Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
The magic ride » Capítulo 6
The magic ride (R15)
Por andypotter92
Escrita el Domingo 19 de Abril de 2015, 22:34
Actualizada el Domingo 10 de Febrero de 2019, 23:50
[ Más información ]

Capítulo 6

La navidad pasó rápidamente, la nieve comenzaba a ser menos y el sol irradiaba más calor que al comienzo del invierno justo con el inicio de año nuevo; Andy tenía que regresar a su trabajo, por lo cual tenía demasiado triste a su hermana.

-No quisiera que te fueras- dijo Dayra la mañana anterior al comienzo de las clases

-Tengo que irme- respondió Andy- además no me iré demasiado lejos

-¿Qué quieres decir?- pregunto

-Bueno, regresare a Londres

-Pero pensé que te quedarías en Francia

-Solo me iría a estudiar nada más, hace un tiempo que pedí mi traslado

-¡Qué bien!- Dayra solo se abrazó a su hermana, aunque todavía sentía cierto pesar en que se fuera- pero aun así te voy a extrañar

-Solo serán unos meses

-Supongo

Ambas chicas caminaban por los pasillos de castillo, en algunas horas los alumnos regresarían en el expreso y todo regresaría a su total normalidad. Llegaron a las enormes puertas de roble, que conducían hacia los terrenos.

-Tengo que irme- Andy abrazo a su hermana fuertemente

-Gracias por Kirwill

-¿Kirwill?- pregunto algo confusa

-Así se llama mi perro- explico Dayra- Kirllwill

-De tantos nombres existentes en el mundo, ¿fue el único que se te ocurrió?

-¿No te gusta?

-No tendrás problema alguno con la profesora McGonagall, tienes su permiso para tener un perro- evadió Andy la pregunta de su hermana- Te escribiré- De nuevo se enfrascaron en un abrazo

-Espero que en verdad me escribas

-Lo hare- Andy dio media vuelta, comenzando a caminar hacia los terrenos, rumbo a los límites del castillo, para poder desaparecerse- ¿Sabes que tendré problemas cuando mamá se entere de Kirlly?- pregunto volteándose, a mitad de camino.

-Sí, lo sé- grito Dayra entrando en el castillo, para evitar llorar.

El tiempo paso muy tranquilamente, a pesar de que Matt llego justo a tiempo para consolar a su amiga, la chica no podía evitar desear volver a ver a su hermana. Tal como había prometido Andy, siempre le escribía, por lo que se sentía mejor, y trataba de mantener ocupada la mente con los deberes. Tanto enero como febrero pasaron muy rápido, dando pie a Marzo y el inicio de primavera. Un día, para ser exactos, la mañana del martes de la segunda semana del mes, mientras que Dayra y Matt desayunaban, el habitual correo se hizo presente; como siempre la chica levanto la vista para buscar a Hermes, pero esta vez no llego la lechuza, en su lugar llego una para su amigo, con El Profeta en el pico.

Matt se sumergió en la lectura del diario, Dayra solo se limitó a terminar su cereal, pero un grito ahogado de su amigo, evito que se llevara la cuchara a la boca.

-¿Qué pasa?

-No puede ser- exclamo todavía sumergido en el diario

-¿Qué ocurre Matt?- pregunto

-Esto- le puso el periódico debajo de sus ojos para que leyera

 

INTENTO DE FUGA EN AZKABAN

A pesar de las fuertes y estrictas medidas de seguridad impuestas por el Ministerio, anoche un grupo de magos no identificados trataron de entrar en las celdas de máxima seguridad en donde se encuentran algunos de los más allegados al Señor Tenebroso.

El jefe de Aurores, el mismo Harry Potter, estuvo presente en la prisión para dar comienzo a las averiguaciones correspondientes, lo único que declaro fue lo siguiente:

"Estamos haciendo todo lo posible para encontrar a los culpables, no tenemos ningún registro de que algún mortifago haya escapado, aunque si podemos asegurar que algunos de los que atacaron, quizás sean familiares de algunos de ellos"

Por supuesto que uno de los que se tiene sospecha es del ex - mortifago Lucios Malfoy, y su hijo Draco por lo que el señor Potter declaro: "Si lo que buscan es venganza, ellos también están expuestos, todos los que lucharon en la guerra mágica lo están y corren peligro" "No dejaremos que ninguno de ellos lastimen a nuestras familias, pero mantendremos vigilados a ciertos sospechosos" continuo el Señor Weasley.

El resto de la página, lo tapaba varias fotos de mortifagos, algunos reclusos y otros muertos en batalla. Dayra se quedó algo sorprendida por este hecho, comenzaba a sentir cierta preocupación. Comenzaba a comprender por qué su hermana no le había escrito. Sin perder el tiempo, se paró de su asiento, tomando sus cosas.

-¿A dónde vas?- pregunto Matt desconcertado

-A la lechuceria- salió directo hacia la torre, para mandar una carta.

Saco un pedazo de pergamino y apresuradamente escribió, escogió una lechuza blanca del colegio y la envió a su hermana, esperando recibir la respuesta lo más pronto posible. Pero se equivocaba, Andy no le escribió hasta después de una semana.

Lamento responder hasta ahora, pero he tenido demasiado trabajo y en lo que respecta a lo ocurrido en Azkaban, no te voy a mentir, las cosas andan algo mal, han atacado algunos magos que pelearon en la guerra, nada grave, pero el ministerio sospecha que en verdad buscan venganza o quizás solo son algunos tipos que buscan información. No quiero que te preocupes por nada, pero estaría más tranquila si tú te cuidaras, estaremos bien.

Te quiero.

Andy

Dayra no sabía que sentir al respecto, por un lado su hermana se estaba enfrentando a un montón de locos asesinos, pero también le preocupaba sus padres. Ellos habían sido parte de la Orden del Fénix, y aunque lucharon algún tiempo en las sombras, no pudieron evitar luchar en la guerra de Hogwarts. Trato de mantener a un límite los nervios y la preocupación, pero las noticias de los ataques comenzaban a ser frecuentes, y aunque el Profeta no mencionaba nada en primera plana, lo hacía en las columnas más pequeñas, como si quisieran ocultar la verdad.

Marzo llego pronto a su fin, dando paso a Abril, por lo que Dayra comenzaba a tener más deberes debido que faltaba cerca de un mes y medio para los exámenes. Pero su preocupación aumento cuando en el Profeta apareció una nueva noticia, esta vez:

 

INTENTAN COLARSE EN EL MINISTERIO

Al parecer los mismos que intentaron la fuga en Azkaban ahora intentaron colarse en el ministerio, lo que ocasiono una fuerte batalla entre algunos aurores y los mismos, aunque no lograron su cometido, dejando a varios heridos, lo que ocasiono que el Ministerio de Magia tomara fuertes precauciones de vigilancia y seguridad del mismo, a cargo del mismo Ministro y el jefe de Aurores, quien cabe mencionar que él, junto con su cuñado y mejor amigo Ronald Weasley y su esposa, Hermione Granger, lograron entrar en el ministerio cuando estaba bajo las órdenes del Señor Tenebroso.

De nuevo la preocupación, pero también el miedo se hicieron presentes en Dayra, esta vez las cosas se complicaban, necesitaba saber que ella no era una de los aurores heridos. No se podía permitir en pensar eso; saco un pergamino y escribió.

Necesito respuestas. Ya no puedo evitar preocuparme por ti y mis padres, en especial por el hecho de que ellos pelearon en la batalla de Hogwarts, sin mencionar que me asusta el hecho que hayan querido entrar en el ministerio y, conociéndote sé que peleaste, y de saber que tú eres uno de los aurores heridos…por favor, necesito que me expliques que sucede. Espero que te encuentres bien. Te quiero.

La chica se quedó un rato observando como la lechuza emprendía el vuelo, tomo sus cosas y bajo hacia su sala común, tenía algunos deberes que terminar. Los días seguían pasando, la respuesta a su carta todavía no llegaba y esperaba que no tardara demasiado.

-Deja de preocuparte demasiado- dijo su amigo Matt, mientras trataba de hacer sus deberes de pociones

-Es que no puedo

-Tu hermana es muy hábil, al igual que tus padres- respondió el chico- pronto terminara todo

-Espero que al menos esta vez terminen con la sangre sucia- dijo un chico, quien iba entrando en la sala común

-Vete a fastidiar a otro lado Randall- le dijo Dayra con molestia

-Se me olvidaba que tú eres una asquerosa traidora a la sangre

-Eres un maldito- respondió Matt con furia

-Mejor vete- dijo Charlize dirigiéndole una mirada reprobatoria a Randall

-Tranquilos chicos, no pasa nada- trato de calmar Dayra

-Sí,  no pasa nada, al menos que terminen con tú hermana- dijo con una sonrisa burlona

Si Matt y Charlize no hubieran detenido a Dayra, esta se hubiera abalanzado sobre el chico

-¡Suéltenme!- decía mientras forcejeaba

-Cálmate- trato de tranquilizar Charlize- no vale la pena

-Le borrare su estúpida sonrisa- espeto todavía tratando de zafarse de sus amigos

-¿Tú a mí?- se burló Randall, pero esta vez Matt reacciono, dándole un puñetazo en la nariz. Antes de que se pudiera armar una pelea, Dayra y su amiga sacaron al chico de la sala común.

-No debieron pelear con el- comenzó Charlize

-Tú viste quien empezó- respondió Matt todavía enojado

Dayra no prestaba atención a la conversación de sus amigos, tan rápido como había llegado su enojo, se esfumo, de nuevo se sentía demasiada preocupada por su hermana. Salieron un rato hacia los jardines, tratando de olvidar la pelea. Después de lo que parecieron horas, los tres regresaron a su sala común.

A la mañana siguiente, mientras desayunaban, las habituales lechuzas se hicieron presentes, pero antes de que Dayra comenzara a buscar la lechuza de su hermana, Hermes ya se encontraba posada enfrente suyo. Desenrollo el pergamino y comenzó a leer.

No hay mucho que explicar, sé que te preocupas demasiado por nosotros pero créeme que estamos bien. Papá ya tomo medidas, la casa está totalmente protegida, no pasara nada, y sí, tienes razón estuve presente en la pelea que hubo en el ministerio, en lo que respecta a mi persona ¿en verdad crees que saldría herida? Que poca fe tienes en mí, estoy totalmente capacitada para este tipo de situaciones.

Hay cosas que no puedo decirte porque son confidenciales del ministerio, solo mantente en alerta, no sabemos con exactitud quienes son estos magos y que buscan. No creas en nada de lo que te digan, y en verdad trata de no confiar en nadie al menos que lo conozcas, cuida lo que escribes porque es posible que puedan interceptar las cartas, en especial de aquellos de familias que pelaron en la guerra mágica. Solo cuídate y NO TE METAS EN PROBLEMAS, no te preocupes por nosotros, estaremos bien.

Si su hermana pretendía calmarla por todo lo sucedido, pues no dio resultado, sentía más preocupación y miedo que antes, sus palabras las tenía grabadas todavía "no confíes en nadie" Realmente las cosas estaban muy mal. Al menos lo único que podía hacer, era mantenerse ocupada y estudiar para los exámenes, y tal como lo dijo Andy, no meterse en problemas, pero eso era casi imposible, en especial cuando tenía a alguien que solo existía para fastidiarle la vida. Randall comenzaba a sacarla de quicio, era más insoportable que antes, en especial desde que Matt lo había golpeado.

Lo único bueno de todo, es que al menos las visitas a Hosgmeade no las habían prohibido, así que le resultaba bastante bueno salir del castillo los fines de semana. Los exámenes dieron comienzo, y cada vez los chicos se ponían a estudiar arduamente, realmente sin la ayuda de Matt, Charlize y Dayra no serían nada. El último examen que tenían era el de Defensa contra las artes oscuras, en lo cual Dayra era muy hábil, quizás el buen talento corría por sus venas. Ansiaban que fuera sábado para poder salir al pueblo a distraerse un rato. En especial le fascinaba la idea, ya que su hermana le había enviado una nota, diciéndole que estaría en el pueblo.

La mañana del sábado, se despertó bastante temprano, todavía algunas de su compañeras seguían durmiendo por lo que se quedó un rato más recostada en su cama. Cuando pensó que era prudente, se levantó y se dio una ducha. Se puso unos simples jeans con una blusa y una delgada sudadera, dejando su largo cabello suelto. Bajo a desayunar sola, ya que Charlize apenas se había levantado y tardaría demasiado en arreglarse, mientras que su amigo Matt era un dormilón.

Comió lentamente su cereal, cuando entraron sus amigos al gran comedor. Al término se dirigieron a las puertas del castillo, pasando por Filch y dirigiéndose al pueblo. Fueron un rato a Honeydukes, comprando diversas golosinas.

-Me tengo que ir- dijo de repente Dayra, consultando su reloj

-¿Dónde se verán?- pregunto Matt

-Casi al límite del pueblo- respondió

-¿Segura?

-Sí, bueno después nos vemos

La chica dio media vuelta caminando hacia cabeza de puerco, rumbo a la colina, mientras tanto, Matt y Charlize entraban a Las Tres Escobas a tomar una cerveza de mantequilla. Cuando entraron en el bar se encontraron con

-¿Andy?

-Hola Matt- saludo la chica

-Hola, ¿Qué haces aquí?- pregunto desconcertado el chico

-Me asignaron para hacer guardia- respondió

-¿Te asignaron?

-Pensamos que verías a Dayra- explicó Charlize

-No sabía que tenían visita al pueblo…

-Andy, nos dijo que tú le enviaste una nota para verse hoy- interrumpió Matt preocupado

-¿Una nota? Jamás le envié nada

Los dos chicos intercambiaron una mirada preocupada

-¡Mierda! La engañaron- exclamo Andy- ¿les dijo en donde la vería?

-En el límite del pueblo- respondieron ambos

Justo cuando dijo eso Matt se escuchó una explosión en las calles, vieron a través de la ventana como la gente corría, la mayoría siendo alumnos del colegio. Algunos aurores salieron de los locales para defenderlos, otros se encontraban peleando con los magos encapuchados que surgieron.

-Quédense aquí- ordeno la chica, saliendo del pub y corriendo hacia la colina, al límite de pueblo.

Al llegar encontró a su hermana peleando con un mago, sin pensarlo dos veces aturdió a su enemigo.

-¡Andy!

-¿Estas bien?- pregunto

-Sí, te estaba esperando y…

-Te engañaron, yo no te envié nada- interrumpió- tengo que sacarte de aquí, tengo que regresarte al  colegio.

Ambas regresaron al pueblo en donde seguían batiéndose a duelo, algunos magos con aurores, otros traban de sacar de ahí a los alumnos que se encontraban cerca. Estando a unos pasos de las Tres Escobas, dos hombres salieron. Andy desviaba cada hechizo, protegiendo a su hermana, acabo con ambos pero un hechizo aturdidor la alcanzo dejándola inconsciente.

Otro encapuchado apareció delante de Dayra, quien mantenía fuertemente agarrada su varita, lista para defenderse.

-Le servirás de mucho a mi jefe- le lanzo un hechizo aturdidor, pero la chica lo desvió, desde que tenía memoria, tanto sus padres como su hermana le habían enseñado a defenderse, por si ocurría algo similar. Tenía una habilidad inigualable, y con algo de suerte venció a su enemigo; pero todo paso muy rápido, lo único que pudo vislumbrar fue como un haz de luz verde golpeaba el pecho de su hermana, en un intento de salvarla.

 



« Capítulo 5 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 7 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.