Historia al azar: Recuerdo
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Awkwardly in love. » BANCROFT.
Awkwardly in love. (R13)
Por ValeRengifo3
Escrita el Jueves 5 de Mayo de 2016, 00:29
Actualizada el Miércoles 12 de Febrero de 2020, 21:49
[ Más información ]

BANCROFT.

─Creo que si lo miras desde la perspectiva de… ¿me estás escuchando, Linds? 

─Sí, ya sé que me dirás, James -comentó sin dejar de mirar a Dave. Se encontraba en medio de media docena de brujas que le estaban tomando medidas. Sí, para su traje de bodas. La madre de Dave estaba entre el gentío y con frecuencia miraba a Lindsay sonriendo, casi malévolamente.

─No puedo creerlo -dije, desviando la mirada, incomodo, cuando le quitó la camisa a su hijo en cuanto vio que Barbara se acercaba, mirando el piso. Algo sonrojada, cuando cruzó miradas con Dave.

─Maldito infierno -comentó, Lindsay. Se levantó, pateó la mesa y salió a zancadas del comedor con la mirada fija de Dave, luego me miró y desvié la mirada después de encoger los hombros hacia el torso desnudo de mi mejor amigo.

─Así que ha sido una cena interesante -comentó Leen, sentándose a mi lado. 

─No tanto como lo será esta noche -dije, sonriente.

─Eso sonó algo pervertido -dijo Sirius, sentándose frente a mí.

─No… No quise-

Rio fuertemente y cogió una tostada del plato de Leen.

─Hey, hay un plato llena de esas frente a ti -dijo la rubia.

─Hm -masticó y tragó -. Creo que las tuyas están mejores…

─No es como si las hubiera preparado, Sirius, sólo les unté mermelada y-

─Chicos -avisé cuando vi que Clare se acercaba. Laureen guardó rápidamente las tostadas en una servilleta y se fue seguida de su novio.

─No entiendo por qué siguen sentándose en la mesa de Hufflepuff -comentó, besando mi mejilla.

─Tú estás sentada en…

─Lo sé, pero soy tu novia.

─Laureen ha sido mi amiga desde siempre.

─No discutiremos eso de nuevo -arregló el cuello de mi camisa.

─Así que… ¿estás lista? -pregunté, sin mirarla, pero pude fijarme como, de repente se ponía alerta.

─ ¿Lista…?

─Irás a cenar con tus padres, ¿no? -la miré a los ojos y me sonrió nerviosamente.

─Oh, sí. Cierto -desvió la mirada hacia su plato -. Mis padres -repitió, sonriendo nuevamente.

─ ¿Crees que demorarás mucho? -me acerqué un poco -. Pensaba que tal vez podríamos, ya sabes, después…

─Hm, sí. Nos vemos en la mañana -me dio un beso fugaz y se separó, pero la sostuve por el cuello. Me acerqué y la besé, lentamente. Me miró seria por un segundo y luego me sonrió nerviosamente.

─Cuídate -dije. Asintió y salió del comedor.

Sin mucho que hacer hasta la noche, me dirigí a la biblioteca, buscando algo de tranquilidad y concentración; Slughorn ya me había aplazado por mucho tiempo el ensayo sobre poción multijugos, y la verdad, quería salir lo más pronto de eso. Así que escogí una mesa junto al estante que necesitaba y… bueno, lo cierto es que traté de concentrarme. 

Hasta la discusión. Justo al lado del estante detrás de mi mesa, escuché susurros aireados, miré a mi alrededor, esperando encontrar a la señora Pince, callando a la pareja, lo que me encontré fue la cabellera rubia de Nicole, discutiendo con Lupin.

─No puedes, Nic…

─Remus -dijo ella, abriendo la boca para replicar, pero quedó en silencio cuando se fijó en mí. Lupin volteó y me miró. Su rostro casi tan demacrado como si hubiera tenido una de sus noches. Traté de sonreírle, pero me dio la espalda y se llevó a Nicole.

Me quedé de pie, observando por donde se habían ido, decidiendo si valía la pena seguirlos o solo sería una pelea de pareja. Justo cuando me decidí a comprobarlo, Jessica se interpuso en mi camino. Frenética y despeinada.

─ ¿Qué le hiciste, James?

─ ¿Disculpa?

─Acabo de encontrarme con mi prima -decía asintiendo -. Está desconsolada, por eso te estoy preguntando a ti -puso su dedo índice sobre mi pecho -, ¿qué diablos le hiciste?

─ ¿Dónde la viste, Jessica? -desvió la mirada y la agarré por los hombros -. ¿Por qué...?

─En los invernaderos -se secó una lagrima y entrecerré mis ojos -. Estaba esperando a Regulus, según él quiere pedir perdón por lo que hizo en la fiesta de los Simpson -cruzó sus brazos, de repente enojada -. No sé si pueda-

─ ¿Regulus?

Corrí, dejándola con la palabra en la punta de su lengua.

Si Jessica se iba a encontrar con Black en los invernaderos, eso solo significaba que cuando llegara allí, vería a Clare. Y era muy posible que quisieran hablar sobre la misión. Incluso podría llegar Nicole, o Snape.

Lo primero que vi cuando llegue fue un cuerpo en el suelo de la entrada. No estaba herido, solo desmayado. Era Dave. Con desesperación miré a mi alrededor, esperando encontrar a Lindsay, también desmayada, pero lo que vi fue peor. En el invernadero 2, se encontraban cinco personas, cuatro rodeando a una atada en el suelo. Me acerqué lentamente.

Jessica sostenía con fuerza a Lindsay, con su varita en el cuello de mi prima. Lindsay me miró fugazmente y me hizo señas para que huyera. Regulus no me había visto, se encontraba junto a Nicole y miraban a Clare, la que estaba amordazada en el suelo. Tenía heridas en su rostro.

─No debiste, Clare -decía Regulus con la mirada nerviosa de Nicole -. Debiste hacerle caso a tu prima. No me gusta que jueguen con nosotros, ni al Señor Tenebroso.

─Yo no…

─Calla -siseó y obtuve otra mirada fugaz, está vez de Clare. Casi como suplicando. Retrocedí un paso y miré de nuevo a Linds, que en ese momento escupía a Jessica.

─Es hora -dijo Jessica, limpiándose con desagrado -. No soporto más a esta -le enterró la varita en el cuello.

Regulus asintió y golpeó a Clare, para luego vendar su boca.

Desaparecieron en un segundo (ni idea de cómo) y, cauteloso, me acerqué a Clare, dejando a Dave, recostado sobre la pata de una mesa, esperando a que despertara pronto y me dijera que diablos había pasado.

Ya no confiaba en Clare. Para nada. Pero no podía evitar preocuparme por ella. Acaricié su rostros suavemente, quitando los mechones de cabello de sus ojos. Para que pudiera verme mejor. Sus ojos, abiertos de par en par, llenos de pánico. Observé sus ojos un minuto, antes de quitarle la mordaza. Ella me miró, asustada.

─James…

─ ¿Qué quieren con Lindsay? -interrumpí -. ¿Por qué diablos se llevarían a mi prima? -pregunté, con los dientes apretados -. ¿Por qué mantendrías en secreto que mi prima…? Clare, hemos salido todo este tiempo y no se te ocurrió contarme que Regulus y Jessica y Nicole-

─Nicole no quería estar ahí -susurró.

─ ¡No me importa, Nicole, maldita sea! ¡Lindsay! ¡Mi prima! ¿Adonde fueron? -golpeé con fuerza una de las columnas de madera, para después darle la espalda y respirar profundamente. Gritar no hacía más que asustarla más.

Porque era claro que estaba asustada. La miré de nuevo, y no pude evitar volverme a enojar y sacar mi varita: ─Te juro, Clare, no te gustará lo que-

─ ¿James? -reconocí la voz de Leen, pero sonaba algo distante -. ¿Qué diablos haces? -la miré, se acercaba a mi, con sus grandes ojos azules llenos de pánico. Black puso su mano en uno de sus hombros, deteniéndola.

─Leen -dije, aliviado. Me acerqué, para abrazarla, pero Black la desvió. Fruncí el ceño -. ¡Hey! -exclamé enojado, no tenía tiempo de niñadas, mi prima estaba secuestrada por psicopatas.

─Está bien -intervino Leen, antes de que la pelea se pusiera física -. Está bien -repitió ella, abrazándome, nerviosa. Le devolví el abrazo, aliviado, pensando que la situación no necesariamente me favorecía, no al menos como se veía desde fuera.

Cuando me preguntaron que había sucedido solo dije el nombre de Jessica.

Me miraron, anonadados, antes de empezar a disparar preguntas.

─Lo sabía -dijo Lily -. Y además, te lo advertí, James.

─ ¿Jessica? -fue lo único que dijo Potter.

─ ¿Qué diablos significa eso? -dijeron al unísono Leen y Black.

─Ella es responsable de todo. Con Regulus, Nicole y… Clare. Se llevaron a Linds -dije, apartándome para que todos la enfrentáramos.

─No entiendo -dijo Leen, casi incapaz de mirar a la chica -. Pensamos que Dave…

─Dave -dije, acordándome. Fui hacia él, que estaba detrás del grupo de los Merodeadores y sus novias, y me agaché, después de sacar mi varita -. Ennervate -susurré, apuntando a su pecho -. Lo encontré, desmayado -explique mientras Dave despertaba -. Sabrá algo de lo que pasó y alguna idea de dónde podría estar Lindsay o por qué… -no pude terminar la frase.

─Por qué ella -completó Potter por mi, lo miré, pero él tenía los ojos fijos en Dave, que ya despertaba.

─Dave -dijo Leen, arrodillándose a mi lado -, Dave, ¿estás bien? -apartó el cabello que caía sobre su rostro y él miró a su alrededor confundido.

─ ¿Dónde están? -preguntó, incorporándose. Leen lo detuvo.

─Ve despacio -advirtió -. ¿Qué sucedió? -susurró ella y supe que temía su respuesta. Temía saber qué iba a suceder con Lindsay.

─Ella lo hizo -dijo, mirando a Clare -. Es lo último que recuerdo -se levantó, de repente enojado -, ella es la culpable de que… -miró a su alrededor -. Lindsay.

─Ellos la tienen -me obligué a decir.

─Mierda -exclamó, enojado y propinó un golpe a una columna -. Es tu culpa, Potter.

─ ¿Qué? ¿De qué hablas? Acabo de llegar.

─Dave -intervino Lily.

─No, Lily. Si no la hubiera besado…

─Es ridículo, Simpson -intervino Black -. ¿Dices que si esos dos no se hubieran besado, Lindsay estaría acá? Que un beso provocó que esos… psicopatas se la llevaran.

─Digo que no hubiéramos estado acá, solos, a esta hora, tratando de arreglar lo que Potter arruinó para Linds y para mí, ella seguiría acá -se acercó al chico, enojado. Pero me interpuse entre ellos.

─Dave -le susurré -. Creo que hubieran encontrado la manera de llevársela. No puedes permitir que lo que pasó entre ellos nuble lo que está pasando. Es algo muchísimo más grave que un beso -me acerqué otro centímetro -. Esto es oscuro, perverso…

─Nunca lo entenderán -intervino Clare. Estaba pálida, pero su mirada decidida. Me acerqué. 

─ ¿Entender qué? ¿Qué quieren con Lindsay? -me agaché a su lado y susurré: -Es mi prima, Clare, deberías…

─Oh, pero ¿en serio lo es?

─ ¿Cómo…? -me alejé -. Así que es por eso -dije, tratando de unir las piezas sueltas -. ¿Acaso todo esto es sobre los hijos de muggles?

─ ¿Qué tendría eso que ver con Lindsay? -preguntó Black, pero Remus parecía como si estuviera armando su propio rompecabezas, mientras Lily y James intercambiaban miradas. Dave y Leen se acercaron.

─ ¿Cómo podrían saberlo? -preguntó Leen -. Los Pots-

─Los Pots no fueron lo suficientemente precavidos. Él se enteró -interrumpió Clare -. Él lo sabe y Lindsay debe pagarlo…

─Pero-

─ ¿Pagar por qué? -dijo Leen, como si no creyera nada de lo que estaba sucediendo.

─Por robar magia -respondió Clare, casi como obligada, como recitando esas palabras. Dave se abalanzó sobre ella, pero Laureen lo detuvo.

─Snape -dijo Lily.

─Nic -terció Remus.

─Sí, sí, sus sospechas eran ciertas. Regulus, Jessica -Clare me miró fijamente, traté de descifrar algo de esa mirada, antes de que Sirius interrumpiera.

─No entiendo -intervino, todos lo miraron -. No, ya lo sé. Sí, Linds está en peligro, pero ¿por qué ella? Pensé que los Pots…

─Lindsay es adoptada -le respondió Leen -. Sus padres eran muggles. Y supongo que los culparán por adoptar a una bebé que no tenía con quién…

─Lindsay no merece su magia, Laureen -dijo Snape. Entrando en el invernadero, con paso tranquilo. Potter  lo agarró del cogote y lo empujó contra una pared llena de enredaderas.

─ ¿Dónde está? -preguntó el chico, pronunciando cada palabra extrañamente calmado. 



« LAUREEN. Comenta este capítulo | Ir arriba LINDSAY. »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.