Historia al azar: La mansión Riddle
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
The magic ride » Capítulo 3
The magic ride (R15)
Por andypotter92
Escrita el Domingo 19 de Abril de 2015, 22:34
Actualizada el Domingo 10 de Febrero de 2019, 23:50
[ Más información ]

Capítulo 3

Los copos de nieve rozaban las ventanas del gran comedor, los alumnos dormían. No se escuchaba más que el murmullo de los pequeños pies de los elfos domésticos que hacían volver a las hadas al árbol del gran comedor.

Poco a poco el sol empezó a asomarse por el horizonte. No era un día cualquiera en el castillo de Hogwarts, ¡era el día de Navidad! Aunque lo más común era que los alumnos fueran a sus casas por esas fechas, este año algunos habían optado por permanecer en el colegio, y todo estaba preparado para que fuera un gran día, a pesar de que no a todos se les podía tener la oportunidad de que sus deseos se cumplieran.

En la sala común de Slytherin se escuchó un pequeño crujido, el gato que dormía sobre una de las cómodas butacas cerca de la chimenea se desperezó ronroneando. Uno a uno, los dormidos alumnos fueron apareciendo frente al árbol que decoraba la Sala Común. Era día de alegrías, de regalos y de fiesta.

Algunos rayos de la luz verdosa se escapaban por la ventana del dormitorio de las chicas, apenas colándose por las cortinas de las camas de dosel. Pequeños murmullos empezaron a escucharse desde la sala, despertando por fin a todas las chicas menos a una, que seguía durmiendo. Todas gritando de júbilo, se podía sentir en el ambiente la emoción y la felicidad que solo se resumía en una sola palabra: Navidad. Era un día en donde todos aprovechaban para estar en unión, para divertirse, simplemente de felicidad. Por fin tanto barullo que se escuchaba despertó a Dayra; cuando la chica despertó se sentía cansada, no había podido pegar ojo en toda la noche debido a la tristeza que le embargaba, ya era bastante estar lejos de casa en ese día tan especial, pero lo que más le dolía era que no iba a ver a su hermana mayor.

Siempre habían pasado las fiestas navideñas juntas, pero desde hace un par de años que no la veía, odiaba ser la menor; y es que su hermana Andy le llevaba ocho largos años de diferencia, por lo que ya algún tiempo había terminado sus estudios en Hogwarts, enfrascándose en la carrera de Auror. En un principio la distancia no había sido un problema, ya que siempre se aparecía en casa o le hacía visitas regulares en su primer año en el castillo, pero poco a poco dejo de verla y solo se limitaba a una comunicación por lechuza.

Dayra siempre recordaba las veces que contaba sobre la navidades en Hogwarts, siempre decía que eran únicas y mágicas, con los doce árboles que adornaban el gran comedor, con miles de hadas revoloteando, con grandes burbujas mágicas que el profesor Flitwick hacia aparecer adornando los bellos árboles, con un gran banquete que te dejaba en las nubes de lo delicioso que estaba, escuchando los villancicos que se escuchaban en cada pasillo, con miles de sorpresas, simplemente eran mágicas. A la chica le hacía mucha ilusión estar en el castillo, pero todo eso se esfumo cuando su hermana le mando una carta hace un par de semanas.


Hola, hermanita:

Antes que nada quiero que sepas que estoy bien, perdón por no haber escrito en estos últimos días pero he estado demasiado ocupada, y bueno quizás los tiempos de guerra terminaron, pero todavía andan sueltos algunos mortifagos, y algunos otros locos que buscan tener poder y bueno debe haber alguien que los detenga. Hay algo más que tengo que contarte, y sé que no nos hemos visto en mucho tiempo, pero no podré pasar las navidades en casa,  es una excusa muy poca pero saldré de misión, enserio que lo lamento mucho todo esto, pero espero que te la pases muy bien.

Tengo que irme, y no olvides que te quiero mucho y en verdad espero que me puedas perdonar por esto, pero te prometo que donde pases la navidad será mágica e inolvidable.

Te quiero.

Andy

 

La chica no sabía que pensar al respecto, por un lado le atemorizaba el hecho de que su hermana se fuera de misión cuando apenas hacia un año que se había graduado de la Academia, pero tenía que confiar en ella y pensar que todo saldría bien, todavía le quedaba el consuelo de regresar a casa con sus padres, pero resulto ser que tenían que visitar urgentemente a sus abuelos, y para ser sinceros a Dayra no le apetecía pasar las fiestas en Francia, por lo que decidió quedarse en el castillo. Pero todo lo que le había contado alguna vez su hermana, estaba muy lejos, simplemente no podía apreciar la belleza de todo lo que rodeaba, solo sentía la tristeza que la embargaba desde que leyó la carta de su hermana, no podía dejar de pensar que en ningún lado seria mágica ni mucho menos inolvidable.

Sin otra opción, salió de la cama, se vistió y bajo a la sala común, haciendo caso omiso de la felicidad que se mostraba en esos momentos, paso de largo, no tenía muchas ganas de estar en ese lugar, en donde todos sus compañeros se mostraban los regalos que habían recibido, no soportaba la alegría de los demás. Ella simplemente salió de las mazmorras, un poco cabizbaja. Siguió caminando sin rumbo fijo, sus pies la habían guiado hacia el gran comedor, pero no le apetecía en esos momentos comer nada, así que dando media vuelta se fue hacia la lechucería, esperando ver a Hermes, la lechuza de su hermana, pero nunca apareció. Dayra pasó toda la mañana viendo por la ventana como varios de sus compañeros salían a jugar en la nieve, solo recordando.

"Era una tarde muy soleada, aunque algunas nubes soplaban un fresco viento, haciendo bailar las hojas de los árboles, aunque ese día se sentía cierta nostalgia, para ser exactos era 31 de agosto, el ultimo día de vacaciones de verano, por lo que al día siguiente Dayra se iría a Hogwarts.

La chica estaba terminando de arreglar su baúl, metiendo sus libros y túnicas en el, recorriendo su vista por su habitación para no olvidar nada. Le faltaban algunas cosas de su armario, cuando recordó que su madres se las había lavado, por lo que bajo a buscarla; paso por el despacho de su padre, de donde se escuchaban las voces de ellos y de su hermana.

-¿Estas segura?- pregunto su madre

-Si mamá, ya lo pensé bien

-¿Pero qué tiene de malo Londres?

-Nada papá, es solo que quisiera estar más preparada- respondió Andy con cansancio en su voz

-Pero hija…

-Por favor-rogaba la chica- ya tome mi decisión

-Entonces es un hecho- reafirmo su padre muy serio

-Sí, me iré pasado mañana

-Es muy pronto- dijo su madre con voz rota

-Lo siento mamá- Dayra pudo ver a través de la puerta como su hermana abrazaba a su madre- estaré bien, prometo escribir

-Es que son dos años- replico su madre

Dayra no podía creer lo que escuchaba, su hermana ¡se iba!, lo único que pudo hacer fue subir a su habitación. ¿Por qué no le había dicho?, no sabía cómo sentirse en esos momentos, ¿molesta? ¿triste? ¿preocupada? ¿decepcionada? No tuvo la confianza suficiente para decirle sus planes, y ahora su hermana se iba a quien sabe dónde, mientras que ella comenzaba su primer año"

Todavía recordaba eso con mucho pesar, conocía a Andy a la perfección, era una chica bastante estudiosa, aunque no fue premio anual de Hogwarts si llego a ser una de los mejores estudiantes, al terminar inmediatamente se enfrasco en la carrera, haciendo caso omiso de las protestas de su padre, quien quería que siguiera en el negocio familiar. Solo se había ido, y ya hace bastante tiempo.

Demasiado triste regreso hacia las mazmorras esperando encontrar un poco de alegría ese día, aunque sabía que eso era imposible. Se sentó en uno de los sofás más cómodos, y solo se limitó a observar las llamas verdosas que emitía en esos momentos la chimenea.

"Dayra se despertó temprano, con los típicos nervios, pero también con la nostalgia que dejaba las despedidas, aunque también sentía cierta mezcla de enojo y decepción hacia su hermana. Termino de arreglarse y bajo a desayunar; al poco rato, su padre bajo con su baúl. De nuevo, subió a su habitación a repasar, si no olvidaba nada, ya sin ninguna otra interrupción, subió al auto para ir a la estación.

-¿Dónde está Andy?- pregunto

-Fue al ministerio

-No se despedirá de mi- susurro por lo bajo

Llegaron a la estación con veinte minutos de anticipación, su padre fue a buscar un carrito para llevar el baúl de su hija. Caminaron con tranquilidad hacia la barrera 9 ¾, y con demasiada discreción atravesaron. La neblina de vapor se disipo un poco dejando ver una gran locomotora roja, con las letras que decían: Expreso de Hogwarts. Padre e hija entraron a buscar un compartimiento solo, y lo encontraron casi hasta el final, acomodando sus cosas; cuando terminaron los dos salieron para despedirse.

Buscaba entre la multitud a su hermana, pero no había ningún rastro de ella. Se dejó abrazar por su llorosa madre.

-Pórtate bien- dijo mientras la volvía abrazar

-Si mamá, lo haré- respondió con una pequeña sonrisa

-Que tengas un buen curso- dijo su padre, estrechándola en sus brazos

La chica dio un último vistazo entre el gentío, pero no estaba Andy por lo que dio media vuelta, y justo cuando subió, la escuchó

-¡Espera!- iba corriendo a toda velocidad- ¿pensabas irte sin despedirte de mí?

-Pues sinceramente a estas alturas, la que se va así porque si eres tú- respondió fríamente, dejando muy desconcertada a Andy y a sus padres

-¿De qué hablas?- pregunto

-Sé que te vas a ir

Andy se quedó bastante sorprendida, dando un suspiro jalo a su hermana a un lugar más apartado para poder hablar.

-¿Cómo te enteraste?

 -Te escuche hablando con mis padres

-No quería que te enteraras de esta manera

-Parece que no tengo tu confianza ¿Cuándo pensabas decírmelo?

-¿Sabes? Fue una decisión difícil

-¿Y por que no me contaste?- pregunto enojada

-Porque no quería causarte daño- respondió ella tranquilamente- no quería arruinar tu partida.

-Entonces…

-Me voy a Francia a estudiar- explico Andy dando un largo suspiro

-¿Cuánto tiempo?-pregunto Dayra

-Dos años o quizás tres- respondió- pero vendré seguido, y siempre me podrás escribir- añadió al ver los ojos llorosos de su hermana

-¿Veré seguido a Hermes?

-Si- se escuchó un silbido indicando que los alumnos debía subir ya al tren- te quiero- dijo abrazándola fuerte

Ambas se separaron, Dayra subió al tren, despidiéndose de su familia por la ventana

-Nos veremos en Navidad- grito su madre, justo cuando el expreso dio una vuelta, perdiendo todo rastro de la estación"

-Jamás pensé que rechazarías una pelea de bolas de nieve- dijo una voz conocida para Dayra, cuando volteo, vio a su hermana de pie, con su largo cabello castaño, algo alborotado por el frío viento que soplaba afuera, y con una enorme sonrisa. Sin pensarlo se abalanzo sobre ella para darle un fuerte abrazo.

 

 

 

 

 

 

 



« Capítulo 2 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 4 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.