Historia al azar: Rozas Blancas
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Una vida sin magia, la vida continua (2ª parte) » Capítulo 23
Historia terminada Una vida sin magia, la vida continua (2ª parte) (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 1 de Mayo de 2015, 08:22
Actualizada el Viernes 24 de Julio de 2015, 07:22
[ Más información ]

Capítulo 23

−En serio, mis abuelos tuvieron a mi padre cuando tenían 16 años y luego a los 20 tuvieron a mi tío y a las 21 a mi tía, mis padres me tuvieron con 19, así que ahora entenderás porque tengo una familia tan grande, porque han tenido a sus hijos muy temprano, luego están mis tíos Sirius y mi tío Remus ellos han tenido dos hijos cada uno, y estos ya tienen hijos, y luego está el padrino de mi padre que tiene dos hijos mas, y luego los mejores amigos de mi padre, que son dos y uno tiene dos hijos y otro tiene tres y como antes, todos tienen hijos, aunque algunos no son familia de sangre, mi abuelo los considera sus hermanos así que hacemos todo juntos, navidades, vacaciones de verano y cosas así.

−El tiene razón. −Tristán los miro. −He conocido parte de su familia, y aunque son muchos nunca he escuchado ni un solo grito ni mirarse mal.

−Eso es porque estas tu, y los invitados siempre imponen.

−No es cierto. −Draco los miro. −Mis abuelos llevan juntos más de 40 años y nunca los he escuchado gritarse y mis padres tampoco, tanto es así que todos juntos vivimos en una gran casa en América.

Los chicos lo miraron sin terminar de creérselo.

−Ya lo veréis cuando estemos en Londres. −Y miro a Tristán. −Este año iremos a Londres, mi familia tiene una gran biblioteca, los mayores decidieron donar los libros que tenían y abrieron una biblioteca pública, es la más grande del país y mi tía Lyra es quien se ocupa de llevarla, aunque es publica hay normas muy estrictas y si algo es conocido la familia Black, es que pase lo que pase las normas están para cumplirse, y hablare con el director de mi antigua escuela, para pedirle permiso para mirar en la biblioteca.

−¿A qué escuela fuiste? −Pregunto Mary.

Draco la miro. −Nunca te había escuchado hacer tantas preguntas.

−Es que estoy pensando si quiero participar en tu investigación.

−Eres más que bienvenida, de momento solo somos 3 y necesitaremos mucha gente, y respondiendo a tu pregunta, fui a Hogwarts.

−¿Hogwarts? Escuche que allí hará casi 40 años hubo una gran guerra, donde murió mucha gente.

−La hubo. −Draco los miro. −Lord Voldemort se quiso hacer con el poder del mundo mágico, él y sus mortifagos mataron a mucha gente, muggles e hijos de muggles.

−Veo que sabes bien de ello.

−Lo sé, mis bisabuelos por parte de mi abuelo fueron mortifagos que murieron allí, además mi abuelo tuvo que huir con mi abuela cuando se enteraron de que estaban esperando a mi padre, mi abuelo es un sangre limpia como los llaman, y mi abuela una hija de muggles, muchos no aceptaban que estuvieran juntos y sé que aun hay gente que no les gusta verlos juntos. −Y se puso a cenar como si nada. −Entonces seremos cuatro de momento, me gustaría que por lo menos fuéramos ocho, si conocéis a alguien más que quiera participar en la expedición que os lo diga y entonces seremos más, esto está realmente bueno. −Dijo masticando feliz, estaba hambriento y ahora que ya había terminado sus exámenes se podía relajar, no podía estar nervioso por las notas que sacaría, pues no era cosa de él, era cosa de los profesores que los corregían.

Los otros al ver que ya no hablaría más, se pusieron a cenar.

Al día siguiente, Draco se quedo hasta tarde en su cama y casi al mediodía se puso a recoger sus cosas, en dos días se graduarían y no quería tener que recoger todo en el último momento.

Después de recoger, menos un par de cosas que necesitaría, se fue a comer y cuando termino se acerco al tablón de anuncios, donde anunciaban los que habían conseguido graduarse.

−Draco estas el primero. −Tristán le señalo su nombre. −Has sacado la nota máxima, felicidades, ya eres un graduado.

El chico lo abrazo feliz. −Eso es estupendo, ahora hay que buscar el tuyo. −Y entre los dos lo buscaron y no tardaron mucho en encontrarlo, era el número cinco. −Estas en el top 10.

−Sí. −Tristán abrazo feliz a Draco y miro a Jason. −¿Te has graduado?

El chico parpadeo un momento y lo miro. −Lo he hecho, estoy en el numero 12.

−Felicidades, ahora los tres lo vamos a ir a celebrar, que bien nos lo merecemos.

Jason asintió sonriendo, por fin después de cinco años y dos intentos había conseguido graduarse, y no solo en la universidad mágica, sino también la muggle, ahora ya se podía relajar hasta que llegara el momento de empezar junto a sus amigos la investigación

−Señor Malfoy. −Un profesor se le acerco. −Felicidades por ser el numero uno y por tu graduación.

−Gracias señor.

−De nada, como eres el primero de tu promoción te toca decir un discurso y me gustaría que participaras en mi nueva expedición.

−Gracias señor, pero ya tengo planes. −Draco le sonrió. −Este verano me voy a dedicar a estudiar sobre Grissauld a ver si la encuentro.

El profesor lo miro. −Esa ciudad es una leyenda.

−Lo sé señor, pero es lo que quiero hacer, gracias igual por su invitación, y escribiré mi discurso.

−Bien. −El profesor lo miro un momento y se fue frustrado, él quería tener en su equipo al mejor alumno de ese año, pero no podría ser.

−Eres un idiota. −Un chico se le acerco. −Ese profesor está considerado una eminencia en el campo de la historia y has rechazado una invitación personal para su nueva expedición para irte a buscar una ciudad que nunca encontraras.

−Si tanto quieres que acepte esa invitación, acéptala tu, yo paso. −Y miro a sus amigos. −Ahora vamos a celebrar que ya somos graduados y luego me ayudáis con mi discurso, ni idea de lo que escribir. −Y sin hacer más caso a los otros, los tres amigos se fueron.

Un par de días más tarde, los graduados estaban sentados en sus sillas, mientras la directora hablaba.

−Felicidades a los graduados, de esta promoción, ahora nuestro mejor alumno Draco Malfoy, nos dirá unas palabras. −Aplaudiendo, vieron como Draco se levantaba y se acercaba.

−Buenos días y gracias a todos por venir. −Draco miro a sus compañeros y los invitados. −El primer libro que leí sobre historia, fue el de Hogwarts, nada mas leerlo me apasiono, luego fui leyendo otros muchos, libros que hablaban sobre ciudades antiguas y misteriosas que habían desaparecido, cuanto más leía sobre ese tema, mas quise encontrarlos, cuando tenía 11 años decidí que sería historiador y arqueólogo, los profesores de este centro nos han enseñado a mis compañeros y a mí, esas antigüedades maravillosas, espero que todos nosotros encontramos nuestra propia ciudad o nuestro tesoro perdido, gracias a todos por esta aquí, en este día tan importante, en el que dejamos de ser estudiantes para pasar a ser historiadores y arqueólogos. Gracias.

El público empezó a aplaudir, la directora le dio las gracias por su discurso y viendo como Draco volvía a su puesto, empezó a llamar a los alumnos para entregarles sus diplomas.

Cuando todos los alumnos recibieron sus diplomas, la directora dijo unas últimas palabras y los recién graduados se levantaron y le aplaudieron.

−Cariño felicidades. −Le dijo Ariadna abrazando a su hijo. −No solo has conseguido una carrera sino que tienes dos.

−Gracias. −Y abrazo a su abuela.

Draco estaba recibiendo, las felicitaciones de su familia, cuando uno de sus profesores se le acerco.

−Draco felicidades por tu graduación.

El chico lo miro. −Gracias profesor.

−Ya he escuchado, que piensas ir a buscar la ciudad mágica de Grissauld.

−Si profesor, algunos piensan que pierdo el tiempo, pero yo creo que si no lo intento, nunca sabré si es verdad o solo un cuento que se inventaron unos cuantos.

El profesor le sonrió. −Estoy seguro que si existe, tú la encontraras, si necesitas cualquier cosa, no dudes en pedírmela.

−Gracias profesor.

−De nada, ahora te dejo que tengo que ir a hablar con otros recién graduados.

−Si profesor. −Y volvió a prestar atención a su familia.

−Ahora iremos a comer a un restaurante. −Draco miro a su nieto. −Hemos hecho una reserva en un restaurante al lado de la playa, se lo mucho que te gusta el marisco.

−Gracias abuelo, recojo mis cosas y nos podemos ir.

−Voy contigo. −Dijo Scorpius y miro a su padre. −Esperarnos en el restaurante, no tardaremos mucho.

−No tardéis. −Y la tropa Malfoy, Lupin y Black se fueron.

Draco y su padre estaban saliendo del edificio donde se encontraban los dormitorios, cuando se encontraron a un grupo.

−Draco ya creíamos que te habías ido.

−Justo ahora me voy, ya he recogido mis cosas y mi familia me está esperando para comer.

−No tardaremos mucho. ¿Ya tienes el grupo formado para la expedición a Grissauld?

−No, somos cuatro de momento, muchos piensan que me he vuelto loco y no quieren participar.

−No te preocupes por esos. −Le dijo su padre. −Tú tienes que hacer lo que quieres.

−Lo sé papa. −Y miro a sus compañeros. −El es mi padre Scorpius Malfoy.

−Un placer señor. −Los alumnos saludaron al señor Malfoy volvieron a su compañero. −¿Podemos ir?

−¿En serio queréis ir?

−Es lo que queremos hacer, creemos que si todos unimos fuerzas podemos conseguir algo, puede que no la encontremos puede que sí, pero será interesante buscarla.

−Sois más que bienvenidos. −Cogiendo un papel apunto su móvil, y la dirección de su casa, el valle Malfoy y la del ministerio de Londres. −Aquí me podéis encontrar, siempre llevo mi móvil conmigo, así que si me llamáis os contestare.

Scorpius miro a su hijo. −Apunta mi teléfono, por si acaso.

−Gracias. −Y apuntando el número de su padre, les entrego el papel. −Mañana vuelvo a Londres, descansare un par de días y el lunes ya empezare a trabajar.

−Entonces nos vemos el domingo.

−Sí, nos vemos y gracias por apuntaros.

−No, gracias a ti, por dejarnos participar.

El chico asintió y se fue con su padre, al llegar al restaurante, se acerco emocionado a su familia.

−Abuelo, ya tengo a mi grupo para la expedición.

Draco al escuchar a su nieto, se levanto y le sonrió. −Eso está muy bien, ¿Quiénes se han apuntado?

−Unos compañeros de clase, cuando estábamos recogiendo mis cosas se han acercado.

−Felicidades ya tienes tu grupo, ahora a comer que seguro que tienes hambre.

−Sí. −Draco se sentó al lado de su abuela y cogió la carta para pedir, estaba realmente contento, se había graduado y ya tenía su equipo para preparar su expedición, nada podía estropearle su día.

−¿Es aquí? −Pregunto un chico delante de una gran verja forjado.

−Sí. −Otro chico le señalo el papel que unos días atrás Draco les había dado nada más graduarse.

−¿Chicos y esas caras? -Les pregunto Tristán, se les acercaba con Jason y Mary.

−¿Es que no sabemos si es aquí, donde vive Draco?

−Es aquí. −Tristán les sonrió y se acerco a un botón que estaba a un lado de la verja, tocándolo espero a que le respondieran.

¿Sí? −Pregunto una voz.

−Venimos a ver a Draco, somos compañeros de universidad.

Adelante, sigan el camino principal. −Y nada mas decir eso, las grandes puertas de hierro se abrieron.

Tristán empezó a caminar, pero se paro cuando los demás no se movieron. −Vamos, si no las puertas se cerraran y no querréis que pique de nuevo, la familia de Draco no es partidaria de las bromas, y si pico de nuevo pensaran que me estoy burlando de ellos, así que vamos.

Los chicos se apresuraron a seguir a Tristán, lo que menos querían era que alguien se enfadara con ellos.

−¿Por qué ha dicho que siguiéramos el camino principal, que hay más cosas?



« Capítulo 22 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 24 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.