Historia al azar: Mi boda soñada
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Una vida sin magia, la vida continua (2ª parte) » Capítulo 33
Historia terminada Una vida sin magia, la vida continua (2ª parte) (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 1 de Mayo de 2015, 08:22
Actualizada el Viernes 24 de Julio de 2015, 07:22
[ Más información ]

Capítulo 33

−No lo sé, pero mejor les llamamos y si no estuvieran despiertos les dejo un mensaje. −Y sin esperar más tiempo cogió su teléfono y marco el número de su familia y como siempre no tardaron mucho en responderle.

Draco ya creí que no nos llamarías estaba a punto de meterme en la cama.

−Lo siento abuelo, pero es que nos hemos pasado todo el día descansando, hemos llegado a unas escaleras y las vamos a empezar a subir.

Eso era lo escalonado, nos preguntábamos que era. ¿Hay muchas?  

−Ni idea pero no se ve el techo, así que si.

Pues empezar y ya cuando nos levantemos os llamaremos de nuevo para saber cómo os van las cosas.

−Estupendo, abuelo buenas noches, descansa.

Lo hare. −Y despidiéndose colgó.

Draco guardándose el teléfono los miro. −¿Empezamos?

−Empecemos antes de que cambie de opinión se ven muchas. −Y sin decir nada mas, se pusieron a subir escaleras.

Casi dos horas más tarde, aun no habían terminado, y aun no veían el fondo.

−¿Pero cuantas hay? ¿Alguien las está contando?

−Me perdí en las 1100 escaleras.

Draco los miro. −Vamos a hacer otra hora de escaleras y si no vemos el final nos sentamos y descansemos.

−Me parece bien. ¿Pero que dice el mapa?

−El mapa dice lo mismo desde que hemos empezado, no hay final, vamos. −Poniéndose el primero siguieron subiendo escaleras.

Llevaban casi dos horas más al final no habían descansado pues querían terminar con esa parte cuanto antes, cuando Draco vio que en el mapa ya no había más escaleras, pero antes de decir nada quería estar seguro, siguiendo subiendo escaleras de pronto apareció un pasillo.

−Chicos ya estamos, el mapa muestra un pasillo.

−Genial, ya era hora.

−Pues sí, porque ya no siento ni mis pies ni mis piernas.

−Cuando lleguemos nos sentamos y comemos algo, y ya cuando hayamos descansado seguimos,  porque no creo que ahora podamos hacerlo.

−Sí, vamos que ya queda poco. −Haciendo un último esfuerzo terminaron de subir las escaleras, al llegar se sentaron y quitándose las botas y los calcetines dejaron que sus pies tomaran aire.

−Poneros agua, no sacaremos las cosas pero las cantimploras tienen agua así que la podemos usar.

Los chicos fueron mirando sus cantimploras y muchas estaban vacías, pues durante la subida habían estado bebiendo agua.

−Draco creo que vas a tener que sacar la cantimplora grande, casi no nos queda agua.

−Pues la saco, no hay problemas. −Abriendo su mochila saco una cantimplora de casi 10 litros que estaba bajo el hechizo de la reducción y haciéndola grande dejo que sus compañeros cogieran agua para beber y para ponérsela en los pies. −Ahora descansaremos y luego nos ocuparemos de dibujar el final de las escaleras.

−Yo he ido haciendo fotos durante toda la subida. −Dijo Linda.

Draco le sonrió. −Por eso estabas tan cansada.

−Sí, pero no ha sido nada, creo que esta parte ha sido la más difícil de momento.

−Sí, espero que ya no tengamos que subir más escaleras, ahora no se vosotros, pero quiero dormir un rato. −Acostándose en el suelo con la cabeza apoyada en su mochila cerró los ojos y poco a poco se fue quedando dormido, y los demás también esas escaleras habían sido muy difíciles y lo único que querían era dormir.

−Draco despierta. −Tristán lo miraba divertido. −Ya todos estamos despiertos menos tu, eres todo un dormilón.

−Me lo dicen a menudo, ¿Cuánto hemos dormido?

−Casi cuatro horas, y nos ha ido bien, cuando nos hemos ido despertando hemos ido ocupándonos del trabajo de siempre, escribir en el cuaderno, dibujar pero ya hemos terminado así que los dormilones como tu tenéis que despertaros.

−Gracias por dejarme dormir tanto.

−No te preocupes, es normal todos estábamos cansados, ponte los calcetines y las botas que continuamos.

−Sí. −Draco se puso su calzado y levantándose se coloco la mochila y volvieron a caminar, casi una hora después llegaban a una gran sala llena de columnas. −Creo que ya tenemos una nueva sala. −Y miro a los demás. −¿Qué os parece?

−Que nunca había visto una sala tan grande, y tiene cientos de columnas.

−Muchas, creo que tendríamos que irnos al final y poner las tiendas de campaña y empezar a trabajar, hace una hora que nos hemos despertado aunque hemos dormido en el suelo, así que no estamos nada cansados.

−Pues a trabajar. −Y se fueron al final de esa sala encontraron dos dragones de piedra. −Esta es la primera vez que nos encontramos algo parecido.

Los chicos emocionados se quedaron mirando un rato las estatuas hasta que se pusieron a poner las tiendas, cuando terminaron Draco cogió el mapa. −Yo me paseare por la sala para marcarla.

−Yo iré contigo, para ir haciendo fotos desde diferentes puntos de la sala y de las columnas.

−Los demás escribiremos o haremos los dibujos de la sala.

−Sobre todo los dragones, hay que dibujarlos.

−Voy a hacer tres dibujos, dos de los dragones solos y otro con la puerta. −Le dijo Mike.

−Estupendo, nosotros ya nos vamos, que por lo que veo la sala es grande. −Draco y Cal se fueron y estuvieron andando hasta que encontraron unos hipogrifos de piedra con otra puerta.

−Esto es nuevo. −Cal hizo las fotos y miro a su amigo. −Ahora tendremos que ver porque camino es.

−No hay prisa. −Draco dejo que hiciera otras fotos y se fue a seguir caminando, hasta que llegaron al otro lado, y allí se encontraron dos pegasos y otra puerta.

−Esto cada vez es más interesante. −Cal sonrió a Draco. −Vamos a estar muy ocupados.

−Mucho, antes de salir de esta sala la trabajaremos bien, no podemos dejarnos nada.

−No, que para eso estamos aquí. −Y volviendo con los demás Cal los miro. −¿Sabéis lo que nos hemos encontrado?

Los demás dejaron de hacer lo que estaban haciendo y los miraron sin saber. −Ni idea.

−Dos hipogrifos de piedra y al otro lado dos pegasos, pero lo mejor es que tienen dos puertas.

Los chicos se los quedaron mirando con la boca abierta. −¿Estáis bromeando?

−Ni mucho menos. −Draco se rio ante la cara que habían puesto sus amigos. −Podéis ir a dibujarlas y así ya las tenemos, y ahora voy a ponerme a hacer la comida, tengo hambre. −Cogiendo los ingredientes se puso a cortarlos para empezar a preparar la comida.

−Mientras Draco cocina Mary y Jason irán cada uno a un lado a dibujar los hipogrifos y los pegasos, cuando terminéis, volvéis y comeremos y entonces decidiremos por dónde ir. −Les dijo Tristán.

−Sí. −Y de nuevo se pusieron a trabajar, mientras Draco en un lado se había colocado los cascos de su mp3 y cocinaba, estaba de muy buen humor sabía que eso era una nueva pista para encontrar la ciudad de Grissauld que tanto deseaba, algo le decía que ya les quedaba poco para encontrarla.

Unas horas después ya habían terminado de comer, e incluso se pusieron a dormir mientras los demás terminaban su trabajo.

−Ya hemos terminado aquí. −Draco los miro. −Hemos dibujado toda la sala desde varios puntos y también hemos hecho muchas fotos, ahora tenemos que seguir el camino, ¿por dónde vamos? ¿Dragones, hipogrifos o pegasos?

−Hipogrifos. −Tristán los miro. −Da igual el camino, ahora lo importante es llegar hasta la ciudad, ya cuando estemos allí y sepamos donde esta entonces volvemos y recorremos el camino que nos falta para terminar de revisar todo bien.

−Ni yo mismo lo podría haber dicho mejor. −Dijo Draco riéndose.

−Pues ya nos podemos ir. −Cogiendo las mochilas se fueron hasta la entrada de los hipogrifos y empezaron a recorrerlo, casi media hora más tarde llegaron a una puerta. −Ha sido muy sencillo.

Draco los miro. −No puede ser tan sencillo, hemos caminado casi 500 kilómetros la ciudad no la encontraremos tan sencillamente. −Y entrando en la sala vio que había cientos de espejos.

−¿Espejos? −Pregunto Jason.

El joven Malfoy entro más en la entrada y fue a mirarse en un espejo y entonces vio a Molly, nada más verla supo lo que eran. −Fuera todos. −Y miro a sus compañeros. −Es una trampa, fuera.

−¿Qué pasa?

−Primero vámonos. −Haciendo caso a Draco, todos salieron cuando estuvieron a una distancia prudencial miraron a su amigo para que les explicara. −Son espejos Oesed.

−¿Espejos Oesed, que son?

−Esos espejos reflejan lo que uno más desea, mi abuela me explico que cuando ella iba a la escuela, el señor Potter se encontró uno, vámonos a la otra sala, no quiero seguir más tiempo aquí. −Y poniéndose a caminar se fueron alejando poco a poco de la sala.

−¿Cómo has sabido que eran espejos Oesed?

−Porque me ha mostrado lo que yo mas deseo.

−¿La ciudad de Grissauld?

−No. −Draco los miro. −En la escuela fuimos algo así como amigos, aunque nuestras familias casi no se tratan, la vi de nuevo antes de la expedición.

−La chica pelirroja, es muy hermosa. −Le dijo Jason.

−Lo es, se llama Molly Weasley.

−¿Es familiar del tipo que nos negó la subvención?

−Primos, pero no tienen nada que ver, mientras que el padre de Molly es un buen tipo, el padre de Hugo es un idiota integral, es por su culpa que mis abuelos tuvieron que huir a Estados Unidos y empezar una nueva vida bien lejos de todos. −Y los miro. −No os voy a aburrir con la historia, pero esos espejos son como una droga si te quedas cinco minutos allí entonces no te quieres alejar pues como os he dicho muestra lo que uno más desea.

−¿Cuántos años tenía el señor Potter cuando se lo encontró?

−11 años estaba en su primer año en Hogwarts, mi abuela me dijo que el profesor Dumbledore tuvo que cambiar el espejo de lugar para que el señor Potter no lo buscara mas, y sirvió se olvido de él.

−Por lo que cuentas, son muy peligrosos.

−Lo son, te puedes quedar prendado de lo que has visto y sin que te des cuenta te olvidas de comer y de que el tiempo va pasando.

−Gracias por el aviso y sacarnos de allí lo más rápido posible.

Draco les sonrió. −Somos un equipo y terminaremos juntos la expedición, ahora nos iremos a la otra sala.

−Vamos. −Mary lo miro. −¿Ha salido la sala en el mapa?

−Con todo esto ni lo había mirado. −Draco presto atención al mapa y vio que efectivamente sí que había salido. −Ha salido.

−Habrá que tener cuidado para que nadie entre allí.

−Sí, pero ahora nosotros no podemos hacer nada, tenemos que seguir.



« Capítulo 32 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 34 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.