Historia al azar: Inevitablemente Necesario
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Plumas de Fénix » Capítulo 1
Plumas de Fénix (R13)
Por andypotter92
Escrita el Miércoles 20 de Mayo de 2015, 17:28
Actualizada el Domingo 10 de Febrero de 2019, 23:41
[ Más información ]

Capítulo 1

Ese día en particular estaba bastante tranquilo y bastante aburrido, mientras que una pequeña niña se encontraba jugando con sus juguetes tranquilamente, sus padres estaban inquietos por alguna extraña razón.

Evitaban hablar enfrente de su pequeña, pero lo que no sabían era que ella podía ser muy perspicaz. Por un lado, su padre caminaba de un lado a otro, acariciándose la barba que tenía desde algunos días, mientras que su esposa trataba de perderse en su lectura.

-Debería de tranquilizarte Robert- susurró

-No puedo

-No creo que pase nada hoy

-Tengo un extraño presentimiento- volvió a retomar su caminata, pero cada vez más nervioso

-Para papá, me mareas- dijo una dulce voz

-Lo siento, Andy- la tomó entre sus brazos con cierto cariño, alborotándole su largo cabello castaño, así para lograr distraerla un poco.

La besaba y mimaba, la sonrisa de su única hija era lo que lograba tranquilizarlo; su esposa lo miraba enternecida, pero no podía evitar sentir miedo. Quería alejar esos malos pensamientos, aunque esa vocecita en su cabeza le recordaba que no era así. Se acercó a su marido, permitiendo que él también la abrazara, tal cual como una familia pero aquel bello momento fue interrumpido por una bola de luz blanquecina, que fue transformándose en un lince, del cual salió una voz pausada y tranquila.

"Harry Potter está en Hogwarts. Daremos batalla"

-Robert.....

-Tengo que ir- se separo de su familia, dejando nuevamente a su pequeña en el suelo donde momentos antes jugaba

-Voy contigo

-No

-Yo también soy miembro de la Orden del Fénix

-No está a discusión- declaró duramente

-Eso no me va a detener

-Haré lo que este en mis manos para proteger a mi hija y a ti- sus ojos grises buscaban con desesperación los ojos chocolate de ella- Son todo para mí.

-Pero....

-Por favor, Mary.

-Te amo Robert. ¿Lo sabes?

-Claro que lo sé- respondió con una leve sonrisa- Ahora acabar con toda esa mierda

-¡Robert! Está tu hija presente- regaño, pero la pequeña no prestaba atención

Eso no le importo en lo absoluto, buscó los labios de su esposa para darse, quizás un último beso. Esperaba que no fuera de esa manera, lo único que tenía certeza Robert Green era que estaba dispuesto a dar su vida por la de su familia. Decidido y con valor, se puso su túnica y guardo su varita. Antes de desaparecer por la puerta, besó en la frente a su hija.

-Nunca olvides que te quiero

-Yo también te quiero papi

Dio un último vistazo a su familia y a su casa, antes de salir por la puerta y quizás perderse el crecimiento de su pequeña. Le daría un mejor futuro, de eso estaba seguro.


++++++++++++++++


Un gran número de explosiones sacudió el castillo, y varios alaridos y sonidos de duelos llenaron el pasillo. Se sentía asustada, necesitaba encontrar a sus padres, pero también quería encontrar a su mejor amigo.

Había sido mala idea dejar su casa para ir directo a una batalla, pero el simple hecho de saber que podía quedar huérfana le aterrorizaba. Alguno magos encapuchados aparecieron por una de las esquinas, la pequeña Andy tomó una gran roca y con cierta agilidad se la lanzó al hombre, dándole de lleno en la cabeza.

Se apresuró hacía el cuerpo inconsciente para tomar su varita, se sabía algunos hechizos, los mismos que su padre le enseño y otros que leyó, pero claro que nunca pudo probar su poder, apenas tenía seis años. Con la firmeza heredada de sus padres y el valor propio y tan característico de un Gryffindor, logró aturdir algunos cuantos mortifagos.

Ayudó a escapar a algunos niños que estaban sumamente asustados, pero a ella le importaba encontrar a Dave, necesitaba encontrar a sus padres. Los quería de vuelta y lucharía hasta el final, si era necesario.


+++++++++++++++++


-¡¿Cómo se te ocurrió dejarla sola?!

-Por la misma razón que nos dejaste

-Estaban más seguras en casa

-Será mejor que dejen de discutir

-Remus tiene razón- aceptó de mal modo Robert- Hay que encontrar a Andy- decía mientras seguían corriendo por los pasillos del colegio

-Y acabar con todo esto

-¿Listos para otra ronda?- Lupin mostró una sonrisa marca merodeadora

-No hay que perder más tiempo

Los tres lanzaron chorros de luz a un grupo de encapuchados, lanzándolos por los aires. Si querían regresar intactos con sus familias, debían seguir peleando. Mary tenía una excelente puntería mientras que su marido le cubría las espaldas a ambos.

-¡Cuidado!- el grito de Remus quedó ahogado entre diversos escombros. Una explosión logró alcanzarlos a los tres

-¡Robert!

Mary Green quitaba con sus manos las enormes piedras, quería rescatar con vida a su esposo. Lo único que los separaba de su amigo, era el muro derrumbado.

-¿Están bien?

-Robert está atrapado, Remus.

-Nunca tendrán oportunidad- escuchó por la espalda. Lupin tomó con fuerza su varita

-Antonin Dolov- musitó entre dientes y dándole la cara.

La mujer al escuchar ese intercambió de palabras se le erizo el bello, se apresuro a tratar de sacar a su marido de entre las piedras y ponerlo a salvo. No quería que también le pasara algo a su amigo, mucho menos ahora que por fin estaba formando una familia.

Utilizó un hechizo planeador, rescatando por fin al hombre, el cual tenía un hilillo de sangre que se escapaba de su cabeza, pero tenía la fortuna de que estaba con vida. Apenas tuvo la oportunidad de dar un suspiro de alivio al sentir sus latidos, cuando sus ojos captaron el haz de luz verde impactando en el pecho de su amigo.

 

++++++++++++++++

 

Estaba sorprendida, nunca se hubiera imaginado hacer magia antes de tiempo, pero las circunstancias eran otras. Andy seguía buscando con desesperación a su familia; logró vislumbrar a su amigo, estaba a unos pocos metros de donde se encontraba ella, pero se quedó estática al ver como un hombre lobo lo emboscaba.

-¡¡¡¡¡Dave!!!!

No supo como, pero su cuerpo fue invadida por una furia, que su hechizo lanzado la mandó hacía atrás por la fuerza. El hombre lobo cayó rendido, esperaba que muerto pero simplemente logró dejarlo inconsciente.

La niña se acercó a su amigo, con sus ojos empañados de lágrimas. El pequeño cuerpo de su amigo estaba destrozado, lleno de sangre. Sus ojos azules miraban hacía el techo, perdidos y sin vida. Andy se atrevió a tomarlo entre sus brazos, mientras que aquellas gotas saladas mojaban la ropa de su único mejor amigo.

La voz de Voldemort resonó desde las paredes y el piso. Estaba hablando para todo Hogwarts y todo lo que lo rodeaba, en especial para los que seguían peleando en el castillo.

"Han peleado valientemente y Lord Voldemort sabe valorar el coraje. Aún así, han sufrido grandes perdidas. Si continúan resistiéndose a mí, todos ustedes morirán, uno por uno.No quisiera que esto pasara. Cada gota de sangre mágica que se derrama es una pérdida y un desperdicio.

Lord Voldemort es piadoso. Ordeno a mis tropas retirarse inmediatamente. Tienen una hora. Entierren a sus muertos dignamente, y curen a sus heridos.

Ahora me dirijo a ti, Harry Potter. Has permitido que tus amigos mueran por ti en vez de enfrentarte conmigo. Esperare durante una hora en el Bosque Prohibido. Si cuando acabe ese plazo no has venido a verme, si no te has rendido, entonces la lucha se reiniciara. Pero esta vez yo mismo entraré en la batalla, Harry Potter, y te encontraré, y castigaré a cada hombre, mujer o niño que trate de protegerte. Una hora.

Andy se estremeció un poco al escuchar esas palabras, pero el dolor que sentía por haber perdido a su amigo le importaba más. Sabía que era muy pequeña para tratar de moverlo, pero no quería dejarlo ahí, solo. Seguía arrodillada a lado del cuerpo del niño, aferrándose a él.

-¿Te encuentras bien?- preguntó alguien. Un chico mayor

-Si- se enjuago la nariz con la manga de su suéter

-Ven

-No quiero, no lo dejaré

-Y no se quedará solo. Yo lo llevaré.

El joven tomo en sus brazos el cuerpo destrozado de Dave, para llevarlo a la improvisada enfermería que montaron en el Gran Salón. Había gente que trataba de ayudar, otros simplemente llorando por la perdida de algún ser querido.

Depositaron a Dave en el suelo, a lado de más magos y brujas sin vida. Mientras que aquel chico se iba a seguir buscando más cuerpos, no tenía idea de cómo consolar a una pequeña niña. Andy ya no quería seguir llorando, sabía que a su amigo no le gustaría pero no, no podía evitar sentir como su corazón estaba desecho, mientras que ella era aprisionada por el miedo a no volver a ver a sus padres.

-¡Remus!- esa voz. Alzó su rostro y vio a unos metros a su madre, arrodillada a lado de varios cuerpos.

-¡Mamá!- gritó

-¿Andy?- ahí estaba su padre, un poco pálido pero con vida

Ambos se lanzaron para abrazar a su pequeña, agradeciendo a Merlín de que estuviera bien.

-¿Por qué te fuiste de casa?- riño su madre

-Quería salvar a Dave- aquellos sollozos se escaparon de su garganta

-¿Dónde está?

-Ahí- respondió apuntando hacía su cuerpo

-Oh cariño- su madre la abrazó con fuerza, depositando besos en su carita, manchada de tierra- Ven, hay que curarte esas heridas

No sabían cuanto tiempo había transcurrido, simplemente la familia Green se mantenía unida. Mary deseaba ser fuerte, pero el simple hecho de ver morir a uno de sus amigos le dolía el alma, pensar en que su hija y marido estuvieran muertos. Debía salir de ahí, pero el sentido común y su valentía le decían lo contrario.

-Harry Potter ha muerto.

-¡Es un truco! ¡Es un estúpido truco!- el anunció ni siquiera había dejado de resonar en las piedras antes de que el grito de Ron retumbase por todo el Gran Comedor. Su cara pecosa estaba encendida y tenía las manos cerrada fuertemente en puños a los lados mientras se daba la vuelta para mirarlos uno a uno- ¡No le crean!

La batalla está ganada. Han perdido a la mitad de sus luchadores. Mis mortífagos los superan en número, y el niño que vivió está acabado. La guerra no debe continuar.

Cualquiera que siga resistiéndose, hombre, mujer o niño, será masacrado, junto con todos los miembros de su familia. Ahora, salgan del castillo, arrodíllense ante mí, y serán perdonados. Sus padres e hijos, hermanos y hermanas vivirán y se les concederá el perdón, y se unirán a mí en el nuevo mundo que construiremos juntos".

-Ron, si de verdad tienen un cuerpo…-la voz de Hermione era calmada, pero le interrumpió con facilidad, y sacudió la cabeza lentamente.

-Nunca huiría- Ginny se había unido a la defensa de su hermano- Intentar entregarse para salvar al resto de nosotros, eso sí me los puedo creer, pero no que haya huido para intentar salvarse… y no creo siquiera que se haya entregado, porque estaba haciendo algo para detener a Quién-Ustedes-Saben

-Ese era el plan- respondió la castaña

-Voldemort sobrevivió porque ha dividido su alma y la ha escondido en un puñado de lugares diferente. Harry tenía que encontrarlos y destruirlos antes de que pudiésemos matarlo para siempre, y el único que queda es la serpiente. Si lo consiguió, eso significa que es mortal. Cualquiera puede matarle ahora.

Su mirada había estado fija en Ron al final, y el chico dio un paso atrás, levantado las manos a la defensiva.

-Olvídalo, yo no lo haré

-Soy yo.

Todos los adultos cercanos miraban atentamente el intercambio de información, preguntándose como es que apenas unos jóvenes, estaban ideando una forma de terminar con todo el mal. Preguntándose en que momento habían dejado de ser unos simples niños, unos simples estudiantes para convertirse en guerreros, en soldados.

-La profecía podía referirse a cualquiera de los dos. Quién-Ustedes… -se detuvo. Si iba a intentar batirse en duelo con él, al menos tendría que tener también las agallas de llamarlo por su nombre-... Voldemort eligió a Harry, pero el mismo Dumbledore dijo que yo era el plan B- se encogió de hombros, intentado formar una sonrisa irónica que no le salió- Bastante inteligente, la verdad. El mundo entero ha estado centrado en Harry, a pesar de que cualquiera al que Voldemort hubiera escogido tendría que morir al final. Y mientras tanto, yo podía mantener la cabeza gacha y no meterme en problemas, y no importa si soy un gran héroe o no, porque gracias a Harry, él ahora es mortal y es mi turno.

-¿Estas seguro?- preguntó el Señor Weasley

-Tengo que ser yo. Pero eso sigue dejando a su gente, y no creo que estén emocionados por ver a su adorado señor Tenebroso caer. Estoy bastante seguro de que no duraré mucho más que él.

-Los detendremos- habló Seamus, alzando su varita

-La Orden los mantendrá a raya

-Y el Ejercito de Dumbledore

-Lo estoy.

Durante un momento, pensó en intentar protestar, insistir en que no estaba asustado en absoluto de enfrentarse al mago que poblaba sus pesadillas, pero sería una mediocre y estúpida mentira, y tragó saliva con fuerza.

-¡Están aquí!

Los adultos tomaron con fuerza sus respectivas varitas, todavía dispuestos a morir por un bien mayor. Mary Green ocultó detrás suyo a su hija, no iba a permitir que le pasara algo, y estaría dispuesta a dar su vida. Tomó la mano de su marido y la entrelazó con la suya, seguirian luchando hasta el final.

 

 

 

 

 

 

 



Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 2 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.