Historia al azar: Las brujas de halloween 2
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Hermione y los merodeadores » Capítulo 10
Historia terminada Hermione y los merodeadores (ATP)
Por adillita27
Escrita el Lunes 11 de Mayo de 2015, 07:58
Actualizada el Viernes 14 de Agosto de 2015, 07:16
[ Más información ]

Capítulo 10

−Ahora voy. −James se acerco a Lily que miraba a todos lados, se notaba que estaba nerviosa. −Buenas noches.

La pelirroja lo miro. −Buenas noches, espero no haber llegado tarde.

−No, ven te quiero presentar a mis padres, mi padre es el jefe de los aurores, y como tal tiene muchos contactos, seguro que te presenta al jefe de san mungo, son grandes amigos.

Lily asintió. −Gracias.

−De nada. −Y sonriéndole lo llevo junto a sus padres, que estaban hablando con los Longbotton. −Papa, mama, os quiero presentar a Lily Evans, una compañera de escuela.

Los Potter miraron a la chica que le quitaba el sueño a su hijo, era muy hermosa y se notaba que era muy inteligente.

−Buenas noches.

−Buenas noches. −Dorea le sonrió. −Gracias por venir esta noche.

−Gracias a ustedes, por invitarme.

−De nada.

James miro a su padre. −Papa, Evans quiere ser medimaga en san mungo.

−Una noble profesión. −Charlus la miro. −Oliver el jefe de san mungo está invitado, así que no tardara mucho en llegar, te lo presentare, siempre va bien tener contactos.

−Gracias.

−De nada, pero ahora ves a divertirte, los invitados ya no tardaran mucho en terminar de llegar.

−Es lo que hare. −Y miro a James. −¿Han venido las demás?

−No, pero seguro que no tardan en llegar, mientras ven con nosotros nos vamos a hacer unas fotos, mi padre ha contratado varios fotógrafos, así podrás tener un recuerdo de esta noche.

−Gracias. −Y los dos jóvenes se fueron con los demás merodeadores.

−Es hermosa. −Dijo el señor Longbotton. −Se nota que tiene carácter, es lo que tu hijo necesita.

−Sí. −Charlus se rio. −Aunque por las cartas que Hermione me envía le está dando muchos problemas.

−Creo que si fuera sencillo, ya James se hubiera cansado.

−La verdad es que si.

Un rato más tarde, por fin todos los invitados llegaron, Charlus y Dorea se acercaron a los músicos y después de pedir que pararan miraron a sus invitados.

−Buenas noches a todos, gracias por venir un año más al baile de navidad de la familia Potter, espero que disfrutéis y os lo paséis bien, gracias. −Los invitados aplaudieron y la música volvió a sonar.

−Hermione vamos a bailar. −Sirius le cogió de la mano y se la llevo a la pista de baile donde estaban los demás.

−¿Alex bailas? −Pregunto Remus.

La chica le sonrió. −Sí. −Y también se fueron a bailar.

−¿Evans bailas?

Lily lo miro, la verdad es que si que quería bailar. −Sí.

James le sonrió y se fueron a la pista de baile.

−¿Te lo estas pasando bien? −Le pregunto mientras bailaban.

−Tenía mis dudas con lo de aceptar la invitación, se que a mucha gente no les gusta la gente como yo.

−Lo sé, pero mis padres no son como todos, aunque mi madre es una Black, no tiene las mismas creencias que sus primos.

−¿Sus primos?

−Los padres de Sirius y las hermanas Black.

−¿Sois primos?

James le sonrió. −Sí, y aunque los primos de mi madre quisieron que lo echaran a la calle cuando se enteraron de que vivía con nosotros, mis padres se pusieron firmes y les dijeron que no cumpliría sus ordenes, y por suerte no ha pasado nada, bueno más que suerte, es cosa de mi padre, el no solo es el jefe de aurores, es el dueño de empresas Potter, una empresa que tiene mucho dinero.

−Y yo que me quejaba de los problemas que tenía con mi hermana.

James la miro. −¿Tienes muchos?

Lily lo miro. −Mi hermana piensa que soy un bicho raro, y nunca ha aceptado lo que soy.

−¿Y tus padres?

−Ellos están contentos, nunca creyeron que tendrían una bruja en su familia.

−No te preocupes por tu hermana, algún día aceptara lo que eres.

−Nunca. −Lily la miro. −Cada vez es peor, pero no me importa, tengo a mis padres, con ellos ya soy feliz.

−No solo los tienes a ellos. −James la miro. −También me tienes a mí, se que piensas que soy un inmaduro y que solo me quiero divertir pero no es así, yo también tengo preocupaciones y tengo miedo.

−¿De qué tienes miedo?

−De los mortifagos, de que un día maten a mi padre en una de sus redadas, y luego vayan a por mi madre, o maten a mis amigos.

−Lo siento.

James al escuchar eso, la miro. −¿Qué sientes?

−Que siempre he creído que tú pasabas de todo.

−Bueno, todos piensan lo mismo, pero no es verdad. −Y le sonrió. −Ahora no hay que hablar de eso, estamos en una fiesta de navidad y hay que divertirse.

−Sí. −Y olvidándose de lo que habían hablado, siguieron bailando y hablando de cosas más animadas.

Un rato más tarde, Hermione se sentaba en una silla, estaba realmente cansada había estado bailando con mucha gente, ahora solo quería descansar.

−Te traigo algo para comer. −Dijo Sirius que se sentó a su lado y le dio un plato lleno de comida.

−Gracias. −La leona le sonrió y se puso a comer, lo estaba haciendo cuando vio a Bellatrix Lestrange era asquerosa bruja, no se olvidaba ni un solo día de ella, cuando llegara el momento, ella la mataría personalmente.

−Hermione. −Sirius le toco suavemente el brazo. −¿Estás bien?

La leona lo miro. −Sí que lo estoy, solo que me he puesto a pensar en cosas que no tendría que pensar, en cosas desagradables.

−Pues hoy no tienes que pensar en nada, hoy es una noche de felicidad.

Hermione le sonrió. −Tienes razón, es la fiesta de navidad.

−Sí, ahora come, la comida está realmente buena.

Hermione cogiendo el tenedor se puso a cenar y lo miro. −La comida está realmente buena. −Y siguió cenando.

Unas horas más tarde, la leona miraba como los invitados de los señores Potter se despedían y se iban, había sido una noche muy divertida, pero también había tenido que ver como los mortifagos se paseaban por casa de Charlus y Dorea con sus caras de hipócritas.

Algún día podría decirles la verdad, pero de momento tenía que seguir guardando silencio, sabía que podía confiar en los merodeadores y en los señores Potter, pero no sabía en quien más podía confiar, el profesor Dumbledore era confiable, pero él buscaba algo y ella no sabía lo que era, en su época Sirius le había dicho que el profesor le pidió la capa de invisibilidad a James, no sabía para que la necesitaba pero creía que tenía que ver con un cuento que se explicaba.

Eso también lo tenía que investigar, ella conocía pocos cuentos mágicos, así que tendría que pasarse horas en la biblioteca para saber de qué cuento se trataba.

Pero eso lo dejaría para otro día, estaba cansada y tenía ganas de meterse en su cama y descansar.

Cuando las despedidas se terminaron, Hermione le dio las buenas noches a su familia, y se fue a su habitación.

El día 26 de diciembre era día de trabajar, y como en verano la leona le había pedido a Charlus que le ayudara a buscar trabajo y Tim necesitaba ayudantes así que ella y Remus estaban más que invitados para trabajar con él.

Llevaban un rato trabajando, cuando Hermione miro a Remus.

−¿Conoces algún cuento, sobre capas mágicas?

El chico termino de llenar una botella y la miro. −¿Capas?

−Si capas de invisibilidad o algo así.

−Hay un cuento, el cuento de los tres hermanos.

−Nunca había escuchado hablar de él, ¿de qué va?

−Es de tres hermanos que se encuentran a la muerte, y entonces esta le da tres objetos mágicos, al mayor le da una varita esta se conoce como la varita de sauco, al mediano le da una piedra de la resurrección y por ultimo al menor le da la una capa de invisibilidad, James dice que su capa es la del cuento.

−¿Y dónde puedo encontrar el libro?

−En cualquier lado, es un libro muy famoso, ¿para qué lo quieres?

−Es que un conocido le pidió una capa mágica a un amigo y quería saber porque de tanto misterio, nunca le conto nada.

−Pues puede que sea por lo del cuento, pero como te digo, la capa del libro es la que tiene en su poder James.

Hermione le sonrió. −Gracias me has ayudado mucho, ya creí que tendría que leerme todos los libros que hablan de capas mágicas.

Remus le sonrió. −Ya no lo tendrás que hacer.

−No. −Y contenta de haber descubierto porque el profesor Dumbladore quería tanto la capa de los Potter, volvió con su trabajo.

Unas horas más tarde, Hermione estaba en la gran biblioteca de los Potter, buscando el libro, pero no lo encontraba por ninguna parte, ya se iba a rendir cuando la puerta se abrió y apareció Charlus.

−¿Hermione buscabas algo?

La leona le sonrió. −Si, Remus me ha hablado de una historia de tres hermanos que se encuentran a la muerte, y lo estoy buscando.

−¿Para qué quieres leer esa vieja historia?

−Un amigo tenía una capa, y un conocido se la pidió, creyendo que esa capa es la de la historia, pero Remus me ha dicho que James tiene la verdadera.

−La tiene, aunque se la tendría que quitar se que se mete en muchos líos por su culpa. −Sonriéndole se acerco a una estantería, saco un libro y se lo entrego. −Es esto lo que estas buscando, aunque no es que sea muy interesante.

Hermione lo cogió y le sonrió. −No importa que no sea interesante, me gusta leer, siempre saco algo que luego me servirá.

−Bien, te venía a decir que la cena ya no tardara mucho más en servirse.

−Ahora voy.

−No tardes que te esperamos. −Y mientras el hombre se iba al comedor, Hermione se llevaba el libro a su habitación, antes de irse a dormir lo leería.



« Capítulo 09 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 11 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.