Historia al azar: Erase una vez...
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Una vida sin magia, la vida continua (2ª parte) » Capítulo 03
Historia terminada Una vida sin magia, la vida continua (2ª parte) (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 1 de Mayo de 2015, 08:22
Actualizada el Viernes 24 de Julio de 2015, 07:22
[ Más información ]

Capítulo 03

Bien, te dejo que ya estoy llegando, te amo.

−Te amo, nos vemos a la hora de comer.

Sí. −Y colgó.

−Señor ya estamos. −Dijo uno de sus guardaespaldas.

−Bien, hoy no saldré así que tenéis la mañana libre.

−Nos iremos a entrenar al gimnasio.

−Si os necesito ya os llamaría. −Draco salió del coche y se dirigió a su oficina, donde se dedico toda la mañana a hablar con Theo y Blaise sobre la nueva inversión y como él había imaginado habían aceptado.

Además tanto Theo como Blaise tenían ya sus herederos en las empresas y se podían ocupar de otras cosas, sus hijos habían aceptado gustosos ocuparse de las empresas familiares.

Contento de saber que sus amigos estarían con él en su nueva aventura se puso a trabajar.

Unas semanas más tarde, un día Draco estaba trabajando en su despacho, cuando empezó a sonar su móvil, sin dejar de trabajar lo cogió.

−Sí.

Papa soy yo, Violeta esta en el hospital, ya va a tener al bebe.

Al escuchar que ya pronto su nuera tendría a su hijo, dejo de trabajar y se puso de pie. −Ahora mismo voy, no tardare mucho en llegar, ¿has llamado a los Zabini y a tu madre?

Si, no tardes, te quiero a mi lado.

−No tardare, dame media hora.

Si.

Draco colgó y cogiendo su abrigo salió de su despacho, donde Anna estaba allí trabajando, su secretaria llevaba toda la vida trabajando a su lado, y era una más de la familia.

−Anna ya me voy, Orión ha llamado, Violeta esta en el hospital.

La secretaria asintió. −¿Quieres que avise a alguien?

−No sé si han llamado a mis tíos ¿lo puedes hacer?

−Ahora mismo.

−Gracias, voy a avisar a Taylor.  −Draco se despidió de su secretaria y entro en el despacho de su amigo. −Tay.

El hombre dejo de trabajar y miro a su jefe. -Dime.

−Orión, me ha llamado y me ha dicho que Violeta está ya en el hospital.

−Pues vamos. −Taylor se levanto y cogiendo su abrigo se fue con él.

Un rato después, en el hospital donde trabajaba Luna llegaban todos.

−Draco. −Hermione se acerco a su marido. −Acabo de llegar, espero que no nos hagan esperar mucho.

−Yo tampoco, pero de momento tendremos que esperar. −Se sentó al lado de Pansy y Blaise y vio que Eric no estaba por ningún lado. −¿Y Eric?

Blaise miro a su amigo. −Ha tenido que viajar, tenía que ir yo, pero no quería dejar a mi hija sola, así que Eric ha dicho que el iría, que volvería cuanto antes.

−Seguro que lo hará, sabes que Eric adora a su hermana.

−Sí.

Casi una hora más tarde, Orión salía de la sala de partos y se acerco a su familia. −Ha sido un niño, tanto Violeta como el bebe están bien.

Al escuchar que los dos estaban bien, sonrieron. −¿A quién se parece?

−A mi tío. −Dijo Orión mirando a Blaise. −Es como tú, pero tiene los ojos castaños.

−Espero que de carácter no se parezca. −Dijo Pansy abrazando a su marido que la miraba ofendido.

−Yo soy muy bueno.

−Mucho. −Riéndose miro a su yerno. −¿Cuándo los podremos ver?

−Los están lavando.

−¿Qué nombre le vais a poner?

−Como ya el primer niño tiene el nombre de mi tío, habíamos pensado en ponerle un nombre de la familia Malfoy.

−Me parece bien.

Orión miro a su padre. −Queremos que tu le pongas el nombre.

−¿Yo?

−Sí.

−Sera un placer. −Draco sonrió a su hijo y miro a todos. −¿Qué os parece Cygnus?

−Cygnus Malfoy Zabini, me gusta. −Hermione miro a su hijo. −¿Qué te parece?

−Me encanta, voy a hablar con la enfermera para decirle que el bebe ya tiene nombre.

−Estupendo, nosotros nos quedaremos aquí, no tardes.

−No. −Y se fue corriendo.

Media hora más tarde, las enfermeras dejaban pasar a la familia para ver a la madre y al nuevo integrante de la familia.

Las abuelas se acercaron y vieron al bebe, tenía la piel de color chocolate, y se enamoraron de el al instante.

−Es hermoso. −Dijo Pansy acercándose a su hija y dándole un beso. −¿Cómo estás?

−Cansada, pero muy bien, al saber que mi bebe está bien.

−Sí, ¿te gusta el nombre que le hemos puesto?

−Mucho, es un nombre hermoso. −Violeta sonrió a su marido que estaba a su lado cogiéndole de la mano. −La próxima será una niña.

−Seguro, pero será más adelante, creo que ahora con dos niños tenemos más que suficiente.

−Sí que tenemos suficiente.

Hermione se acerco a su nuera y la abrazo. −Felicidades hermosa, pero creo que ahora nosotros nos tenemos que ir, tu estas cansada y tienes que descansar.

−Gracias tía.

−De nada. −Y miro a los demás. −Vámonos.

−Sí. −Draco miro a su hijo. −Tomate una semana libre no tienes prisa por volver a la oficina.

−Gracias, y sí que me tomare una semana libre.

−Estupendo. −La familia se fue despidiendo de Violeta y Orión y cada uno se fue por su lado.

Unos días más tarde, Draco reunía a Jack, Taylor, Sirius y a su hijo Scorpius en su despacho.

−¿Para qué nos has reunido? −Pregunto Scorpius.

−Ahora lo sabrás. −Draco los miro. −Como sabéis cuando han ido naciendo los niños he ido arreglando mi testamento, para que nadie se quedara sin nada, y ahora que ha nacido Cygnus lo quiero añadir. −Y miro a su hijo mayor. −Eres el mayor, y como tal se que tu cuidaras de tus hermanos menores.

−Sabes bien que lo hare.

−Lo sé. −Y miro a Sirius. −Aunque nunca he tocado el dinero mágico que tengo, sé que es mucho, y como hace años te dije quiero que sigas siendo el que cuides de esa parte.

−Y lo seguiré siendo. −Si Draco antes tenía mucho dinero, ahora tenía el doble o mucho mas, era un hombre muy rico, y mientras el viviera seguiría ocupándose de que nunca les faltara nada ni a sus sobrinos ni a sus hijos.

−Gracias. −Y miro a sus amigos muggles. −Sois en las personas en quienes más confió y sé que no dejareis que nadie se aproveche de ellos.

Taylor miro a su amigo un momento y luego su vista fue a su ahijado, Draco le había hecho el honor de nombrarle el padrino de Scopius y más que su ahijado lo quería como un hijo y el menos que nadie quería que nada les ocurriera, los protegería volviendo a prestar atención a su amigo le dijo: −Cuidaremos de todo.

−Lo sé. −Draco le entrego un papel a Jack. −Teniendo en cuenta los nuevos negocios que hemos hecho, he arreglado el testamento de esta manera, Scorpius al ser mayor, tendría la presidencia de la empresa, pero no podrá tomar ninguna decisión sin el consentimiento de Orión, Casiopea está estudiando medicina y sé que no se quiere ocupar de la empresa así que no la obligare pero ella como mi hija tiene acciones y también es dueña, así que está en la junta, Taylor seguirá siendo el vicepresidente y cuando se jubile, Adrian será el nuevo vicepresidente.

Scorpius miro a su padrino. −Tu hijo es más que bienvenido en mi equipo.

−Gracias.

Draco sonrió y los miro. −Hace dos años que cambie mi testamento, justo cuando nació Blaise, ahora solo he cambiando algunas cifras lo demás sigue igual, Scorpius, Orión y Casiopea tendrán el 50% de todo lo que tengo, y el otro 50% se lo quedaran los niños.

−¿Qué pasa con mi madre? −Pregunto Scorpius.

−Tu madre es muy tozuda. −Dijo Draco suspirando. −Le he dicho mil veces que quiero ponerla en el testamento, pero ella no quiere, dice que tiene más que suficiente con nuestra cuenta conjunta, que no necesita más dinero para vivir, así que por eso no la pongo.

−Ya sabes cómo es Hermione. −Dijo Sirius mirando a su sobrino. −A ella nunca le ha interesado el dinero y prefiere que vaya a manos de vuestros hijos y vuestros nietos.

−Lo sé. −Y miro a su hijo. −Además se que tu nunca la dejaras desprotegida.

−Nunca, es mi madre.

Draco asintió y le entrego otro papel a su tío. −Esto es mi testamento mágico, como con el muggle todo irá a mis hijos y mis nietos, y aunque ellos no quieran ocuparse de ello, es suyo.

−Me ocupare de comprobar exactamente lo que tienes, hace mucho que no lo miro.

−Gracias. −Y los miro. −Sé que soy joven aun, pero el patrimonio Malfoy, es muy extenso y no quiero que nadie se quede con cosas que no son suyas.

−Y nadie se quedara con él. −Jack miro a su amigo y jefe. −Esta misma tarde, iré a un notario para que lo firme y lo registrare para cuando llegue el momento.

−Gracias. −Y les sonrió. −Y ahora que ya hemos hablado de esto, tengo que seguir trabajando así que fuera.

Los hombres asintieron y se fueron.

Draco sabía que su familia cumpliría su última voluntad, así que no se tenía que preocupar de nada, una vez hablado de eso que aunque no le gustaba hablar de muerte era necesario para proteger a todos, volvió a su trabajo.

El tiempo fue pasando y pronto estuvieron en Londres para celebrar la navidad, aunque no la acostumbraban a celebrar allí pues preferían su ciudad, de vez en cuando la celebraban en la capital inglesa para que los hijos de Sirius y Remus que tenían sus amigos allí pudieran verlos.

Ese día Hermione, había cogido a Casiopea y habían decidido irse de compras madre e hija.

Llevaban varias horas comprado y ya tenían las manos llenas cuando llamaron a la mujer mayor.

Hermione se giro y al ver quien la llamaba se quedo blanca como el papel, ni en sus sueños esperaba volver a verla después de más de 30 años.

Casiopea preocupada por su madre la miro. −¿Mama que pasa? ¿Estás bien?

Al escuchar la voz de su hija, Hermione la miro. −Estoy bien, vámonos. 



« Capítulo 02 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 04 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.