Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
El reloj dorado » Capítulo 22
Historia terminada El reloj dorado (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 12 de Agosto de 2016, 07:08
Actualizada el Miércoles 30 de Noviembre de 2016, 08:35
[ Más información ]

Capítulo 22

−Sí. −Y acercándose le cogió de la mano para ayudarle a levantarse. −Ahora iremos a comprar las escobas.

−Vamos. −Y así se fueron a comprar las escobas.

−Harry. −James lo miro.

−Papa.

−No quiero que te acerques a los Weasley, se que nunca te he prohibido nada, pero no quiero que te acerques a ellos, ellos solo quieren nuestro dinero y no quiero que sufras.

Harry lo miro. −No me acercare a ellos, lo que menos quiero es tener una pelea contigo o con mama por algo que no vale la pena.

−No, no vale la pena. −Y le sonrió. −Y ahora olvidemos a esa familia y vamos a comprar tu escoba.

−Sip, que este año quiero estar en el equipo de quidditch.

−Yo también. −Le dijo Cassie. −Yo quiero volar súper alto.

−Volaras muy algo. −Le dijo Sirius mirando a su hija y miro a Orión. −¿Quieres estar en el equipo de quidditch?

−Sí que quiero estar, pero no sé si entraremos todos.

−Eso hasta que no hagáis la prueba no lo sabréis, ¿Quién es el capitán?

−Oliver Woods.

−No me suena, ¿Cómo es?

−Un friki del quidditch. −Le dijo Harry. −Solo piensa en ganar.

−Sea como sea espero que aunque no entréis los tres, entre alguno.

−Nosotros también lo esperamos. −Le dijo Orión.

−Bueno ahora iremos a comprar las escobas. −Les dijo James. −Hay muchas que comprar.

−Sí. −Le dijo Sirius. −Espero que haya para todos.

−Eso lo esperamos todos. −Y así llegaron a la tienda de quidditch, una vez vieron todas las escobas que habían algunos escogieron la nimbus 2000 y otros cogieron la 2001.

−A mí me gusta la 2000. −Le dijo Harry a su padre.

−Pues si te gusta esta la compraremos. −Y miro a Charlus que ese año ya empezaba en hogwarts. −Hijo tú no puedes llevar ninguna a la escuela.

El niño lo miro. −Lo sé, pero me encantaría volar.

Harry lo miro. −Yo te prestare la mía. −Y miro a su padre. −¿Qué te parece?

−Me parece bien. −Y miro a su hijo. −¿Charlus qué dices?

El niño le sonrió. −Genial.

−Pues entonces decidido, ya tenemos nuestra escoba.− Y miro a Remus. −¿Vas a comprar escobas?

−No, Lyall no quiere ninguna, dice que pasa de ese juego. −Y le sonrió.

−Idéntico a ti. −Le dijo James riéndose.

−Que te puedo decir, es mi hijo. −Y miro a Lyall que estaba en un lado leyendo un libro que se había comprado. −¿Lyall quieres algo?

−No papa, no quiero nada de este sitio, gracias. −Y miro a su padre. −Quiero caramelos.

Remus le sonrió. −Ahora iremos a comprarlos, cuando tus tíos paguen las escobas.

−Ok. −Y volvió a su libro.

−¿Lyall que lees? −Le pregunto Harry.

−Un libro sobre animales. −Y lo miro. −Sabías que en el antiguo Egipto habían cocodrilos enormes muchos más grandes que los de ahora.

−No, no lo sabía. −Y poniéndose a su lado vio lo que Lyall le enseñaba. −Aquí dice que media más de cinco metros, vaya pasada.

−Sí que es una pasada. −Y miro a su padre. −¿Crees que aun abran cocodrilos de este tamaño?

−Puede ser, los cocodrilos de Egipto son muy grandes, los más grandes de toda África, comen peces pero de vez en cuando se comen personas o lo que encuentren.

−Vaya pasada.

Remus le sonrió. −Sí que es una pasada.

Harry miro a su padre que ya había terminado de pagar. −Tengo hambre.

James le sonrió. −Ahora iremos a comer, ¿Qué quieres?

−Carne. −Y miro a Lyall. −¿Carne?

−Sí. −Y miro a su padre. −Quiero un bistec enorme, con muchas papas fritas.

−Un bistec con papas fritas. −Le dijo Remus y miro a Sirius. −No te relamas ahora iremos.

−Genial. −Y miro a sus mellizos. −¿Niños estáis?

−Sí, ya han terminado de ponerle el nombre. −Le dijo Orión y le enseño su escoba.

−Pues entonces ya nos vamos.

−Sí. −Y así cogiendo sus cosas salieron a la calle y justo al salir vieron a los Weasley.

La familia ignorándolos se fue a buscar caramelos.

Una vez tuvieron los caramelos ya se fueron a comer su bistec con papas fritas.

Mientras comían, Draco miro a Harry. −Creo que no te vas a tener que preocupar de nada.

Ante eso el chico lo miro. −¿De qué hablas?

−De Cassie, ¿has visto como se ha puesto solo porque te ha visto un minuto con la comadreja? Creo que te va a tener controlado.

−Me ha dado miedo.

−Y que lo jures, se ha comportado como mis fans locas.

−Sí. −Entonces Harry sonrió. −Bueno Cassie esta genial así que no me importa lo que haga.

−Sí que esta genial.

−¿Chicos de que habláis? −Les pregunto Lucius.

−De un tipo que nos hemos encontrado en la librería. −Le dijo Draco.

−¿A quién os habéis encontrado? −Le pregunto James.

−Un tipo molesto llamado Lockhart. −Le dijo Harry. −Es la última sensación escribe libros ridículos.

−Ya he escuchado hablar de él, sí que es molesto. −Les dijo Sirius. −Además todas las mujeres se ponen tontas al verlo.

−Oye no todas. −Se quejo Lily mirando a su amigo. −No, nos metas a todas en el mismo saco, pienso que ese tipo es muy molesto que no sabe hacer otra cosa que embaucar a las mujeres para que compren sus libros.

Ante eso, Mary y las demás asintieron.

−Eso porque vosotras sois inteligentes, pero ni te imaginas todas las que le van detrás. −Le dijo James y dado por terminado ese tema miro a su hija que estaba jugando con su bruja. −Cariño deja tu muñequita, luego podrás jugar, ahora tienes que comer. −Y cogiendo el tenedor le pincho varias papas y se la llevo a la boca y su hija abriendo se lo trago y empezó a masticar. −¿Bueno?

La niña asintió.

−Estupendo, cuando termines lo que hay en tu plato comeremos helado.

−Tarta de manzana.

James le sonrió. −Pues tarta de manzana. −Y miro a los demás. −¿Qué preferís?

−Tarta de manzana. −Le dijo Draco. −Ya he comido mucho helado.

−Pues tarta de manzana. −Y vio que una camarera se acercaba. −Por favor queríamos un trozo de tarta de manzana para cada uno.

La camarera asintiendo miro a todos los clientes que había allí y contándolos lo apunto. −Ya lo he apuntado.

−Gracias. −Le dijo James.

−De nada. −Y sonriéndole se fue a atender a otros clientes.

Cuando terminaron de comer ya volvieron a sus casas.

La noche anterior a que tuvieran que volver a hogwarts, Harry no podía dormir, así que bajando a la cocina cogió un vaso y lo lleno de agua.

Estaba bebiendo su agua cuando la luz del corredor se encendió y apareció Charlus.

−¿Harry no puedes dormir? −Le pregunto.

−No abuelo, estoy nervioso.

Ante eso el hombre lo miro. −¿Y porque estas nervioso?

−Por Dobby, el elfo.

−¿Y qué pasa con el elfo? −Le pregunto Charlus que estaba mirando dentro de la nevera.

−Que él no quería que volviera a hogwarts en segundo y tapio la entrada del andén y tuve que ir en coche volador.

El hombre sacando la cabeza de la nevera lo miro. −Eso parece muy peligroso.

−Y que lo jures, por casi me caigo y no lo cuento.

−Bueno aquí eso no pasara, hace muchos años que la cámara de los secretos fue abierta y se mostro al pueblo lo que allí había oculto, y como no hay Voldemort, no te tienes que preocupar de nada. −Y le sonrió. −Ahora ayúdame.

−¿A qué?

−A comer el pastel que tu madre ha hecho esta mañana. −Y sacando el pastel de la nevera se lo mostro. −Es un pastel de chocolate.

−Que bueno. -Dijo y cogiendo dos tenedores pequeños y dándole uno a su abuelo se sentaron en la mesa que allí había y se pusieron a comerlo.

Llevaban un rato comiendo y hablando cuando James entro en la cocina.

−Otro que no puede dormir. −Le dijo Charlus a Harry y miro a su hijo. −¿Y tu porque no puedes dormir?

−Tengo insomnio, dejarme espacio. −Y cogiendo otro tenedor se sentó en otra de las sillas y se puso a comer el pastel.

−¿Te preocupa algo? −Le pregunto Harry a su padre.

−No hijo, solo que el sueño no quiere venir. −Y sonriéndole siguió comiendo el pastel.

Después de medio pastel y mucha conversación, los adultos decidieron que ya era hora de que volvieran a la cama, así que guardando el resto del pastel en la nevera cada uno se fue a su cuarto.

Harry con la barriga llena y con la conversación que había tenido con su abuelo en la mente cerró los ojos y poco a poco se fue quedando dormido.

Al día siguiente, las familias llevaban a sus hijos a King cross.

Al llegar los gemelos Weasley se acercaron a los Potter.

−¿Señor Potter, podemos hablar un momento? −Le pregunto George.



« Capítulo 21 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 23 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.