Historia al azar: La profecía perdida
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Awkwardly in love. » SIRIUS.
Awkwardly in love. (R13)
Por ValeRengifo3
Escrita el Jueves 5 de Mayo de 2016, 00:29
Actualizada el Miércoles 12 de Febrero de 2020, 21:49
[ Más información ]

SIRIUS.

─Lo siento -dijo Remus en cuanto entró a la enfermería. Reí.

─Al menos puedes venir hasta acá, Lunático -comenté mientras me incorporaba -. Recuerda que tú eres el que muerde.

─Muy gracioso -terció con una mueca -. Sólo estoy agradecido que estén vivos y que Peter…

─Sí, sí, Remus. Muy emotivo, pero en serio estoy bien -traté de sonreír.

Alzó una ceja y luego asintió: ─Laureen.

No lo miré: ─Tienes gran agilidad mental para haber pasado toda la noche persiguiendo una rata.

─Lo sabe -dedujo.

─Pudo haber terminado herida -lo miré, y él bajó la mirada -. No te culpo, Remus. No puedes evitarlo. Sólo estoy realmente… molesto con ella.

─ ¿De verdad? Según James-

─James sólo vio un estúpido beso.

Nos quedamos en silencio. Sabía que vendría una avalancha de palabras sabias por parte del hombre lobo, era su costumbre darnos lecciones de vida y cosas de ese tipo. Pero era cierto lo que decía sobre Leen. Sí, claro, fue una grata sorpresa cuando me besó, pero eso no cubre el susto que nos dio a todos cuando su terquedad la impidió devolverse y quedar fuera del asunto. Pero no, tenía que entrometerse y conocer la fachada de Remus.

─Estoy seguro que no lo hizo por ser chismosa, Sirius -empezó Remus, ¿ven? Les dije. Puse mis ojos en blanco -. Hablo en serio, Canuto, ¿te paraste a pensar que tal vez lo hizo porque no puede evitar preocuparse por ti? Apuesto que daría todo para no sentir que debe saber todo sobre tu vida -desvié la mirada -. Sé que… es posible que sientas lo mismo por ella, ¿o me equivoco?

Me obligué a sacudir la cabeza.

─Odio tus charlas -dije y él rio.

─Vamos, se hace tarde.

La señora Pomfrey me había dado de alta la noche anterior y le había rogado que me dejara quedar solo una noche más. Así evitaba ver a todos afuera. Bueno, sí, a Laureen. Verán, la verdad era que no estaba enojado con Laureen solo por lo del hombre lobo. Era estúpido, pero lo que había dicho Jessica a Dave y a ella… me parecía que tenía razón.

Me refiero a que era extremadamente sospechoso que estuvieran solos en el Bosque. Y no me trago por completo que nos estuvieran buscando y la pregunta de la noche: ¿dónde estaba Lindsay? Bufé, frustrado y me levanté de la cama mientras Remus me ayudaba a recoger varias de mis cosas.

En cuanto salimos de la enfermería oímos la voz de Nicole gritando fuertemente el nombre de Remus.

─Merlín -comenté, sobando mi oído -. Creo que una banshee está acosándote, Remus.

Pero él ya no me prestaba atención. Sólo estaba Nicole para él. Puse mis ojos en blanco y seguí avanzando, esperando que quedaran distraídos, pero en menos de nada me alcanzaron.

─Maldita pierna -mascullé, justo cuando Nicole lanzaba sus brazos a mi cuello.

─Oh, Sirius.

─De verdad deberías dejar de ser tan melodramática -se separó y me sonrió.

─Alguien amaneció irritable -comentó, canturreando.

─No estoy irritable -dije mientras caminábamos de nuevo -. Es solo que no es para tanto. Un simple rasguño.

─De un hombre lobo -agregó Remus.

─Oh, caramelo, no es tu culpa…

─Cállense de una buena vez -mascullé y seguí mi camino, dejándolos con sus escenas.

De acuerdo, tal vez estaba algo irritable. Era solo que preciso me tocaba devolverme con la pareja más…cariñosa de Hogwarts, mientras trataba de soportar un dolor horrible de pierna y cabeza, y que me esperaba una clase larga y tediosa de Pociones. Con Slytherin. Y Nott.  

Lo único que faltaba para que mi día empeorara era ver a Laureen de nuevo con Dave. O peor aún, cruzarme con…

─Regulus -saludé cuando se interpuso de repente en mi camino. Lo esquivé y seguí caminando lo más rápido que podía. Me siguió.

─ ¿Cómo está tu pierna? -preguntó, algo burlón.

─Wow, no pensé que tuvieras sentido del humor.

─Solo responde. Nuestros padres quieren saber.

─Me vale un cuerno lo que nuestros padres -lo imité -quieran saber.

─Como quieras -dijo y se desvió del camino.

Remus y Nicole me alcanzaron cuando vieron que Regulus se fue.

─Idiota -comentó Nicole.

─Eso, mi querida rubia, es lo más interesante que has dicho el día de hoy -comenté.

─Además de caramelo -intervino James. Le sonreí abiertamente.

─Gracias por salvarme -dije -. Y no hablo precisamente de anoche -agregué señalando a la pareja que se había alejado un poco ya que me había encontrado otro niñero. 

─ ¿Cómo está? -dijo mirando mi pierna.

Encogí mis hombros: ─Duele como un demonio, pero bien, supongo -dudé -. ¿Has…?

─James -dijo alguien, abrazándolo.

─Lily, genial -comenté, dándole la espalda a la pareja.

─ ¿Qué sucede? -me preguntó la pelirroja.

─No mucho, sólo estoy irritable -dije sin mirarla.

James le susurró y ella se fue: ─ ¿Esto es por La…?

─Sería agradable no oír ese nombre hoy.

─ ¿Qué sucede? -insistió. Lo miré.

─Es una idiotez -desvié la mirada -. Creo que estoy… algo, bueno, enojado.

─ ¿Por qué? -cruzó los brazos, con expresión divertida -. Creo que sé a dónde va esto -abrí la boca pero no me dejó hablar -. Crees que tiene algo con Simpson -no lo miré y rio -. Esto vale oro -comentó -. Sirius Black celoso.

─De acuerdo, me iré ahora -dije, pero me siguió.

─Eso está bien, Sirius.

─Cuando dije "de acuerdo, me iré ahora" solo era otra manera de decir "cállate, no quiero hablar", así que…

─Bien, pero escucha. Al parecer Lily lo comprende todo -lo miré, confundido -. Lo sé, es como si leyera mentes. Verás -se aclaró la garganta -, Laureen solo fue esa noche porque siente que tiene que saber todo sobre tu vida, porque de verdad le importas…

─Dime algo que no sepa, y Dave…

─Dave no es el punto, Canuto -me detuvo -. Creo que deberías luchar por esta chica.

─ ¿Quién eres? ¿Nicole? Mira, estás escurriendo miel -dije y seguí caminando.

─Hablo en serio, Sirius. Sé que la quieres y…

─Suficiente -susurré.

─Pero…

─James -dije, cerrando los ojos -. No estoy de humor. La pierna me está matando y Regulus y Nicole y Lily… Sólo quiero… sobrevivir a esta clase de Pociones y dormir lo que me queda de vida -caminé pero esta vez no me siguió.

─Dramático -exclamó, cuando estaba rezagado.

Y sí, tal vez lo estaba siendo.

Pero fue efectivo.

La clase de Pociones fue peor de lo que esperé. A pesar de que no estaba de humor para soportar a nadie, Nott y sus amigotes no habían recibido el memo, así que era una pesadilla tener que aguantar sus bromas por mi pierna. Como si nunca hubieran visto unas muletas, ¡qué gracioso!

Laureen me contempló en cuanto entré y le devolví la mirada, sin expresión alguna. Hasta que ella la desvió cuando Lindsay le comentó algo y ella desvió la mirada hacia Nott. Lo miré, tenía una expresión de haberse dado cuenta que había tenido mierda en el zapato todo el día. Me senté y aguanté la dos horas, tratando de poner atención con la mirada de Nott en Laureen.

Cuando se acabó, esperé a que todos se fueran para salir, pero cuando salí, Lindsay y Laureen me esperaban en la puerta.

─Supongo que no hablaron con James -comenté y seguí mi camino. Me siguieron.

─Sí, de hecho-

─Lindsay -interrumpí -. ¿Podrías decirle a Laureen que no estoy de humor de hablar?

─Bromeas, ¿no? -dijo la chica, enfrentándome -. Tengo una mejor idea. Puedes dejar de ser un idiota y decirle tú mismo, ¿qué te parece? -miró mi pierna -. Espero que duela -comentó y se fue, no sin antes mirarme mal.

Leen se quedó en silencio hasta que di media vuelta y la miré. Parecía preocupada pero tenía un poco coloradas las mejillas del enojo.

─ ¿Podrías tener la amabilidad de decirme que fue lo que hice mal? -preguntó, con la voz algo temblorosa.

─Pudiste haber muerto -dije, sin mirarla a los ojos. Cruzó sus brazos y quise hacer lo mismo.

─Genial, ahora la verdad -se acercó un poco y miré hacia un lado -. Sirius… -estiró su mano para tocarme, pero me aparté.

─ ¿Qué…? -dudé y la miré. Miraba con ojos perdidos a mi mano, la que había corrido para que no me tocara, tenía los ojos brillantes: si lloraba, no sería nada justo. Me miró a los ojos de nuevo y cruzó sus brazos de nuevo.

─ ¿Me explicarás algo o…? -suspiró -. Te dije que no valía la pena intentarlo -susurró.

─No es eso -dije, también en voz baja.

─ ¿Entonces, Sirius? -examiné sus ojos llorosos y me acerqué. Puse mi mano en su mejilla.

─Si lloras, estaré en desventaja -comenté, sonriéndole levemente. Trató de devolverme la sonrisa y parpadeó varias veces -. Además, no creo que quieras llorar por esto…

─Ya lo sé -no me miró -. Es solo que… es enojo acumulado, supongo y… -suspiró -, solo quiero saber qué sucede, Sirius. No me quisiste ver cuando estabas en la enfermería y, bueno, esa noche…

─Es de mala educación robar besos, ¿sabes? -bajó la mirada y sonrió. Me miró, todavía sonriendo.

─Lo siento -dijo -. Debí irme.

─Sí, debiste. Pero, escucha, Leen, no es tu culpa. Estaba irritado y bueno, ya no, las palabras de ánimo de Lindsay me ayudaron -sonrió de nuevo y me miró a los ojos. Me acerqué más y la besé. Un segundo después ella puso su mano en mi cuello y me devolvió el beso. Cuando nos separamos puse mi frente sobre la de ella y abrí los ojos, sonreía sin mirarme.

─ ¿Qué es tan gracioso? -pregunté.

─Es de mala educación-

─Oh, por favor -interrumpí y reí. Abrió los ojos y me miró, seria.

─Sirius. Creo que pedí la verdad -me separé, pero dejé mi mano en su cintura.

Puso sus manos en mi cabello: ─Si vamos a hacer esto, que supongo que ahora no tendrá drama -puso sus ojos en blanco -. Quiero la verdad.

No la miré, pero hablé: ─Todo es culpa de Dave Simpson.

Rio hasta cuando se dio cuenta que hablaba en serio y me miró, algo enojada, pidiendo explicación.

 ─Ya sé que no debería escuchar a Jessica, pero… -me atreví a mirarla -, sí estaban los dos solos en el bosque y…

 ─Te estaba buscando -intervino.

─Pero-

─Porque quería saber qué diablos pasaba. Porque, por alguna razón, tengo que saber qué sucede contigo y con quién estabas, qué hacías. Mierda -desvió la mirada -. ¿Por qué siguen pensando que tengo vocación para robar novios? ¿Acaso parezco eso? -sacudí la cabeza.

─No exageres -sonreí y ella frunció el ceño -. Olvidemos que alguna vez dije eso -la abracé, poniendo mi cabeza sobre su hombro. Un minuto después, puso sus brazos en mi espalda y besó mi mejilla.

─Bien -susurró y luego suspiró.



« POTTER. Comenta este capítulo | Ir arriba LILY. »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.