Historia al azar: She will be loved
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
El reloj dorado » Capítulo 03
Historia terminada El reloj dorado (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 12 de Agosto de 2016, 07:08
Actualizada el Miércoles 30 de Noviembre de 2016, 08:35
[ Más información ]

Capítulo 03

−Lo sé, pero no es lo mismo un padre que un hermano gemelo, los gemelos están enlazados de diferente manera, son la mitad de una sola alma, y George ha perdido esa mitad. −Y miro a Luna. −En la biblioteca esta la información que ya hemos reunido, ¿puedes seguir? Me gustaría darme un baño y comer algo, hace horas que no como nada.

−Claro que sí. −Y pasando al lado de los slytherin miro a Theo. −Hola Theodore. −Y se fue con sus acostumbrados saltitos.

Cuando la rubia se hubo perdido a lo lejos, los slytherin miraron a Theo.

−¿Qué ha sido eso?

−Nos conocemos de la biblioteca, voy a pedirle a los elfos que preparen algo de comer, que tengo hambre.

−Ya sabes dónde está la cocina. −Le dijo Draco.

−Si gracias. −Y se fue.

Mientras Theo se iba a la cocina, Hermione subió a la parte de arriba y metiéndose en el primer cuarto de baño que encontró, abrió los grifos y cuando la bañera estuvo llena se metió.

Un rato después, Hermione terminaba y cogiendo unas toallas que allí había se seco bien y viendo que había un albornoz se lo puso y sonrió, ahora se sentía como nueva.

Al salir del baño se encontró a Draco que se estaba quitando la camisa.

−Malfoy. −Grito la chica.

Draco que no se había dado cuenta de la presencia de la chica, se giro y al ver a leona con su albornoz parpadeo un par de veces.

−¿Granger qué haces aquí?

−No, que haces tú aquí, ¿Qué no has visto mi bolsa? −Y le enseño la bolsa que había a un lado de la gran habitación. −Con la cantidad de habitaciones que hay aquí, ¿no has podido entrar en otro cuarto?

Ante eso, Draco no supo si reírse o enfadarse. −Granger.

−Malfoy.

−¿Sabes donde estas?

−En tu casa. −Y frunció el ceño. −No hagas preguntas tan sencillas que hasta un niño de tres años respondería.

−No, Granger, es mi habitación. −Y le sonrió. −Y lo que llevas puesto es mi albornoz.

−No.

−Si, Granger. −Y acercándose le dijo: −Si querías usar mis cosas, no tendrías que haber sido tan evidente, yo te las presto encantando.

Ante eso, la leona frunció más el ceño. −¿Quién eres tú y que le has hecho a Malfoy? Qué hay de los leones y todo eso.

−Eso es historia. −Le dijo Draco y quitándose los zapatos y los calcetines, entro en el baño y acercándose a la bañera abrió los grifos y vio que Hermione aun lo seguía mirando. −¿Vas a estar mirando cómo me baño? Si quieres puedes entrar, hay espacio para dos.

−Malfoy apestas. −Y cerrando la puerta en sus narices se acerco a su mochila y al ver que no tenía ropa limpia, gruño, ahora recordaba que la había dejado en casa de los Weasley, que mala suerte la suya.

−¿Granger problemas? −Le pregunto Draco que había abierto la puerta y la miraba divertido.

−Si Malfoy, no tengo ropa limpia.

−No pasa nada. −Y acercándose a su armario le dio unos pantalones y una camiseta. −Úsalos.

−¿Por qué tanta amabilidad? −Le pregunto la leona mirándolo sospechosamente.

Draco que solo quería darse un baño tranquilo, dejo la ropa encima de la cama. −¿Sabes qué? Haz lo que quieras, estoy cansado, solo quiero bañarme, cenar y dormir algo, si quieres ir en albornoz, hazlo, como digo haz lo que quieras. −Y entrando en el baño cerró la puerta y la chica se quedo a solas.

Hermione que sabía que había hecho mal, se vistió y aunque no debería entro en el baño y vio que Draco ya estaba dentro de la bañera con los ojos cerrados, que abrió al escuchar que se abría la puerta.

El slytherin le sonrió. −¿Has cambiado de opinión?

−Solo quería disculparme por mi comportamiento, yo no soy así, sé que tengo que decir la última palabra y siempre saberlo todo, pero algunas cosas no se hacen, ¿me perdonas?

−Te perdono, pero no tendrías que pedirme perdón, yo fui el que empecé.

−Entre tú y lo que han hecho los Weasley hoy, tú me caes mejor, por lo menos nunca fingiste que te caía bien, tú lo mostrabas directamente, ahora te voy a dejar que te bañes tranquilamente, yo voy a cenar.

−Hazlo, yo no tardare mucho.

−Si gracias, por darme comida.

−No pasa nada, aquí hay más que suficiente.

−Gracias igualmente. −Y sonriéndole salió del baño y dejo que se bañara tranquilamente.

En la planta principal, Hermione vio que George y Harry seguían dormidos, así que dejándolos se fue a la biblioteca donde vio a Luna trabajando, la rubia al ver el aspecto que tenía su amiga, dejo de trabajar y la miro.

−¿Por qué tienes la ropa de Malfoy?

−No he traído ropa limpia, la mía está en casa de los Weasley y no quiero volver, y él ha sido muy amable de prestarme la ropa. −Y acercándose vio lo que estaba haciendo. −¿Has reunido mucha información?

−Mucha es muy fácil.

Hermione le sonrió. −Eso está bien, ¿tienes hambre? Vamos a cenar.

−Sí que tengo hambre.

−Pues vamos, ya mañana continuaremos.

−Sí. −Y saliendo de la biblioteca se fueron al comedor y vieron que la comida ya estaba puesta.

−Draco cenara más tarde, podemos empezar nosotros. −Les dijo Theo.

−Pues vamos, tengo hambre. −Le dijo Blaise y llenando su plato de comida se puso a cenar.

Una hora más tarde, terminaban y Hermione miraba a Luna. −Me voy a dormir, ¿vienes?

−No, quiero seguir un poco más.

−Hazlo, pero no te vayas muy tarde, mañana seguiremos.

−Sí, buenas noches.

−Buenas noches. −Y miro a los slytherin. −Buenas noches.

−Buenas noches.

Hermione sonriéndoles, subió a la segunda planta y mirando todas las puertas, vio que todas eran iguales, dios quien podía vivir allí, ella seguro que no, se liaría a la primera, sin hacer mucho caso a las otras puertas, entro en la primera que se encontró y viendo que su bolsa no estaba por ningún lado bostezo y metiéndose en la cama se tapo bien pronto estuvo dormida.

Lo que ella no sabía es que esa era la habitación de Draco que el chico había guardado la mochila en uno de los armarios para que no se perdieran las cosas de la chica y que él estaba terminando de vestirse en el baño.

Al salir del baño, Draco vio que Hermione se había metido en su cama y se había quedado dormida, vaya chica, dejándola dormir, bajo al salón y al ver a los dos leones durmiendo apago las luces y dejo que siguieran durmiendo.

Al entrar en el comedor, vio a sus amigos hablando y la lunática no estaba por ningún lado. −¿Dónde está?

−En la biblioteca, nos ha dicho que no tenía sueño, que seguiría trabajando unas horas más, ¿vas a cenar?

−Sí. −Y sentándose en la cabecera, los elfos no tardaron mucho en traerle la cena y poniéndose a comer miro a sus amigos. −Mañana tenemos que seguir ordenando la información, si vamos a volver al pasado no podemos permitir que las cosas vuelvan a ocurrir igual.

Pansy lo miro. −¿Qué pasara cuando lleguéis?

−Ni idea, la leyenda solo dice que se puede volver al pasado pero nada más, no sé que pasara.

−¿Crees que irá bien? −Le pregunto Blaise.

−Ojala Blaise, ojala vaya bien, y podamos salir bien de todo esto.

−Eso pronto lo descubriremos.

−Sí, ahora voy a cenar y me iré a dormir pronto.

−Hazlo, ahora te dejamos que cenes tranquilo.

−Gracias. −Y viendo como sus amigos se iba, volvió a su cena.

Al día siguiente, Hermione estaba durmiendo, al despertarse vio que no estaba sola.

−¿Malfoy qué haces aquí?

El slytherin abriendo los ojos la miro. −Granger no molestes que es muy temprano y no hagas preguntas tan tontas es mi habitación.

−¿Tu habitación? No vi mi bolsa.

−Porque la guarde en un armario, ahora quiero seguir durmiendo, solo estamos durmiendo, así que no te pongas histérica. −Y tapándose bien, volvió a cerrar los ojos y pronto estuvo dormido de nuevo.

Hermione no sabía qué hacer si enfadarse por haber dormido con él, o ignorarlo, al final hizo la segunda cosa, lo ignoro, así que levantándose se fue al baño y lavándose la cara y peinándose bajo a la planta principal y vio que sus amigos seguían dormidos, mejor así que durmieran todo lo que quisieran.

En la cocina, Hermione se encontró que Theo ya estaba allí.

−Buenos días Nott.

El castaño la miro. −Buenos días Granger, has madrugado.

−Soy madrugadora, ¿has visto a Luna?

−Creo que sigue durmiendo, anoche la lleve a uno de los cuartos.

−Gracias.

−De nada, ¿quieres desayunar?

−Si cuanto ante termine, antes podre ponerme a trabajar.

−Tienes razón, vamos.

−Sí. −Y se pusieron a desayunar, cuando terminaron se fueron a la biblioteca a seguir reuniendo información.

Unas horas más tarde, ya todos estaban alrededor de la mesa juntando información, eran tantos que iban muy deprisa incluso Harry que al despertarse se había dado un baño y había comido ahora les estaba ayudando y George al saber lo que su familia había hecho se había enfadado tanto que no le importaba estar ayudando a los slytherin y más si la recompensa era estar de nuevo con su gemelo.

Unos días más tarde, ya tenían toda la información que necesitarían, y habían hecho dos copias.

−Ya estamos. −Les dijo Draco. −Ahora tenemos que decidir la hora y la fecha donde iremos.

−Yo quiero ir con mi hermano, lo demás no me importa. −Les dijo George.

−Iras a esa fecha. −Le dijo Hermione y miro a Draco. −¿Verdad?

−Sí, no es necesario que los tres demos la información. −Y miro a George. −¿Alguna fecha en concreto?

−No, solo que esté vivo.

−Que esté vivo. −Y miro a Harry. −Tu iras antes de 1960, antes de que tu padre naciera.

−Me parece bien, ¿y tú?



« Capítulo 02 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 04 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.