Historia al azar: Dulce infierno
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Plumas de Fénix » Capítulo 8
Plumas de Fénix (R13)
Por andypotter92
Escrita el Miércoles 20 de Mayo de 2015, 17:28
Actualizada el Domingo 10 de Febrero de 2019, 23:41
[ Más información ]

Capítulo 8

Había sido un duelo bastante duro para venir a penas de dos niñas, aunque era lo mejor que se podía esperar, ya que una de ellas participó en una batalla y la otra lo llevaba en la sangre. Sus respectivos amigos se mantuvieron a raya, sin poder intervenir pensando que era lo mejor para que ese mal entendido se resolviera. Ambos chicos observaban a su amiga atentamente mientras seguía petrificada en el suelo.

Alexander saco su varita y realizó el contra hechizo liberándola y regresándola a la movilidad. Keisi le ofreció su mano para ayudarla a levantarse pero ella la rechazó.

-Déjenme en paz.

-Pero Andy....

-Quiero estar sola

La castaña salió corriendo, no sabía hacía donde ir simplemente a donde sus pies la guiaran; al final termino en el campo de Quidditch, lejos de todo y de todos. Sentía la cara arder, lo que el frío viento que quedaba del invierno le ayudaba a aliviar un poco esa ira que sentía.

-Andy Green

-¡Sí! ¡Fui yo quién mató a Greyback!- gritó la niña con cierto enojo

-Tranquila, soy Gavin

-Lo siento

-¿Mal día?

-Sí, un pésimo día

-Es lo que veo- respondió el chico- Creo en general ha sido esos días que quisieras olvidar

-Sí

-En la anterior ocasión pude observar que juegas bien al Quidditch

-Mi papá me enseñó a jugar

-Podrías pertenecer al equipo

-Los de primer año no entran al equipo, a excepción de Harry Potter- ese comentario hizo reír al chico

-Pues nuestra querida directora acaba de informarnos que esa regla ya no existe.

-¿Es enserio?- tenía los deseos de salir corriendo e ir a buscar a su amiga Mena, luego recordó que hace uno momentos había tenido un duelo con ella, lo que hizo entristecerse más.

-Sí, podrías intentarlo

-Quizás el próximo año. El equipo está completo

-De hecho no. Nuestro guardián renunció y quedó el puesto vacante

-Entonces harán pruebas

-Así es- el silencio los invadió por unos instantes hasta que Gavin lo rompió- Se hace tarde, tengo que irme

-Claro

-En verdad, puedes intentarlo

-Lo pensaré

-Entonces, hasta luego.

-Adiós- la niña se quedó un rato más en el campo.

Pensaba que sería estupendo entrar al equipo, por lo pronto decidió tomar prestada una de las escobas de la escuela; monto en ella despegando del suelo e internándose un poco en los cielos. Por primera vez después de la pelea, se sentía libre y mucho mejor. Le encantaba sentir el soplo del viento sobre su rostro, sentir como se le alborotaba su cabello castaño.

No supo cuánto tiempo estuvo afuera, ni siquiera le importaba que comenzaba a sentir demasiado frío, o que tan solo llevaba un simple suéter sin su túnica, que podría enfermarse, o que pudiera meterse en problemas por no estar ya en la torre de Gryffindor. Cuando por fin acepto que necesitaba abrigarse un poco fue cuando regreso a la sala común, donde tuvo suerte de no toparse a ninguno de sus amigos.

Se quedó sentada en frente de las llamas, calentándose un poco mientras que su mente volaba hacia lo sucedido en ese día. No sabía con certeza sí estuvo bien, o si en verdad era lo correcto, lo único que sentía era dolor por esa desconfianza, y por en verdad, muy en el fondo no quería estar peleada con sus amigos. Estuvo un rato más pensando, escuchando al orgullo pero a la vez la culpa hasta que el sueño la invadió  . A penas los primeros rayos del sol se colaron por la ventana, hicieron que Andy se despertara de golpe. Aunque todavía no escuchaba el barullo de sus compañeros, eso quería decir que era bastante temprano, por lo que entro rápidamente a los dormitorios. Efectivamente sus compañeras seguían durmiendo, tomo algo de ropa limpia y entro al baño para arreglarse; no tenía ganas de desayunar por lo que se saltó la comida y fue directo a su clase, tomando asiento en el fondo de la aula. Sus amigos llegaron juntos, apenas cruzaron la mirada y algo indecisos se sentaron juntos, algo que ya se imaginaba que pasaría.

Cada que podía, Andy evitaba la sala común, solo entraba cuando debía dormir. Iba al Gran Comedor cuando este estaba casi vacío, y todo el tiempo se la pasaba en la biblioteca o en el campo de Quidditch, todavía no decidía si realizaría la prueba para entrar al equipo. A pesar de todo, Mena y Gustav seguían con su secreto, y Alex y Keisi no sabían cómo sentirse, después de todo, ambas chicas eran sus amigas y no les gustaba en lo absoluto que no se dirigieran la palabra.

-¿Me puedo sentar?- pregunto Alex a Andy mientras que ella se encontraba trabajando en un rincón de la sala.

-Supongo- respondió retirando un montón de pergaminos que había sobre la silla

-¿Qué tal van las cosas?

-No lo sé, tú dime

-Estamos preocupados por ti

-Estoy bien- contestó sin levantar la vista de su libro

-Habla con ella, solo tienes que disculparte

-Yo no me voy a disculpar por algo que no hice- su voz sonaba bastante amenazante- Lo único que te pido, Alex, es que me dejes en paz. Tengo cosas que hacer

Mientras tanto, Keisi hacía lo propio con Mena, trataba de hacerla entrar en razón, y ambas eran observadas por Gustav, quien se encontraba bastante pensativo, que  honestamente su mente estaba en otras cosas.

-¿Podrían arreglar las cosas?- sugirió poniendo una cara inocente

-Si las quiere resolver, sabe dónde encontrarme

-Por favor, Mena

-No tiene derecho meterse en mis cosas- explicó pacientemente

-Compréndela un poquito. Somos sus amigos

-Y eso lo entiendo, pero se está imaginando algo que no es

-Por favor. Discúlpate

-¡No me voy a disculpar!- explotó de pronto

Enero dio paso a febrero sin que se notara, persistiendo en el mismo frío glaciar
Con el paso de los días, Andy se fue aislando de todos, incluso Alexander seguía buscando la manera de ayudarla, ya que comenzaba a preocuparse esa actitud que había tomado. El partido contra Hufflepuff se aproximaba y el equipo de los leones seguía sin tener un guardián, así que había decidido luchar por ese puesto en el equipo, por lo que la niña era un de las últimas en aparecer a clases y la primera en salir de las aulas.

La depresión que tanto temía había vuelto y con mayor intensidad, esas pesadillas que siempre aparecían cada aniversario de la batalla, ahora eran más recurrentes. La castaña casi no dormía, y en especial porque no quería toparse con sus compañeras Mena y Keisi; Todo el tiempo se la pasaba en el campo de Quidditch, siempre llegaba a altas horas de la noche a la sala común y era un milagro que no la descubrieran ya. También era la primera en salir, obviamente sus calificaciones fueron bajando drásticamente, pasando de ser la primera en clase a ser una de las peores.

Varios de sus profesores ya le habían comenzado a llamar la atención, amenazando con enviar una lechuza a sus padres, sino mejoraba. El aspecto de una niña risueña y alegre, ahora ya se notaba algo ojerosa y demacrada, su cabello castaño ya no tenía tanto brillo como antes.

-¿Ya la viste?- preguntó Mena a Gustav, sin poder despegar su vista de su amiga, quien una vez más, solo removía la cuchara de su plato de cereal

-Si

-Me preocupa, y mucho

-Dale tiempo- respondió con un suspiro. Tampoco a él le agradaba la situación

-¿Tiempo? ¿Tiempo a qué?

-A que recapacite

-Y mientras que se destruya, ¿No?- mencionó lanzándole una mirada reprobatoria

-¿De qué hablan?- Alex y Keisi tomaron asiento a lado de ellos, acercándose respectivamente un vaso de jugo de calabaza

-De Andy- contestaron ambos

-Nosotros hemos tratado de hablar con ella, pero nos evade

-¿Qué hace, que llega a altas horas de la noche?

-Ni idea

No importaba que el clima fuera malo, Andy seguía entrenando arduamente con un poco de ayuda de Gavin, ya que él era uno de los cazadores del equipo. Siempre se la pasaba lanzándole tiros, algunos con efectos y con fuerza.

-Vas muy bien

-Esto es agotador- se pasó su mano por la frente para secarse el sudor

-Tu técnica ha mejorado bastante, pero todavía te falta más si quieres el puesto.

-¿Enserio tengo oportunidad?

-Claro que sí, sino no estaría aquí perdiendo el tiempo- respondió con una sonrisa

-De acuerdo, continuemos.

Las horas de sueño se fueron reduciendo poco a poco, cada vez se exigía el máximo rendimiento, tenía los deseos de demostrar que no solo Harry Potter pudo entrar al equipo, a tan poca edad, ni que ella se colgaba de la fama de alguien más.

En la sala común de Gryffindor se hizo un revuelo al ver el anunció, de que la regla sobre los de primer año no podían entrar al equipo había sido eliminada, y a un más, cuando se anunció que se harían pruebas para encontrar un guardián.

-No sabía que mi abuela había tomado esa decisión

-Eso es genial

-Lástima que solo sea para una posición

-¿Juegas Mena?- preguntó Alexander interesado

-Sí, y bastante bien

-¿Qué posición?

-Soy cazadora

-El equipo de ahora juega bastante bien, espero que el nuevo sepa defender los aros- opino Keisi

Las pruebas se realizarían el sábado por la mañana, justo después del desayuno. Nadie sabía que solo una alumna de primero se presentaría, por lo que la castaña se aventuraría sola, sin que nadie le deseara suerte o algo por el estilo.

Precisamente esa noche no había podido dormir, una vez más las pesadillas sobre la muerte de Dave acudieron a ella, por lo que se sentía demasiado cansada. La falta de sueño y de comida, sin mencionar la falta de descanso comenzaba a hacer estragos en la niña. Empezaba a sentirse mareada y con nauseas, y claro que era peor por el nerviosismo por lo que planeaba hacer.

Decidió dirigirse temprano al campo antes de que alguien la viera, en el camino trataba de que el aire entrara por sus pulmones y lograra tranquilizarse un poco. Cuando llegó a los vestuarios, se topó con Gavin, que al verla le sonrió para darle algo de confianza.

-Solo hazlo como lo practicamos- solo asintió- Estaré con el resto del equipo

-De acuerdo

-Suerte

Se cambió poniéndose la túnica que el chico le había dejado, respiro varias veces, tomando su escoba y saliendo, con cierto nudo en su estómago. Realmente no se sentía para nada bien.

El equipo completo estaba compuesto, la mayor parte de hombres a excepción de una chica, que jugaba bastante bien. El capitán era un chico de quinto, algo corpulento y fuerte, lo suficiente para no dejar pasar ni una bludger.

-Yo soy Andrew, el capitán del equipo. Les voy a pedir que todos los aspirantes esperen allí- señalo el borde del campo, cerca de las gradas.- Los llamaremos uno por uno.

Las gradas comenzaban a llenarse de algunos espectadores, la mayoría eran Gryffindors, y algunos de otras casas. Andy pudo vislumbrar a lo lejos a sus amigos, eso hizo que se pusieran aún más nerviosa de lo que ya estaba.

-¿Esa es Andy?- pregunto Alex sorprendido

-¿En dónde?

-Ahí- señalo el punto en donde se encontraba

-¿Qué hace?

Andrew decidió empezar con una prueba elemental, pidió a los aspirantes a entrar en el equipo, que se repartieran en grupos de cinco, y dieran una vuelta al campo montados en sus escobas. Después, cada uno fue pasando a la prueba; cada vez que un guardián volaba delante de los aros de gol, una parte de los espectadores les aplaudía y la otra lo abucheaban.

La niña estaba a dos aspirantes de pasar, ya en esos momentos, su rostro estaba perlado de gotas de sudor, y algo verde. Ninguno de los primero aspirantes, paro más de dos lanzamientos. El chico que paso antes de la castaña, detuvo cuatro de los cinco penaltis. Sin embargo, en el último se lanzó en la dirección equivocada. Por supuesto que el público se burló de él, abucheándolo y riendo; por fin era el turno de Andy, se montó en la escoba, parecía al borde del desmayo.

-Ya le toca

-Espero que le vaya bien

-Esperemos

Se posiciono enfrente de los aros, esperaba que Gavin fuera el que tirara los penales, pero le toco uno de sus compañeros. Observó como el chico tomaba velocidad, la quaffle iba dirigida hacía el aro de su lado derecho, logrando atraparlo.

El siguiente tiro llevaba bastante fuerza, al parecer al chico no le importara que fuera tan solo una niña; el efecto que tomo parecía que vencería por completo a Andy pero estaba equivocado, se lanzó correctamente, logrando atrapar la quaffle.

Todo el mundo aplaudía, por supuesto que algunos con más entusiasmo. El sonido de algunos vítores y abucheos dejaron de oírse, veía algo borroso al chico que se preparaba para lanzar el siguiente tiro.

La mente de Andy se le había enturbiado con una especie de niebla blanca, una voz estridente estalló en carcajadas, seguida de un rugido lleno de ansias de hambre.

Andy caía y caía entre la niebla helada, de nuevo aquella risa, ese rugido.....no se enteró de nada más, entregándose por completo a la negrura de la inconsciencia.

-Ha tenido suerte

-Creí que se había matado

Andy oía las voces, pero no encontraba sentido a lo que decian. No tenía idea de dónde se hallaba, ni de por qué se encontraba en ese lugar, ni de qué hacía antes de aquel momento. Lo único que sabía era que le dolía cada centímetro del cuerpo como si le hubieran dado una paliza.

Mareos.......gritos....... Dave......

Andy abrió los ojos de repente.

Estaba en la enfermería. Sus amigos estaban ahí, todos y cada uno de ellos

-¡Andy!- exclamó Alex aliviado -¿Cómo te encuentras?

La memoria de la chica fue recuperándose, los acontecimientos por orden pelea......el duelo.....los entrenamientos.....el penalti

-¿Qué sucedió?- dijo incorporándose en la cama, tan de repente, y haciendo un gesto de dolor que los demás ahogaron un grito

-Te caíste- explicó Alex- Debieron ser como unos 20 metros

-Creímos que te habías matado- en esta ocasión fue Keisi la que hablo

-¿Y las pruebas?

-Ibas muy bien, pero te descalificaron. Alguien más se quedó con el puesto- Gustav le explico pacientemente y un tanto preocupado

-Exactamente ¿Qué me paso?

-Caíste de la escoba, uno de los chicos logró reaccionar a tiempo y trato de reducir la velocidad de tu caída. Te quebraste tres costillas

-Será mejor que te dejemos descansar- todos habían dicho algo pero la que se mantenía en silencio era la pelirroja- Vendremos a verte después.

Los chicos intercambiaron una mirada con ella, a lo cual solo asintieron, mientras que cada uno salía de la enfermería, dejando a ambas chicas solas.

-No es necesario que te quedes- mencionó Andy

-¿Cómo se te ocurrió semejante estupidez?- respondió Mena con cierto enojo y frustración

-Quería formar parte del equipo

-Sabes a lo que me refiero

-Sólo quería distraerme un poco- respondió avergonzada- No quería pensar en nada más

-Andrea, mírame- la chica obedeció- Estás aquí no por las costillas rotas, Madame Pomfrey te tuvo que administrar pociones para recuperar algo de energía. Dejaste de comer, te excediste entrenando, ¡Por Merlín! Ni siquiera dormías

-Ya no quería ver más a Dave- aquella lágrima que tanto había contenido por fin se escapó, todo lo guardado necesitaba ser libre. Pensaba que era momento de hacer a un lado el orgullo.

Mena algo conmovida dejo pasar su ira y frustración, tomo asiento en la orilla de la cama y la abrazo con cierta delicadeza.

-Te hubieras quedado mejor petrificada. Así al menos estarías bien

-Lo siento, no quería dudar de ustedes, es solo que....

-Ya. Quizás fue parte de mi culpa en no contarte al menos en donde me metía. Lo siento

-Tienes razón. No soy nadie para pedir una explicación

-Lo eres. Eres mi mejor amiga y punto

-También lo eres para mí

-Ahora quiero que obedezcas a Madame Pomfrey, tomes todas las pociones, te alimentes, duermas y vuelvas a hacer la misma de siempre.

-¿Todo eso?

-Hablo enserio

-De acuerdo

-Deja de aislarte de los demás, somos tus amigos y estamos para ayudarte

-Lo sé. Gracias

-Y lo hiciste muy bien en las pruebas. Tienes talento, podrás entrar el próximo año

-Ya veremos eso

-Ahora descansa

Andy obedeció, se recostó cómodamente en la cama, sintiéndose por fin bien después de tanto tiempo que no lo hacía. Era tan lindo saber y comprobar que los amigos reales todavía existían y existen, porque al final "Los amigos se hieren con la verdad para no destruirse con la mentira"



« Capítulo 7 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 9 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.