Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Memorias de Idhún V- Búsqueda » Dagledu
Memorias de Idhún V- Búsqueda (ATP)
Por yandrakai
Escrita el Martes 12 de Abril de 2016, 14:18
Actualizada el Jueves 17 de Septiembre de 2020, 11:18
[ Más información ]

Dagledu

Derbass accedió a acompañar a Kimara hasta Thalis y conocer personalmente a Yandrak. Por otro lado, Pursadrak y yo estuvimos hablando un largo tiempo hasta que le pedí otro favor.

-Pursadrak, ¿podrías acompañarme hasta Dagledu? O, por lo menos, hasta la orilla.

-Puedo acompañarte hasta el sur de Awinor.

-De acuerdo, muchas gracias -agaché la cabeza con sumo respeto.

La dragona bajó un ala y me subí a su lomo. Para finalizar, me dirigí al resto de dragones.

-Quiero agradeceros vuestra colaboración en este pequeño ataque. Era muy importante para mí conseguir el objeto. Siento de todo corazón la muerte del dragón azul, ha sido horrible.

-Gracias a ti por devolver a nuestra especie a su auge -contestó un dragón negro que no era Oganor.

Agaché la cabeza y me agarré fuerte a Pursadrak, sintiendo cómo despegaba del suelo. El viento me golpeaba en la cara con fuerza, pero era una sensación agradable. La dragona volaba con estabilidad, y yo aprovechaba para ver el hermoso terreno de Idhún: Kash-Tar, Awinor…

Pursadrak no volaba con velocidad, sino de una forma normal: rápido para mí, normal para ella. Quedaban menos de cien días para poder encontrar el objeto, aunque no me sentía presionado. Al cabo de unas horas, después de estar hablando con Pursadrak, la dragona descendió con cuidado al suelo y aterrizó en la zona sur de Awinor.

Bajé de su lomo hasta el suelo y vi el paisaje que me rodeaba. Arena por un lado, agua por el otro. Realicé una profunda reverencia a la dragona, agradeciéndole haberme ayudado, y me despedí.

-Te lo agradezco, Pursadrak. Si logro mi objetivo, lo primero que haré será visitar Awinor.

Pursadrak no dijo nada en un principio, tan solo batió las alas y ascendió al cielo. Pero, cuando iba a disponerse a volar, respondió:

-Gracias a ti por devolvernos a la vida.

Sonreí, y, con el brazo en alto, me despedí de ella.

¿Qué iba a hacer entonces? Obviamente, ir a por el objeto de Neliam. Ya tenía tres objetos, me faltaban los otros tres. Debía descender al Reino Oceánico, pero no sabía el método. Miré el mapa que me había proporcionado Irial y observé los puntos azules que rodeaban Dagledu. No sabía si eran animales, plantas u objetos, pero tenía que averiguarlo, por eso, caminé hasta la orilla.

Idhún parecía haber recobrado la forma que tenía antes de la llegada de los Seis, y, por tanto, Raden volvía a ser una ciénaga, es decir, no estaba sumergida. Estaba cansado y tenía que dormir en algún sitio. Podría ser el hotel de Dagledu. Sí, ahí tenía que ser. Pero debía encontrarme con un varu y descender hasta las profundidades.

Lo logré al cabo de unas horas, cuando en la orilla un grupo de varus y pielseca conversaban. Era ya casi de noche, y las tres lunas brillaban en el cielo. Dentro de poco sería el Triple Plenilunio, y era un espectáculo hermoso. Hacía muchos años que no lo veía, y lo añoraba en la nochevieja terrestre. Me acerqué al grupo y, enseguida, se fijaron en mí.

-Hola- saludé.

"Hola" me respondieron.

Decidí hablar con la mente.

"Quiero bajar al Reino Oceánico."

"¿Por qué?"

"Necesito un objeto subacuático. Mirad, aquí tengo el mapa."

Se lo tendí tras haberlo sacado de su bolsa. Un varu de mi estatura se acercó y lo cogió.

"¿Qué clase de objeto?" preguntó.

"Aún no lo sé. Por eso quiero bajar."

"¿Qué tienes para pagarnos?"

No había pensado en el dinero en casi todo el viaje. Tan solo en Thalis, cuando pagué al tabernero.

"¿Cuánto queréis?" pregunté.

Antes de que pudiese responder, emergió del agua una figura femenina que reconocí al instante.

"No puede ser." pensé.

La mujer me miró y pensó lo mismo.

"¿Qué haces tú aquí?"

Instantáneamente el odio estalló en mi interior como un volcán en erupción.

"Pensé que no te iba a volver a ver más, Gaedalu."

"Igualmente, Archimago." Respondió ella. "Ojalá estuvieras muerto; ojalá Qaydar te hubiese matado."

"Pues siento decirte que Qaydar está muerto, y la guerra acabada. Hemos vencido nosotros." Dije mientras me acercaba a ella. "¿Quieres que también la muerte venga a por ti?"

Algunos varu se interpusieron entre nosotros dos.

"Quieto. No le hagas nada."

"Ha deseado mi muerte. ¿Acaso no puedo yo hacer realidad la suya?"

"Gaedalu ya es muy anciana. Te llevaremos al Reino Oceánico si no provocas disturbios." Me dijeron.

Tras unos segundos, asentí, aún mirando con odio a Gaedalu. Tenía vía libre para el objeto de Neliam.

----------------

Nota de autor: 3 años después, he vuelto.



« Escama Comenta este capítulo | Ir arriba Marpalsa »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.