Historia al azar: El Rompecabezas de la vida
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Memorias de Idhún V- Búsqueda » Luz
Memorias de Idhún V- Búsqueda (ATP)
Por yandrakai
Escrita el Martes 12 de Abril de 2016, 14:18
Actualizada el Jueves 17 de Septiembre de 2020, 11:18
[ Más información ]

Luz

Victoria se acercó a mi con los brazos y me abrazó con cariño.

--Hola, Jaenor. ¿Cómo estás?

--Hola, Victoria. Bien, ahora te explico qué hago aquí. ¿Y vosotros, por qué estáis en el castillo de Thalis?

--Como te dijimos hace algunos días, nuestro objetivo es entrenar y educar a los niños para que sepan usar su poder. Por ello hemos venido a Raheld, para que una reina aliada nos dé asilo.

--¿Y vuestra casa en Celestia?

--Iremos allí cuando no nos sea necesario hacer nada heroico, nada fuera de lo común. Créeme, ahora mismo no quiero nada más que pasar desapercibida.

Asentí y sonreí, sabiendo que Victoria tenía razón.

--¿Y tú? ¿Qué haces aquí?-- preguntó ella.

El resto de personas se habían acercado a nosotros y me habían saludado con un gesto.

--Estoy aquí porque en esta sala hay un objeto divino de los que nos mencionó Irial. Más bien, el suyo mismo. Está aquí, pero no sé qué es.

--Podría ser el Báculo de Ayshel, pero sería terrible. Eres un Archimago y, como tal, te succionará la magia.

--Tiene que ser algo relacionado con los unicornios y los humanos.

Jack pareció entender a qué me refería y propuso:

--Podría ser el colgante que lleva Victoria: la lágrima de unicornio.

La mujer agarró suavemente el objeto que estaba en su cuello, pero no dudó en quitárselo y dármelo.

Miré el collar que me tendía y alargué la mano para cogerlo cuando una mano fría y pálida se interpuso y lo cogió antes que yo.

--No le puedes dar esto, Victoria. Te pertenece.

--Bueno, pero ahora le pertenece a Jaenor. Es solo un amuleto, no lo necesito para vivir. Trae.

Christian negó con la cabeza ante mi atónita mirada y susurró:

--Antes tendrás que quitármelo.

--Christian, no seas niño. Dáselo a Jaenor y deja que se marche.-- ordenó Victoria.

--Nunca.-- respondió el hombre desenfundando a Haiass.

Jack se alarmó y desenvainó también a Domivat.

--Christian-- dijo--, ¿Qué haces? ¿Por qué no se lo das?

--No sé, algo me lo impide-- respondió sorpresivamente--. Ah, Archimago, ¿creías que podrías conseguir todos los objetos fácilmente?-- dijo con voz sumamente fría-- Todo aquello que sea de los dioses, es también mío. Los Seis te crearon, y pudiste destruir, pero el Séptimo te destruirá, ¡y con ello creará un mejor lugar para los sheks!

--Christian, no eres tú quien habla-- susurró Victoria--, ¡suelta el colgante!

--Cállate, unicornio-- gritó sosegadamente Christian--, ¡debíais ser imparciales!

Alzó a Haiass contra Victoria y ella interpuso su báculo, defendiéndose.

--Christian, por favor, para, para. Te quiero.-- murmuró la mujer.

El hombre pareció entender algo, porque bajó la cabeza y respiró entrecortadamente, pero enseguida se recuperó y sonrió malévolamente.

--Quiéreme, Lunnaris, pero aun así te mataré.

--¡NO!-- gritó Jack enarbolando Domivat.

--Ah, ¡dragonesss!-- siseó Christian, y atacó.

El hombre rubio respondió con un contraataque y fuego y hielo se reencontraron después de mucho tiempo, ávidas de la sangre de su adversario. Jack peleaba preocupado por la actitud de Christian, pero este atacaba con todo el odio que podía tener. Victoria ordenó a la reina y a sus guardias que abandonasen la sala.

Observé preocupado la pelea y decidí intervenir formulando el hechizo de las bolas. Ambos se quedaron encerrados y Jack pareció relajarse, aunque seguía en tensión. Christian, por su parte, estaba completamente tranquilo, y con voz gélida rió secamente.

--Los mortales y su magia.

Tocó la bola con la mano izquierda y súbitamente se volvió negra, desapareciendo unos segundos después.

--¡Muere, Archimago! ¡Ssucumbe ante el mal!-- gritó atacándome.

Preparé un hechizo defensivo que me protegiese de Christian, pero no fue necesario pues otro apareció en su lugar, una pequeña muralla de fuego. Miré alrededor para comprobar quién me había defendido, y me sorprendí al ver quién era.

Un yan barbudo se situaba a pocos metros de nosotros, con la mano derecha alzada perpendicularmente al cuerpo y con una bola de fuego levitando perpendicularmente sobre ella.

--Fuera.-- ordenó a Christian.

El hombre sonrió y se apuntó con Haiass en el corazón. El yan, que era Aldun, permaneció serio.

--Fuera.-- repitió.

Christian volvió a sonreir y esta vez señaló a Jack, inmovilizándole y con Haiass sobre su cuello.

--Acércate, Aldun. Acércate y le mato.

El yan continuó inalterable, pero rozó su brazo derecho con su mano izquierda y ordenó al vacío:

--Ataca.

De repente, su brazo comenzó a arder y las llamas alcanzaban una altura considerable a la vez que se separaban de la extremidad. El conjunto flamígero adoptó la forma de un dragón de tres ojos y atacó directamente a Christian, que sostenía a Haiass con firmeza.

En ese momento, Victoria gritó algo y de su Báculo emergió un pequeño tornado que en tres segundos se llevó volando al dragón, que era Domivat, al otro lado de la sala. Aldun vio lo que ocurría y gritó, ya alterado:

--¿¡Qué haces, unicornio!? ¡La esencia del Séptimo está en el cuerpo mortal del shek!

--No permitiré que toques a Christian, Aldun, por mucho dios que seas.

El dios observó muy ofendido y enfadado a Victoria.

--¡No es él! ¡El Séptimo le controla! ¡Déjame acabar con una de sus partes!

Aldun señaló con la mano a Domivat, que volvía a estar receptivo, y le mandó de nuevo atacar a Christian. Victoria volvió a utilizar el Báculo, pero Jack la abrazó y la impidió realizar ningún hechizo.

--Jack, ¿¡qué haces!? ¡Suéltame! ¡Va a matar a Christian!

--No, Victoria. No te soltaré.-- respondió el hombre decidido.

Miró directamente a la mujer, sobresaltada, y sin pensarlo, la besó con pasión.
---------------------------------------------------------
Nota de autor: Hola, queridos lectores. Hacía ya mucho tiempo que no escribo, pero es porque he estado atareado. He escrito este capítulo para que sepáis que Memorias de Idhún V- Búsqueda no está inactivo. Comenzaré a escribir con más tiempo y entusiasmo dentro de una semana. Gracias por seguir la historia :D


« Thalis Comenta este capítulo | Ir arriba Lágrima »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.