Historia al azar: No debio ser
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Una vida sin magia, la vida continua (2ª parte) » Capítulo 07
Historia terminada Una vida sin magia, la vida continua (2ª parte) (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 1 de Mayo de 2015, 08:22
Actualizada el Viernes 24 de Julio de 2015, 07:22
[ Más información ]

Capítulo 07

−Que mi madre no me deja comer un trozo de pastel.

Al escuchar eso, Draco se relajo ya había creído que era una discusión importante, pero solo era una discusión menor por un pastel, el hombre sonrió a su suegra. −Ahora me la llevo, para que te deje cocinar tranquila.

Jane le sonrió agradecida. −Gracias, lleva desde que he sacado el pastel del horno queriendo meter los dedos.

−Es que huele estupendamente.

Draco cogió a su mujer de la mano y la saco de la cocina. −Después de cenar podrás probarlo, ahora deja a tu madre que cocine tranquila.

−Está bien. −Aunque le habían sacado de la cocina y no había probado el pastel que ella tanto quería, tenía una sonrisa en la cara, y a su marido le ponía feliz verla tan contenta, pero era normal no le gustaba verla triste.

−¿Contenta?

Hermione se paro y le abrazo. −Mucho, tengo a mis padres conmigo, ya está toda la familia junta.

−La tenemos.

La mujer lo miro. −¿Echas de menos a tus padres?

−No, nunca fueron importantes en mi vida, si hubieran sido como los tuyos a lo mejor, pero como no lo son, pues no me importa no tenerlos.

Hermione le puso una mano en la mejilla en una caricia. −¿En serio? No quiero verte triste.

−Y no lo estoy, tengo a mí alrededor a la gente que realmente amo, tú, nuestros hijos, nuestros nietos, mis tíos, mis primos y mis amigos, no necesito a nadie más.

−La verdad es que tenemos una familia grande, y ya tenemos nietos con solo 47 años.

Draco le sonrió. −Hemos ido muy rápidos.

−Mucho, pero no me importa.

−A mi tampoco.

−Ya estamos aquí. −De pronto se escucho la voz de Scopius.

−Ahora vamos. −Draco y Hermione se fueron al salón y vieron a su nieto enseñándole un libro a su Sirius. −¿Qué habéis comprado?

−Un poco de todo, caramelos, libros y unos dulces.

−Los dulces llévalos a la cocina, la abuela está haciendo pasteles. −Dijo Hermione mirando a su hijo.

−Ahora voy. −Scorpius dejo la bolsa de caramelos en una mesa y se fue a la cocina.

−¿Tío Sirius conoces Grissauld? −Le pregunto Draco a su tío.

El hombre miro a su sobrino. −¿Grissauld?

Y le enseño el libro que había comprado. −Sí, es que hemos parado en una librería y he encontrado un libro que hablaba de ello, el librero nos ha dicho que es una antigua ciudad mágica pero nadie ha descubierto si es de verdad.

−Como la ciudad de la Atlántida. -Le dijo Hermione sonriendo a su nieto.

Draco asintió y miro a su tío. −¿La conoces?

−No conozco ninguna ciudad llamada Grissauld. −Sirius le sonrió. −Si la encuentras espero que me lleves a conocerla.

−Claro que sí.

−Pero antes tiene que estudiar mucho. −Dijo Hermione sonriéndole. −Para ser historiador y arqueólogo tienes que estudiar muchos años.

−No me importa. −Draco se puso a leer el libro.

Remus que estaba sentado en el gran sofá de color crema, al lado de Sirius lo miro. −Todos en la familia han salido estudiosos, menos tu.

Sirius al escuchar eso, se rio. −Sí, pero siempre he sido la oveja negra de la familia, ya lo supe cuando entre en gryffindor.

−Siempre estás dando la nota. −Dijo Susan sentándose a su lado.

Sirius sonrió a su mujer. −La verdad es que si, pero que te puedo decir soy el rey, y es lo que hacemos los reyes.

−Abuelo. −Una niña entro corriendo y abrazo fuerte a Sirius.

El hombre la cogió en brazos y la sentó encima de sus piernas. −¿Todo bien?

La niña lo miro con los ojos llenos de ilusión. −Mama, dice que hoy vendrá Santa.

Sirius le sonrió. −Claro que sí, pero tienes que ir pronto a dormir, Santa no viene si estas despierta.

−Me iré a dormir pronto, quiero que venga Santa.

−Sí. −Sirius se quedo mirando a su pequeña nieta, tenía cinco años y era la hija de su hija Lyra, que se había casado con Michael un buen hombre, y le habían puesto el nombre de Susan, y como decían todos, gracias a Merlín había salido como su mujer y no como él, aunque exteriormente era todo una Black, con los ojos grises y morena.

−Hay que ir a lavarse las manos. −Dijo Scorpius entrando en el salón. −La abuela dice que ya está la cena lista.

−Pues a lavarse las manos. −Sirius cogió a su nieta y se la llevo a uno de los tantos cuartos de baño que había en la mansión.

Draco miro a su nieto. −Podrás leer el libro en otro momento, ahora tienes que lavarte las manos para cenar.

El niño dejo de leer el libro y lo miro. −Si abuelo. −Y se fue escaleras arriba.

Un rato más tarde, ya toda la familia estaba reunida alrededor de la gran mesa, Draco levantándose los miro.

−Quiero dar las gracias a todos por venir, un año más nos reunimos para celebrar la navidad todos juntos como la familia que somos. −Cuando Draco termino de hablar todos estaban sonriendo.

George se levanto y los miro. −Quiero dar las gracias, por habernos dejado ser participes en esta cena navideña, gracias.

Hermione que estaba sentada al lado de su marido le sonrió. −Gracias a vosotros por aceptar nuestra invitación.

Jane le sonrió. −De nada hermosa.

−Después de estas hermosas palabras, es hora de la cena. −Draco miro a su tío. −Te toca trocear el pavo.

−Encantado. −Sirius se levanto y cogiendo un cuchillo y un tenedor de dos puntas empezó a cortarlo.

Unas horas más tarde, todos se iban a descansar a sus habitaciones, había sido una hermosa cena de navidad, y la que más había disfrutado había sido Hermione al tener a sus padres cerca.

La navidad termino y después de llevar a Draco a la estación para que volviera a Hogwarts, los Malfoy con los Granger volvieron a la mansión familiar en Nueva York.

Ese día Draco estaba trabajando, cuando tocaron a la puerta.

−Adelante. −Dijo sin levantar la vista de su ordenador, siempre le pasaba lo mismo, cuando volvía de sus vacaciones le esperaba muchísimo trabajo, pero no le importaba, para él su familia era lo más importante y luego el trabajo lo mantenía ocupado las horas en las que estaba en su oficina.

−Buenos días. -Le saludo Taylor entrando.

−Tengo mucho trabajo.

−Lo sé, eso es por irte de fiesta.

Al escuchar eso, Draco por fin levanto la vista del ordenador y lo miro. −Lo dice alguien que siempre que puede coge el avión y se va a dar una vuelta.

−Oye, que yo trabajo mucho y muy seriamente.

Draco no lo pudo evitar y se rio. −¿Qué tu trabajas muy seriamente? Ese es el chiste del día.

−No te rías. −Protesto Taylor.

−Está bien, no me rio. −Y lo miro con una sonrisa. −¿Me has venido a ver?

−Claro que sí, yo nunca dejo de venir a verte aunque sea un ratico. ¿Qué tal Herms con tus suegros?

−Muy bien, la verdad es que esta semana ha sido estupenda, Hermione no deja de sonreír, le brillan los ojos y los niños están encantados con tenerlos por aquí, George se ha convertido en alguien que secunda todas sus bromas, como mi tío Sirius y Jane no deja de hacer pasteles y dulces.

−Eso es estupendo.

−Mucho.

Antes de que Taylor pudiera decir nada, tocaron a la puerta de nuevo.

−Parece ser que hoy es el día de las visitas. −Y miro hacia la puerta. −Adelante.

La puerta se abrió y aparecieron, Hermione con sus padres.

−¿Y esta sorpresa? −Pregunto Draco levantándose y acercándose a su familia.

−Mis padres querían ver donde trabajas.

−No queremos molestar. −Dijo George.

−Claro que no molestáis, pero hoy tengo mucho trabajo, avisare a Scorpius para que os de una vuelta.

−Estupendo.

Draco se acerco a la puerta la abrió y miro a Anna. −¿Dónde están los niños?

−Scorpius y Orión me han dicho que no querían ser molestados, que están terminando de comprobar que el casco vaya bien.

−Avísales y dile que sus abuelos están aquí, que los irán a ver.

−Se lo diré. −Y cogió su teléfono para hablar con los hijos de su jefe, mientras Draco volvía a su despacho.

−Ahora podréis ir a ver el trabajo de Orión y Scorpius, están creando un casco de realidad virtual. -Les explico.

−Me gustaría verlo. −Dijo George.

−Llevan más de un año con ese proyecto, y se ha llevado la mitad del presupuesto que utilizamos para nuevos proyectos, pero vale la pena, ya me han dicho que en un mes máximo dos ya estará del todo preparado para que la gente pueda usarlo.

−¿Y lo pondréis a la venta?

−Pues no lo sé, eso es cosa de Taylor. −Dijo Draco mirando a su vicepresidente, aunque Taylor la mitad de las veces era gracioso y no dejaba de reírse, era un gran empresario y en parte era gracias a él, que la compañía había crecido tanto y movía tanto dinero.

−Aun no se pondrá a la venta, un casco como ese, costaría en el mercado un par de millones de dólares o más, y construirlo cuesta más o menos lo mismo, así no tendríamos beneficios, esperaremos un tiempo, hasta que los niños sepan bien que componentes utilizar para que el proceso de construcción no sea tan costoso.

Cuando Taylor, termino de hablar Hermione lo miraba. −Y yo que creí que solo estabas aquí, para robarme a mi marido.

Al escuchar eso, Draco se río y Taylor la miro ofendido.

−Es broma. −Hermione adoraba a Taylor era como un hermano mayor, que siempre había cuidado de ellos, y lo abrazo. −Era broma. −Y miro a sus padres. −El es un gran empresario y siempre tiene ideas innovadoras.



« Capítulo 06 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 08 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.