Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Memorias de Idhún V- Búsqueda » Swanit
Memorias de Idhún V- Búsqueda (ATP)
Por yandrakai
Escrita el Martes 12 de Abril de 2016, 14:18
Actualizada el Jueves 17 de Septiembre de 2020, 11:18
[ Más información ]

Swanit

Tardamos aún tres días más en traspasar Kash-Tar hasta llegar a Awinor. De vez en cuando sacaba el mapa y miraba algunos puntos de los que me rodeaban. Podía ir directamente a por un swanit, pero temía que no pudiese con un animal de este tipo pues, aparte de lo resistentes que son, podía estar maldito, igual que Kirtash, igual que los haai.

Kimara y yo íbamos intercambiando experiencias tanto de nuestra vida antes de conocer a la Tríada como tras la muerte de Qaydar. Caminar a través del desierto me producía sed y hambre, pero intentaba olvidarlo escuchando a mi guía y amiga. Por fin, después de los tres días llegamos a Weinawinor, y volví a emocionarme al ver que aquella gran tierra volvía a su gloria de antaño. Kimara también parecía sentir lo mismo, pues se le escaparon dos pequeñas lágrimas.

El paske se detuvo y la semiyan y yo bajamos de su lomo. Al fondo del paisaje se veían siluetas volando, negras por las sombras de los soles, pero no había ningún dragón cerca. Caminamos al menos quinientos metros hasta poder entablar una conversación con uno de ellos, que resultó ser Daskein, el padre de Yandrak.

--Bienvenido seas, Archimago, a la tierra que resucitaste. El resto de dragones te saludarán cuando sepan de tu venida. Permitidme llevaros al corazón de Awinor, a ti y a tu amable acompañante semiyan.

Kimara realizó una profunda reverencia ante el dragón, acción que repetí al instante. Daskein dejó que nos subiésemos encima de él y nos llevó volando unos minutos  hasta que pudimos divisar a los dragones perfectamente, y estos a nosotros observarnos atentamente. Daskein aterrizó y desmontamos de él; saludé a todos los dragones en general, que me preguntaron qué hacía allí. Sonreí y formulé un simple hechizo de levitación, colocándome a tres metros sobre el suelo.

--En primer lugar, agradezco la bienvenida que nos habéis otorgado a Kimara y a mí. Es confortante que a uno le reciben cordialmente en una de las tierras más importantes de Idhún. En segundo lugar, he venido hasta aquí, no solo para visitaros, sino también para pediros ayuda. El gran dios Aldún y la gran diosa Irial me otorgaron el poder para derrotar al mal que producían el archimago Qaydar y el rey Covan de Vanissar. El poder proviene de diversos objetos de Idhún, y de momento tengo dos: una Lágrima de Unicornio, objeto de la luminosa Irial, y una pluma de haai, perteneciente al amable Yohavir. Necesito vuestra ayuda para poder conseguir una escama de swanit, un swanit que seguramente esté impregnado por la esencia del Séptimo.

Los más de cien dragones se mostraban serenos por fuera, pero no sabía cómo se sentirían por dentro. Qué pensarían acerca de mi propuesta; si aceptarían o no. Finalmente,el silencio se rompió cuando un dragón negro decidió responder.

--Estoy contigo. Te ayudaré a lograr mis objetivos, pues tú resucitaste a nuestra especie. Además, combatiré a todo aquello que mantenga relación con el Séptimo.

--Te lo agradezco, Oganor; parece que ahora eres un buen dragón.

--Aldún nos dijo que teníamos que tratarte bien y ayudarte en tus objetivos, por tanto eso haré.

--Yo también --dijo otra dragona.

Sonreí al descubrir quién era.

--Gracias, Pursadrak.

Enseguida, el resto de dragones también decidieron ayudarme. Miré a Kimara, aún sonriendo, y vi que ella también hacía lo mismo. Los dragones iban a ayudarnos. Transcurridos unos minutos, aún con los tres soles iluminando con fuerza, todos comenzamos uno de los objetivos más complicados que en Idhún se pueden realizar: matar a un swanit. Volví a mirar al mapa y avisé a los dragones de que uno estaba cerca de nosotros, y poco tiempo después le avisté, caminando lentamente por la arena dorada del sur de Kash-Tar. Los dragones esperaban mis órdenes, con la mirada fija en el animal.

--¿Cómo se ataca a un swanit? --le pregunté a Kimara.

Ella no respondió por un momento, pero pareció acordarse de cuando Jack le realizó la misma pregunta.

--No ataques a...

Le detuve con un gesto y, con una sonrisa, le indiqué que se lo transmitiese a todos los dragones. Ella asintió torpemente y recomenzó las instrucciones.

--No ataquéis las escamas, o las placas, pues son casi irrompibles. Solo cuando le matemos se las quitamos. Su punto débil está en la parte inferior de su cuerpo: tenemos que volcarle.

"Es como una tortuga gigante" pensé, pero no dije nada.

Los dragones observaron al swanit, que caminaba lentamente por la arena, hasta que un dragón azul comenzó el ataque. Voló en picado hacia el animal, con las garras preparadas y se dispuso a darle la vuelta cuando, repentinamente, el swanit se fijó en él. Lo siguiente que ocurrió fue sumamente horrible, pues el dragón no reaccióno con antelación y su enemigo lo agarró entre sus patas, abriendo su mandíbula y arrancando de una vez la cabeza del dragón, asesinándolo al instante.

Todos nos quedamos mudos ante tal barbaridad. El swanit continuaba caminando con tranquilidad, y con una cabeza de dragón en la boca.
Nunca había visto su voracidad, y esperaba no verla nunca más.
---------------------------------------
Nota de autor: no, no he muerto. He vuelto. Y no porque no quería seguir esta historia, sino porque... perdí el cuaderno en el que estaba escrita. Y sí, he tardado casi un año en encontrarlo, justo cuando no puedo usar el ordenador, así que me he tirado otro mes sin poder escribir... hasta hoy. No prometo escribir con regularidad, pero trataré acabar la historia en esta página, ya que en la realidad la historia de Jaenor ha llegado a su fin...


« Kash-Tar Comenta este capítulo | Ir arriba Escama »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.