Historia al azar: En busca de una peluquería
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Awkwardly in love. » LILY.
Awkwardly in love. (R13)
Por ValeRengifo3
Escrita el Jueves 5 de Mayo de 2016, 00:29
Actualizada el Miércoles 12 de Febrero de 2020, 21:49
[ Más información ]

LILY.

Observé por la ventana al grupo. Caminaban apresurados hacia el Sauce Boxeador. Y James no me miró ni una vez. Miré a James Bancroft, que estaba a mi lado, me devolvió la mirada levemente y fue hacia Clare.

─Wow -comentó Severus, de pie a mi otro lado, lo miré -. No miró atrás, ¿estás segura que no siente nada por Pots?-preguntó, ladeando la cabeza. No respondí, y le di la espalda, yendo hacia la pareja.

─ ¿Estarás bien? -me preguntó James, acercándose. Asentí y señalé a Clare.

─No seas muy duro con ella -susurré. Solo sonrió levemente y acarició mi hombro por un segundo.

─Buena suerte -dijo, antes de voltearse y agacharse de nuevo.

Me acerqué a Severus: ─ ¿Adónde? -fue lo único que pregunté. Él sonrió, se dio la vuelta apoyado en un talón y caminó. Suspirando, lo seguí.

Nuestras pisadas resonaban sobre los escalones de mármol. Bajábamos por las escaleras cerca al viaducto, yendo hacia la entrada de las mazmorras, supongo. Observé a Severus, iba delante de mí, moviendo distraídamente su varita. Casi como una amenaza sutil. Traté de no fijarme en ese detalle y me fijé en su… look. Había dejado su cabello cada vez más largo, tanto que le cubría toda la nuca, caminaba cada vez más rígido y encorvado. Desvié la mirada rápidamente cuando me miró y me indicó que siguiera.

Tenía la puerta abierta hacia el exterior, hacia el viaducto. Con nerviosismo, salí y recibí de un golpe el frío de la noche. Crucé mis brazos y lo miré, él solo caminó hasta la mitad del viaducto y se volteó para verme. El viento golpeaba fuerte.

─ ¿Cómo esta Petunia? -dijo. La pregunta me dejó desconcertada.

─ ¿Uh?

─Tu hermana -replicó casi sonriendo.

─Sí... hm, bien, supongo -asintió -. En realidad, no hablamos... mucho -no me miraba mientras caminaba de un lado a otro, lentamente -. ¿Por qué...?

─ ¿Y tus padres? Seguro que con ellos si hablas -me miró un segundo y luego miró en dirección al lago.

─Hm, sí. Están bien. Mi padre tuvo un accidente automovilístico hace poco pero no fue nada...-empezó a caminar, indicándome con la cabeza que lo siguiera -… grave. Están bien -concluí con torpeza.

Estaba demasiado nerviosa para pensar en otra cosa que no fueran mis amigos arriesgando sus vidas con un grupo de extremistas. Lo miraba de vez en cuando, de nuevo estábamos en silencio mientras me llevaba por el pasillo de la biblioteca. Esperando lo peor, lo seguí cuando se internó en la oscuridad de la biblioteca.

─Este era el lugar que más frecuentábamos juntos -comentó y me miró -. ¿Lo recuerdas?

Asentí, sin mirarlo. Solo examinando el lugar y recordando. A menudo me acompañaba a la biblioteca, hacíamos deberes juntos, reíamos y nos teníamos confianza. Todo era tan sencillo. Claro, todo esto fue antes del episodio en quinto año. Y antes de que hiciera el tipo de amistades que odiaban mi origen.

─Nunca quise decirte lo que dije ese día -dijo, mirando sus pies. Me acerqué un poco a él -. Es... -levantó la mirada enojado -. Potter -fue lo único que dijo con los labios fruncidos.

De nuevo, sólo asentí.

─No deberías estar con él -empezó, esta vez no lo miré.

─ ¿Debería estar contigo? -repliqué, examinando una pila de pergaminos en una mesa cercana -. Debería estar contigo y tus amigos -sonreí nerviosamente, sin mirarlo, pero pude ver de reojo que negaba con la cabeza.

─Besó a Pots -fue lo único que dijo. Esta vez fui yo la que sacudió la cabeza -. No andas besando a las personas a menos que tengas algún sentimiento... algo. Además, Pots es... -lo miré y tenía en su semblante una clara expresión de repulsión.

─ ¿Qué? ¿Hija de muggles? -me devolvió la mirada, casi asustado -. ¿Por qué ella, Severus? -me atreví a preguntar, acercándome un paso a él.

─No hablaremos de eso -me cortó y me miró con ira. Asentí.

─Yo creo que sí quisiste decirme todo lo que me dijiste ese día -comenté, acercándome otro paso -. Asumo que era yo la elegida para la grandiosa muerte, ¿no es así? -no me miró -. Me dan asco -sacudí la cabeza y miré por la ventana. Se quedó en silencio por unos minutos.

─Vamos -dijo. Lo seguí. Recorrió de nuevo el camino hacia las mazmorras, esta vez, bajando por las escaleras que se dirigían hacia el despacho de Slughorn -. Te salvé -dijo, mientras pasábamos por una de las aulas de Pociones -. Investigué a fondo a cada uno de los Gryffindor hasta dar con alguien que fuera aún más... -dudó y me miró -. Más impuro -terminó.

Esa palabra me golpeó como una bludger. Intenté disimular, pero una lágrima se escapó de mi ojo derecho, la limpié rápido y con disimulo.

─No te voy a agradecer si es lo que esperas -comenté.

─No espero nada de ti desde que empezaste a salir con Potter -dijo, amargamente.

Me quedé en silencio y seguimos caminando hasta llegar al final del pasillo, donde había un cuarto de escobas. El cuarto de escobas donde lo había encerrado por primera vez James. O bueno, fue la primera vez que lo presencié. Severus no tuvo que explicarse, solo se apoyó contra la pared y recostó su cabeza.

─Amo a James -fue lo único que se me ocurrió decir, no me miró, pero cerró los ojos -. Sé que tienes razones para odiarlo. No te reprocho eso. Sé que fue muy cruel contigo, y aunque también sé que fueron niñadas, no lo excuso por nada -sequé con rapidez otra lágrima que se había escapado -. Pero no cambia en nada la situación en la que estamos, Severus.

─Lo sé. Y no es fácil para mí -me miró, serio -. Compartir sus ideales -aclaró y yo desvié la mirada -. Compartir sus ideales y que tú seas... -suspiró y no fui capaz de mirarlo. Reaccionó y siguió caminando -. Por acá.

Caminamos esta vez hasta el vestíbulo, donde escuchamos pasos apresurados. Instintivamente, llevé la mano hacia mi varita y me preparé.

─Hola, Lily -saludó Barbara.

─Hola -dije, tratando de sonreír.

─Siento molestarte y sé que es raro por... ser de noche y eso, pero he estado buscando a Dave y la verdad es que estoy empezando a preocuparme -miré fugazmente a Severus, que parecía divertido -. Nunca me hace esto y-

─No lo he visto -la corté. Me miró impresionada, pero le sonreí.

─ ¿Estás segura? -preguntó, mirando con desconfianza a Severus.

Asentí: ─Lo vi por última vez en los invernaderos con Lindsay -su mirada se apagó un poco -, no sé, pero a mí me parecía a que se estaban reconciliando.

Barbara asintió: ─Gracias -dijo y se fue.

Miré a Severus, sonreía burlón: ─ ¿Conque eso es una reconciliación para ti?

No pude evitar soltar una carcajada, él se unió, pero solo reía levemente, mirándome.

─Lo siento. Olvidemos y sigamos.

─Oh, así que quieres seguir pasando la noche conmigo -sonreí a medias.

─Fue lo que prometí, Severus.

La velada pasó sin más incidentes. Siguió preguntándome cosas de mi familia y mías, no se volvió a mencionar a James ni a ninguno de los Merodeadores. Mucho menos a Laureen o Lindsay.

Cuando menos me lo esperé, el sol empezó a salir, estábamos sentados en el borde del lago, en silencio, sólo contemplando la superficie. Me había llevado allí, siendo el lugar dónde habíamos terminado nuestra amistad.

─De verdad no quería... -empezó Severus -, no quería que lo nuestro se fuera a la mierda por Potter -solo asentí -. En serio apreciaba tu amistad, Lily. Ya sé que nunca hubiera podido recibir más de ti, recibir lo que quería, pero... -suspiró.

No supe qué decir. Por un lado, recordaba como si fuera ayer el incidente, su rostro congestionado por la ira, James y Sirius riendo con fuerza, las palabras de Severus fueron las primeras en las que escuché desprecio hacia mí y hacia todos los nacidos de muggles. Y, por otro lado, se veía realmente arrepentido, siempre había sospechado que sentía algo por mí, y sabía que nada justificaba la manera en que me había tratado, pero una parte de mi lo extrañaba.

Y cuando esa parte de mí lo extrañaba, venían a mi cabeza las palabras.

Era un círculo vicioso. Y a esas palabras, se sumaba el plan de su grupo terrorista de matar a Lindsay. Lo miré y me examinaba, casi ansioso. Traté de sonreírle.

─Ya lo sé, Severus, pero no puedo olvidar-

─No te estoy pidiendo que olvides -me interrumpió, algo enojado -. Solo quería que lo supieras, ya sé que nada volverá a ser como antes -asentí -. Además, no creo que quisiera tenerte cerca si vas a andar del brazo de Potter.

─Vale.

No hablamos más del tema. Unos minutos después se levantó y me ofreció la mano, fue el único contacto real que tuvimos durante toda la noche. Una vez estuve de pie, se soltó rápidamente y caminó hacia la entrada del vestíbulo.

─Gracias -fue lo único que dijo -. Sólo te pido discreción con los otros... ya sabes, los del grupo -bajó la mirada y yo asentí.

─Claro -dije. Levantó la mirada, me miró a los ojos por última vez, dio media vuelta y se fue hacia las mazmorras.

Lo observé irse y se me ocurrió volver a los invernaderos, donde había dejado a James y a Clare. Estaba vacío, así que corrí a la ventana. Al mismo lugar donde me había asomado la noche anterior. No se veía más que los asombrosos terrenos de Hogwarts siendo invadidos por la luz del sol.

Mordiendo mi labio superior, me devolví y caminé hacia el Sauce. Nada perdía con examinar el lugar. Después de todo, Remus tendría que estar con Laureen y Peter.

Estuve rondando el árbol aproximadamente una hora y nadie apareció. Tampoco quería acercarme mucho por el miedo a ser aplastada. Con paso decidido fui hacia la enfermería, no quería ser pesimista, pero era probable que hubiera algún herido y, deseando que no fuera James, caminé hacia el castillo, mirando de vez en cuando hacia atrás, por si alguien aparecía.

A mitad de camino, choqué con Peter y Remus. El segundo le ayudaba al primero a ponerse una chaqueta encima de la venda que tenía en el brazo derecho.

─ ¡Remus! -lo abracé con fuerza y luego a Peter, que se quejó de su brazo -. ¿Qué ha pasado? ¿Te encuentras bien, Peter? ¿Dónde están todos? Iba de camino a la enfermería para-

─No están ahí -cortó Remus. Estaba pálido y tenía grandes ojeras. Su tono de voz no me preocupó, pero tampoco me tranquilizó.

─ ¿Qué paso con Peter? -pregunté, mirando el brazo.

─No es nada -dijo el chico, pero con una mueca de dolor -. Tuvimos que ejecutar el plan B y tropecé y...

─ ¿Pero Laureen no-?

─No estuvo -fue lo único que dijo Peter. Miré a Remus.

─ ¿No han vuelto? Pensé que para esta hora ya estarían... O bueno, James se preguntaría donde estuve y...

─Están con Dumbledore -me interrumpió el hombre lobo. Me sonrió y apretó mi mano -. Están bien. Pero creo que necesitas descansar, Lil -negué con la cabeza.

─Necesito asegurarme.

─Llegaron alrededor de las 2 de la mañana y se encontraron con que Dumbledore los esperaba en la Casa de los Gritos, no creo que estén en problemas ni heridos -se encogió de hombros -. Es lo que sé. Ahora a dormir.

Negué con la cabeza y tapé mi rostro con las manos, ocultando mis lágrimas. Remus me rodeó con sus brazos y acarició mi espalda: ─Están bien -repitió.

─No creo que sea capaz de dormir -dije contra su hombro.

─Desayuno, entonces -replicó Remus, arrastrándome con ellos al comedor. 



« POTTER. Comenta este capítulo | Ir arriba DAVE. »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.