Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Una vida sin magia, la vida continua (2ª parte) » Capítulo 08
Historia terminada Una vida sin magia, la vida continua (2ª parte) (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 1 de Mayo de 2015, 08:22
Actualizada el Viernes 24 de Julio de 2015, 07:22
[ Más información ]

Capítulo 08

Taylor le paso un brazo por los hombros y le dio un beso en la cabeza, el hombre adoraba a los Malfoy, Draco nunca le había puesto caras ni lo había mirado con asco al saber que no le gustaban las mujeres, cuando otros que hacía más años que los conocía lo habían hecho.

Draco no solo era su jefe, era su mejor amigo, y él le había demostrado siempre que era parte de su extensa familia

−Nosotros tenemos que trabajar. −Draco sonrió a su mujer que aun seguía abrazada a Taylor. −Pero vosotros podéis ir a visitar la empresa, así que divertiros.

−Lo haremos. −Hermione se separo de Taylor y después de darles un beso a cada uno se llevo a sus padres.

−Ya me voy, tengo que terminar un par de proyectos. −Taylor miro a Draco. −¿Comemos luego juntos?

−Sí.

−Entonces nos vemos a las 12. −Y despidiéndose volvió a su trabajo.

Draco volvió a sentarse en su silla y se puso a trabajar, antes de que lo interrumpieran estaba terminando unas cosas y esperaba terminarlas antes de que lo volvieran a interrumpir.

Los Granger no tardaron mucho en llegar a la sala donde estaban Scorpius y Orión, los hombres al ver a su madre y sus abuelos se acercaron y los abrazaron.

−Sabemos que estáis muy ocupados, pero el abuelo quería ver vuestro proyecto.

−Claro que si, os lo enseñaremos con gusto. −Scorpius sonrió a su abuelo. −Serás el primero en probarlo, después de nosotros, ni siquiera mi padre lo ha probado. −Y lo llevo a una silla. −Siéntate.

El hombre se sentó en la silla y miro a su nieto mayor. −¿Qué veré?

−Es una sorpresa, pero antes. ¿Tienes problemas cardiacos o algo parecido?

−Estoy fuerte como una roca.

−Genial. −Scorpius miro a su hermano. −Ves preparando todo, de momento que sea suave.

−Sí. −Orión empezó a preparar todo mientras Scorpius cogía un casco y se lo ponía a su abuelo.

−¿Qué voy a ver? −Pregunto de nuevo.

−De momento un bosque, luego ya iremos cambiando las escenas.

Orión se acerco a su abuelo y le puso un par de guantes. −Esto es para que sientas la imagen en tu cuerpo no solo en la cabeza.

Jane miro a sus nietos trabajando. −¿Es seguro?

Sus nietos la miraron. −Sí que lo es, ya lo hemos probado varias veces, y no ha pasado nunca nada. −Y volvieron a su trabajo.

No mucho tiempo después, George ya estaba preparado para su nueva experiencia.

Scorpius enseño dos pantallas a su madre y a su abuela. −Por aquí veremos lo que el abuelo está viendo, y le enseño otra pantalla más pequeña, aquí podremos ver las constantes del abuelo, además tenemos un medico en la sala. −Y le presento a uno chico de su equipo. −Como veis todo está bien controlado, así que ahora empezaremos. −Y pusieron el casco en marcha.

Orión se puso unos cascos en la cabeza con un micrófono para hablar. −Abuelo tienes que pensar que quieres caminar, si lo piensas tu cuerpo empezara a moverse solo.

Mientras los hombres se divertían con sus juegos, Hermione y Jane se sentaban en una silla, a ellas esas cosas no les interesaban mucho, solo habían acompañado a George para ver el proyecto del que sus nietos se sentían tan orgullosos.

Casi una hora más tarde, George se bajaba de la silla y miraba orgulloso a sus nietos. −Es un proyecto genial, ha sido una experiencia única, me ha gustado mucho.

−Gracias, aunque otras empresas ya lo han puesto a la venta, ninguno se puede comprar al nuestro. -Le dijo Scorpius contento de que le hubiera gustado.

−Y vuestro padre está muy contento con él. −Hermione les sonrió. −Está preparando una gran fiesta para enseñárselo a todos.

Al escuchar eso, tanto Scorpius como Orión sonrieron.

−Este mes terminaremos de retocarlo y luego, miraremos como lo podemos adornar, para que se vea más estético, y no se vean tanto los cables.

−Seguro que lo conseguís, ahora nosotros nos vamos que ya os hemos interrumpido mucho tiempo.

−No importa. −Scorpius viendo como su familia se iba miro a su hermano. −Tenemos que volver al trabajo.

−Sí. −Y los hermanos volvieron al trabajo, la prueba que le habían hecho a su abuelo, les iría bien para saber qué cosas podrían cambiar para que fuera mejor.

Mientras su padre y su tío se dedicaban a su casco, en Hogwarts Draco estaba leyendo su libro, el que su padre le había comprado en el callejón diagon y hablaba de Grissauld.

−¿Malfoy otra vez con tu libro? −Pregunto un compañero.

−Me interesa. −Dijo sin levantar la vista de su libro.

−No te pareces nada a tu familia.

Al escuchar eso, el niño por fin levanto la vista de su libro y lo miro. −¿Qué quiere decir eso?

−Que tus antepasados sí que eran auténticos Malfoy, tu solo eres un come libros.

−Si lo dices por mi bisabuelo Lucius, el solo era un asesino asqueroso mortifago, prefiero ser un come libros que un asesino que mataba a todos solo porque él se creía lo mas, y si ya habéis terminado podéis iros, solo molestáis. −Y volvió a prestar atención a su libro.

Los otros alumnos, que se habían quedado parados ante las palabras que el joven Malfoy les había dicho se fueron corriendo.

Draco seguía leyendo, cuando escucho pasos que se le acercaban y se sentaron a su lado, el niño miro haber quien era cuando vio que era el profesor Snape.

−Profesor.

−Draco, he escuchado lo que has dicho a esos alumnos.

−Son molestos, solo piensan que por tener mi apellido ya seré como mi bisabuelo y están muy equivocados.

−Yo conocí a tu bisabuelo.

−Lo sé, el abuelo me lo dijo, que eras su amigo, que os conocisteis aquí cuando los dos estudiabais.

−Sí, y no me siento orgulloso de lo que hicimos, así que mejor no te parezcas a él.

Draco lo miro. −El abuelo dice que el también cometió muchos errores pero que ahora esta orgullo de lo que hace con su vida, y que todo es gracias a lo que usted hizo por él, cuando apenas era un niño.

−De eso han pasado más de 30 años, así que lo mejor es pensar en el presente. -El profesor miro el libro que llevaba el niño y le entrego un paquete. −Espero que te sirva. −Y antes de que Draco pudiera decir nada, el hombre se fue, no era bueno mostrando sus sentimientos.

El niño vio como su profesor se iba, y luego miro el paquete que le había entregado, curioso lo abrió y vio que era un libro y en la portada ponía Grissauld.

Draco lo miro bien y vio que era diferente al que su padre le había comprado, así que se puso a leerlo.

Unos días más tarde en el gran comedor, Draco se acercaba a su profesor que estaba sentado en la mesa de los profesores. −Gracias, por el libro que me regalo, me gusto mucho, es diferente al que yo tenía.

−De nada, ahora tienes que ir a comer, que luego tienes clase.

−Sí. −Y haciendo caso a su profesor, se fue a sentar a la mesa de los slytherin para comer.

Unos días más tarde, Hermione no dejaba de pensar en el regalo de cumpleaños de su marido, llevaba semanas pensando en lo mismo y aunque aún quedaban meses, no quería que nada lo estropeara, así que un día después de pasar horas en su despacho trabajando, se reunió con sus hijos en un restaurante.

−¿Por qué nos has reunido? −Pregunto Scorpius mirando a su madre. −¿Y papa?

Hermione le sonrió. −Estoy pensando en el regalo de cumpleaños de vuestro padre y no quería que lo supiera, quiero que sea una sorpresa.

−Su cumpleaños es en junio. −Dijo Casi.

−Lo sé, pero quiero regalarle algo especial, y hay que empezarlo a preparar ya, para que esté listo.

Al escuchar eso, los chicos la miraron interesados, que era eso que su madre le quería regalar a su padre, que tenía que prepararse con casi 5 meses de antelación. −¿Qué le vas a regalar?

−Una isla. −Hermione les sonrió. −Poco tiempo después de casarnos, y cuando empezamos a tener dinero, el se la quería comprar, pero yo le dije que no, no quería comprar algo tan caro, cuando Scorpius era tan pequeño y no sabía si la aventura de vuestro padre terminaría bien, pero ahora que la empresa mueve tanto dinero se la quiero regalar, además he estado ahorrando.

−Mama, no necesitabas ahorrar, el dinero de la familia también te pertenece. -Le dijo Orión.

−Lo sé, pero quería que fuera especial, además lo que yo gano en mi trabajo apenas lo utilizo, Draco siempre ha sido un hombre muy generoso, así que lo quiero gastar en algo realmente importante, y nada mejor que gastarlo en el regalo para vuestro padre. ¿Qué decís me ayudareis?

−Claro que sí. −Orión le sonrió. −Cuando papa vea su regalo se emocionara mucho, ¿Dónde la quieres comprar?

−No sé, pero me gustaría que fuera en un lugar tropical, donde podamos construir una pequeña casa.

−Las del trópico son las más caras. −Dijo Scorpius.

Hermione le sonrió. −No me importa, llevo ahorrando muchos años, así que tengo mucho que gastar.

−Pues buscare unas cuantas y te las enseñare entonces escoges la que más te guste.

−Lo hare.

Casi miro a su madre. −Ya sé que es tu regalo, pero me gustaría participar a mí también.

−Claro. −La mujer les sonrió. −Será un regalo de los cuatro.

−Sí.

−Ahora que ya hemos hablado del regalo de vuestro padre, hay que comer, que esta tarde tengo trabajo.

Scorpius miro a su madre. −¿Un caso difícil?

Hermione le sonrió. −No, un caso de custodia.

El hombre asintió y se puso a comer, a veces le preocupaba el trabajo de su madre, aunque era jueza de familia, mucha gente no estaba de acuerdo con las decisiones que tomaba sobre su familia y por eso, se mantenía al tanto de los casos que llevaba, y sabía que no era el único, su padre no dejaba que su mujer fuera a ningún lado sola, y siempre llevaba a su guardaespaldas, que aunque era joven era muy competente y cuidaba bien de su madre.

Unas semanas más tarde, Scorpius ya había conseguido la información sobre las islas para su padre, así que fue a ver a su madre a su oficina, después de pasar por seguridad, entro en el despacho, al entrar, vio que su madre estaba hablando con su secretaría, la mujer al ver a su hijo le sonrió.

−¿Y esta sorpresa?

−Ya tengo lo que me has pedido. −Dijo después de darle un beso en la mejilla.

−Pues vamos a verlo.

−Sí.

Hermione le dijo un par de cosas a su secretaria y entraron en el despacho.

El hombre vio que la mesa de su madre, estaba llena de carpetas. −Veo que tienes mucho trabajo.

La mujer lo miro. −Casos fáciles, menos uno que me está dando muchos quebraderos de cabeza.

Al escuchar eso, Scorpius la miro preocupado. −¿Qué caso es?



« Capítulo 07 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 09 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.