Historia al azar: Nada es lo que parece
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Awkwardly in love. » SIRIUS.
Awkwardly in love. (R13)
Por ValeRengifo3
Escrita el Jueves 5 de Mayo de 2016, 00:29
Actualizada el Miércoles 12 de Febrero de 2020, 21:49
[ Más información ]

SIRIUS.

La sala común estaba abarrotada. Mientras veía como James disfrutaba de su triunfo y la pasaba genial, yo no podía hacer otra cosa que sentirme culpable. Sí, sí, no es como si yo hubiera obligado a Nott a besar a esa chica, y mucho menos a Laureen a no hacer una mierda al respecto. Al menos Lindsay tenía algo de sentido común, y aunque no fuera completamente su asunto, era la mejor amiga.

Fui hacia ella. Se encontraba sentada en uno de los sillones cerca de la ventana. Destruía papeles con rabia. No me miró cuando me senté a su lado y recibió la cerveza de mantequilla que le ofrecía. Colagusano se había lucido con el botín de la cocina.

Suspiró y tomó un sorbo.

─Está lloviendo -comenté, incómodo.

─Sí…

─Mira, Lindsay… -me miró con sus grandes ojos azules y su rostro contraído en la mueca de disgusto de siempre.

─Esto está jodido, Sirius -sacudió la cabeza y desvió la mirada.

─Hubiera sido preferible que… bueno, que se hubiera enterado por ti. Estoy seguro que hubiera hecho algo respecto...

─Hubiera sido preferible un golpe accidental en la cabeza de Logan con una bludger. O que ella no se hubiera enamorado de él desde un principio -mi estómago dio la vuelta en su lugar y ella me miró de nuevo -. De todas maneras, ella no… Como sea.

─Tal vez si le buscas otra pareja…

─Oh, cállate de una vez, Black. No es como si te importara. Ni a ti, ni a ninguno de tus "merodeadores" y sus chicas -puso los ojos en blanco.

─Sí me importa -dije en voz baja.

─Si tú lo dices -replicó, tomando otro sorbo.

─Podría hablar con ella…

Se río, amargamente: ─ ¿Hablar con ella? ¿Y decirle qué? ¿Perdóname por dejar de ser tu amigo, mis papás amantes de las artes oscuras desprecian a todos y me obligaron a no hablarte más? ¿Quieres hablar sobre Nott? Oh, espera, no, es mejor que no, después de todo no puedo darte consejos de relaciones porque la mía apesta. Ni siquiera me gusta Amanda, así que la verdad nada importa. Oh, mira está lloviendo. Ten una cerveza.

─Wow, tienes mucho que decir.

─ ¿Sabes qué? No tengo tiempo para esto. Hasta mañana -puso la botella en mi mano y se levantó tan furiosa y rápidamente que, por poco bota por la ventana a Colagusano -. Estorbo -susurró y se fue, mirándome una vez mal, pero no tenía tiempo para eso, estaba muy ocupado riéndome de Peter colgando del marco de la ventana.

Remus fue a ayudarlo: ─Necesito una mano -dijo, sudando del esfuerzo.

─Necesitarás más que una mano -comenté y todos rieron. James (también entre risas) fue a ayudar.

Una vez Colagusano estuvo de nuevo rondando por la sala común, James se sentó a mi lado: ─ ¿A qué vino que la chica mala quisiera matar a Peter?

Me encogí de hombros: ─Está de mal humor -lo miré -. Lindsay quiso decirle a Laureen el asunto con Nott, pero al parecer Leen ya lo sabía y quiere seguir con él, así que Lindsay reaccionó de la manera que, supongo, cualquiera con su personalidad lo haría y, bueno traté de hablarle.

Rio: ─No eres el mejor para ese caso…

─ ¿A qué te refieres? -fruncí el ceño.

─No te lo tomes mal, pero fuiste el que dejó de hablarle por su familia… SÉ que no fue tu culpa y que Regulus lo empeoró todo, pero aun así Lindsay no sabe toda la historia.

─En otras palabras, soy el imbécil -comenté.

─Eso no sería nuevo -dijo Nicole, sentándose junto a James.

Tomé un sorbo de mi cerveza, mientras Nic hablaba con Cornamenta. La verdad es que James tenía un punto, no tenía ningún lugar en la vida de Laureen como para entrometerme y menos con un tema tan delicado. Después de todo, Lindsay había dicho que ella amaba a Nott. Lo que sea que eso signifique.

La fiesta siguió hasta cuando la permitió McGonagall y, cuando nos fuimos a los dormitorios, le pedí a Lily que me dijera cómo estaba Laureen.

─Duerme -me dijo, una vez se hubo cambiado.

─ ¿Lindsay?

Sacudió la cabeza: ─Creo que no planea dormir hoy… Va por la décima botella de cerveza y está sentada en el marco de la ventana mirando enojada -se acercó para susurrarme -. ¿Crees que tenga algo que ver con Nott?

─No lo sé.

─Ok, eso fue lo menos convincente que me has dicho hoy… Sirius, ¿sabes algo que…?

─Hey, Canuto, ¿qué sucede…? -James se detuvo en seco cuando me vio con Lily y sonrió torcidamente -. Lindos pijamas.

Lily se ruborizó levemente y cruzó los brazos, reí: ─Estaré en un minuto.

Con otra sonrisa torcida, James se alejó y Lily bufó.

─No sé nada, Lil -dije, en voz baja -. De todas formas no es de nuestra incumbencia. Iré a dormirme antes de que vuelva James y tu cara se incendie -reí y esquivé su golpe.

 

James me lanzó una almohada en forma de despertador: ─Es tarde -dijo, con el cabello desordenado mientras buscaba sus anteojos -. No alcanzaremos a desayunar… ¡Remus! Te dije que te levantaras-

─Ya voy -exclamó con voz adormilada.

Corrimos al aula de Historia de la Magia con nuestras maletas colgando en el aire. Con un poco de suerte, llegaríamos antes que el fantasma. Abrimos las puertas de par en par y nos sentamos, dos minutos antes de que el profesor apareciera.

─Me muero de hambre -comentó Peter.

─Eso sí que es raro, no creo haber escuchado esa frase nunca… O espera, tal vez una o dos veces -dijo James.

─O todo el tiempo -dije y los tres reímos mientras Peter agarraba su panza -. Pero yo también. Creo que sería capaz de convertirme en perro y comerme la tarea -miré a James que reía mirando su pergamino -. ¿Dónde están tus anteojos, Potter? -le pregunté cuando iba a pedirle pluma y pergamino. Reí disimuladamente.

─No es gracioso, no puedo ver nada, ¿ya empezó la lección? -reí con Colagusano y James le dio un golpe en la cabeza -. Hey, Evans, ¿te molestaría si copio tus apuntes?

─Pensé que no podías ver nada -dijo la chica sin voltearse.

─Oh, así que escuchas nuestras conversaciones, ¿eh? -dijo Potter. Lily se ruborizó y se movió para que James se sentara a su lado, él me guiñó y se sentó junto a ella. Dirigí mi mirada hacia Laureen. Garabateaba mirando por la ventana, tenía sus ojos y mejillas rojas.

─Pst, Laureen -susurré. Me miró, sonrió con amabilidad, resistí el impulso de tratarla como lo había hecho la última vez que me había mirado así -. ¿Cómo estás? -bajó la mirada con vergüenza y sonrió de nuevo, encogiéndose de hombros. Abrí la boca para susurrar algo más cuando golpearon la puerta del aula.

El profesor Binns, sorprendido, soltó un "siga" carrasposo.

─Siento la molestia, profesor -miré al intruso en cuanto habló y le di la espalda -. Es sólo que el director necesita con urgencia la presencia del alumno Black, si es conveniente.

Suspiré exasperado y no me levanté hasta que Remus me dio un codazo en las costillas.

─De acuerdo -dije enojado. Los ojos azules de Laureen miraban a Regulus sin expresión, mientras me levantaba e iba hacia mi hermano -. ¿Qué es lo que quieres? -pregunté sin salir del aula ni cerrar la puerta.

Él sólo tomó mi mano, me sacó y cerró con delicadeza: ─Creo que me perdí de las clases de etiqueta -mascullé -. ¿Qué quieres? -repetí -. Nunca pensé que te vería mintiéndole a un profesor, se supone que eres Don Perfecto, ¿no es así? -dije, mirando su uniforme muy pulcro, siguió caminando, al parecer ignorándome, pero podía ver su expresión crispada.

─ ¿Por qué rechazaste la invitación de Slughorn en el tren Y en la cena de bienvenida? ¿Estás loco? -se detuvo junto a las puertas que daban al puente de piedra y me miró sin un atisbo de expresión en su rostro.

─Para nada -respondí cruzando mis brazos -. Sólo no sentía ganas de ir. Ya sabes, esos eventos sociales no son mi estilo, además James y yo teníamos un…

─ ¿No sentías ganas de ir? -interrumpió -. Pensé que había quedado claro lo de tu amistad con ese Potter -dijo mientras buscaba entre los pliegues de su túnica. Sacó una carta en un sobre de pergamino verde.

─Bromeas, ¿no? ¿Hasta dónde llega el ego de tus padres? No me digas que ahora matarán a aquellos que se atrevan a usar sus sobres verdes. Y en cuanto a James…

─Ya basta, Sirius -al ver que no recibía la carta, la puso contra mi pecho e hizo presión con su dedo índice -. Insisten en que vayas al baile de Navidad que organiza Slughorn, si quieres algo de herencia cuando crezcas -se alejó, soltando la carta que voló hasta el suelo. La observé y me senté en la banca que estaba a mí lado.

─Malditos Black -mascullé -. ¡No pienso ir! -exclamé hacia Regulus, me ignoró y siguió su camino. Me levanté y volví al aula.

Cuando llegué, la lección ya había terminado y Laureen era la primera en salir.

─Hey -saludé sonriendo.

─ ¿Está todo bien? -preguntó, mirando hacia atrás, como si esperara ver a Regulus.

─Sí, eso no importa, ¿cómo te encuentras? -llevó una mano a su cabello y puso un mechón detrás de la oreja.

─Bien -trató de sonreír, pero en ese momento salió Lindsay y nos miró como si pensara la mejor manera de matarnos -. No me habla -agregó.

─Bueno… Ya sé que no está en mis asuntos, pero tiene algo de razón, Leen. También me gustaría saber por qué sigues con él -me miró sorprendida.

─Tienes razón, no sólo no está en tus asuntos, tampoco debería importarte…

─Pero lo hago y…

─No quiero que lo hagas -desvió la mirada.

─ ¿Por qué no? Mira, si ese… idiota está… chantajeándote para que sigas con él, o algo por el estilo…

─No tiene nada que ver con eso, Sirius. Sólo no quiero que te entrometas en esto.

─ ¿En esto? ¿O en nada que tenga que ver contigo? -crucé mis brazos y me miró a los ojos.

─Eres un tonto, Sirius. Quiero que me respondas -dijo acercándose, descrucé mis brazos y me enderecé, de repente nervioso -, ¿de verdad crees que podemos ser amigos de nuevo cuando cada vez que me hablas, el único tema que se te ocurre es Logan? Dime, ¿no quieres saber que sucede con Lindsay o con Madison? ¿Por qué…? -se calló y bajó la mirada de nuevo -. Esto es inútil.

─No lo es. Supongo que…

─Sirius -me calló -. Deberíamos dejar las cosas como están -dijo mirando atrás de mí. Se fue y bajé la cabeza con los ojos cerrados.

─Otra cosa -dijo Regulus, acercándose -. Todavía recuerdas qué opinamos de los Moris, ¿no es así? -me sonrió y sacudió mi túnica. Me desprendí y James se acercó, alcanzándome mi mochila. Me la puse y esperamos en silencio a Lunático y Colagusano.

─ ¿Qué quería? -preguntó Remus, miré hacia la dirección por la cual se había ido Laureen.

─Que sea un Black -respondí y caminé hacia la salida, directo a Cuidado de Criaturas Mágicas. 



« LINDSAY. Comenta este capítulo | Ir arriba LAUREEN. »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.