Historia al azar: Para siempre
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
El reloj dorado » Capítulo 24
Historia terminada El reloj dorado (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 12 de Agosto de 2016, 07:08
Actualizada el Miércoles 30 de Noviembre de 2016, 08:35
[ Más información ]

Capítulo 24

−Vaya que rápidos que vais, ya hasta os cojeas de la mano.

Draco le sonrió. −Ya ves, no queremos perder el tiempo.

−No es verdad. −Le dijo Hermione que se había puesto muy nerviosa, levantándose cogió sus cosas y los miro. −Sois idiotas, no os acerquéis mas a mí. −Y se fue corriendo.

−Vaya. −Harry parpadeando miro a Draco. −Siempre ha sido una chica tímida.

−Ya lo veo. −Y levantándose le dijo: −Me voy tengo que ir tras una leona que se ha ido corriendo.

−Draco creí que era al revés que son las chicas quienes te van detrás de ti, que tú nunca vas detrás de nadie.

Ante eso Draco lo miro. −Que te puedo decir, hasta yo sé ver las cosas que realmente valen la pena, nos vemos. −Y despidiéndose y diciéndoles a sus amigos que luego los vería se fue detrás de su leoncita.

Por suerte no tardo mucho en encontrarla, se encontraba ya en la nueva clase y él se sentó a su lado.

Hermione al verlo lo miro con los ojos muy abiertos. −¿Qué haces aquí? −Pregunto casi chillando.

−Me toca esta clase, y tú has dicho que serías mi pareja en clase, así que aquí estoy. −Y le sonrió.

−Eso era antes de que dijeras todas esas cosas raras.

−¿Cosas raras? ¿No te gusta estar conmigo?

Hermione lo miro. −Solo tengo 12 años.

Entonces Draco lo entendió, aunque Harry y el tuvieran un cerebro de 17 años, pues no habían crecido, los demás tenían la misma edad, y Hermione era apenas una niña aun tenía que crecer y madurar y algunas cosas aun no las entendía.

−Lo siento. −Y le cogió de la mano. −¿Me perdonas?

La leona mirándolo bien, supo que realmente estaba arrepentido así que asintió. −Te perdono.

Draco le sonrió. −Gracias, ya no habrán más cosas raras.

−Gracias.

−De nada, ¿quieres venir conmigo a clases?

Hermione asintió. −Me gusta ir contigo en clases.

−A mi también. −Y ya no pudieron decir nada más porque la profesora Mcgonagall llego y empezó su clase.

Al final del día cuando las clases terminaron, Harry envió dos cartas, una a sus padres y otra a su abuelo preguntándole por Luna Lovegood.

Unas horas más tarde, los Potter recibían las cartas de los pequeños de la familia.

−Mama. −James la llamo. −Charlus ha entrado en slytherin.

Ante eso la mujer que estaba tomando el té le sonrió. −Eso es fantástico. −Y lo miro. −Espero que no hagas distinciones con tus hijos.

El hombre levantándose se sentó a su lado y le paso un brazo por los hombros. −Para nada mama, estoy muy orgulloso de mis hijos, cada uno sigue su propio camino y no le tienen miedo al qué dirán los demás. −Y le dio un beso en la cabeza. −Mis hijos nunca me perderán como padre.

Dorea le sonrió. −Gracias hijo.

−De nada. −Y miro a su padre que estaba leyendo la carta que Harry le había enviado. −¿Papa que te escribe Harry?

−Me pregunta por Luna Lovegood.

−¿La hija de Pandora?

−Sí.

−¿Y porque te pregunta por ella?

Charlus lo miro. −Se ha enterado de que a Pandora le gusta hacer pociones extrañas y está preocupado por ella.

−Es normal, todos estamos preocupados por ella, Pandora se pasa la vida haciendo pociones extrañas.

−Es por eso que le pusimos un laboratorio y trabaja con Eileen, las dos son muy inteligentes y son las mejores pocionistas que tenemos pero cuando se meten en su trabajo se olvidan de todo, es por eso que tienen grandes medidas de seguridad.

−Me gusta mucho Pandora. −Le dijo James. −Tiene una mente súper interesante.

−Sí que la tiene. −Le dijo Charlus sonriendo. −Y claro tu hijo quiere saber que todo está bien.

−Es normal, pero no sabía que Harry conociera a Luna, las veces que los hemos invitado de vacaciones ellos siempre han dicho que se iban en busca de animales para su revista.

−Este año Luna empieza la escuela y ya algunos se han metido con ella. −Le dijo Charlus inventándose algo para que su hijo no sospechara, tampoco le podía decir que Harry era del futuro y que gracias a él y Draco todo lo que estaban viviendo era diferente.

−Los alumnos son crueles. −Les dijo Lily. −Espero que Harry cuide de Luna, es una niña muy inteligente pero a la vez muy sensible.

−Sí que lo es, y ya me ha dicho que cuidara de ella, el es como James no le gustan las injusticias.

−Es que las injusticias no están nada bien.

−No lo están. −Y miro a su mujer. −Dorea me alegro mucho que Charlus esté en slytherin como tú. −Y miro a su hijo. −Así los demás verán que a los Potter no nos importa en qué casa estén nuestros niños, que aun así los aceptamos sin problemas.

−Eso es lo mejor. −Le dijo Dorea que aun seguía al lado de su hijo.

−Voy a escribir una carta a mis niños. −Les dijo Lily y cogiendo una pluma y papel se puso a escribirles.

Al día siguiente, tras leer la carta que su abuelo le había escrito Harry se reunía con Draco que estaba con sus amigos.

−Draco.

El slytherin lo miro. −Harry.

−¿Podemos hablar?

−Sí. −Y miro a sus amigos. −No tardo. −Y se fue con Harry. −¿Qué pasa?

−Mi abuelo me pide que cuide de Luna. −Y lo miro. −Te quiero pedir que tú y tus amigos le habléis de tanto en tanto, si ve que un Malfoy habla con ella, nadie se meterá con ella, aunque apenas estamos en segundo he visto como muchos alumnos te miran con miedo, y con Cygnus pasa lo mismo.

−Tú no te has dado cuenta pero contigo pasa lo mismo.

Ante eso Harry lo miro sorprendido. −¿Me lo dices en serio?

−Muy en serio, en el otro lado tú estabas solo, pero aquí tienes la protección de toda la familia y eso quiere decir que también tienes la protección del tío Orión y la de tu abuela, Dorea y Orión son grandes amigos sin contar que son primos, nadie que tenga dos dedos de frente te dirá algo por temor.

−Gracias por el aviso, ¿igual me ayudaras?

−Te ayudare, cuenta conmigo sin contar que le debemos mucho a Luna.

−Exacto. −Y le sonrió. −Gracias.

−De nada. −Y volviendo con sus amigos les dijo. −Harry me ha pedido un favor, me gustaría que me ayudarais.

−¿En qué? −Le pregunto Blaise.

−Es sobre Luna Lovegood, una alumna de primero de ravenclaw.

−¿Qué pasa con ella?

−Que se meten con ella porque no es una alumna normal, le gustan los animales imaginarios y cosas así.

−Vaya, la gente es idiota. −Les dijo Cygnus y miro a su primo. −Draco cuenta conmigo, se que Dora jamás me perdonaría que no cuidara de una chica que es diferente.

−Sí. −Y miro a sus amigos. −Dora la hermana mayor de Cygnus es una metamorfaga y no creo que haya nada más extraño que eso, y nunca ha sufrido ningún daño porque mi familia siempre la ha protegido, ¿entonces nos ayudareis?

−Sí, os ayudaremos. −Le dijo Theo.

−Gracias.

−De nada. −Y sonriéndole volvieron al tema del que estaban hablando antes de que Harry los interrumpiera.

Unos días más tarde, Harry salía de su clase cuando se choco con otro alumno, se iba a disculpar cuando vio que era Ginny.

−Lo siento. −Le dijo la chica.

Harry la miro. −Discúlpame a mí también, pero ten más cuidado la próxima vez. −Y vio que Cassie se acercaba. −Justo a quien buscaba.

La chica le sonrió. −¿Y para que me buscabas?

−Para ir a volar, ¿Qué te parece?

−Genial. −Y así los dos se fueron olvidándose de Ginny.

Unas horas más tarde, Cassie se acercaba a Ginny. −Te dije que te mantuvieras alejada de Harry, pero veo que aparte de pobretona eres sorda, no te acerques mas a Harry, el jamás estaría con alguien como tú, sin contar que su familia es capaz de desheredarlo con tal de que tú y tu familia no toquéis nada, olvídate de él, es mucho para ti. −Y sin decir nada más se fue.

Cassie no es que fuera una chica mala o le gustara amenazar a sus compañeros de escuela, pero no aguantaba a esa familia, los Weasley eran una molestia para todos y esa Ginny era igual que su madre, haría cualquier cosa para quedarse con el dinero de los demás.

El primer sábado en hogwarts, fue la prueba de quidditch de los alumnos de gryffindor, en las gracias Hermione animaba a todos.

−Vamos Harry, tu puedes. −Le grito la leona mientras veía como Harry hacia la prueba para ser buscador.

−Hermione, a este paso te vas a quedar afónica. −Le dijo Draco que estaba a su lado, el slytherin había ido a ver la prueba de sus primos. −Respira un poco.

Ante eso la leona lo miro. −Pero, no puedo descansar ahora, ellos quieren estar en el equipo y yo los tengo que animar mucho.

Draco le sonrió. −Y les puedes animar pero más tranquila, además necesitas tu voz para las clases y si te quedas afónica no creo que a los profesores les haga mucha gracia que no respondas a sus preguntas.

−Pues me tomo una poción de la enfermería que para eso somos magos. −Y le sonrió.

−Te puedo asegurar que esas pociones no están nada buenas.

−¿Tú crees?

−Lo creo. −Y le sonrió. −Así que anima más tranquila.

−Está bien. −Y sentándose a su lado se puso a animar a sus amigos más tranquilamente.

En un lado Draco la miraba divertido, sin lugar a dudas Hermione era una de sus personas favoritas.

Un par de horas más tarde Harry y Orión habían entrado en el equipo de quidditch, Cassie no había tenido tanta suerte.

−Yo quería volar. −Se quejo la chica a Harry.

El chico la miro. −Aunque no estés en el equipo volaremos juntos todas las semanas.

Ante eso Cassie se olvido del equipo. −¿Me lo prometes?

−Te lo prometo. −Y le sonrió.



« Capítulo 23 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 25 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.