Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Awkwardly in love. » DAVE.
Awkwardly in love. (R13)
Por ValeRengifo3
Escrita el Jueves 5 de Mayo de 2016, 00:29
Actualizada el Miércoles 12 de Febrero de 2020, 21:49
[ Más información ]

DAVE.

Barbara sólo lloró.  


Lo sé, si fue sorpresivo para alguien, fue para mí. Nunca la había visto llorar, ni siquiera con las heridas más graves que el quidditch podía generar. Y aun así, allí estaba, llorando silenciosamente sin dirigirme ni una mirada. Casi como si me culpara. Y tal vez era algo mi culpa. Según ella, lo único que había hecho era acelerar lo inevitable, saliendo con Lindsay y eso, pero la verdad no me arrepentía. Lo único que quería era estar con ella y ni Barbara ni mis padres lo impedirían. 


Claro que no es como si Barbara quisiera impedirlo. Sólo quería irse de aquí y no volver a verme. 


Barb, por favor. Hablemos, al fin y al cabo- 


─No, Dave -me miró, por primera vez en varias horas -. No.  


Levanté mis manos: ─De acuerdo -dije y me crucé de brazos. Fui hacia la ventana y observé los bosques que rodeaban la casa de los McKenzie -. Mierda -agregué en voz alta.   


─ ¿Qué es lo que te he dicho de maldecir, Dave? -dijo mi madre, entrando a la habitación.

 

─Bueno, madre, teniéndome cautivo no creo que haya más palabras para expresarme-  


─No te tenemo- 


─Así que, ¿me puedo ir? -me acerqué a ella, enojado. 


─Sí -respondió. No supe qué decir. Tampoco les puedo decir cuántas veces pregunté lo mismo durante la semana y la respuesta era una puerta cerrada de golpe.  


─ ¿Qué? 


─Llegamos a un acuerdo. No ganamos nada si se quedan acá mientras los preparativos, así que- 


─ ¿Si nos quedamos? Prácticamente nos encarcelaron -exclamé. 

 

─Dave -dijo Barbara. La miré. 


─ ¿En serio, Barb? -pregunté, para luego salir del cuarto y empacar mis cosas.  


El viaje de vuelta fue de lo más incómodo, y mira que viajar por polvos Flu ya es horrible sin el hecho de que Barbara se fue primero y cuando llegué, me encontré sólo en el despacho del director. Sacudí la cabeza y con un suspiro fui hacia la Sala Común.   


James me esperaba en uno de los sillones. Se había dormido mientras leía el capítulo sobre hipogrifos de Animales Fantásticos y Donde Encontrarlos. Recogí el libro, que caía sobre su rostro y él se despertó abruptamente.  


─Oh, Merlín -dijo este y se levantó, para abrazarme con fuerza -. Estás vivo -susurraba. 


─Ya está bien, James. Fueron solo dos semanas -le dije, riendo, pero no me soltó -. James. James, ¿por qué no me miras? 


─No puedo -dijo, con la voz amortiguada.  


─Déjate de juegos -reí de nuevo -. Vamos, de todas formas estoy demasiado cansado para tus tonterías, mañana hablamos. 


─Tienes razón -dijo, mirando fugazmente mi rostro y subiendo rápidamente con una de mis maletas.  


Yo que pensaba que mi madre estaba loca y llego y me encuentro con mi trastornado mejor amigo. Sonreí. Justo lo que necesitaba. 


 

A la mañana siguiente, me levanté tan tarde que no había nadie en el dormitorio. Todas las camas vacías y hasta tendidas. Gruñí y rasqué mis ojos, antes de levantarme y alistarme para clases. Tuve que seguir derecho a los invernaderos, saltándome el desayuno y la charla con James. Pero vería a Lindsay, así que no estaba del todo mal. 


Entré al invernadero y reconocí de inmediato el cabello rubio de Laureen. Hablaba seriamente con Lindsay, que estaba de espaldas a mí. La expresión que Leen hizo cuando me vio, no fue la esperaba, pero luego dibujó una gran sonrisa y se levantó.  


─Dave -dijo, en voz baja, me abrazó y sonriente le devolví el gesto. 


Linds -dije y me miró entre conmocionada y alegre, como si hubiera vuelto de entre los muertos -. ¿Te sientes…? 


Me callo con un beso y sus manos alrededor de mi cuello. 


Varios silbidos nos interrumpieron y los Merodeadores entraron al invernadero entre risas. 


─Podría recomendarte algunos lugares para que puedan hacer eso a solas -comentó Sirius, rodeando con un brazo a Laureen. Ella le dio un codazo en las costillas -. Qué bueno verte -agregó con voz ahogada. 


─Concuerdo con Sirius -dijo James -. Mira no más a Peter. Parece que quisiera llorar -me sonrió abiertamente y luego golpeó suavemente a Lindsay con un codo, con las cejas arriba -. Debiste haberle dicho algo a Peter antes de que se enterara por las malas que salías con dos -reí, más por alegría de volver que por el chiste de Potter, pero Lindsay no le lanzó ni una de sus miradas mortíferas o comentarios cortantes, sólo cogió mi mano y me llevó al lugar donde estaba sentada con Leen.

  

Fruncí mi ceño, mirando hacia atrás. Potter hablaba con Laureen, ella con los brazos cruzados, casi como regañándolo. Era raro, tampoco había sido tan grave. Miré a Lindsay y me sonrió, algo forzado. 


─ ¿Qué sucede, Linds? -pregunté. Abrió un poco la boca, pero no dijo nada.  


─Nada sucede, Dave -alcé una ceja, cruzó sus brazos y me miró mal -. Es solo que -suspiró y rodeó mis manos con las de ella, se acercó y me sonrió levemente -, todos hablan de tu ida y la de- 


─Barbara -completé, con un suspiro también. Bajó la mirada -. Hey -cogí su barbilla y me acerqué más a ella -, todo estará bien. Nunca haría nada que te hiriera y la carta de mi madre puedo explicarla. Además, Barbara- 


─Está bien -interrumpió. Sonreí y la besé de nuevo -. Dave, hay algo que- 


─Eh, Pots -dijo Sirius. 


─ ¿Qué? -preguntó ella, enojada. La rodeé con un brazo y una sonrisa en mi rostro. 


─Ven. No te hagas rogar -puso los ojos en blanco y me dijo que volvería en un segundo. Laureen aprovechó para sentarse a mi lado.  


─Así que -dijo y la miré -, te casarás -asentí y bajé la mirada -. Pero no con Lindsay… 


Tosí fuertemente: ─No creo que Lindsay haya pensado en eso, Leen. Me refiero a que no sabrá ni dónde querrá estar conmigo en un par de días… 


─Bueno, pero… tal vez ella- 


En ese momento, entró la profesora y todos hicimos silencio. Lindsay se sentó a mi lado de nuevo y hundió su rostro en sus apuntes. Fruncí el entrecejo, extrañado y miré a Sirius. Estaba serio, hablando con Leen, y ella negaba con la cabeza.  


─Estoy segura, nadie más lo sabe. Sólo sé paciente -escuché decir a Laureen -. De todas formas, no está entre ninguno de nuestros asuntos. 


Me sonrieron nerviosamente cuando vieron que estaba escuchando.  


─Sirius puede ser un chismoso a veces -explicó Laureen. 


─Sí, bueno, es un hábito horrible que aprendí desde que empecé a salir con ella y la verdad- 


─La verdad es que él venía así. Yo no tuve nada que ver con que quiera meter el hocico -le sonrió -, en todo. 


─ ¿Venía así? No, estoy seguro que te dieron garantía en la tienda donde me compraste -Leen puso los ojos en blanco -. Y para que quede claro, no tengo hocico -agregó, mirándome.

 

 ¿Estás seguro de eso? Porque-  


─Vale -irrumpí -. Entendí -Laureen me sonrió y siguió hablando con Sirius. 


─ ¿Hocico? ¿En serio, Leen? -dijo Sirius, antes de que se callaran y pusieran atención a la maestra. 


La clase siguió sin ningún inconveniente pero Lindsay me ignoró el resto del día. Incluso cuando quise hablar del asunto del matrimonio, aunque era comprensible que no quisiera hablar de eso, la conocía muy bien. Amaba las discusiones y nunca dejaría pasar esa oportunidad. Así que fui a la sala común de Gryffindor, en la noche, después de la cena.  


No había nadie por el pasillo, ni entrando al retrato, así que esperé un rato a que alguien apareciera al final del pasillo. Pero en vez de eso, alguien salió corriendo de la Sala Común. Reconocí el cabello rojo de Lily; no se fijó en mí ni en Potter que la siguió. 


─ ¡Lil! -exclamó James -. Mierda -pateó la pared con fuerza y me dio cuenta que estaba allí, mirando todo. Abrió la boca, pero ningún sonido salió.  


─Me preguntaba si… 


─Lindsay está en la biblioteca -dijo, cortante y dándome la espalda. 


─ ¿Gracias? -dije, pero ya había entrado en el retrato y cerrado de un golpe. 


Caminé lentamente hacia la biblioteca, pensando en James y Lily. Nunca los había visto pelear de esa manera, bueno, no desde que eran pareja. Choqué con ella cuando estaba en la entrada. Sus ojos azules estaban más ansiosos que nunca y su cabello negro revolcado. Estuvo a punto de golpearme, pero cuando vio mi rostro, me abrazó con fuerza. Luego se empinó para susurrarme al oído. 


─Lo siento, Dave -besó mi mejilla y se soltó, pero la sostuve por la cintura y la miré a los ojos.

 

─ ¿Potter? -pregunté y bajó la mirada. Tenía la sospecha, pero no pensé que Lindsay fuera a hacer algo así. No la solté y levanté su rostro para que me mirara a los ojos -. Qué bien, Linds -dije, tratando de controlarme -. Al parecer, han roto dos relaciones y no sé cuántas amistades por un ¿beso? -quise estar seguro. Se quedó en silencio, respirando agitadamente.  


─Ya te dije que lo siento, y sé que eso no arregla nada, pero… -suspiró y bajó la mirada de nuevo -. Ya sé que no quieres excusas y la verdad, tú estarías diez metros bajo tierra si hubieras hecho algo parecido; pero en realidad no fue nada. No sé qué lo impulsó a hacerlo, pero yo no lo maté, como tuve que hacerlo y- 


─Así que él lo hizo -me miró, con los ojos muy abiertos -. Él te besó. 


─Bueno, sí, Dave, pero- 


─Puedo hacer lo que no pudiste -dije, con calma -. Matarlo.  


─No seas ridículo, Dave… -sacudió la cabeza y puso sus manos en mi cintura. 


─ ¡¿Ridículo?! -exclamé y ella se soltó, sobresaltada -. ¿Ridículo? Lo que es ridículo es que sea yo el que está a punto de casarse con alguien que no quiere y tú eres la que va por ahí dando besos a animagos, Lindsay. Barbara y yo-  


─No tiene nada que ver con Barbara -me calló, entre enojada y triste -. Si no hiciste nada con ella es porque así eres y- 


─Oh, ¿estás diciendo que si tu estuvieras en mi posición, estarías ya casada sin importar lo que yo piense o sienta…? 


─Lo único que me importa es cómo te sientes -ya sé que fue una confesión de su amor o lo que sea, pero la manera en que lo dijo, me hizo sentir como si yo hubiera sido el que besó a Potter y no ella.  


Nos quedamos en silencio, hasta que ella dio media vuelta y volvió a la biblioteca.  


Me quedé de pie allí, sin saber si seguirla, porque la verdad no soportaba la idea, pero por otra parte me había explicado las cosas y no tenía esa actitud de "no es mi culpa, él me besó". La seguí un minuto después y me senté a su lado. Me miró, se mordía un labio con nerviosismo, mientras daba vueltas al lápiz de su mano. 


─De verdad lo siento -susurró. Bajé la mirada. Estaba muy enojado con ella como para perdonarla y ya. Salir juntos, cogidos de la mano. 


─Lo sé -dije y apoyó su cabeza en mi hombro.  


─Te quiero y no sabes cuánto, Dave -agregó, con voz ahogada. Pero sabía que Lindsay no lloraría.  


─Lo sé -repetí. 


─ ¿Dirás algo más aparte de eso? -preguntó.  


─También te quiero -levantó la cabeza y me miró -. Pero no puedo pretender que todo está bien -levanté la mirada. Tenía los ojos vidriosos fijos en mi rostro -. No en este mismo instante, por lo menos.  


─Nada nunca está bien -replicó -. Tal vez, que estemos juntos no es lo correcto. Me refiero a que el destino no ha hecho más que lanzarte al precipicio de Barbara -dijo, haciendo una figura curvilínea con sus manos, sonreí levemente -, y yo no he hecho más que arruinarlo todo. 


─Técnicamente, Potter lo arruinó.  


─Así que… 


─Necesito… bueno, necesitamos tiempo -me miró a los ojos y se apoyó de nuevo en mi hombro. La rodeé con un brazo -. Sabes que igual tendré que desquitarme con Potter, ¿no? 


─No antes que yo -comentó, en voz baja.  


─Ya entiendo por qué James no me miraba a los ojos. Bancroft -aclaré y ella soltó una risa leve.  


─Mi primo puede ser un idiota a veces. La mayoría de las veces… 


─Bueno, sí, pero… 


Un aullido de lobo me interrumpió, seguido de un grito femenino. Nos levantamos de inmediato y nos asomamos por la ventana. Afuera, en la oscuridad, alguien gritó el nombre de Laureen.



« POTTER. Comenta este capítulo | Ir arriba LILY. »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.