ante eso la mujer los miro. −No habíamos puesto ninguno. −Y le sonrió. −Tuvimos razón al poner que lo de la lista solo fuera comprado por los adultos que los niños escogieran sus regalos.

−Sí que fue una buena idea, ¿Cuándo se abrirán los regalos?

−Dora y Bill quieren esperar una semana antes de la boda para terminar de adornar su casa, los muebles grandes ya se están colocando pero lo demás como os digo una semana antes.

−Entonces esperaremos, nosotros ya nos vamos. −Le dijo James.

−Nos vemos, y gracias.

−De nada. −Y despidiéndose se fueron.

Una vez Andrómeda se quedo a solas se puso a mirar las etiquetas de los regalos y apuntar los nombres en su lista para no olvidarse de quienes ya habían enviado sus regalos.

Una semana antes de la boda, los novios ya tenían todos los regalos, así que con la ayuda de todos los fueron abriendo, mientras Andrómeda lo apuntaba en su lista.

Dora que estaba abriendo el regalo de Hermione y Draco al ver lo que era llamo a su prometido. −Mira Bill.

El chico dejando otro regalo al ver el regalo que le enseñaba su prometida sonrió. −Es un reloj hermoso. −Y cogiéndolo lo dejo encima de la chimenea. −Aquí queda muy bien. −Y miro a los demás. −¿Qué os parece?

−Que queda muy bien. −Le dijo Cygnus mirándolo.

−Sí que queda bien. −Les dijo Dora y sonriendo a Bill siguieron mirando los regalos, una vez todos estuvieron abiertos y puestos en sus sitios les daban las gracias. −Gracias por venir a ayudarnos.

−De nada. −Les dijo Tedd. −Ya solo queda una semana para la boda, ¿lo tenéis todo?

−Lo tenemos todo. −Le dijo su hija. −Solo falta que los chicos lleguen.

−Ya mañana vuelven de la escuela, así que pronto tendréis a vuestros invitados.

−Estupendo. −Y le sonrió.

Al día siguiente en la estación una vez los alumnos llegaron y saludaron a sus padres se fueron cada uno a su casa.

Aunque en la otra realidad, Peter había dado muchos problemas a todos sobre todo a Remus y a Sirius esta vez no había aparecido en escena así que Harry tuvo un año tranquilo, la única preocupación que tuvo fue haber quien ganaba el quidditch y la copa de las casas.

Al día siguiente, despertaron temprano a Draco.

−Draco despierta. −Le despertó su madre.

−Mama, es muy pronto. -Se quejo el chico escondiendo la cabeza debajo de su almohada.

−Lo sé hijo, pero hay muchas cosas que hacer, tenemos que ir al callejón diagon a comprar tu traje para la boda de tu prima.

Ante eso Draco que sabía que era importante saco la cabeza la miro. −Está bien. −Y restregándose los ojos entro en el cuarto de baño.

−Draco te esperare con un café cargado.

−Si gracias.

−De nada. −A Narcisa no le gustaba darle mucho café a su hijo al fin y al cabo aun era muy joven, pero ese día tenían que hacer muchas cosas y sabía que si no le daba café no aguantaría hasta el final.

Un rato más tarde, Draco y Narcisa estaban en el callejón diagon en una tienda de túnicas de gala.

−Mama me gusta esta. −Le dijo Draco.

La mujer mirándolo bien asintió, era de color negro con una pajarita blanca. −A mí también me gusta. −Y miro a la sastre. −Esta.

−Si señora Malfoy. −Y se fue a prepararla.

Mientras esperaban, Harry y Lily entraron en la tienda.

−Hola tía. −Le saludo Harry y le dio un beso en la mejilla.

−Hola Harry, ¿Qué tal?

−Con mucho sueño. −Y bostezo. −Disculpa. −Y miro a Draco. −Me he despertado súper pronto.

−Me ha pasado lo mismo.

−Harry me gusta esta. −Le dijo su madre enseñándole una túnica muy elegante. −¿Qué te parece?

El chico mirándola bien asintió, era igual a la de Draco, la verdad es que allí todo era igual. −Me gusta.

−Entonces ves a probártela.

−Sí. −Y cogiéndola se metió en un vestidor.

−Me gustan más los esmóquines. −Le dijo Lily a Narcisa. −Hay más variedad.

−La verdad es que si. −Le dijo la mujer.

Cinco minutos más tarde, Harry salía y les enseñaba el modelo. −¿Voy bien?

Lily acercándose lo miro bien y asintió. −Te queda muy bien. −Y miro a la sastre que estaba cobrando a los Malfoy. −Nos quedamos con esta.

La mujer mirándola asintió. −Le queda muy bien, cinco minutos por favor.

−No hay prisas. −Y miro a su hijo. −Ves a cambiarte, ahora tenemos que ir a comprar unas ultimas cosas, tus abuelos están con tus zapatos y con eso ya lo tenemos todo.

−Bien.− Y entrando en el probador de nuevo se puso su ropa y salió con el traje bien colocado para que no se estropeara. −Aquí tiene. −Y se la dio a la sastre.

−Gracias. −Y se fue a prepararlo.

Una vez terminaron de pagar, los Potter se despidieron de los Malfoy y se fueron a seguir con sus recados, al final del día ya tenían todo para la boda.

El día de la boda amaneció soleado, la familia se despertó temprano y tras desayunar ya se fueron a preparar, a media mañana ya estaban en el jardín en el que se celebraría la boda.

Draco que estaba hablando con sus primos al ver a Hermione que llevaba un hermoso vestido rojo no supo que decir.

−Draco despierta. −Le dijo Orión divertido. −Siempre te pasa lo mismo con Hermione, se acerca así que espera que le saludes y no te quedes congelado.

−Tienes razón. −Y despertándose sonrió a Hemrione. −Buenos días Hermione, estas hermosa.

La chica le sonrió. −Gracias, tu también estas muy bien.

−Gracias, ¿vamos a sentarnos? Ya no tardara mucho en empezar.

−Sí. −Y así la parejita se iba a sentar, mientras los demás los miraban divertidos.

No mucho tiempo más tarde la boda empezaba y más de una se le escapo unas lagrimas, Dora estaba realmente hermosa y Bill llevaba un traje muy elegante.

Cuando el juez mágico les dijo que ya eran marido y mujer y tras el beso del nuevo matrimonio todos se acercaron aplaudiendo y felicitándolos.

Tras muchas felicitaciones empezó el banquete.

−Draco como primo de la novia estas en la mesa del principio. −Le dijo su madre y miro Hermione. −Herms estas en aquella mesa. −Y le enseño una mesa del medio. −Estas con otros chicos de tu edad, Blaise, Theo, Pansy, Daphne y Astoria.

−Gracias señora Malfoy.

La mujer le sonrió. −De nada. −Y miro a su hijo. −Draco no te retrases.

−No mama, no tardo. −Y miro a Hermione. −Cuando terminemos de comer espero que bailes conmigo.

−Lo hare, aunque ya te aviso que aun no he mejorado.

−No importa, ven que te acompaño. −Y tras dejar a Hermione en su mesa se fue a la suya, donde lo esperaban sus primos.

Unas horas más tarde, ya empezó el baile y tras el baile de los novios los demás fueron entrando y Draco no perdió la oportunidad de coger a Hermione y llevársela a bailar.

Por la noche, cuando hacia muchas horas que el sol se había ocultado, por fin los novios se iban a su luna de miel.

Hermione miro a Draco. −¿Dónde se van?

−Creo que de crucero, mi abuelo y la tía de Bill, la señora Muriel les han regalado el viaje.

−Es un crucero alrededor del mundo. −Le dijo Sirius que no estaba muy lejos. −El viaje durara seis semanas.

−Eso sí que es una señora luna de miel. −Les dijo Harry que los había escuchado.

Sirius asintió. −Sí que lo es, ahora que ya los novios se han ido, no os alejéis mucho que Andrómeda y las demás darán los regalos de los novios.

−No nos alejaremos. −Le dijo Draco.

−Mejor no estaría bien que os buscaran.− Y sonriéndoles se fue con sus amigos.

Cuando al final los novios se fueron, como les dijo Sirius las mujeres les pidieron que se pusieran en cuatro colas diferentes, chicas, chicos, mujeres y hombres.

Hermione poniéndose en su cola no tardo mucho en recibir una pequeña bolsa.

−Gracias por venir este día. −Le dijo la madre de la novia.

La niña le sonrió. −Gracias a vosotros por invitarme me lo he pasado realmente bien y los novios estaban muy guapos.

−Gracias.

−De nada. −Y saliendo de la cola se fue a sentar en una de las mesas para abrir su regalo.

Al ver lo que había sonrió, había una pequeña caja de cristal en forma de corazón el nombre de los novios y dentro habían caramelos en forma de corazón y también había una pequeña caja de madera perfumada.

−Herms. −Su madre acercándose se sentó a su lado. −¿Qué hay en tu regalo?

−Una caja en forma de corazón con caramelos y una caja de madera. −Y se la acerco a la nariz. −¿A que huele bien?

Jane oliéndola asintió. −Huele muy bien, vamos a ver que me han dado a mí.

−Sí. −Y viendo como su madre abría su regalo sonrió, dentro había una caja de madera con un enrejado en forma de corazón y unos bombones y unas figuritas de los novios.

−Están muy bien. −Y cogiendo un bombón se lo dio a su hija. −¿Verdad?

−Verdad. −Y se lo comió feliz.

−Gracias a todos por venir. −Les dijo Cygnus. −Espero que hayan firmado en el libro sino aun lo pueden hacer.

Jane que estaba aplaudiendo con los demás, miro a su hija. −Ahora buscaremos a tu padre y ya nos iremos a casa, ya se está haciendo muy tarde.

−Si mama. −Y guardando bien sus regalos para que no se perdieran se fue con su madre.

Por suerte a George no tardaron mucho en encontrarlo, estaba con James y los demás.

−Papa, mama dice que ya nos vamos.

El hombre asintió. −Sí que ya se está haciendo tarde, ¿te lo has pasado bien?

−Mucho.

−Ha sido muy divertido. −Y miro a sus amigos. −Nos vemos pronto.

−Sí.

Los Granger se despidieron y como ya habían firmado en el libro se fueron a despedir de Andrómeda y los demás, antes de irse la mujer le dio una bolsa. −Esto es para toda la familia.



« Capítulo 29 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 31 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.