Historia al azar: Entre paréntesis
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
The magic ride » Capítulo 4
The magic ride (R15)
Por andypotter92
Escrita el Domingo 19 de Abril de 2015, 22:34
Actualizada el Domingo 10 de Febrero de 2019, 23:50
[ Más información ]

Capítulo 4

-¿Qué haces aquí?- pregunto Dayra sin soltarse de su hermana

 

-Bueno, digamos que no quería pasar la Navidad sin mi hermana

 

-Pero me dijiste que estarías de misión- la chica por fin había volteado a ver a su hermana la cual tenía un feo corte en la mejilla- ¿Qué te paso?- pregunto algo escandalizada

 

-Nada, solo gajes del oficio

 

-Pero…-su hermana Andy no dejo que terminara la frase

 

-Tranquila, estoy bien la misión salió como tenía que salir,  y me apresure a venir aquí

 

-Me alegra que hayas venido a verme- le dijo Dayra abrazándola de nuevo

 

-Ya no te he visto por mucho tiempo, así que ya era hora- le dijo Andy muy feliz- mejor salgamos de aquí, que me enferma estar en la sala común de las serpientes.

 

Dayra no pudo reprimir una sonrisa, su hermana había pertenecido a la casa de Gryffindor, de los siempre fieles y valientes leones, y por lo tanto tenía esa enemistad con los de Slytherin, claro que se llevó una tremenda sorpresa cuando le comunico que se había quedado en la casa de las serpientes.

 

"A pesar de la tristeza que sentía Dayra, no podía dejar de sentir nervios, el viaje en el expreso resulto muy tranquilo, considerando que se encontró a su amigo Matt casi iniciando el viaje, y fue muy placentero poder mirar el paisaje de lago mientras iban en los botes hacia el castillo.

 

Cuando estuvieron reunidos, un hombre alto, de cabello marron oscuro, los esperaba. Tenia un rostro muy amable, cruzado por algunas cicatrices.

 

-Aquí los tiene profesor Longbottom

 

-Muchas gracias, Hagrid. Yo los llevare desde aquí.

 

Siguieron al profesor Longbottom. Dayra podía oir el ruido de cientos de voces, que salían de un portal situado a la derecha.

 

-Bienvenidos a Hogwarts- dijo el profesor- el banquete dará comienzo dentro de poco, pero antes de que ocupen sus lugares en el Gran comedor deberán ser seleccionados para sus casas. Las cosas son Gryffindor, Hufflepuf, Ravenclaw y Slytherin. Sus casas serán como sus familias ganaran puntos pero si se portan mal los perderán.

 

Pasaron por unas puertas dobles y entraron en el Gran Comedor. Estaba iluminado por miles y miles de veas, que flotaban en el aire sobre cuatro grandes mesas, donde los demás estudiantes ya estaban sentados. El profesor Longbottom puso en silencio un taburete de cuatro patas frente a los de primer año, encima puso un sombrero puntiagudo, remendado y raído; el profesor se adelantó con un gran rollo de pergamino

 

-Cuando los llame, deberán ponerse el sombrero y sabrán que casa irán- dijo

 

-¡Aranza, Sophie!

 

Una niña pelirroja, camino muy nerviosa, se sentó en el taburete y se puso el sombrero, a los pocos instantes

 

-¡GRYFFINDOR!- grito el sombrero. La mesa más alejada de la izquierda estalló en aplausos.

 

-¡Blake, Argus!-

 

 -¡SLYTHERIN!- grito el sombrero apenas rosándole la cabeza

 

-¡Green, Dayra!- la niña temblaba como una gelatina, camino lentamente y bastante nerviosa. Tomo asiento, antes de que el sombrero tapara sus ojos, vio a su amigo Matt sonriéndole.

 

-Tienes talento, eres valiente y leal, darías tu vida por tus seres queridos- escucho en su cabeza- podrías ir a Gryffindor, pero veo aún más en ti, tu determinación y lucha por demostrar quién eres, calculadora y firme, creo que te pondré en….

 

-¡SLYTHERIN!- grito el sombrero, mientras que la mesa aplaudía. Dayra se dirigió temblorosa, no podía ser, toda su familia había estado en la casa de los leones y ahora ella, estaba en otra. ¿Qué pensaría su hermana?

 

-¡Hoch, Tayler!-

 

-¡GRYFFINDOR!

 

-¡Landers, Evan!

 

 -¡HUFFLEPUF!

 

-¡Layna, Emma!

 

-¡RAVENCLAW!

 

-¡Rice, Matt!- llego el turno de su amigo, era un niño de cabello color miel, con ojos grises muy oscuros rosando el negro. Un segundo más tarde, el sombrero grito: ¡SLYTHERIN! Dayra aplaudió con fuerza, junto con los demás, olvidando por un momento su angustia. Mientras que Rogers, Mark también era seleccionado para Sytherin. El profesor Longbottom enrollo el pergamino y se llevó el Sombrero Seleccionador.

 

La directora, Minerva McGonagall se puso de pie y dio su discurso de bienvenida, y dando inicio del banquete. A Dayra no le apetecía comer absolutamente nada.

 

-¿Qué pasa?- pregunto Matt sirviéndose un poco de puré

 

-Nada- respondió- es solo que no tengo la menor idea de que decirle a mi hermana

 

-Respecto a que- el niño hizo a un lado su plato, observando muy atentamente a su amiga

 

-que quede en slytherin- respondió en un susurro

 

-¿y qué tiene de malo?- pregunto- han sido varios que han roto la tradición

 

-No quiero decepcionarla

 

-y no lo harás, mejor come, esta delicioso- dijo de nuevo acercándose su plato.

 

Al término del banquete, el prefecto los condujo hacia su sala común, justo debajo de las mazmorras. Era una sala de color verde con sillones de cuero negro, sillas y mesas de madera tallada cubiertas de elaborados manteles, dejando pasar una luz verdosa. Inmediatamente Dayra subió a las habitaciones de las chicas, se cambió y se acostó, esperando que el sueño acudiera pronto a ella.

 

A la mañana siguiente, Dayra se levantó sumamente temprano, no había dormido casi nada, se cambió con su uniforme y salió directo al gran comedor. Poco a poco el salón se iba llenado de los estudiantes. Mientras se acercaba un plato de avena, las lechuzas comenzaron aparecer dejando la correspondencia a sus respectivos dueños. Una lechuza parda se posó cerca de ella con una carta en el pico.

 

-Hola, Hermes- saludo la niña acariciando a la lechuza y tomando el sobre

 

Hola hermanita

 

Espero que hayas pasado un excelente banquete de bienvenida, realmente son espectaculares, y que tengas un buen inicio de clases. Quiero que me cuentes que tal fue la selección, y como eres una estupenda y orgullosa leona. Mama y papa te mandan saludos.

Te quiero.

 

Andy

 

Dayra dio un respingo al leer la carta, esperaba que fuera una Gryffindor, y ahora ¿Qué le iba a decir? Saco una pluma de su mochila, y escribió al reverso.

 

Hola Andy,

 

Me fue estupendo, Hogwarts es glorioso, y el banquete ni que lo digas, estuvo de maravilla, aunque mejor no te digo nada porque de seguro babearas con la comida. La selección fue como siempre, supongo como esas veces que me contabas. Matt y yo estamos en la misma casa, es una suerte estar con él. Yo…quede en Slytherin, rompí la tradición familiar.

 

Mándale saludos de mi parte a mama y a papa.

Te quiero.

 

Enrollo la carta y se la entregó a Hermes, quien emprendió  de nuevo el vuelo. Le daba miedo pensar como reaccionaria su hermana, pero simplemente no podía mentirle. Termino su desayuno y espero al profesor Slughorn les pasara su horario y sin más salió a su primera clase.

 

Pasaron dos días y Dayra todavía no recibía una respuesta por parte de su hermana, y eso empezó a preocuparle demasiado. Era lo hora de comer, cuando una chica se acercó a ella, tomándola del brazo bruscamente.

 

-¿Cómo que Slytherin?- pregunto Andy enojada

 

 



« Capítulo 3 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 5 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.