Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Awkwardly in love. » POTTER.
Historia terminada Awkwardly in love. (R13)
Por ValeRengifo3
Escrita el Jueves 5 de Mayo de 2016, 00:29
Actualizada el Viernes 20 de Marzo de 2020, 14:48
[ Más información ]

POTTER.

─ ¿Qué sucede, James? -dijo Jessica, cerrándome el paso mientras trataba de seguir a Lily.

─Tengo que arreglar esto.

─ ¿Arreglar? ¿Arreglar qué? Es…

─Lo siento -dije y seguí a Lil.

La alcancé: ─ ¿Qué pasa contigo, Evans? Fuiste un poco grosera ahí-

─ ¿Qué pasa conmigo? Eso te lo pregunto yo a ti. Andas por ahí, saltando de chica en chica, jugando con los sentimientos de todas-

Sus ojos verdes estaban brillantes, de repente.

─No juego con nadie -exclamé.

─Claro que lo haces, ¡te vi, James! ¡Con Clare! -desvié la mirada. Mierda, Clare de nuevo -. ¡Sabes cómo se siente y… vas por ahí besándola! ¡Dándole falsas esperanzas! Es-

─No están en tus asuntos, Evans -dije y le di la espalda, empecé a caminar.

─Oh, y ahora te enojas. Eres un imbécil, Potter -gritó y me detuve. Me acerqué y miré sus bonitos ojos verdes.

─No entiendo por qué te interesa eso, de todas formas -dije en voz baja.

─ ¡Soy tu amiga! -parecía más alterada que nunca.

─Sabes muy bien que eso no es verdad -dije, calmado -. ¿O crees que arruiné las cosas con ese chico Ian porque somos amigos? -me miró algo sorprendida y sacudí la cabeza -. Lo sabía-

─No siento otra cosa que una amistad -susurró, bajando la mirada.

─Claro que sí -me acerqué un poco más -. Y seguiré fingiendo que hago lo mismo por la sencilla y simple razón que no te quiero lejos de mí.

─No son los métodos.

─ ¿A qué te refieres?

─Ian es un buen chico… -abrí la boca para protestar pero me calló -…y tú tienes a Jessica o a Clare… lo que sea -asentí -. Sólo promete que no… -me miró a los ojos y cerró la boca.

─Son sólo un juego para mí -comenté.

─Sabes que eso quita toda la credibilidad de todo lo que dices que sientes por mí, ¿no? -me dio la espalda y empezó a caminar.

¿Credibilidad? ¿De qué diablos…? Mierda.

─No… Lil -me ignoró -. ¡Evans! -grité y sólo sacudió la cabeza.

Minutos después entré de nuevo. Vi a Clare sentada en una mesa y fui hacia ella.

─ ¿Dónde está Jessica?

─Se fue, supongo -dije, sacudí la cabeza -. No importa, supongo.

─Oh, no -se levantó, fingiendo preocupación -. ¿Terminaron?

─No, no creo que… -tomé aire -. ¿Bailamos?

Bailar con Clare era como tener que hacerlo con un títere gigante. No se movía, simplemente se colgaba de ti y esperaba a que tú aguantaras el peso. Además de eso, me abrazaba como si fuera algún oso de peluche de su infancia.

Pero esperen. No era lo más raro: me olía. Sí, ponía su nariz en mi cuello y aspiraba.

─ ¿Qué diablos está haciendo? -me preguntó Sirius, en la pista de baile. Sacudí la cabeza.

Lo aguanté hasta medianoche y decidí que era hora de irme. Quería esperar a Lily y tal vez explicarle todo, pero prefería hablar con ella luego antes que seguir con Clare hasta la madrugada.

Choqué con alguien en la salida.

─Wow, lo siento.

─Agh, muévete, Potter -dijo… ¿Leen?

─ ¿Leen? ¿Qué sucede? -tenía el cabello más alborotado que siempre y las mejillas rojas. Ojos llorosos.

─ ¡Laureen! ¡Sostenla, James! -puse mis manos alrededor de sus hombros.

─ ¿Qué mierda, Potter? ¡Suéltame!

─Wow, wow, Leen -dijo Sirius, sujetando su mano cuando se disponía a golpearme.

─ ¡¿Qué?! -le gritó.

─Laureen, no fue como lo piensas, de verdad quiero que nos conozcamos y-

─Oh, por favor, ya deja de decir mentiras, Black -me miró y juro que vi fuego en sus pupilas -. Suéltame -repitió, sacudí la cabeza -. ¡Suéltame, idiota pervertido! Te juró que-

─Hey, Laureen, creo que tienes que calmarte -intervino Clare.

─Oh, vete al diablo, Clare -solté una risa en silencio -. Vete al diablo con tu prima y Potter -se soltó y miró una última vez a Sirius -. Y llévense a Black con ustedes.

 

─James, despierta -abrí los ojos, esperando ver la luz del sol entrando por las ventanas. Pero seguía siendo de madrugada.

─ ¿Sirius? ¿Qué sucede? -tenía los ojos muy abiertos: no había dormido nada.

─ ¿Crees que arruiné todo con Leen?

─ ¿Hablas en serio? Sirius, ¡son las tres de la madrugada! Ni siquiera Peter es tan ansioso y él es mitad rata.

─Hablo en serio, James… No sé qué me pasó yo-

─Espera, ni siquiera sé qué sucedió esta noche.

Se alejó un poco.

─Nott -dijo.

─ ¿Qué con él? -me puse las gafas y me senté.

─Tal vez fue eso -me miró esperanzado.

─No tengo idea de qué diablos hablas, Sirius. Tal vez deberías dormir un poco y-

─ ¿Crees que siga despierta? Leen.

Sacudí la cabeza: ─Hablarás con ella en la mañana, antes de irnos a casa. Por favor, Sirius. Nos iremos en la tarde.

No dijo nada, dio media vuelta y volvió a su cama.

Después de eso, no pude dormir. Sí, sí, estaba un poco preocupado por la salud mental de Canuto, pero la principal razón era Lily. No es que eso fuera raro, pero nunca me había mantenido en vela por ella. Me refiero a que sí, me gusta y mucho, pero creo que hay algo mal con mi cabeza, no tiene sentido eso de no dormir.

Al final, me dormí alrededor de las 4:30, para ser despertado de nuevo por Sirius. Esta vez con un paquete de regalos a mis pies.

─Feliz Navidad -dijo sonriente.

─Supondré que tu demencia se fue -comenté, mientras revisaba.

─La verdad es que no, sigo siendo un hombre lobo -bromeó Remus. Reí y le lancé una almohada -. Gracias por esto, a propósito -dijo señalando un gran caramelo en forma de lobo.

─No tenía demencia -comentó Sirius, después de dos minutos de silencio -. Sólo… bueno, las bebidas y-

─Oh, ¿así que negarás que tienes… lo que sea con Laureen? -preguntó Remus.

─No, pero… ¿cómo sabes de qué hablamos? ¿Acaso nos espiaste anoche? -dijo Sirius, indignado.

─Se llama sentido común, Canuto -replicó riendo -. Y no, no los espiaría en su intimidad.

─No es-

─Tienes razón, eso sería grosero.

Después de abrir los regalos, decidimos vestirnos para bajar a desayunar. Sirius parecía de mejor humor, de hecho, estaba muy contento. Era algo aterrador. Ni siquiera insultó a Snape cuando pasamos a su lado.

─Te ves bien, Quejicus -fue lo único que dijo.

─Sí, claro -agregué. Y los cuatro reímos mientras Snape nos lanzaba su típica mirada de a la próxima los enveneno en la clase de Pociones.

─De acuerdo -empezó Remus cuando nos habíamos sentado y servido el desayuno -, justo después de comer no vamos a hacer eso de pretender que ustedes dos no tienen personas con quienes hablar y… Calla, Sirius… Y buscarán a Lil y Leen, hablarán con ellas y aclararán todo. Demasiado drama, volvamos a la diversión.

─Sí, padre -replicó Sirius.

─Lo dije en serio -agregó, después de reír. 

─De acuerdo -dije.

Así que después de Navidad, nos despedimos de Peter que estaba obligado a ir a casa con sus padres y nos dedicamos a buscar a las chicas. Sí, era algo así como un escuadrón de perdedores. Excepto tal vez por Remus. Cuando encontramos a Nic cerca del baño del tercer piso, lo besó apasionadamente.

─Caramelo -dijo con voz melosa Nic.

Ok, dije TAL VEZ. Caramelo. ¿Qué mierda?

Sirius trataba de no reír mientras nos despedíamos de ellos.

─Creo que la buscaré cerca de la sala común de Hufflepuff. Ya sabes, tal vez esté con Lindsay y su novio galán o con Bancroft.

─ ¿Con eso quieres decir que Bancroft no es un galán? -repliqué. Se echó a reír mientras se iba. Me hizo una seña con la mano y dobló a la izquierda al final del pasillo -. De acuerdo -agregué, a gritos -. Novio galán -mascullé y di media vuelta, para voltear por el otro extremo del pasillo.

Silbé mientras abría una de las ranas de chocolate del creativo regalo que Peter nos había dado a todos, cuando sentí que me chocaba con alguien y la rana caía al suelo.

─Mierda. Muchas gracias -dije y levanté la mirada -. Laureen -me enderecé -. Lo siento, no quise… -levanté las manos -. No me pegues -cerré los ojos, como si esperara una cachetada.

─Muy gracioso, James -dijo, poniendo los ojos en blanco -. Ten. No sé por qué tu amigo Peter se molesta en darme regalos.

Sacudí la cabeza mientras recibía la rana que me daba: ─Ustedes las mujeres están ciegas.

Cruzó sus brazos: ─ ¿Nosotras? -dijo, alzando una ceja.

─Sí, bueno, el pobre Peter babea desde la primera vez que te vio y aquí estás preguntándome por qué se molesta en darme regalos -la imité y me comí la rana. Examiné la tarjeta -. Oh, no Lufkin de nuevo.

Me examinaba mientras abría otra rana: ─ ¿Qué sucede?

─Oh, nada -desvió la mirada -. Bueno sí, siento lo de anoche. No quise decir lo de, ya sabes, vete al diablo. Tal vez con Clare y Jessica, pero-

─Lo entiendo.

─ ¿En serio?

─Claro, las Lutsk pueden ser un verdadero infierno -le sonreí y sacudió la cabeza.

─Hey -empezó a caminar, parecía nerviosa -. ¿Has…?

─No me ha querido hablar de eso -interrumpí -. No sé qué diablos pasó, pero no quiero volver a ver a la Laureen en faceta de veela loca.

Asintió, algo avergonzada: ─Deberías hablar con ella, James -dijo, me detuve y la miré.

─ ¿Con Laureen veela loca?

Sonrió: ─Con Lily -pasó a mi lado para irse en la dirección contraria -. Escuché que se irá con Nicole para Navidad. Qué suerte que Remus sea su novio, así averiguarás la dirección.

Asentí: ─Sí, qué suerte -dije sin mirarla.

─Feliz Navidad, James -agregó y se fue. 



« LAUREEN. Comenta este capítulo | Ir arriba SIRIUS. »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.