Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Awkwardly in love. » DAVE.
Historia terminada Awkwardly in love. (R13)
Por ValeRengifo3
Escrita el Jueves 5 de Mayo de 2016, 00:29
Actualizada el Viernes 20 de Marzo de 2020, 14:48
[ Más información ]

DAVE.

─Tu madre acaba de escribirme, quiere que respondas a sus cartas -me miró preocupada.

─Ya sé lo que intentas, Barbara -repliqué enfurruñado y desviando la mirada a mis apuntes de Defensa Contra las Artes Oscuras -. No funcionará.

─Sólo trato de que arregles las cosas con tus padres porque-

─Te beneficia -terminé por ella y se alejó, ofendida.

─No es eso, de verdad parecen preocupados.

─Tiene un punto -intervino James -. También me escribió a mí -dijo mostrando un sobre de pergamino.

─Genial -mascullé -. Sabrá que estoy bien porque no le respondiste que estaba muerto o desaparecido -abrió la boca para replicar -. Si no les molesta, estoy en medio de algo, así que...

Se levantaron en silencio y se fueron.

No hablar con mis padres era mi manera de decirles que no tenía ni la más mínima intención de dejar a Lindsay. Y mucho menos por Barbara. La noche anterior no habían hecho más que humillar a Linds cuando trató de despedirse de ellos y fue olímpicamente ignorada. Aunque ellos también lo fueron cuando la cogí de la mano y nos fuimos a buscar a Laureen para irnos.

Así que ahora, Barbara actuaba (seguramente por órdenes de la Señora Simpson) como sustituta de ella. Y James… bueno, James se preocupaba de verdad pero la verdad es que no me ayudaba mucho. Considerando que debería entender mi posición, defendiendo a su prima.

─…y creo que deberías considerar hablar con ellos. Sólo considerar -terminó Lindsay, levantando las manos. Fruncí el ceño.

─ ¿Cuándo llegaste? -me lanzó una mirada mortífera.

─Supondré que no escuchaste lo que dije, entonces -cruzó sus brazos -. Incluso lo preparé antes de decírtelo -le sonreí y besé su nariz.

─Lo consideraré. Sólo espero que ella se mantenga lejos.

─ ¿Ella, ex novia modelo? ¿O ella, madre ejemplar?

Sonreí: ─Las dos -se acercó a mí y puso una de sus manos en mi cuello.

─De acuerdo. Ahora quita esto de tu rostro -agregó acariciando mi ceño con la otra mano. Sonreí aún más y me acerqué a sus labios -. Lo digo en serio -dijo contra mis labios, mirándome fijamente a los ojos -. No te quiero todo preocupado sobre si a tus padres les gusta mi adorable personalidad -reí -, o si prefieren la decencia de la modelo…

─Sigo sin entenderlo.

─ ¿Qué?

─Por qué ustedes dos insisten en decirle modelo.

Se alejó un poco: ─Bromeas -ladeó la cabeza.

─No, bueno, ya sé que tiene un rostro bonito -dije con cautela y ella asintió -. Y claro, tiene un cuerpo… -mordí mi labio y alzó una ceja -… ¿ejercitado? -rio y se acercó de nuevo.

─No quiero oír que hables conmigo del cuerpo "ejercitado" de Barbara…

─Claro, pero lo de ser modelo-

─ ¡Lo sería! -exclamó -. Me refiero a que ya repasamos sus virtudes físicas y-

─Pero tú también podrías ser modelo-

─No seas ridículo, apenas mido un poco más que tu sobrina -reí con fuerza -. Lo digo en serio, Dave. Ella es muy bonita.

─Eso es maduro -recalqué -. Que te atrevas a decir que la ex de tu novio es muy bonita, modelo y no tengas miedo de-

─Nunca dije que no tenía miedo.

─No me dejaste terminar.

─De que decidas volver con ella -sonrió -. Sería un día excepcionalmente decepcionante para mí. Creo que tienes más cerebro que para elegir a alguien por su físico. Al menos que Barb te enamore de nuevo y-

─No pasará -dije entre risas. Entrecerró los ojos.

─Sólo tienes que decírmelo si pasa. Llegas a salir con las dos al mismo tiempo y te despides de tu pequeño amiguito de allá abajo -le sonreí torcidamente y me acerqué para besarla. Sus labios suaves dudaron un segundo antes de devolverme el beso y poner su mano en mi mejilla, acariciándola con suavidad.

Puse mi mano en su cintura, dejándome llevar, cuando escuchamos susurros airados. Nos separamos y miramos alrededor. La biblioteca estaba prácticamente vacía.  

─ ¿Qué es eso? -pregunté, extrañado.

─Ven -dijo, en voz baja Lindsay. Se levantó y la seguí un poco desconcentrado por su atuendo. No me fijé que estaba en pijamas. Sacudí la cabeza y nos acercamos a uno de los estantes de Historia de la Magia.

─… simplemente no creo que pueda seguir contigo, Logan, ¿por qué no me cuentas por qué te fuiste con el diablo de 13 años y la chica con la que…?

─No tiene nada que ver con Aimee.

─ ¡Tiene todo que ver con ella! -exclamó en un susurro, Laureen. Logan parecía a punto de llorar -. ¿Si te das cuenta que es la misma chica que besaste frente a toda la escuela? No me digas que casualmente tenías un trabajo que hacer con un niño de tercero y esa chica de séptimo -su pecho bajaba y subía rápidamente -. No quiero seguir haciendo esto, aunque sea por Madison, creo que debemos terminar, Logan.

─ ¿Madison?

─Mi hermana, ¿acaso también se te olvidó? Por lo menos no la dejaste plantada en una fiesta llena de chicas dispuestas a matarme… -desvió la mirada, incómoda.

─Tu hermana no viene al caso. Y sé que Lindsay y su novio estarían más que dispuestos a defenderte que-

─No es el punto, Logan -dijo en voz baja.

─De todas formas no estuviste del todo sola, ¿eh? -miró al piso -. Supongo que Black es la razón principal por la que me terminas, ¿no?

─No -lo enfrentó con los brazos cruzados, se veía tan indefensa que quise interponerme entre ellos -. La principal razón se llama Aimee.

─Aimee ni siquiera es mi amiga… No he cruzado ni dos palabras con ella, es… un instrumento.

─ ¿Qué? -exclamó ella. Sacudió la cabeza y se dispuso a irse, pero Logan la cogió del brazo con quizá demasiada fuerza -. Suéltame. Se acabó -dijo, casi suplicando. Él negó con la cabeza y tuve que intervenir cuando vi los músculos tensados en su brazo.

─Hey -dije y Lindsay me siguió. Logan soltó a Laureen, que fue hacia su mejor amiga y se fueron de la biblioteca. Nott me miró entre asustado y enojado y se fue sin decirme nada.

 

─ ¿A qué creen que se refería con instrumento? -preguntó Laureen en el desayuno, la mañana siguiente -. Me refiero a que no creo que haya sido tan ciega como para no ver que es un idiota que considera a la mujer como un instrumento.

─Yo creo que sí lo fuiste -comentó Lindsay, sonriendo. Sonreí también.

─Yo no creo -intervino James -. Me refiero a que puede ser un gran idiota, pero ¿llamar a Aimee un instrumento? Creo que decía la verdad, no habrá cruzado dos palabras con ella-

─Entonces, ¿por qué besarla? -interrumpí.

─No lo sé -admitió -. Pero-

Fue interrumpido por Clare (su novia). Más bien por sus labios. Todos desviamos la mirada, incómodos. Y fue cuando vi a Barbara acercándose. Pero no venía sola. Mamá y papá la acompañaban a cada lado.

─Mierda -dijo Lindsay, que había desviado la mirada hacia la misma dirección que yo.

Me levanté y estuvieron en un segundo abrazándome.

─ ¿Qué hacen aquí? -pregunté, sin devolverle los abrazos.

Mamá pareció sorprendida: ─No respondes a nuestras cartas y… Lindsay -dijo, mirando atrás de mí. Ella se levantó.

─Hola -saludó.

─Te ves bien -trató de sonreír y Lindsay cruzó los brazos.

─Vamos -interrumpió Leen -. Tenemos esa cosa que hacer -se llevó a Lindsay (la cual no me miró) y me hizo un gesto con la cabeza.

─Barb, creo que también tienes que hacer esa cosa -dije. Me miró un segundo y se despidió de mis padres entre sonrisas y abrazos. Desvié la mirada.

─ ¿Qué es lo que sucede contigo? Barbara sólo trataba de ayudar -comentó mamá. Suspiré y esperé a que hablaran -. Tienes razón, no debimos comportarnos de esa manera con Lindsay -la miré -. Es sólo que no está a tu altura, cariño -acarició mi cabello.

─ ¿A qué te refieres?

Me sonrió: ─Te quitaremos todo hasta que regreses con Barbara -me alejé, sorprendido.

─Bromeas.  

─Sólo hasta que te des cuenta que estar con una McKenzie vale más tu tiempo que con una don nadie.

─Lindsay no es una don nadie.

─No lo entiendes, hijo -dijo papá, acercándose y poniendo su mano en mi hombro -. Los McKenzie…

─Así que todo es sobre su apellido -me quité su mano de encima y salí del comedor.

Una vez afuera, golpeé con fuerza una armadura y cayó con gran estruendo al suelo. Pero estaba demasiado preocupado por mi mano.

─Mierda -dije, mientras la examinaba. Estaba hinchada y de un desagradable color morado.

Caminé hacia la enfermería lanzando maldiciones cada tres segundos. No era posible que mis padres estuvieran haciendo esto de nuevo. La verdad es que cuando me presentaron con Barbara no fue del todo malo (ya saben, el tema de que podría ser modelo si quería), pero cuando querían decidir qué hacer con mi vida, de verdad que me molestaba. De sobremanera. Por eso la armadura destruida y mi mano.

Suspiré y entré. La señora Pomfrey estaba dándole una poción para la gripa a Jessica Lutsk. Genial, lo último que me faltaba. La ignoré y le mostré mi mano a la enfermera. Me dijo que esperara y me sentó al lado de Jessica.

─Supongo que Tim no se encuentra nada bien -comentó y la miré -. Ya sabes "deberías ver como dejé al otro" -hizo comillas en el aire -, ¿no?

─No tengo idea de qué estás hablando.

─Oh, ¿no lo sabes? -puse mis ojos en blanco -. Barbara está ahora con Tim Wada.

─ ¿Tim Wada? ¿Quién es Tim…? Oh, espera, ¿hace cuánto?

Alzó las cejas: ─No creo que a tu noviecita le guste que preguntes tanto, pero hace unas semanas -se miró las uñas -. La verdad es que…

No escuché el resto. Si Barbara estaba saliendo con alguien más, sólo podía significar que mis padres estaban presionándola también. Y los padres de ella. Significaba que si por alguna casualidad los Simpson habían contactado a los McKenzie, podrían estar planeando una boda en este mismo instante. 

─Maldito infierno -mascullé. Ignoré a Jessica y su actuación de ofendida mientras me vendaban la mano y me dejaban salir.

Empecé a buscar por todos lados a Lindsay antes de acordarme que probamente estaba en los invernaderos. Teníamos clase juntos en este mismo momento. Fui hacia allí y expliqué a la profesora lo que había pasado, para luego sentarme junto a ella.

─ ¿Qué te pasó? -preguntó más enojada que preocupada, pero miró mi mano.

─Golpeé una armadura -dije, mientras copiaba sus apuntes -. ¿Qué dice aquí?

─Gurdirraíz, pero-

─ ¿Qué diablos es eso?

─ ¿Me dirás qué sucedió? -la miré -. Por favor no me digas que golpeaste a tu padre.

─Ya te dije que fue una armadura.

─Pensé que-

─ ¿Que le diría a mi padre "armadura"? -reí suavemente.

─ ¿Entonces, Dave? -exigió.

La miré a los grandes ojos azules, llenos de preocupación por mí. Por nosotros. Desvié la mirada y le dije que en cuanto saliéramos le contaría todo. 



« LAUREEN. Comenta este capítulo | Ir arriba POTTER. »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.