Historia al azar: Un verano juntos
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
El reloj dorado » Capítulo 27
Historia terminada El reloj dorado (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 12 de Agosto de 2016, 07:08
Actualizada el Miércoles 30 de Noviembre de 2016, 08:35
[ Más información ]

Capítulo 27

−Que molestos que son. −Y subiéndose en el escalón del tren miro a su alrededor hasta que encontró a los molestos que justamente los estaban mirando. −Son los Weasley que no dejan de incordiar.

Hermione lo miro sin entender. −¿Y porque me tendrían que mirar a mi?

Draco la miro. −Ellos quieren dinero.

−Pues de mi no lo sacaran, mis padres son dos dentistas normales.

−No es eso. −Le dijo. −Lo que pasa es que están buscando un tonto rico para casarlo con su hija.

−¿Y ella que dice?

−Ella está encantada, ese es el problema con ella.

−Así que te miran porque piensan que te cazaran.

Draco asintió. −Así es. −Y le sonrió. −¿Me protegerás?

Hermione le sonrió. −Me lo pensare. −Y diciendo adiós a sus padres que los miraban subió en el tren.

−¿Oye como que te lo pensaras? −Le pregunto Draco.

−Eso que me lo pensare. −Y sacándole la lengua se fue corriendo al último vagón.

Una vez el tren estuvo en marcha, Draco llamo a su prima. −¿Cassie me puedes hacer un favor?

La chica que estaba jugando muy a gusto con su videoconsola al escuchar a su primo lo miro. −¿En qué puedo ayudarte?

−Es la comadreja Weasley está molestando a Herms y no soy de pedir a chicas que lo arreglen pero no quiero que me vean con ella, solo me faltaría que hubieran rumores.

−Te entiendo, y no te preocupes hablare con esa comadreja, ya me tiene miedo así que no será muy difícil que deje de molestarte.

−Gracias.

−De nada guapo. −Y sonriéndole y volvió a su juego.

En la estación cuando el tren se hubo alejado los Granger se acercaron a los Weasley. −No se quienes son, ni me importa pero dejen de mirar todo el tiempo a nuestra hija. −Les pidió George.

−¿George pasa algo? −Le pregunto Sirius acercándose con James y Remus.

El hombre lo miro. −Sirius, no sé qué pasa ni me importa pero no voy a permitir que incomoden a mi hija, Herms me dijo que tú eras un auror un policía mágico, ¿verdad?

−Lo soy, ¿Qué pasa?

−Pues que desde que Draco se ha acercado a nosotros, que ellos no dejan de mirarnos, no sé si Hermione se ha dado cuenta pero no quiero que se sienta mal, está en la escuela para estudiar no para que la incomoden por cosas que no son suyas y tampoco nuestras.

−Lo entiendo. −Y miraron a los Weasley. −Cada vez sois más molestos, dejarnos en paz. −Y miro a George. −Lo que pasa es que no les gusta que Draco se acerque a Hermione.

−¿Y porque no? ¿Que Draco no tiene padres? ¿Por qué se meten ellos?

−Sí que Draco tiene padres. −Se escucho.

Todos se giraron y vieron a Lucius y a Abraxas que se acercaban. −¿Qué pasa con Draco?

−Que aquí los Weasley no les gusta que Draco se acerque a Hermione, porque entonces ellos no podrán cazarlo para casarlo con su hija. -Les dijo Sirius.

−¿Es eso? −Pregunto Jane y miro a los Weasley.− Si tanto quieren dinero, trabajen que no se les caerán los anillos de la mano. −Y miro a Sirius. −Como dice mi marido no vamos a permitir este tipo de acoso hacia nuestra hija.

−Nosotros tampoco vamos a permitir ese tipo de comportamiento.

−Soy una Black y hago lo que quiero. −Grito de pronto Molly.

Ante eso todos la miraron.

−No, te equivocas. −Le dijo Sirius. −Eres una Weasley, y entiende de una vez que nunca tendrás el dinero de mi familia. −Y miro a los Granger. −Disculparlos no volverá a pasar.

−Por suerte cuando salgamos de la estación no tendremos que seguir viéndolos. −Y miro a los Weasley. −No vivimos en el siglo pasado donde las mujeres apenas podían trabajar. −Y miro a los Malfoy. −Gracias por el regalo para Hermione, le ha gustado mucho.

Abraxas le sonrió. −De nada, ahora iros, esta gente no os volverá a molestar.

−Gracias. −Y así los Granger se fueron, mientras los demás se quedaron con los Weasley. −Hacer caso a los Granger ellos tienen razón, no estamos en el siglo pasado donde las mujeres apenas tenían derechos para trabajar. −Les dijo Abraxas. −A la próxima no habrán más oportunidades, como os volvamos a decir algo Arthur perderá su trabajo. −Y miro a los demás. −Es hora de irnos, tenemos cosas que hacer.

−Sí. −Y mirando mal a los Weasley se fueron.

Unas horas más tarde en hogwarts, después de la cena los alumnos se fueron a sus salas comunes, Cassie antes de ponerse el pijama se acerco al cuarto de Ginny.

−Tú. −Le llamo Cassie mirando a Ginny sin importarle quien estuviera escuchando. −No tienes suficiente con perseguir a Harry para quedarte con su dinero que ahora persigues a mi primo, Draco no es ningún descerebrado así que deja de molestarlo y sobre todo ni se te ocurra decir nada a Hermione, ella es mi mejor amiga y yo cuidare de ella. −Y tras decir eso se fue.

Al día siguiente después de clases, por toda la escuela se escuchaba el mismo rumor que Cassie había amenazado a Ginny para que no se acercara ni a Hermione, ni a Draco ni a Harry.

Harry que estaba con sus amigos al escuchar el rumor se fue a buscar a Draco que no tardo mucho en encontrarlo con sus amigos.

−¿Draco es verdad? −Le pregunto.

El slytherin lo miro. −¿El qué?

−El rumor que corre por la escuela ese en que Cassie ha amenazado a Ginny.

−Lo es, ayer me los encontré mirando a Hermione, como cuando espiaban a tu madre y le pedí a Cassie que le dijera algo, no quiero que me vean con ella, lo que menos quiero son rumores estúpidos.

−Lo entiendo. −Y no pudo decir nada más porque Luna se acerco corriendo.

−Harry, Draco. -La niña los llamo.

−Luna respira hondo. −Le dijo Draco. −¿Qué pasa?

−Cassie y Orión se están peleando con un chico pelirrojo.

−Weasley. −Dijo Draco. −¿Dónde están?

−En el patio de atrás.

−Vamos. −Y así los alumnos se fueron corriendo y al llegar vieron un círculo. −Dejar pasar. −Les pidió Harry. −Por suerte los alumnos les hicieron caso y pudieron pasar, al llegar al centro Ron estaba apuntando con su varita a Orión y Cassie estaba detrás de su hermano.

−¿Qué pasa aquí? −Les pregunto Draco.

−Que este inútil, se ha atrevido a molestar a mi hermana, la ha amenazado. −Le dijo Orión sin bajar su varita.

−Nadie insulta a mi hermana. −Les dijo Ron.

−Tu hermana es igual que tu madre. −Le dijo Draco poniéndose al lado de sus primos. −No es nuestra culpa si a ella solo le interesa cazar a un marido rico.

−Retirarlo.

−No, porque es la verdad.

−Basta ya. −Se escucho.

Los alumnos al escuchar ese grito, vieron a los gemelos Weasley acercándose.

−Ron baja esa varita ahora mismo. −Le dijo Fred.

−No me hables traidor. −Y lo miro. −Te has juntado con esos asquerosos traidores.

Ante eso George se acerco y le quito la varita de la mano de un manotazo. −Que sea la última vez que insultas a Fred, y en vez de hacer tanto caso a las tonterías que dicen nuestros padres, piensa por ti mismo. −Y miro a los Black. −Cassie, Orión por favor.

−Sí señor. −Le dijo Orión que bajo su varita y miro a Ron. −Tus hermanos sí que tienen educación, no como tú que tienes el cerebro de un mono. −Y miro a su melliza. −Vámonos.

−Sí. −Y mirando mal a Ron se fue con su hermano y sus primos.

En el despacho de Dumbledore, Snape miraba al director. −Creo que tendríamos que llamar a sus padres, no pueden estar peleándose todo el tiempo.

Albus lo miro. −De momento lo dejaremos estar, los gemelos lo han sabido arreglar.

−¿Y que pasara si hay una próxima vez?

−Entonces sí que avisaremos a los padres, Severus algunas veces tenemos que dejar que los alumnos arreglen sus diferencias ellos mismos, sino nunca aprenderán.

−Lo sé señor, pero ese Ron no es la primera vez que da problemas.

−Lo sé, es un chico muy inseguro que tiene mucha envidia de la gente que tiene dinero.

−El dinero no lo es todo.

−No, pero para algunas personas lo es. −Le dijo Albus.

−Si ya hemos terminado me voy, tengo que terminar de corregir unos ejercicios.

−¿Ya has puesto deberes?

−No, solo las cosas que hemos hecho en clases, nos vemos. −Y despidiéndose se fue.

Una semana más tarde, los adultos ya sabían las cosas que habían hecho sus niños, pero nadie se quiso meter, mientras las cosas estuvieran controladas no se meterían ellos tenían que aprender a defenderse.

Algunos tenían otras preocupaciones, como los Parkinson y los Greengrass que veían con mucha envía como la fortuna de los Black y sus socios crecía gracias a los inventos de Alphard.

Después de Abraxas informara a sus familiares lo que pensaban los Parkinson y los Greengrass sobre tener mestizos en sus familias los habían dejado fuera de esos negocios y de muchas otras.

Las únicas felices eran Pansy, Daphne y Astoria, ellas tres que eran grandes amigas en hogwarts, miraban satisfechas como a sus padres se les pedía que fueran más humildes y no hablaran mal de los que no eran sangre pura.

Y el tiempo fue pasando y llegaron las vacaciones de verano.

En casa de los Weasley, Molly estaba cocinando cuando la puerta se abrió y aparecieron sus hijos mayores.

−¿Qué hacéis aquí? −Les pregunto Arthur que estaba leyendo el profeta. −No habéis traicionado suficiente a esta familia.

−No te hagas la víctima. −Le dijo Bill. −No te servirá de nada. −Y miro a sus hermanos pequeños. −Ya me he enterado lo que hicisteis después de navidades, no solo amenazaste a Orión y a Cassiopea con tu varita sino que también llamaste a tus hermanos traidores.

−Tú también lo eres. −Le grito Ron. −Prefieres a esa gente que a nosotros.

−Si lo hago es por algo. −Y miro a sus padres. −Me quedan unos meses para volver de Egipto y entonces le pediré a Dora que se case conmigo, pero ya os aviso de que no he cambiado de opinión, firmare todo lo que los Black me pidan.

−Eso es traición. −Le grito Molly. −Tú solo piensas en ti, ¿y qué pasa con nosotros? Eres un mal hijo, no te crie así.

−Si bueno, la forma en que me criaste no me gusta, no voy a ser un cazadortunas cuando tengo dos manos para trabajar, y ya os aviso de que si seguís con esta actitud ninguno de los cuatro seréis invitados a mi boda. −Y miro a Percy. −¿Y tú qué? Nunca dices nada.

El chico lo miro. −No me importa vuestras discusiones ridículas por dinero, yo sé lo que quiero y lo demás no me interesa.



« Capítulo 26 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 28 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.