Historia al azar: La Magia Del Amor
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La viajera del tiempo de Panem » Capítulo 11
La viajera del tiempo de Panem (R13)
Por guirl of night
Escrita el Lunes 29 de Febrero de 2016, 22:19
Actualizada el Jueves 30 de Julio de 2020, 23:44
[ Más información ]

Capítulo 11

Larissa coloca los últimos toques de maquillaje sobre mi rostro. No se ha enfocado en llenarme el rostro con capas y capas de maquillaje, con lo poco que me ha puesto me es difícil reconocer a la niña que vino del futuro.

  Pero es sencillo que yo vea a la chica que podría haber sido sino estuviera en los Juegos. La que vi hace pocos días varias veces.
 
— Te ves perfecta, pero, aún nos falta algo. — Sale del cuarto mientras sonríe, Albia, Tullia y Pandorea entran luciendo sus trajes, ellas también se han arreglado para la ocasión y se ven hermosas en sus pieles de color exótico. Gritan de la emoción un poco al verme, claro que también estoy sorprendida, aunque mi rostro casi no tiene maquillaje, mi piel parece tener brillo propio.
 
— No es como hace unas horas que estaba repleta de moretones. — Susurra Pandorea apuntando a mi brazo, casi olvido cuanto me lastimé ayer en la demostración del Entrenamiento.

  Pero el daño físico no es para nada comparado con el emocional que tengo. Mentalmente no estoy bien desde el día que me enfermé, estoy algo cansada y desilusionada.

  Es tal vez porque ya he aceptado mi muerte.

— Sigo preguntándome que hiciste en tu demostración para tener un 10 y todos esos moretones. — Albia ha estado insistiendo en que les diga como conseguí esa puntuación demasiado buena por la demostración de los Vigilantes. Y yo todo ese tiempo le respondo que si le digo que pasó me irá mal.

  Tampoco está muy alejado de la realidad.

  Afortunadamente Larissa no tarda más en llegar con una bolsa negra. — Cierra los ojos, — exclama mientras saca el contenido de la bolsa.
 
  Levanto mis brazos porque ya se que pasará. La tela del vestido es suave y agradable, una vez que se ha deslizado por completo en mi cuerpo puedo decir que es el vestido más ligero que me he puesto en toda mi vida. Al mirarme en el espejo no puedo evitar ser un poco modesta.
 
— Es cómo si la noche se hiciera una persona. — Susurra Larissa en mi oído. Yo también creo que me veo como la chica de la noche, lo que es raro, porque yo soy la oscuridad. Profunda y misteriosa. — Quería hacerlo más grande y llamativo, pero pensé que así te gustaría. 

  Asiento, el vestido me gusta así.

  Me recuerda un poco a un vestido que tenía de pequeña. Es igual de ligero y corto, pero es mucho menos esponjoso. Y la parte trasera es larga y deja ver mis piernas delgadas de niña.

— Es hermoso, — me muevo un poco hacia Larissa para abrazarla y las chicas suspiran. Volteo para ver qué pasa y me sorprendo mucho al ver que dejó un camino de pequeños brillos, brillos que se ven hermosos en el suelo oscuro de la habitación. Como las estrellas en el cielo de la noche que se puede ver en el Distrito 12 y no aquí, como el estampado que hay en mi vestido, aunque estoy segura de que no es un estampado. Si paso mis manos por la tela del vestido se que no se llenarán de brillos, pero que si camino, soltarán un buen tanto de ellos. Ahora dejo mi marca por cualquier lugar donde voy. — Larissa... No pudiste haber creado algo más maravilloso.

— Tenía que hacerlo, — levanta mi rostro hacia el de ella y sonríe. — No podía hacer menos para mi chica de la Oscuridad, ella tiene que mostrar toda su potencia está noche. Y que mejor manera de dejar marca que ésta.

  Paseo un poco para todas una vez que tengo puestos mis tacones, cuando Larissa está más que convencida de que me veo sencilla, misteriosa y madura con mi caminar me deja salir con Effie y Haymitch para enseñarles como me veo. Ambos están viendo la presentación de los tributos que ya han bajado, en este momento la cámara pasa por todas las chicas que ya están ahí.

— Odio que las chicas luzcan demasiado maquillaje, apenas son niñas. — Haymitch no parece muy feliz, que me dijera que luzco mal no sería ninguna sorpresa.

  En su lugar me deja con la boca abierta cuando el sonríe cuando me ve. Effie da un pequeño grito de exclamación.
 
— Da una vuelta, cariño, necesito ver a ese hermoso vestido en acción. — Giro un poco mientras sonrío, Effie también lo hace y puedo escuchar los aplausos de un par de personas.

— Excelente, cielito, — dejo de girar en cuanto escucho la voz de Haymitch, no todo el tiempo me dice "cielito". — Felicito a Larissa con el maquillaje, me gusta; te ves más grande y madura de lo que en realidad eres.

  Levanta su pulgar en signo de admiración.

— Pensé que odiabas a las chicas luzcan demasiado maquillaje, — bufo en dirección a Haymitch.

— Ellas, — apunta hacia la pantalla que se eleva por la pared donde pasan otra vez a los Tributos que ya están en el escenario. — Lucen inocentes e inofensivas, tú no, es el enfoque perfecto que necesitábamos para las entrevistas.

  Es lo último que me dice porque se reúne con Effie y Larissa para hablar sobre más cosas. Pienso en lo único que nos falta para bajar y me doy cuenta de que Luke aún no está aquí. Doy un pequeño paseo por toda la planta mientras espero que terminen de arreglar a Luke, algo tonto, considerando que siempre tardan más en arreglar a la chica del Distrito. Cuando ya me he cansado me dirijo hacia donde están todos, en ese momento la cámara enfoca a los Tributos que acaban de llegar.

— ¡Alexis Spark y Silver Kokoro! — Exclama una periodista. Ambos lucen bien, desde el principio sus estilistas los han hecho ver como Aliados así que sus trajes hacen ver que son amigos, van combinados. Cuando se sientan empiezan a jugar entre sí, el comentarista se enfoca en hablar sobre los trajes que ambos visten. Los dos lucen geniales, pero cuando uno analiza su apariencia se da cuenta de que lucen como árboles, al menos eso creo yo; una persona que pareciera vivir en el bosque.

— Luce hermosa, ¿no lo crees? — La voz de Luke a mi lado me sobresalta, volteo a verlo y me quedo impresionada. Viste un traje tan gris como sus ojos que lo hace ver asombroso. Asiento mientras sonrío. — Son como el bosque del Distrito 12.
 
— No, — le niego, el bosque del Distrito 12 es tranquilo e incorruptible. — Ellos se ven como el bosque del Distrito 7.

  Mi mente viaja al Distrito 12, ¿que estarán haciendo los Hawthorne cuando empiecen a televisar las entrevistas? Me imagino a Gale mirando la televisión que tenemos en la sala, esperando ansioso a que yo salga en él y tal vez a los niños un poco cansados acompañándolo. Ni siquiera me cuesta creer que Hazelle estaría tomandole de la mano para apoyarlo, o tal vez apretándole el hombro y sonriendo con ojos tristes desde atrás de él. 

  Mi mano va inmediatamente a mi cuello y me doy cuenta de que no está el relicario que me dio Hazelle.

 — ¿Que sucede? — Pregunta Luke en cuanto me ve desconcertada. Estoy por responderle cuando su mirada me recuerda inesperadamente a Rye Mellark.

  Y ese pensamiento me hace recordar que si yo no hubiera sido escogida para los juegos yo estaría teniendo cita con Rye Mellark.

  Salgo corriendo hacia mi cuarto confundida, entró con prisa a mi cuarto y azoto la puerta. Inmediatamente voy al armario a buscar el relicario que me dio Hazelle y cuando lo encuentro me lo pongo rápidamente, trato de pensar en cualquier cosa menos en Rye, en Gale, en Peeta, en Drake, en Finn.

  Es imposible que durante estos días haya estado muriendo por lo que ni siquiera pasaba con otro chico sin acordarme un poco de Rye. Dios, lo debe de estar pasando horrible. La chica que quería fue seleccionada para los Juegos. Las personas que conozco deben de estar muy preocupadas por mí ahora que estoy en elod Juegos, no soy capaz de imaginar el dolor que sentirán cuando yo muera.

  Tampoco es como si yo lo estuviera pasando bomba, pero...

  Me siento tan estúpida en este momento. 

 Yo sufriendo internamente porque no sé qué es lo que Drake piensa hacer conmigo, cuando tengo otras cosas que hacer y por las que preocuparme. Personas que la pasarán mal si no regreso con ellos. Tengo que concentrarme en los Juegos y buscar una manera de sobrevivir todo lo que pueda, para que a diferencia de lo que dijeron Willow y Hope lo que haga marque una diferencia grande. Ese es mi principal motivo, la razón por la que vine aquí, debo seguir enfocándome en lo bueno y no en las tonterías que estaba pensando antes.

  Alguien abre la puerta de la habitación y se acerca a mí, me toma de los hombros y me levanta. No se cuanto tiempo ha pasado ni como llegue al suelo.

 — ¿Estás bien? — Luke hace que me volteé para verlo a los ojos, trato de evitarlo mientras asiento. — Tenemos que irnos, todos están listos para que bajemos.

  Me toma por mi brazo y me sonríe. — Si Gale te viera en este momento estaría muy orgulloso de su prima.

  Río un poco y caminamos juntos hacia afuera de mi cuarto, seguimos directamente hasta el elevador cuando me doy cuenta de que sólo estamos los dos aquí. — Pensé que nos estaban esperando, Luke.

 — Tu misma lo has dicho, nos estaban esperando. — Oprime el botón de la planta baja y bajamos lentamente por el Edificio de Justicia. Desde aquí puedo ver directamente el escenario donde están casi todos los tributos, al frente de el masas de capitolinos se arremolinan por verlos. Mientras más bajamos más soy capaz de escuchar sus gritos de emoción. — Haymitch me ha dicho que si alguien te pide como aliada lo pienses muy bien...

 — ¿Por que el diría eso? — Le pregunto mirándolo de reojo.

 — Lavinia, tu no sabes lo que hiciste cuando sacaste esa puntuación. — Su voz tiene un matiz de seriedad que nunca había escuchado hasta ahora.

 — ¿Que fue lo que hice para que tu y Haymitch estén así?

 — Llamaste la atención de casi todos los tributos —, suspira muchas veces y pareciera que le cuesta hablarlo. — Varios mentores han hablado con Haymitch para que entres en una alianza con sus tributos..., entre ellos están los profesionales.

  Mi corazón se detiene un poco al escuchar eso, una alianza con los profesionales puede ser de muy poca ayuda en mi caso.

 — Haymitch piensa que quieren acabar rápido contigo y por eso quieren proponerte la alianza, para que ya no te interpongas mucho en su camino para ganar.

  El elevador para en ese momento y unos cuantos flashes nos ciegan, varios Agentes de la paz se acercan a nosotros y nos abren camino para pasar entre todo el mundo. Todos los tributos ya se han colocado de acuerdo al orden en que pasan para las entrevistas; Luke mira más allá y busca a Alexis en toda la fila, cuando lo hace hace una sonrisa tan grande que se escucha a varias mujeres gritando desde el público.

 — No debes preocuparte por mí, — le digo mientras me suelto de su brazo colocándome en frente de él para formarme. — Se lo que es bueno para mí y lo que no.

  El chico del Distrito 11 es grande y fortachón lo que me impide la vista a muchas cosas, como saber si alguien ya pasó para comenzar las entrevistas. Pero es fácil notarlo cuando casi todos se han callado y se escucha la canción que representa a Caesar Flickerman.

  La fila de tributos sube al escenario y cada uno toma su asiento, formando un arco. Caesar comienza a hablar sobre la gran variedad de tributos que hay este año y las diferencias que hay entre nosotros. Su cabello va pintado de color menta, lo que no están horrible si pienso que el año pasado era un amarillo chillón que te lastimaba con solo verlo.

  Cuando finalmente pasa la chica del Distrito 1 - Yia, que luce un vestido lleno de muchas joyas y algo sexy - ya estoy algo aburrida por las entrevistas. Ella y la mayor parte de los profesionales no hacen más que lucir como profesionales, su enfoque de Yia es ser muy agradable, el de Flux es un chico divertido, Opalo la típica chicas tímida (si claro, me pregunto si hay personas que lo crea ) y el de Major es... ¿ser un bravucón? Bueno, no hay nada distinto a los típicos profesionales.

  Cibeles se ve un poco intimidante con su vestido, pero no prestó atención a su entrevista, pienso una y otra vez en que Drake está a punto de pasar. Mis piernas tiemblan levemente, como si yo fuera la que tiene que entrevistarlo. "Porque quieres hacerlo" susurra una pequeña voz en mi cabeza, es la misma que me ha estado hablando cuando pienso en Drake y la única que parece hacerme daño sabiendo lo que pasará si le hablo.

 ¿Cuando comenzo esto que siento por Drake? Es como si después de haber despertado esa tarde hubiera tenido el conocimiento necesario para admitir que sentía algo por él, y que deseaba que pasará algo entre nosotros, pero al día siguiente ni siquiera me habló. No se molestó en dirigirme una sola palabra y yo lo estuve evitando durante todo este tiempo por eso. Trato de decirme que eso no importa y debería de ignorarlo, no hacerle caso porque esa no es mi meta.

  Me enfoco en la entrevista en el peor momento posible.

 — Eres un chico muy simpático Drake, tu familia y amigos deben de estar muy orgullosos de ti, — Caesar le dedica una mirada pícara. — Y esa chica especial que mencionaste antes lo debe de estar aún más...

  Entre el público hay pequeños grititos entre las damas, deben de estar preguntándose quien es esa chica... Si Drake gana los Juegos no dudo mucho que se convierta en un nuevo Finnick Odair.

 — No, no Caesar, esta chica apenas y me hace caso... — Desde las pantallas puedo ver su expresión dolida, sin duda debe de ser un excelente actor.

  El público sufre con él y exclama aún más gritos que antes. Drake tiene suerte, es de los pocos que provocan tal efusividad en el público. Después de él no queda más que revelar o mostrar por parte de los tributos, los dos del 5 son listos, los del 6 parecen ser los mejores amigos, los del 8 - que apenas parecen ser más grandes que yo por la manera en que los vistieron - son tímidos, los del 9 apenas algo notable, los del 10 son graciosos y los del 11 confirman tener un noviazgo que no podrá continuar durante los Juegos...

  Alexis cumplió su prometido y humilló a Yia, la hizo ver cómo alguien doble cara y un poco intolerante ante cualquier situación. Silver confirmo mi idea sobre el; me alegra mucho saber que ellos son la alianza de Luke y que lo protegerán como si de su vida dependiera.

  En mi turno me levanto un poco nerviosa y con dudas de poder caminar firmemente con estos tacones. El publico grita un poco, no se si por admiración, entusiamo o envidia. Miro hacia atrás y veo el camino de brillos dejados en el suelo, Luke me sonríe y levanta un pulgar.

  Me siento sorprendida y con mucho miedo, mis padres jamás me contaron como se sentía ser entrevistado, de hecho nunca me contaron sobre sus entrevistas entonces no se que es lo que debo de esperar de esto. Tomo de la mano a Caesar y la estrecho justo como el lo hace, su sonrisa es de esas grandes, de las que tratan de tranquilizarte.

 — Lavinia, — mis ojos van directo al movimiento de sus labios mientras habla, por lo que ignoro todas las palabras que dice. — ¿Que te ha parecido el Capitolio? 

  Haymitch me dijo que mi enfoque debía de ser el de misterio, agradable pero amenazante, ¿debo de responder así todas mis preguntas? No tengo ni idea de como responder la pregunta que me ha hecho Caesar siguiendo los consejos de Haymitch, así que lo hago con toda la sinceridad que soy capaz de usar. Trato de recordar la primera vez que vine al Capitolio en compañía de mi padre, todo me parecía salido de un cuento de hadas porque no podía haber tantos colores brillantes. Era algo que no veía en el Distrito 12 a pesar de que ya estuviera más modernizado y grande,  incluso después de la guerra el Capitolio y sus ciudadanos buscaron la manera de decorar las calles como antes, pero de manera más normal.

  No es como si ahora qué vengo no me sorprendieran los edificios, colores y personas que hay, de hecho solo pienso que parecen más extraños y... ¿sorprendentes? Me siguen dejando la misma fascinación de cuando era pequeña.

 — Es un lugar fascinante sin duda alguna, jamás pensé que tendría la oportunidad de conocer un lugar tan maravilloso como este. — Caesar queda maravillado ante mi respuesta y sonríe. — Y el clima que tiene me resulta tan encantador.

 — ¿Las lluvias? — Pregunta extrañado mientras que yo asiento. — Son algo raras de ver por aquí, pero de todas maneras quien no podría quedarse encantado con un poco de lluvia por aquí. — El público lo apoya y grita un poco para concordar con él, trato de darles una delicada sonrisa, eso desata aún más gritos entre ellos. Caesar parece entusiasmado de que le ayude a hacer si trabajo fácil, ha estado toda la noche tratando de que los otro tributos se animen a hablar y yo lo estoy haciendo sola. — Es cierto,  hablando de quedarse encantado con algo, Lavinia, no puedo evitar decir que tu estilista es maravillosa, solo mira los trajes que te ha puesto...

  Busco entre el público a Larissa y sonrío inevitablemente.

 — ¿Que te puedo decir? A mí misma me ha sorprendido las hermosas creaciones que ha hecho durante estos juegos.

  Larissa aplaude orgullosa mientras que Caesar y los demás se limitan a hacer pequeños ruidos de aceptación, pequeños ruidos que se escuchan demasiado alto.

 — Mirate, te ves tan hermosa, nadie pensaría que tienes 14 años, ¿no lo crees?

—Si, en definitiva, cuando terminaron de prepararme estaba tan sorprendida, no lucía tan pequeña como siempre. Tu mismo lo dices, el maquillaje es adecuado para mí y el vestido me deja sin palabras, estoy tan agradecida por que mi estilista sea un genio de la moda.

 — Se ha encargado de recalcar el nombre con el que te conocemos, aunque tu eres muy distinta a la oscuridad, eres como una pequeña luz. — Sonrío tratando de parecer inocente... — Pero una pequeña luz no sería capaz de sacar una puntuación tan alta como un diez, debiste haber hecho algo sorprende para sacar tal calificación, ¿que tal si nos cuentas algo de eso?

  Y por mi mente pasa como conseguí todos esos moretones que ahora no se ven en mi piel.

  Puedo sentir otra vez como mi cuerpo recibe los golpes y como reacciona ante ellos. La furia de que los Vigilantes me ignorarán durante los primeros cinco minutos. Yo diciendole a todos los entrenadores posibles que se enfrentarán a mí, recuerdo sus rostros sorprendidos y confundidos, nadie se había atrevido a hacer eso.

  Me dieron la oportunidad de tomar sólo un arma para defenderme ante todos. Y tome todo un grupo de cuchillas y un cuchillo largo y amenazador.

  Los entrenadores se rieron porque habían visto mis "habilidades" y decían que me iban a dejar completamente destrozada. Siempre pensaron que tenía una terrible puntería y habilidad para cualquier técnica de ataque, los iba a dejar boquiabiertos después de esto.

  Al principio se enfrentaron uno por uno contra mí, a todos los dejé en el suelo lamentándose hasta que me atacaron el grupo. No se con que velocidad logré evitar la lanza que me iba directo hacia mi brazo. Como tiré a todos los entrenadores al suelo con mi combate cuerpo a cuerpo y la manera en que vencí a todas sus armas. Lo único que me hizo daño fue el hacha que me lanzaron, no me dio a ninguna parte de mi cuerpo porque logré esquivarla, pero si me cortó mi cabello unos pocos centímetros. 

  Cuando termine con todos los Vigilantes estaban completamente callados, mirandome con miedo. Me di cuenta de que por mis labios escurría un poco de sangre y me la limpie. Tiré los cuchillos que no utilice para nada, y si lo hice yo no lo sentí. Los entrenadores se levantaron poco a poco y volvieron a sus posiciones, uno tenía cortes finos y largos en los brazos y otro tenía arañazos en su camiseta, también me veían espantados.

 — Señorita Nooney, ya puede retirarse, — Seneca Crane me veía aterrado, hasta podría decir que estaba temblando. Cuando di el primer paso las luces fallaron y todo se volvió oscuridad por un instante, me dirigí hacia el el elevador mientras volvía a luz y justo cuando lo hizo ya estaban en las puertas esperando para subir.

 — Sólo puedo decir que los Vigilantes jamás habían visto algo así, — le consultó a Caesar que me mira sonriendo. La multitud suelta una carcajada conjunta.

 — ¡Oh vamos! Debió de haber sido algo demasiado impresionante nadie creería que alguien como tu fuera a ser peligrosa, ¿o no? — Pregunta mirando hacia el balcón de los Vigilantes. La cámara los enfoca y se puede ver lo aterrados que están.

 — Claro que sí, — grita uno y el público ríe, enfocan a Seneca Crane, el Vigilante en Jefe y se puede ver cómo ríe a carcajadas.

 — Bueno, pero tendrían que decirnos qué hiciste para que te creyéramos. — Caesar me guiña un ojo y yo río un poco.

 — Está bien, lo que pasa es que soy una experta en muchas cosas, — está vez son algunos tributos los que sueltan las carcajadas. Menos Luke y Alexis, que se ven algo orgullosos, no sé si Luke sepa todo de lo que soy capaz, pero está bien no me importa realmente. Drake tampoco suelta una carcajada, sino que me mira serio, interrogante. — Eso es todo lo que tienen que saber...

 — Sí, — grita Seneca Crane. — Nosotros y la señorita Nooney acordamos que es mejor tener los labios sellados.

 — Lo lamento mucho Caesar, ya será la próxima ves.

 — Está bien, hablemos de la Cosecha en tu Distrito, ¿qué sentiste en el momento en que dijeron tu nombre? 

  Un pequeño sudor frío me empieza a recorrer por la espalda ¿Que sentí al ser Cosechada? Que era algo inevitable, mi nombre estaba más veces que el de cualquier chica de mi edad en mi Distrito. No podía haber encontrado una manera de haber echo que no pasará, además no hay nada que pueda cambiar esta vez para que fuera mejor.

 — ¿Te soy sincera? Pensé que era algo que tenía que pasar, ya estaba preparada para eso... Eso no significa que haya sido fácil aceptarlo, en el momento fue algo impactante.

— ¿Por qué dices eso? — Caesar me mira confundido, la audiencia ha guardado silencio apenas y se escuchan pequeños susurros.

 — Porque la vida se ha encargado de hacerme fuerte desde que apenas era una niña... — ¡Ups! Siento que toda la confianza y apoyo que he ganado durante la entrevista se ha ido con esa frase, en su lugar lo reemplaza la lástima y eso está mal. La multitud murmura en contra mía y sólo sale un conjunto suspiro de lástima.

  Aún puedo escuchar  mi madre diciéndome una de las palabras que más me marcaron: lo que te consigue ayuda no es lástima sino la admiración cuando te niegas a rendirte.

  No le presto atención a las siguientes preguntas de Caesar y las contesto de una manera distante, al menos hasta su última frase para despedirme.

-Pero hay algo de lo que no hemos hablado y que todo el mundo quiere escuchar..

- ¿De que hablas, Caesar?  Estoy segura de que ya hablamos de todo lo posible.

- Claro que no, el Capitolio te quiere dar las gracias, ya que esos ojos no se deberían de perder entre toda esta gente. - Wow, sientoque ya heescuchado eso y a mi mente vienen unos ojos azules, no los Rye o Peeta, unos ojos de asesino.

- Me halagas mucho Caesar.

- De nada, aunque es la verdad el mundo tendría que verlos y apreciarlos. - Río un poco y bajo mi rostro sonrojada. — Sin duda Michel Nooney debe de estar orgullosa de ti...

 — No dudo que estaría orgullosa. — Sonrío pensando en Michel, que probablemente debe de estar protegiéndome desde donde sea que este. — Espero que me siga cuidando como antes...

 Eso es todo, el zumbido que indica el fin de mi entrevista resuena y me levanto de la silla. Luke levanta su pulgar cuando estemos cerca y yo le sonrío. 

 —Suerte... 

  Luke hace una presentación en su entrevista envidiable, es simpático y no titubea durante ningún momento. Me recuerdo a mí misma que mañana y tengo que salvarlo en el Baño de Sangre y evitar de cualquier manera que el muera. Tiene a Alexis y a Silver, por lo que tal vez pueda sobrevivir durante un tiempo, después de eso voy a dejar que las cosas fluyan a la normalidad, pero como debió de haber pasado desde el principio.

  Este año el Distrito 12 debe de tener un vencedor. Sea Luke o yo.

  Al final de las entrevistas todos entramos al Centro de Entrenamiento, pierdo de vista a Luke y me veo envuelta entre los profesionales. Al parecer es una estrategia, porque de repente Opal y Flux me miran de frente sonriendo, Yia tiene una cara de pocos amigos, a Major no lo veo por ningún lado y, Cibeles y Drake me miran cerrando mi única vía de escape.

 — Lavinia... querida, — Opal comienza con una cara muy amigable, busco una manera de escapar y la única manera de hacerlo es derribandolos, cosa que no me arriesgare a hacer... No voy a mostrar mis habilidades otra vez, ya cometí ese error una vez co Yia. — Nuestro grupo ha estado pensando últimamente mucho en ti...

 — ¿Así? — La interrumpo, parece tenerme paciencia por lo que empieza a decir muchas cosas... demasiadas. Unos ojos verdes captan mi atención y espero con toda mi alma que sean los de Cibeles, pero no... Drake me mira fijamente retandome. Trato de hacer nuestra conexión de hace días, aunque esta vez trato de decirle que me deje ir, sus ojos me ignoran e incluso creo que se burlan de mí.

 — Por eso, Lavinia — Major aparece en mi campo de vista y toma la palabra mirando a todos. — Queremos invitarte a que formes parte de nuestra alianza en la Arena.

  Luke me lo dijo y además yo se que no puedo confiar en estas personas.

 — Gracias por la invitación, chicos. — Trato de lucir amable, pero no importará la manera en que lo diga, será demasiado malo, después de esto con más razones seré su objetivo en la Arena. — Pero no estoy interesada en formar parte de ninguna Alianza. 

  Yia me abre el paso con una sonrisa de victoria y sorprendentemente Drake me mira con tristeza y decepción.

 — Les dije que no iba a aceptar.

  Camino lentamente los pocos metros que me separan del elevador cuando Drake me agarra del brazo y presiona.

 — Lavinia, por favor no hagas esto más difícil. — Está demasiado cerca de mi, su pecho y el mío se pegan y la única manera que se me ocurre de reaccionar es agresivamente.

 — Yo no fui la que empezó con esto. — Respondo mientras me zafo bruscamente de su agarre. — Pero si lo voy a terminar, Drake.

  Subo a un elevador y me desconectó del mundo. No quiero pensar en que mañana serán los Juegos del Hambre.

--12--12--12--12--12--12--12--12--12--12--12--

¡Hi! ¿Como han estado? Yo estoy feliz :D. Les traigo otro capítulo de este fic. Acabo de revisar el número de lecturas y me he dado cuenta de que pasan de las 1000, ufff, creo que estoy muy feliz jamás pensé que llegaría tan lejos. Quiero agradecerles a todas las personas que se han tomado la molestia de pasar y leer este fic; y aún más a esas 22 personas que la pusieron entre sus favoritos.
Si, gracias a:



AL31AnabethxPecyAnnie SophieBerlinacamy2386Carokannero1980Cornamenta xDElenaRosiePotterGiomarysBlackIvannaRocioJazmin_RomeroJulitGlagrimas de fenixlilyYscorpiusluzma camposmaramlMauAnimesInu-RanmaNataliaRomapaolamellark01Pris4ever
sissyswan14

De verdad, muchas gracias.
Nos leemos pronto
Besos y abrazos cariñOsitos 
Karen J.


« Capítulo 10 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 12 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.