Historia al azar: Maldición de una serpiente
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Una vida sin magia, la vida continua (2ª parte) » Capítulo 11
Historia terminada Una vida sin magia, la vida continua (2ª parte) (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 1 de Mayo de 2015, 08:22
Actualizada el Viernes 24 de Julio de 2015, 07:22
[ Más información ]

Capítulo 11

−Yo me ocupare de todo. −Dijo Chris, antes de que los chicos pudieran decir nada, durante todos los años que llevaba trabajando en la empresa, se había ocupado perfectamente de grandes proyectos, así que podía ocuparse bien de este. −Tendremos para el día de la fiesta 20 cascos, para que los invitados lo prueben.

−Bien. −Draco les sonrió. −Ya os podéis ir, que tenéis mucho trabajo.

−Sí. −Los Malfoy y Chris se fueron, mientras los demás se quedaban en la sala.

Draco miro a su tío. −¿Te quedaras en la ciudad?

−Me quedare, Leo esta allí.

−¿Puedes pedirle que vaya a buscar a Draco a la escuela?, así no tendremos que viajar tanto.

−Lo hare, y de paso que recoja a los Snape y los traiga.

−También quiero que vengan los Potter y los Weasley.

−¿Por qué? −Pregunto Sirius.

−Es un proyecto muy importante para mis hijos, y aunque Potter no se ocupe de sus negocios, se que él tiene una empresa muy importante, y George y Fred seguro que disfrutan como niños del casco, no es por nada mas, solo eso.

−Está bien. −Sirius al escuchar a su sobrino asintió, la verdad es que Harry tenía una gran empresa y aunque él no se había ocupado de ella, siempre la había tenido y ahora era James quien se ocupaba de ella, siguiendo sus consejos.

Y Fred y George eran dos empresarios muy competentes, es normal que los quisiera allí.

−Gracias. −Y volvió a prestar atención a Taylor. −Como solo tendremos 20 cascos quiero que se haga un sorteo para que todos tengan la oportunidad de probarlo.

−Lo hare, y si ha hemos terminado, me voy tengo muchas cosas de las que ocuparme. −El hombre levantándose de su silla se fue.

−Nosotros también nos vamos, como ya estamos en la ciudad. −Le dijo Sirius. −No vamos a volver a Londres, es una tontería viajar tanto, voy a llamar a Leo y decirle lo que me has dicho.

−Sí. −Draco vio como su tío, Remus y Dora se iban y miro a Susan. −¿Qué harás tu?

−Tengo trabajo del que ocuparme y aunque mi oficina está en Londres, espero que tengas espacio para mí.

El hombre le sonrió. −Para ti siempre.

−Gracias guapo. −Y sin hablar nada mas, cada uno se fue a ocuparse de su trabajo.

Las vacaciones de pascua por fin llegaron y un día Draco bajaba del tren, pero en la estación no vio ni a sus padres ni a su abuelo.

−Draco. −Leo se acerco y le sonrió. −Hoy seré yo quien te lleve a casa.

El niño lo miro. −¿Y mi familia?

−Ya han terminado el casco, y pronto habrá una gran fiesta, así que todos están trabajando duro.

Al escuchar que el casco ya estaba terminado lo miro. −¿Lo podre probar?

−Claro que si, ¿nos vamos?

−Sí. −Y Draco se fue con su tío Leo.

−No vamos a casa, vamos al aeropuerto el avión está preparado para salir inmediatamente.

−¿No vamos con red flu?

−No, porque seremos muchos. −Leo le sonrió y cogiéndolo de la mano se lo llevo al valle Malfoy. −Dejaremos aquí las cosas para no ir cargados.

−Sí. −Draco dejo las cosas bien colocadas y cuando todo estuvo bien guardado se volvieron a aparecer delante del aeropuerto, a esa hora no había nadie así que se podía aparecer sin problemas.

Al llegar vio que ya estaban todos allí.

−Buenas tardes. −Leo les sonrió. −Ya podemos entrar, cuanto antes salgamos antes llegaremos.

−¿Iremos en avión privado? −Pregunto Harry.

−Sí, es lo más cómodo, seguirme. −Y los llevo por salas hasta que llegaron a una puerta, donde habían dos hombres, que por la pinta que tenían se notaba que eran guardaespaldas. −Buenas noches.

−Buenas noches señor Black, ya el avión está preparado, podemos salir cuando quiera.

−Gracias. −Leo miro a sus invitados. −Son los guardaespaldas de mi tío, aunque aquí en Londres no trabajaban, han venido para estar seguros de que Draco llegue a casa a salvo.

−Veo que Malfoy, es muy protector.

−Mucho, la familia Malfoy es una de las cinco familias más ricas no solo del país sino del mundo, y aunque tiene muchos amigos, también tiene muchos enemigos que harían cualquier cosa con conseguir uno de sus proyectos. −Leo sonrió a su sobrino. −Ahora cuando estemos en el avión, podrás hablar con tu padre.

−Sí. −Y todos se fueron a subir en el avión.

Draco se sentó en una silla y Leo que se sentó a su lado le paso su móvil.

El niño que se sabía el número de su padre de memoria le marco y no tardo mucho en contestarle.

Leo.

−Papa soy yo.

Draco, ¿Qué tal? Siento no haberte ido a buscar a la escuela.

−No pasa nada, mi tío dice que ya has terminado el casco.

Si, cuando estés en casa lo podrás probar.

−Genial.

Si, ahora me tengo que ir, nos vemos en unas horas, haz caso a tu tío.

−Sí. −Draco colgó y le dio el teléfono a su tío. −Tengo hambre.

Leo se guardo su móvil y le sonrió. −Es normal, has estado mucho tiempo en el tren, ahora cuando el avión despegue podrás comer.

−Sí.

No mucho tiempo después el avión por fin despegaban y como Leo le había dicho una azafata se acerco con un refresco y un gran sándwich, mientras Draco comía, los gemelos Weasley miraron a Leo.

−¿Cómo es ese casco?

Leo les sonrió. −Mis primos llevan más de un año preparándolo, si te lo pones puedes entrar en otro mundo.

−Los cascos virtuales son muy famosos. −Dijo Harry que estaba sentado a un lado.

−Lo son, y aunque hace tiempo que han salido y se venden por todos lados, mis primos lo han hecho mejor, ya ha sido probado y ha tenido mucho éxito, por eso la fiesta para enseñárselo al mundo.

−Ya tengo ganas de probarlo. -Le dijo Harry. −Me dejaran ¿verdad?

−Sigues siendo un niño. -Le dijo Ginny.

Harry la miro y le sonrió. −Claro, me gusta divertirme.

−Sí que lo podrás probar, pero en la noche de la fiesta, se hará un sorteo así que le tendrás que pedir a mi tío probarlo en otro momento.

−Se lo pediré, a ver qué me dice.

−Seguro que te deja. −Leo dejo de mirar al ahijado de su padre y miro a su sobrino que ya se había terminado el bocadillo. −¿Quieres descansar un rato?

El niño asintió. −Estoy cansado.

−Es normal, has viajado mucho. −Levantándose lo llevo a la única cama que había allí y después de ver que se quedaba dormido, volvió a su sitio y sacando su ordenador portátil empezó a trabajar.

Ocho horas más tarde, llegaban a un aeropuerto privado, donde nada más bajar vieron seis grandes coches, y Draco estaba allí.

−Abuelo. −El niño se acerco corriendo.

El hombre mayor le sonrió. −¿Qué tal?

−Genial, ¿puedo probar el casco?

−¿No tienes sueño?

−He dormido en el avión.

−Podrás probarlo. −Draco dejo de mirar a su nieto y miro a su sobrino. −¿Vienes con nosotros?

−Quiero ir a casa a bañarme, y ver a mi familia.

−Mi tía está en la oficina, tú hermana esta de compras con las chicas y mi tío se ha ido al zoo con las niñas.

−Entonces iré a casa y luego iré a la oficina.

−Como quieras. −Draco dejo de mirar a su sobrino y miro a su padrino. −¿Vas a mi casa?

−Sí, quiero ver a las niñas y a Alex.

−Bien. −Y miro a dos guardaespaldas. −Llevarlo a casa.

−Sí señor. −Uno de los guardaespaldas miro a Severus. −Por aquí por favor.

El hombre despidiéndose de su ahijado se fue con su mujer.

Draco miro a sus otros invitados, Harry, Ginny y James Potter que iba con una chica a la que no conocía, luego los garrapatas Weasley que seguían igual que siempre persiguiendo como perros al niño que vivió y por último a los gemelos.

−¿Qué haréis vosotros?

−Quiero probar el casco. −Dijo George o era Fred, Draco nunca los había podido diferenciar.

−Lo podrás probar antes de la fiesta, ahora se están dando los últimos retoques.

−Entonces nos iremos a pasear.

−Como quieras, ¿queréis que os acerque a algún lugar?

−No gracias, pasearemos, hemos estado pocas veces en la ciudad.

−Ok. −Y miro a los demás. −¿Qué haréis vosotros?

−Nos iremos a descansar al hotel, ¿Cuándo es la fiesta?

−Mañana por la noche.

−Entonces nos veremos allí, ¿me prestas un coche?

−Te lo presto. −Y miro otros dos guardaespaldas. −Llevarlos al hotel que quieran.

−Sí señor.

Draco miro a su nieto. −Nosotros nos vamos, en la oficina también está tu madre.

−Si abuelo. −Subiéndose en el coche, espero a que su abuelo se subiera y cuando los dos Malfoy estuvieron en el coche, se puso en marcha y se fueron, seguidos de otro coche.

−¿Cuántos guardaespaldas lleva? −Pregunto Harry a Leo.

−Acostumbra a llevar solo dos, pero como salía de la ciudad y venía a esta zona tan apartada a buscar a Draco, ha venido con otro coche, de cuatro guardaespaldas, en total seis, mi tío se toma muy en serio la seguridad de su familia, su mansión es como una pequeña fortaleza, nadie puede entrar sin el permiso de mis tíos y mis primos y mucho menos salir. −Se puso las gafas de sol y les sonrió. −Ya os lo dije en el avión, mis tíos tienen mucho dinero. −Y miro a uno de los guardaespaldas que estaban allí. −Ya nos podemos ir.

−Sí señor. −Y abriendo una puerta Leo entro y no tardo mucho en irse.

−Nosotros también nos tenemos que ir. −Harry miro a sus cuñados. −Estaremos en el Hilton, todos lo conocen así que si encontráis un taxi amarillo le decís que os lleve y lo hará.



« Capítulo 10 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 12 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.