Historia al azar: Mas que amigos
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Plumas de Fénix » Capítulo 10
Plumas de Fénix (R13)
Por andypotter92
Escrita el Miércoles 20 de Mayo de 2015, 17:28
Actualizada el Domingo 10 de Febrero de 2019, 23:41
[ Más información ]

Capítulo 10

Los pocos días restantes que les quedaban, los gozaban en total libertad. Tanto Mena con Gustav seguían manteniendo su secreto, haciendo solo lo que ellos sabían.

Andy pasaba un poco de tiempo en el campo de Quidditch, fastidiando a Gavin, ya que estaba mejorando bastante, por lo que en repetidas ocasiones le ganaba.

Alexander y Keisi era más tranquilos, ellos preferían estar a la intemperie, disfrutando del buen clima, anhelando que por fin llegara el verano.

El último partido de la temporada definiría la copa de la casas. Era un encuentro bastante prometedor, Gryffindor contra Ravenclaw; los estudiantes de las respectivas casas apoyaban a su equipo, las serpientes ni muertos apoyarían a los leones, por lo que ellos apoyarían a las águilas mientras que los tejones apoyaban a los escarlatas.

Era un partido bastante reñido, a pesar de que el nuevo guardián de Gryffindor era bastante bueno, no podía evitar que la quaffle lanzada por los cazadores de los Ravenclaws, se colara por los aros. La puntuación hasta el momento favorecía a las águilas, con una ventaja de treinta puntos. Todo decaía en las manos del buscador, nadie había sido tan bueno como el legendario Harry Potter o, en su defecto, Ginny Weasley pero esperaban que se pudiera hacer algo y ganar.

Ambos buscadores iban detrás de la pelota dorada, codo a codo, la mano del jugador escarlata se estiro y logrando encerrar su mano alrededor de la pelota alada.

-¡Gryffindor atrapó la snitch! ¡GRYFFINDOR GANA!

Alguien que hubiera estado tan cerca de las gradas habría creído que se había producido una explosión, tan fuertes eran los gritos que salieron del lado de lo leones, hondeando banderas y festejando.

El resultado final había sido ochenta contra doscientos, catapultando al primer lugar y asegurando la copa de las casas para los leones. Nada podría salir mal y arrebatarles esa felicidad, o eso se pensaba.

Un día antes de la cena de fin de curso, Andy regresaba de los terrenos del colegio, bastante tranquila, quería respirar un poco de aire y disfrutar de ese día antes de partir, cuando se topo una cabellera pelirroja y esa sonrisa arrogante y burlona que tanto detestaba.

-Tú y yo tenemos un asunto pendiente

-¿Ah si?

-Al parecer, hasta sufres falta de memoria

-No Weasley, es simplemente, que es una sutil forma de decirte que no me interesa oírte- quiso dar media vuelta, pero la chica la detuvo

-Jamás debiste haberte metido conmigo- Kissy miraba fijamente a la cara a la castaña

-La que empezó todo esto fuiste tú- de un manotazo se soltó de su agarre

-Sé que fuiste tú la que puso la pus de bubotuberculos

-Y yo sé que fuiste tú la del caldero

-Pues si, para que negarte las cosas

-Me alegra saber por fin la verdad, pero si me disculpas- la niña dio media vuelta y apenas había logrado dar unos cuantos pasos

-¿Sabes por qué, tu amigo murió?- eso fue suficiente para que se detuviera de lleno

-No hables de Dave- espetó bastante enojada

-Él no fue capaz de luchar solo, ustedes los leones se creen tan valientes, que necesitan de sus amigos para defenderse

-Eso se llama lealtad

-Sigo pensando que eres patética si piensas que tus amigos te defenderán

-Que raro, porque no los veo cerca

Fue ahí cuando Kissy Weasley ya no pudo esperar más, con un rápido movimiento de varita, varios globos cayeron del techo, explotando en la cabeza de Andy y llenándola de algo viscoso y verde.

Todo el pasillo estaba salpicado de esa gelatina mal oliente y verde, la niña se quito de los ojos algunos restos, sin saber que hacer cuando apareció, el profesor Higgs.

-¿Qué pasó aquí?- preguntó al ver a la castaña, aunque para su mala suerte, la pelirroja fue atrapada

-Ella me lanzó globos llenos de esa cosa

-¡Eso no es cierto! Fuiste tú, yo estoy llena de esta cosa viscosa y verde

-Ya me cansé de esto, así que cincuenta puntos menos para ambas

-Pero profesor....Gryffindor...

-Que pena Señorita Green- respondió el profesor con una mirada glacial- Ahora, quiero que regresen a sus respectivas salas comunes.

A pesar de los puntos restados, Kissy no pudo evitar sonreír por la broma realizada, con una sonrisa de satisfacción se fue rumbo a las mazmorras, mientras que la castaña regresó a la Torre de Gryffindor.

-¡Andy! ¿Qué te paso?-sus amigos ya estaban a su alrededor- ¿Qué es eso que te escurre?- preguntó Mena pasando un dedo por esa gelatina

-Weasley- fue lo único que logro escupir antes de subir a los dormitorios para darse un baño

-¿Ya estás lista? Te estamos esperando para ir a cenar

-Vayan ustedes- respondió al salir del baño

-Andy, quedamos en que te ibas a cuidar

-No quiero bajar, yo...-no pudo decir nada más, ya que sentía un nudo en la garganta-Necesito estar sola, por favor

-Dime ¿qué pasa?

-Enserio Mena, quiero estar sola

No sabía que pasaba, pero en esta ocasión prefirió hacerle caso y dejar sola a su amiga, por lo que bajo al Gran Comedor juntos con sus demás amigos.

Al principio, al pasar por el gigantesco reloj de arena, que informaba de la puntuación de la casa, pensaron que había un error. ¿Cómo era posible tener puntos menos, cuando tenían asegurada la copa?

-¿Qué paso?- preguntó Alex al ver las puntuaciones

-No lo sé

Al pasar cerca de la mesa de las serpientes, Kissy y Lesma esperaban burlarse de la castaña, aunque por la cara de confusión que tenían, intuían que no tenían idea de lo sucedido, por lo que rieron con más ganas.

-Pensé que estábamos en segundo lugar- dijo Gustav tomando asiento a lado de la pelirroja

-Y ahora, al parecer ganarán la copa- respondió Mena mientras ponía en una servilleta, algunas tostadas de pan-Chicos, los veo en la sala común. Buenas noches Gustav- dicho esto se fue dejándolos confundidos.

Mientras caminaba hacía la torre, repasaba la situación en su mente, entendiendo la situación de todo. Le dio la contraseña a la Dama Gorda, y subió a los dormitorios de las chicas; encontró a su amiga recostada en su cama, tenía suerte que todavía no corriera las cortinas

-¿Andy?

-No tardaste mucho en volver

-Te traje algo de cenar

-En verdad, te sigues empeñando en cuidarme- respondió la castaña sentándose a la orilla de su cama

-Siempre lo haré. Ahora explícame que sucedió. Acabo de ver las puntuaciones...

-Por mi culpa perderemos la copa

-¿Por qué?

-Kissy Weasley me jugó una broma. Apareció el profesor Higgs y nos resto puntos a las dos. Tenias razón, no debí haberme metido con ella

-Ella no es una linda snitch que brilla por ser tan simpática

-Supongo que no. Pero...habló de Dave y....

-Tranquila- Mena se acercó a ella y la abrazo con cariño

-Siento haber perdido la copa

-Admito que eso no le agradara para nada a mi abuela, y Gustav fastidiará un rato

-Y yo espero fastidiarle la vida, pero a Weasley

-Nunca cambiarás

El último día, antes de partir, Andy bajo sola a la fiesta de fin de curso de aquella noche. Cuando llego, el Gran Comedor ya estaba lleno, y estaba decorado con los colores de Ravenclaw, azul y bronce para celebrar el triunfo de aquella casa al ganar la copa. Un gran estandarte, cubría la pared detrás de la mesa alta, mostraba un águila.

La niña se deslizó en una silla, entre Mena y Keisi, quedando enfrente de Alexander, quien le sonrió. La profesora McGonagall se levantó de su silla, al instante todos los alumnos quedaron en silencio.

-Ya otro año se fue- dijo en un tono serio- Espero que hayan aprendido bastante en este curso, y al regreso estén impacientes por seguir aprendiendo. Antes de que empiecen con los deliciosos manjares tengo que entregar la copa de la casa. Y los puntos ganados son: en cuarto lugar, Hufflepuff, con trescientos cincuenta puntos; en tercer lugar, Slytherin, con trescientos ochenta puntos; Gryffindor tiene cuatrocientos cuarenta puntos. Y en primer lugar, con cuatrocientos sesenta y cinco.

Una tormenta de vivas y aplausos estalló en la mesa de Ravenclaw. Los niños pudieron ver como su amigo festejaba el triunfo. A pesar de todo, había sido una excelente noche que nunca se olvidaría.

Andy casi no recordaba que tenía que recibir los resultados de los exámenes, pero estos llegaron. Para su gran sorpresa, le había ido bastante bien, Gustav fue uno de los mejores del año.

Y de pronto, sus armarios se vaciaron, sus equipajes estuvieron listos, todos los alumnos recibieron notas en las que los prevenían para que no utilizaran la magia durante las vacaciones.

Hagrid estaba allí para llevarlos en los botes que cruzaban el lago. Subieron al Expreso de Hogwarts charlando y riendo, mientras el paisaje campestre se volvía más verde y menos agreste. Comieron, una vez más las pepas de todos los sabores; pasaron a toda velocidad las ciudades muggles, se quitaron la ropa de magos y se pusieron camisas y abrigos, bajaron en el andén nueve y tres cuartos de la estacion King Cross.

Tardaron un poco en salir del andén. Un viejo guarda estaba al otro lado de la taquilla, dejándolos pasar de dos en dos o de tres en tres, para que no llamaran la atención saliendo de golpe de una pared sólida, pues alarmarían a los muggles.

-Estaría genial que vinieran a mi casa a pasar el verano conmigo- dijo Andy con cierto entusiasmo- los cuatro, les enviaré una lechuza

-Gracias- respondió Mena- Al menos me podría librar un rato de tanto estudio.

La gente los empujaban mientras se movían hacía la estación volviendo al mundo muggle.

Los cuatro pasaron juntos a la estación. La castaña vio a sus padres, y sin demorar mucho, fue hacía ellos. Su mamá la besó en las mejillas y frente, mientras que su padre solo la abrazó. Tampoco pudo evitar abrazar a su pequeña hermanita, la cual ya estaba más grande de lo que recordaba.

-¿Un año movido?- preguntó su padre

-Mucho

-Será mejor que nos vayamos ya

-Me despediré de mis amigos- se acercó a ellos para abrazarlos-Nos veremos durante el verano, entonces.

-Si, claro- Alexander le depositó un beso en la mejilla

-Sería genial- Keisi solo abrazó

-Nos escribiremos- dijo Gustav con una sonrisa que no podía borrar desde la cena por la entrega de la copa

-Cuídate- por último Mena la abrazó con cariño- Y pórtate bien

-Siempre lo hago

-Aja. Nos veremos. Que tengas unas felices vacaciones

-Oh, por supuesto. Lo serán- Aprovecharía para pensar miles de travesuras, pero sin imaginárselo, que ese verano sería totalmente diferente, extraño pero sobre todo divertido.



« Capítulo 9 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 11 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.