Historia al azar: Luna Llena
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Awkwardly in love. » LILY.
Awkwardly in love. (R13)
Por ValeRengifo3
Escrita el Jueves 5 de Mayo de 2016, 00:29
Actualizada el Miércoles 12 de Febrero de 2020, 21:49
[ Más información ]

LILY.

Cuando me lo dijo, pensé que me moriría en ese mismo instante. Y aunque hubiera tenido las mejores intenciones diciéndome antes que me enterara por otra persona, no era algo que arreglara todo como un reparo.

De hecho, creo que destruía algo que no sé si sería capaz de reparar en algún momento. O siquiera olvidar, porque les juro que cada vez que lo veía, o a Lindsay o incluso a Laureen (que dejó de tener algo que ver con él, o bueno, nunca tuvo algo que ver con él), me daban ganas de golpear a alguien o llorar debajo de mi cama y no salir nunca.

─Tienes que dejar de hacerte esto, Lil -dijo Nicole, entrando al dormitorio y abriendo todas las cortinas -. Creo que estás exagerando, porque la verdad-

─No actúes como si de repente te importara, Nicole -dije, en voz baja, pero se calló y me miró. Se sentó detrás de mí y me quitó las cobijas de encima.

─Esto no tiene que ver conmigo y lo que está pasando -no la miré -. Sí, James cometió un error, todos cometemos errores…

─Hablas como si hubiera usado sal en vez de azúcar.

─… y creo que deberías intentar hablar con él. Escuchar que tiene que decir. No te estoy pidiendo que vuelvas con él -la miré -. Sólo inténtalo -me sonrió levemente y salió de la habitación.

Suspiré, odiaba cuando tenía razón. No podía quedarme para siempre así, menos por James. Esta no era yo, nunca lo había sido y no empezaría hoy. Así que, decidida pero lentamente, me levanté y bajé a desayunar con Nicole, que seguía en la Sala Común cuando salí. Casi como esperándome. Claro que sabía que bajaría.

Caminamos en silencio, hacía mucho tiempo que no hablábamos. De hecho, esas pocas palabras que me había dicho, era el discurso más largo desde varias semanas.

─ ¿Qué sucedió, Nic? -susurré.

Me miró, con ganas de llorar y desvió la mirada rápidamente: ─Algún día te podré explicar.

─ ¿Por qué…? -dudé, un segundo, pero luego la hice detener y la enfrenté -. ¿Por qué de repente…?

─Ya te dije que no ahora -me cortó y siguió caminando -. Por ahora tienes que arreglar tus problemas con James.

Asentí y la seguí: ─De acuerdo.

James bromeaba con Sirius y Remus cuanto entré al Gran Comedor. Nicole se sentó frente a Remus y lo ignoró. Si las cosas entre nosotras dos no estaban funcionando, ellos iban de mal en peor. El hombre lobo bajó la mirada a su desayuno y Sirius se fue. James se levantó y se alisó el uniforme, nerviosamente.

Ese gesto hizo que me dieran ganas de acercarme, arreglar su corbata, acariciar su rostro y besarlo. Pero en vez de eso, crucé los brazos.

─Hablemos -dije. Él asintió y me siguió hacia la salida. En la puerta nos chocamos con Severus y un montón de libros sobre sus brazos.

Los tres nos quedamos en silencio, ellos dos mirándome a mí y yo mirando a Snape. Tragué saliva, algo nerviosa. Desde la conversación que había escuchado, no podía mirarlo de nuevo como antes. Sonrió, casi sarcásticamente a James y siguió su camino.

─Idiota -masculló James, sin humor para gastarle una de sus bromas. Me miró de reojo y yo salí al vestíbulo.

Una vez afuera, lo enfrenté. Era lo que más temía porque sabía que cuando viera sus ojos, algo pasaría, que no sería capaz de controlar. Por suerte, Dave pasó en ese mismo momento, se detuvo en seco y nos observó. Bueno, a James. Y tampoco lo llamaría "observar". Él cruzó los brazos y le dio la espalda, después de un minuto, Dave entró al comedor. 

Suspiré, entre aliviada y estresada. No sabía qué diablos iba a decirle a James. Lo miré y estaba tan ansioso, que quise besarlo de nuevo, pero me contuve. Crucé mis brazos y di un paso atrás.

─Lil, ¿qué haces? -sonrió, torcidamente.

─ ¿Por qué lo hiciste, James? -se borró la sonrisa de su rostro y se acercó a mí, pero me alejé. Sacudí la cabeza -. No. Sólo habla…

─Pensé que no querías explicaciones…

─Nunca dije eso -dije, moviendo mis manos nerviosamente.

─Pensé que el levicorpus había significado eso-

─Sólo responde -lo callé. Sabía lo que hacía. Lo conocía muy bien y quería distraerme con sus bromas estúpidas para que olvidara de repente que había besado a Lindsay. De repente, me llené de enojo y lo golpeé -. ¿Por qué? -repetí -. Tantas veces que me aseguraste que tú y Laureen…

─No de nuevo, Lil…

─No me llames así, soy Evans para ti-

─Pero Leen…

─Laureen no tiene nada que ver, pero mira que tenía razón de desconfiar de ti -lo golpeé de nuevo.

─De acuerdo -dijo, levantando las manos -. Besé a Lindsay porque-

Si Dave no lo hubiera golpeado en la mandíbula, tal vez hubiera sabido por qué besó a otra chica. Pero en ese momento estaba preocupada por James, que no despertaba. Dave se agachó para ayudarme a levantarlo y llevarlo a la enfermería.

─No necesito preguntar por qué -dije, mientras caminábamos -. Pero pudiste-

─ ¿Qué? ¿Pegarle menos duro? -sonrió, burlonamente -. Y eso que no ha recibido el merecido que le quiere dar Lindsay…

─ ¿Lindsay? -le pregunté, extrañada -. Pero ella… -me calló con su mirada -. Lo siento -dije.

─Está bien. Creo que ni ellos mismos entienden qué fue lo que sucedió -suspiró -. Lindsay y yo nos daremos un tiempo, pero creo que lo seguiremos intentando -informó y me miró, no le devolví la mirada -. Fue un beso de nada. Como si no hubiera pasado.

─ ¿Te dices eso todas las noches? -rio.

─No, sólo me mantuvo despierto la primera noche -lo miré.

─Suertudo -dije.

─Tal vez deberías hablarlo con él -comentó, acomodando el cuerpo de James.

─Eso era lo que trataba de hacer cuando llegaste y lo derribaste -lo miré mal.

─No lo parecía -dijo, encogiéndose de hombros.

─Bueno, pero los golpes quería dárselos hace mucho, la verdad. Desde que estuvo con Jessica, si soy completamente sincera -Dave soltó una carcajada que por poco despierta hasta a James. Me uní a sus risas, que fueron calladas por la enfermera.

─Gracias -le dije.

─De nada, Lil -me revolvió el cabello y dio media vuelta.

─Dave, espera -me miró -. ¿Cómo está Laureen?

─Mejor -respondió, metiendo las manos en los bolsillos del pantalón -. Creo que fue Sirius el que casi muere… y de la impresión, supongo. Pero Leen está mejor que nunca.

─ ¿Ya la has… visto? -pregunté, dudosa.

─Es asombroso -dijo, asintiendo con la cabeza. Le sonreí levemente y él se fue.

Estuvo inconsciente por unas dos horas y cuando abrió los ojos, se levantó de sopetón. Para luego, mirar a su alrededor, confundido. Me miró con los ojos muy abiertos.

─Ese chico sí que puede golpear fuerte -comentó, llevando una mano a la cabeza -. Diablos, sí que duele.

Sin decir una palabra, me levanté y le ofrecí la pócima que estaba en la mesa junto a la camilla. Me observó y la bebió en silencio. En varias ocasiones abrió la boca para decir algo, pero se arrepentía.

─No lo sé -dijo al final con un suspiro. Dejó el vaso sobre la mesita y me miró, arrepentido.

─Ya lo sé -susurré, desviando la mirada -. Fue algo que no significó nada.

Asintió, pero no me dio más explicaciones, y la verdad era que no las necesitaba. Si en serio seguía siendo la chica que era antes de lo sucedido con James y Lindsay, sabría que lo que sentía era muy fuerte por él, y que fue como si nada hubiera pasado. Y tal vez sí había exagerado mucho, si de verdad hubiera pasado algo serio entre ellos nada estaría tan bien entre Lindsay y Dave, ¿no? Sonreí levemente, pero sin mirarlo, él acarició mi rostro.

─Linds -dijo y alcé la cabeza bruscamente, para encontrarme con su gesto burlón.

─Lo siento, ¿muy pronto? -sonrió abiertamente. Cogí la almohada y lo golpeé.

─Demasiado -respondí. Y lo golpeé, esta vez con mi mano, él la agarró y me abrazó -. ¿Cómo es que asumes que te perdoné? -besó mi cabeza y me abrazó con más fuerza.  

─Sólo lo sé, Lil -suspiró y yo me relajé en sus brazos.

─Te odio -mascullé y besé su cuello.

─Sí, claro, Evans -dijo él y volteó su rostro para besar mis labios por un rato.

─Sólo dime que fue como besar a tu hermana -dije, separándome y mirándolo a los ojos. Me sonrió torcidamente.

─Fue como besar a una odiosa y tempestuosa hermana -acarició mi cabello y yo me recosté en su pecho.

 

─ ¿Lil? -dijo alguien desde la estantería junto a la que estaba buscando un libro para Pociones. Me volteé para encontrarme con Remus, demacrado y triste.

─ ¿Qué sucede, Remus?

─Nicole -dijo, en un susurro.

─ ¿Qué con ella? -se dejó caer en una silla cercana y enterró su rostro en las manos. Me agaché para quedar a la altura de su cara -. Remus.

─Sé lo que ha estado sucediendo con ella y Clare.

─ ¿Clare? -pregunté, extrañada.

─ ¿James no te contó? -sacudí la cabeza.

─No, Remus, pero-

─Están tramando asesinar a-

Un estruendo de libros interrumpió al hombre lobo y en un segundo estuve en sus brazos, apartada del estante que acababa de caer. Donde estábamos hacía un segundo. Donde estaríamos enterrados bajo pesada madera y libros gigantescos.

Miré a mí alrededor, aterrada y Remus sacó su varita.

─ ¡¿Qué diablos?! -gritó y me rodeó con un brazo -. ¿Estás bien? -me susurró con pánico en sus ojos.

─ ¿A quién, Remus? -le pregunté en voz baja y me miró un minuto entero a los ojos.

─Dave -respondió.

─ ¿Dave? ¿Por qué…?

─Por su familia -se puso de pie y me ayudó, estaba de repente alerta, sacudiendo mugre de su uniforme -. Pero no sé si sea prudente decir más, Lil. Sólo mira -señaló el desastre junto a nosotros, donde se reunían las personas para ver.

─Pero Remus…

─ ¡Lil! -llamó Sirius, entrando rápidamente a la biblioteca -. ¿Remus? ¿Están bien? -el hombre lobo solo asintió y se fue de allí, como si hubiera visto un fantasma. Sirius frunció el ceño, pero luego me cogió por los hombros -. ¿Estás bien? -repitió.

─Sí, Sirius -respondí, algo temblorosa -. Bien, pero-

─Salgamos de acá -me cogió de la mano y me llevó a la sala común, donde James estaba haciendo su trabajo para Defensa Contra las Artes Oscuras.

En cuanto me vio, corrió hacia mí y me examinó con suavidad: ─Estoy bien, James, pero-

─Algo feo sucede -dijo Sirius.

─Creo que "feo" no alcanza a describir lo torcidas que están las cosas, Sirius -miré a James -. Es Nic y Clare.

─Clare -repitió James -. Sí, es cierto -miró hacia la pared, haciendo memoria -. La vimos… la vi con Nicole en el pasillo de Adivinación y-

─Quieren matar a Dave -dije, sin dudar ni un segundo. Se quedaron como si hubiera lanzado un petrificus totalus, para luego reaccionar y salir entre enojados y preocupados de la Sala Común.



« DAVE. Comenta este capítulo | Ir arriba LAUREEN. »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.