Historia al azar: DESDE LA PRIMERA VEZ...
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La viajera del tiempo de Panem » Capítulo 8
La viajera del tiempo de Panem (R13)
Por guirl of night
Escrita el Lunes 29 de Febrero de 2016, 22:19
Actualizada el Jueves 30 de Julio de 2020, 23:44
[ Más información ]

Capítulo 8

Segunda Parte: Un presente nuevo 

— Katniss Everdeen y su compañero Peeta Mellark fueron la chispa de la rebelión que nos sirvió para liberarnos de Los Juegos del Hambre ¿alguna duda? - pregunta la profesora.
 
— Yo tengo una, — dice Dandelion. — Por lo que usted nos ha dicho podría decir  ¿que Lavinia es la hija de dos vencedores que comenzaron la rebelión?

  La profesora mira extrañada a Dandelion al igual que todo el salón, básicamente esta preguntando lo que ya nos ha dicho la profesora antes.

— Sí, Dandelion sus padres fueron la chispa de la rebelión que le dio libertad a Panem. — Repite la profesora comprensiva. — Incluso ambos tenían su propio apodo, Katniss Everdeen, la chica en llamas y Peeta Mellark, algunos le dicen el chico del pan...

— Esta bien, lo entiendo — interrumpe Dandelion a la profesora. — Así que por lo que nos ha dicho, ¿el apodo de Lavinia es la chica pan tostado?

  Inmediatamente mis compañeros empiezan a reírse, no saben que lo que ha dicho me duele, me hace pensar que los "amigos" que tengo se acercan a mí por ser hija de vencedores, del Sinsajo, de los Trágicos Amantes del Distrito 12. Le dedico una mirada de completo odio a Dandelion y ella se me queda viendo aún riéndose de la tontería que ha dicho.

  Cuando tocan la campana que marca la salida todos mis compañeros gritan de felicidad, hoy es el último día de clases, lo que todos estabamos esperando. Es el último día que estudiaré aquí, el siguiente año no regresaré porque seguiré el plan de viajar en el tiempo, y ya no tendré que soportar a ninguna de la Cartwright.

  Salgo con toda la tranquilidad de la escuela, hoy nadie va a venir por mi, mi hermano esta en casa o en el bosque; camino por tranquilidad, hasta que siento como alguien me jala el cabello por mi trenza y hasta que lo sueltan me volteo enfurecida.
 
— ¡Oh! Miren quien se enojó, ¿ahora que vas a hacer? — me pregunta Dandelion divertida. — ¿Me vas a acusar y decirle a tu papá que me lanze panes?

—Te puedo asegurar que no le diré a mi papá, — le respondo fría. — No soy tan chismosa como tú y tu hermana.

  Ella me mira enfurecida y luego voltea, a lo lejos puedo ver como una chica de cabello rubio se acerca, Delly la hermana mayor de Dandelion, gira su horrible cara para verme.

— ¿Qué sucede hermanita? ¿Acaso la chica pan tostado de está molestando? — Su voz tan chillona como la de su madre me desespera tanto. Sé que a mi papá le agrada mucho Delly Cartwright pero a mí me resulta muy difícil soportar a sus dos hijas.

— No creo que Lavinia tenga como deporte molestar a niñas estúpidas, — al principio no reconozco esta voz pero cuando volteo veo a alguien que he extrañado tanto. Ni siquiera me importa un poco que no pueda estar más de cinco minutos a solas con él, Finnick vale la pena cualquier regaño.

— ¿Y tú? ¿Hermosura que haces con está mocosa? — Dice Delly viendo a Finnick de una manera repugnante.

— ¿Sabes qué, Lavinia? Le avisaré a tus padres que vas a llegar un poco tarde, — se aleja de mi sonriendo y dejando con unas caras de idiotas a Delly y Dandelion. — Diviértete.

  Me les quedo viendo y sólo les dedico una mirada maliciosa mientras que ellas me miran con terror.

— Creo que necesitan… un buen escarmiento. Lo único que hacen es que Dandelion se me acerca y trata de darme una bofetada, pero yo tomo su mano y le doy un golpe con el puño en el ojo que inmediatamente grita y se aleja de mí, llorando, o al menos eso intenta hacer por el ojo que no esta cerrado. Pero Delly, Delly se acercaba a mí con un rostro…

  Despierto completa y sencillamente aterrada de mi pesadilla, pero no quiero recordar lo que sucedió después, como mis padres me regañaron y después se enorgullecieron. No quiero recordar que después de eso, todos se burlaban de mí en las calles, el poco tiempo que me quedé ahí me hablaban y me reconocían como la chica pan tostado.

  Suspiro y me volteo para ver la ventana de la habitación, no creo poder dormir por el tiempo que resta para que Effie me llame.

  Veo el amanecer por el Capitolio a través de mi ventana, me hace recordar tanto a lo feliz que era en el Distrito 12 de este tiempo, las mañanas con Gale, Rory, Vick y Posy son tan bonitas, pero también recuerdo mi felicidad con Rye, mi hermano menor, aunque ahora sea probable que nunca lo vuelva a ver.

  Trato de levantarme pero eso se me hace algo muy cansado, trato de dormir otra vez, pero sé que no podré, así que me dedicó a pensar sobre lo que haré en el entrenamiento. Haymitch ni siquiera me dio una idea en la plática de ayer y como parece que se va a dedicar a apoyar a Luke yo tendré que buscarme una estrategia. La de la chica rara que no le gusta hablar con nadie me gusta mucho.   Perezosamente me levanto de la cama y busco algo que ponerme, el armario que tiene esta habitación es muy grande, básicamente podría caber una casa de la Veta ahí adentro. Tomo una combinación de ropa deportiva cuando se escucha caer un relámpago, mi rostro voltea a la ventana y se ve como unas nubes grises empiezan a repartirse por todo el cielo. Espero otro relámpago, pero en lugar de eso escucho unos pares demasiado seguidos, el ultimo deja caer la lluvia que tienen las nubes, suspiro y dirijo al baño.

  El día parece querer reflejar la forma en que me siento.

  Me baño con prisas, extraño, tengo demasiado tiempo para hacer lo que quiera pero aun así lo hago todo rápido. La ropa es caliente, lo que me viene bien, parece que hay demasiado frío en el Edificio. Cuando salgo de bañarme la cama está perfectamente arreglada, lo que ni me da tiempo de tratar de arreglarla. Creo que todavía es muy temprano para salir, pero ¿a quién le importa? Tal vez hasta Effie se alegre de ver que ya estoy despierta.

  Un avox entra a la habitación justo cuando voy a salir, trae un conjunto de ropa y me lo da, supongo que tengo que cambiarme, en cuanto tomo la ropa el avox cierra y se va. No me sorprende que el conjunto que me ha dado sea mucho mejor que el que yo escogí del armario, se siente bien y se ve bien, probablemente lo hizo Larissa, u otro estilista que sabe muy bien lo que hace.

  El pasillo está en silencio por completo, las luces no son lo suficientemente fuertes para alumbrar el piso, lo que demuestra que la tormenta de afuera debe de ser muy grande para hacer que la energía de este edificio no funcione cómo esta planeado. En el pequeño comedor hay unos cuantos avox preparando la comida. Mis padres me dijeron que los avox eran traidores o pequeños delincuentes, durante el tiempo que estuvo papá siendo torturado vio como los dos avox pelirrojos que tenía el Distrito 12 en el año del Quarter Quell (Darius y Lavinia si recuerdo bien sus nombres) fueron torturados hasta la muerte. La mujer fue la que me dio el nombre y el hijo de uno de los hermanos Hawthorne del futuro fue llamado Darius.

  El Gale Hawthorne decía que le debía mucho a Darius, aunque este era Agente de la paz quiero creer que era la misma persona que el avox al que vio mi padre morir. Ahora no hay ningún avox de cabello pelirrojo, así que lo que hizo que Darius y Lavinia llegarán aquí aún no ha pasado. Le pido a uno de los avox que me señale donde esta el desayuno, me termina enseñando una gran mesa con muchos platillos. Tomo todo lo que creo soy capaz de comer sin vomitar y me siento en la mesa donde cenamos ayer.

  Desayuno sola, al menos hasta que termino mi primer plato justo cuando llevo la cuchara a mi boca se escuchan los pasos de alguien acercándose, unos segundos después Luke se sienta en la parte contraria a mí en la mesa.
 
— ¿Qué haces despierta tan temprano, chica de la oscuridad? — Pregunta después de pedirle a un avox que le traiga su desayuno.

  La referencia a mi nuevo sobre nombre no me agrada pero tampoco me agobia como hace años, cuando me decían la chica pan tostado.
 
— No podía dormir, además ya no es tan temprano... creo — se escucha otro relámpago caer, cómicamente ambos volteamos hacia la ventana para ver la luz que refleja, y después las gotas que antes se escuchaban arriba de nosotros empiezan a caer más rápido y se hacen más ruidosas. — ¿Y tú? ¿Qué haces tan temprano levantado Luke?
 
— Creo que necesito pensar que es lo que voy a hacer en el entrenamiento, — susurra.

—¿Qué no ya te lo había dicho Haymitch? — Le cuestiono yo, porque ayer básicamente Haymitch le dio una guía perfecta de como debe de comportarse y ser.
 
— Sí, pero yo me refiero a mi comportamiento —, dice algo desesperado. — No, sabes olvídalo, aún eres una niña para comprenderlo.

  Aquellas palabras me fastidian "aún eres pequeña para entenderlo", no, claro que no soy pequeña, mis acciones lo demuestran a la perfección. Por el momento he destacado más que Luke y mis habilidades con las armas deben de ser mucho mejores que las de Luke. Me muerdo demasiado fuerte la lengua para no tener que insultar a Luke, no me conviene si lo que quiero es protegerlo.

—Y, ¿qué sucede contigo y el del cuatro? — Comienza a hablar ya que ha terminado su primer plato de comida. — ¿Cómo es que se llama? ¿Jake?

— No pasa nada con él, ayer se acercó a mí porque quizo y su nombre es Drake, — hablar de él me molesta un poco y más si con el que hablo es Luke —. ¿Qué hay de ti con la del 7?

— Alexis, — susurra el nombre de ella con dulzura excesiva —. Supongo que lo mismo que lo que tienen tú y el del 4, nada, ¿por qué habría de haber algo? Es decir ella y yo vamos a ir a los Juegos y el amor no cambiaría nada.
 
— Si estuvieras con ella estarías engañando a Ginny…
 
— ¿Crees que me importa eso? Solo sigo con ella por simple lástima, por no destrozarla, pensé que ya habíamos aclarado eso en el tren —. Se toma un momento pensando para continuar. — Honestamente, ella se ha vuelto como un grano en el culo en este último mes, insoportable.

— Lamento mucho que ya no seas feliz, pero…
 
— ¿Pero qué? — Me interrumpe Haymitch que acaba de entrar al comedor.

— Dejenme decirles que tienen una cara parece de pocos amigos... ¿sobre qué están platicando?

  Me tomo un momento para pensar que es lo que de verdad sucede, sigo escuchando varios relámpagos mientras termino de desayunar. No lo sé, pero el ambiente es diferente al que había solamente entre Luke y yo, Haymitch me hace querer arrojarle un jarrón directo a la cara.
 
— Sobre que el clima hoy es espantoso, pero que tal vez las personas del Capitolio les agrade, después de todo, ¿cuando se ve un clima frío aquí? — Miente Luke con tranquilidad.

  No presto atención a lo que Haymitch habla con Luke, juego con mi postre todo el tiempo necesario para ignorarlos. Sí Effie estuviera aquí tal vez podría entretenerme un poco... O hablar con alguien.
 
— Y tu niña, ¿qué me dices? ¿Ya tienes alguna estrategia para el Entrenamiento? — Haymitch.
 
— No soy una niña, — respondo dura, no tengo una idea de cuantas veces Haymitch me ha dicho niña desde que nis conocimos, pero ya me tiene cansada. — Mi nombre es Lavinia Nooney. — Suelto con veneno, Haymitch me mira extrañado lo que me enoja más y me hace bajar la mirada.

— Además, tu al ser mi mentor deberías de darme una estrategia, yo no tengo porque buscarla.

— Pues, ¿has hecho algo más su enojarte conmigo y aventarme un cuchillo?
 
— ¿Acaso me has dado oportunidad de demostrarlo? Todo el tiempo te la pasas hablando con Luke como si yo no tuviera alguna oportunidad de salir de esa Arena. — Hablo más fuerte y finalmente me digno a mirar a Haymitch.

— Bien, querías mi atención la tienes, ¿que puedes hacer además de enojarte y lanzar cuchillos?
 
— Yo puedo... — Utilizar a la perfección hacha, lanza, el arco y las flechas, cuchillos y cuchillas, puedo hacer trampas para humanos, no soy tan mala en lucha cuerpo a cuerpo y manejar un poco los circuitos eléctricos tampoco se me da mal, hago redes pesqueras con facilidad y ni se diga lo que hago con un tridente. Pero no digo nada, me quedo callada pensando en lo que debería de decir, ¿que es prudente? ¿Que es lo que realmente puedo decir que no delate lo entrenada que estoy para matar?
 
— Sí, eso creía. — Haymitch se burla, Luke ni siquiera se digna a mirarme. — Puedes irte a tu cuarto si quieres, Effie te llamará cuando tengas que bajar.

  Lo observo bien. No es el mismo hombre que me cuido como un abuelo, ni aquel que cuidaba a sus hijos con su propia vida, o incluso que trato que su esposa olvidará sus torturas y viviera una vida con él, no definitivamente este hombre es otro. Uno feroz, yo podría apostar a que oculta sus verdaderos sentimientos, por eso se llevaba tan bien con mi madre. Este hombre no es ni la sombra del que yo conocí.

  Me levanto de golpe de la mesa y me largo a mi habitación, ¿acaso debí se haberle dicho lo que podía hacer? No, nada de eso hubiera servido cambiar su opinión y que me escogiera a mí sobre Luke. Además Luke necesita más ayuda que yo, no necesito aliados para sobrevivir.

— ¡Mira, que tienes el mismo humor que tu tía! — Grita para que lo escuche y suelta una carcajada. — Solo que ella claro que sabía hacer algo y no se creía lista.

  Aun estando en mi habitación no puedo tranquilizarme con nada, así que finalmente me acuesto en el suelo al frente de la ventana. La idea de escapar e irme de aquí resulta tentadora, pero tengo que recordarme a mí misma que ya no soy así. No soy la misma niña que pensó en escapar en el primer fallo de su plan, no puedo ser cobarde si tengo que ir a los Juegos del Hambre.

  Voy a regresar para cumplir mi misión.

  Voy a ganar los Juegos del Hambre.

  Entonces, me levanto del suelo y abro la puerta, camino rápido por el pasillo y me dirijo al comedor encontrándome a Luke y a Haymitch asombrados.
 
— Puedo hacer muchas cosas, maldito borracho —, digo mientras tomo una silla y me siento al frente de él. — Pero no voy a dejar que tu y tus tonterías me impidan tener una ayuda en los Juegos, no voy a morir sólo porque un viejo ebrio no quizo ayudarme.

  Creo que es suficiente y que le he callado la boca porque toma de la taza que tiene en su mano y asiente sonriendo, ¿acaso planeó hacerme enojar para que le gritará y al fin me prestará atención?
 
— Excelente, excelente, pensé que tardarías más, — no sé si es la mirada envenenada que le dedicó que no habla por unos segundos y para de comer. —Porque eres más valiente que tu tía, por no decir decidida y una superviviente nata. Además, cuando ella se dio cuenta me clavo un cuchillo en el pantalón, claro que esa no era su intención.

— Entonces, ¿cual va a ser nuestra estrategia? — Luke ha terminado de desayunar y mira a Haymitch interrogante. Parece gustarle saber las verdaderas intenciones de Haymitch.
 
— Está bien ,chicos, ustedes no van a mostrar su talento, eso es algo demasiado fácil de hacer, no me digan que no pueden. — Come de su plato sin decir más, cuando está tragando y con la mitad de la boca llena dice una que otra cosa que no logro entender, hasta que finalmente termina de comer. — Traten de buscar alianzas, ustedes lo conseguirían, tienen carisma y muchos posibles patrocinadores. Creo que por último debería de decirles que dejen de comportarse como que se odian, no sean unos niños por favor.
 
— No nos odiamos, sólo intento protegerla. — Habla Luke rápido apuntando hacia mí dirección.
 
— Entonces, si no la odias demuestrame que la conoces, aunque sea un poco.
 
— Esta bien, — guarda silencio y después me mira con sus intentos ojos grises. — Gale me ha contado muchas cosas sobre ti, sé que probablemente eres la mejor amiga del hijo del panadero y de la chica que caza, eres muy buena con los cuchillos y cuando cazas lo haces con ellos, pero también sabes manejar las trampas y el arco y las flecha. También se que eres huérfana.

  Extrañamente, el dolor me ataca y siento varias punzadas en mi corazón, pensé que ya había superado la muerte de Michel Nooney y de Thomas Levithan, pero no, el cariño que le tenía sigue ahí en mi conciencia, porque ella fue como otra madre para mí, su manera de tratarme y de sonreírme era la misma con la que me trataba mi madre.

— Lamento mucho de verdad que te hayan escogido, no me lo esperaba — susurra con un eje de lastima en su voz. Haymitch me mira tratando de hablar.
 
— ¿Eres huérfana? — Nadie había utilizado ese término para hablar de mí desde que cuestionaron el porque la señora Hawthorne había adoptado una huérfana, si ya tenía otros 3 hijos y uno en camino.

— Hace tiempo que no me describen con esa palabra pero sí, — le digo bajando los hombros. — Mi madre era Michel Nooney y mi padre Thomas Levithan, hasta el día que cumplí los 12 fui una Levithan. Pero desde antes, después de que quede enferma mis padres tenían problemas, así que decidieron separarse y por ello yo me fui a vivir con los Hawthorne para no estar con ellos durante ese tiempo.

— ¿Y luego que pasó?

— ¿Recuerdas el accidente en las minas de hace 3 años? Muchos mineros murieron, entre ellos mis padres y Rees Hawthorne. El día que entregaron las medallas, los Agentes de la paz me tomaron para ir el orfanato. Hazelle Hawthorne me adopto y me registro por su nombre de pila, desde ese entonces soy Lavinia Nooney.
 
— Yo no sabía eso... Pensé que Michel... — Mira Haymitch, no es necesario sentir lastima hacia una niña que se quedó huérfana, esa niña creció y ahora esta aquí; tu mismo lo has dicho, soy una superviviente nata. — Bueno, — se pasa la mano por el cabello corto, luce demasiado incómodo y apenado —. Parece que Luke si te conoce, ¿tu que sabes de él?
 
— ¿Que es lo qué sé sobre Luke? — Me pregunto en voz alta. — Su novia es Ginny, aunque el básicamente ya la considera ex, es uno de los mejores amigos de Gale Hawthorne (por no decir que el único). Entre sus pasatiempos no está ir a la escombrera para bueno ya sabe que... Lo he visto juntarse con el mayor de los Mellark después del club de peleas en la escuela, creo que son amigos... Nunca ha salido de la reja que separa al bosque del Distrito, pero sabe defenderse muy bien.
 
— Gracias, — me dice Luke aunque no entiendo porque, le dedico una sonrisa amable. — Si me hubieras dicho que sabias eso de mí desde que empezamos a hablar, podríamos ser muy buenos amigos.

— ¿Eres amigo de su primo? — Pregunta Haymitch ignorando lo que me ha dicho Luke antes.

— No, son más que eso, Gale es su amigo, no como el y yo, pero sí es amiga de Gale.

— No, Gale solo es mi primo. No hay más después de eso.
 
— Para ser primos no se parecen, es decir solo tienen el cabello oscuro y no comparten después nada, — Luke parece pensar un poco más —. Eso y la manera de comportarse, aunque eso es típico de Katniss, Gale y tú.
 
— Entonces tú dices que ella no es la prima del chico, — si lo pensamos bien, en eso tiene mucha razón. No comparto nada con Gale. — Pero lo importante es que vive con él y es su hermana adoptiva, yo los consideraría primos si Hazelle Nooney era prima de Michel Nooney y hasta donde sé de verdad lo eran. Ahora, después de saber todo eso, haganse a ustedes mismos una pregunta ¿pueden amigos?

— Amigos —, susurra él con una sonrisa en labios.
 
— Amigos, — concuerdo.
 
— Hoy es un día muy, muy, muy importante — dice Effie entrando al comedor —, es decir cuando ven a los tributos levantándose por sí solos. Y más si tomamos en cuenta que su mentor no parece estar tan ebrio como siempre.

— Los milagros existen, Effie.
 
— ¡Oh y parece que también tiene modales! ¿Por que nunca los demostraste durante todo este tiempo? — Effie sonríe completamente, pero voltea a ver hacia la ventana y ve la lluvia que cae contra el Capitolio. — El mal clima está atacando el Capitolio, pero… ¿Luke has visto cómo se ven los ojos de Lavinia en este momento?
 
— Eso es lo que quiero saber son tan… especiales. — Me muevo un poco incómoda ante la observación a mis ojos, no se porque Effie dice eso si en este momento no hay nada de especial en ellos.
 
— Sí, son una réplica a los de Neela — susurra Haymitch, y me recuerda que simplemente Neela no es nada mío, que solo era la hermana de Michel y eso me convertiría en su sobrina, pero yo no soy nada de Michel, ni siquiera hay algo de verdad que me una a ellas para que ahora me parezca a ambas, en especial a Neela a la que nunca conocí. — No entiendo cómo es que eres una réplica de ella si eres su sobrina.
 
— Está bien —, dice Luke, se limpia su boca con una servilleta y se levanta he estado tan absorta a mis pensamientos que no me di cuenta de que probablemente ya es hora de ir al primer entrenamiento —. Creo que es hora de irnos, Lavinia.
 
— Sí, no veo el problema de que vayan a esta hora, — dice Effie, después señala el elevador y nos mete en el.

— Nos vemos cuando regresen. — Grita Haymitch que se levanta y se sienta en la sala.   Effie entra con nosotros y Luke pulsa el botón, el elevador se detiene en el piso 7 y ambos tributos, la chica le sonríe a Luke y él le da un saludo con la mano, solo basta con que se cierren las puertas y empiecen a platicar.
 
— Ella es mi compañera Lavinia, — dice Luke en cuanto la saluda.
 
— Si aunque ya nos conocíamos, aún así si no lo recuerdas, yo soy Alexis, — se presenta con una sonrisa, muy distinta a como me había tratado ayer. — Y el es mi compañero, Silver.

Su forma de ser directa y simple es algo sencillo, así que quiero responderle de una manera adecuada.
 
— Sí estoy completamente segura de que te recuerdo, es un placer para mí conocerte.

  Sus ojos me miran como ayer, como examinándome, pero esta vez es más profunda, más oscuro y siniestra.
 
— Perdona si te insulto, pero para mí solo eres otra niña más. — Effie luce impactada, Silver parece tratar de ignorar a Alexis y a Luke casi se le salen los ojos.

  Para mí, sus palabras me toman de una manera enojada, pero aun permanezco callada e impasible sin tratar de molestar a nadie, justo lo que me falto cuando estaba con Dandelion y Delly. No voy a explotar ahora, menos sí Haymitch nos pidió buscar aliados.

  Las puertas del ascensor se abren y los cuatros tributos salimos, Effie se despide de nosotros. Aquí abajo parece una bodega gigante convertida en gimnasio. Hay diferentes divisiones, cada una se concentra en un arma o en un puesto de supervivencia.

  Aun después de lo del ascensor, los cuatro vamos caminando, Alexis y Luke van muy cerca el uno del otro, mientras que Silver y yo un poco más alejados. Me agrada Silver, es decir, casi no habla y parece ser un chico muy simpático. Si no estuviéramos aquí, me gustaría conocerlo.

— Lex, — trata susurrar Luke para hablar...  con alguien, — Lavinia no es así. — ¿A sí que Alexis ahora es Lex? Luke parece hablarle a la chica del 7, por su sobrenombre, — ella maduro demasiado rápido por perder a sus padres y quedar huérfana.

  Lo que le ha dicho Luke a Alexis parece ablandarla y convertirla en otra chica, sus ojos de Alexis de un color almendrado se calman y reflejan calor, pero la manera en la que mira Luke es lo que más me hace pensar, cosas que no debería de pensar.

— Lo lamento mucho, — susurra con tristeza, pone su mano sobre mí hombro y asiente, cómo sí supiera lo que que se siente. — Mis padres en realidad no se querían y las cosas terminaron realmente mal madre, me quedé huérfana cuando tenía 13, ahora tengo 15.

  Los recuerdos parecen abrumarla durante los siguientes minutos en los que caminamos al centro donde se están agrupando los tributos; al igual que yo se queda callada. Lo único que puedo pensar desde que veo donde voy a entrenar es que tengo que hacer alianzas justo lo que me dijo Haymitch, pero lo que más se me hace difícil es que voy a tener que empezar a hacer amigos, otra vez.

  Y voy a tener que dejar fingir ser Lavinia Levithan para ser Lavinia Nooney.

--12--12--12--12--12--12--12--12--12--

¡Hola! Sorprendemente fui capaz de subir los tres capítulos sin ningún tipo de problema (ojalá fuera siempre así. Y bueno, esoy muy feliz por el número de favoritos que ya tiene este fic y aún más porque GiomarysBlack comentó el capítulo anterior.

Bueno hace tiempo tengo problemas para actualizar y eso no está precisamente del todo bien, no siempre son problemas con la web de Potterfics que no me permite actualizar, a pesar de que no lo hago muy frecuentemente el tiempo no me sobra para escribir los capítulos y aveces me hace mucha falta la inspiración. Por lo que he decidido momentáneamente dejar de actualizar el fic hasta septiembre de este año. 

No quiero hacer esto, pero la escuela me está consumiendo debido a que es mi año de salida y tal vez durante las vacaciones de verano tenga más tiempo para continuar la historia y escribir más capítulos. Hasta ese entonces voy a marcar la historia como terminada.

Espero que entiendan mi decisión y me apoyen con ello. No planeo dejar abandonado el fic, sólo voy a esperar un poco continuar con el.

Hasta pronto, besos y abrazos cariñOsitos 
Karen J.



« Capítulo 7 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 9 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.