Historia al azar: Anoche soñé contigo
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
The magic ride » Capítulo 24
The magic ride (R15)
Por andypotter92
Escrita el Domingo 19 de Abril de 2015, 22:34
Actualizada el Domingo 10 de Febrero de 2019, 23:50
[ Más información ]

Capítulo 24

La alfombra blanca comenzó a teñirse de color carmesí. La sangre desbordándose de la herida y lentamente absorbida por la tela. Un caído en la batalla, quizás con las manecillas de reloj se convertiría en una baja. Un pensamiento que cruzaba por la mente del líder, lo que estaba tratando de controlar Green; necesitaba serenarse lo suficiente para poder tomar decisiones. La misión no había salido del todo bien, es cierto que tenían al criminal, pero a un precio alto: estaba siendo testigo de cómo  la vida de uno de sus hombres se escapaba.


Bastian estaba siendo trasladado al Ministerio de magia en manos de Vicent y Kissy, se habían hecho cargo de la situación justo después de que Mariana lo dejara aturdido. Charlie era el hombre herido, su amiga seguía presionando la herida tratando de pensar en lo mejor, en lo que debía hacer para tratar de salvar su vida. Se preguntaba si debía actuar de una forma lo más discreta posible, o sólo hacer lo necesario pero sea lo que tuviera que hacer debía hacerlo pronto, su existencia se desvanecía, cada segundo transcurrido se ponía peor.


—¿Qué haremos?— preguntó Mariana preocupada, en un estado de shock por lo ocurrido


—Lo llevaré a un hospital— tomó su mano con la intención de hacer una aparición conjunta


—¡No¡ ¡Espera! — la detuvo con un agarre en su brazo— Las cosas no se hacen así, existe un protocolo y hay que seguirlo. Podrías quebrantar un montón de decretos


—¿Enserio?—en ningún momento dejó de presionar la herida — ¡¡Se está desangrado!! Se está muriendo...— en su voz tenía una súplica escondida por la desesperación


—¡No puedes aparecer en medio de un hospital muggle, sólo así!— la chica trataba de ser razonable en medio de una situación tan delicada. Andy pensaba responder cuando Logan entró en la habitación junto con Lauren. El chico sabía la gravedad del asunto, él también se estaba preguntando el por qué de lo ocurrido.

—La policía viene en camino— informó— alguien los llamó — respondió ante la mirada interrogante de la chica.


No tuvieron tiempo de intercambiar palabras, ya que las sirenas comenzaron a escucharse. Varios hombres entraron con su arma en alto, Logan sacó una placa e identificación falsa para mostrarse las. Uno de ellos al ver a Charlie, pidió atención médica por medio de su radio, que estaban listos para intervenir. Lo atendieron rápidamente, a ninguno le permitieron subir en la ambulancia; tuvieron que fingir por unos instantes para tratar de hacer tiempo para llegar al hospital y no levantar algún tipo de sospechas.


Llegando al hospital muggle, se quedaron en la sala de espera. Andy había alcanzado a oír el parte médico, y lo que temía: estaba grave. Su mente repasaba el plan que había trazado, reproducía la escena mil veces de lo sucedido pero el curso de sus pensamientos fue interrumpido por la repentina aparición de su jefe. Y lo que más le sorprendió era que Harry Potter estaba siendo acompañado por Miranda Cavanaugh. La jefa del departamento de Cooperación mágica acompañando al jefe de Aurores.


—¿Han dicho algo?— preguntó preocupado y viéndola a ella y el resto de su equipo. Se detuvo unos instantes en los novatos.


—No— en esos momentos se encontraba muy intranquila


—¿Tú estás bien?— la observó bien —Tienes una herida— señaló su brazo izquierdo


—Estoy bien— respondió restándole importancia


—Señorita Somender, ¿Se encuentra bien?


—Perfectamente


—Me alegra saber que el departamento de aurores puede pensar antes de actuar— Andrea hizo un gesto desaprobatorio al escuchar eso, una parte de ella le intrigaba saber qué hacía ahí.


—Tomamos en cuenta todas las posibles consecuencias— abogó Harry a favor de sus hombres —Apenas den noticias del señor Blackwood, analizaremos la opción de trasladarlo a San Mungo.


Unas horas, el tiempo se había vuelto eterno en la espera. El médico salió a informar del estado en que se encontraba. Según sus palabras estaba "grave pero estable." El señor Potter y la señorita Cavanaugh se alejaron un poco para poder tener algo de privacidad, repasaban las opciones para no quebrantar ningún decreto. La mejor forma que encontraron era confundir a los médicos, para después llevarse a su hombre para que lo pudieran atender mejor, algunos medimagos acudieron al llamado para asegurarse de que todo estuviera en orden y no se agravará más la situación.


Al llegar a San Mungo, de inmediato atendieron a Charlie, para quien el panorama podría ser alentador. Lo único que alcanzaron a escuchar antes de que desapareciera detrás de las puertas eran que debían administrar poción reabastecedora de sangre.


Por órdenes del jefe de aurores, Andy tuvo que dejar que la revisarán. No había sido nada grave y bastó con un ligero vendaje. Al salir, en la sala de espera vio a Mariana, estaba sentada, al parecer perdida entre sus  pensamientos. Una furia mezclada con cierta decepción se apoderó de ella. Quería encararla por lo ocurrido, quería una respuesta concreta. Necesitaba escuchar un argumento que fuera lo necesario para tomarlo como válido.
—¿Cómo estás? —preguntó al verla salir


—¿Por qué?— ignoró su pregunta— ¡¿Por qué te interesa más las malditas reglas?!


—Andrea…


—¿Acaso no me puedes responder?


—Hablemos de esto en otro momento y en otro lugar


—Green, necesito que te vayas a descansar— Harry había interrumpido lo que sería una discusión— La señorita Weasley me informó que el custodio ya está en el ministerio. Ambos ministros ya están al corriente de la situación, en cuanto pueda iré al cuartel general…


—Voy para allá, quiero ser la primera en saber cuáles eran sus planes.


—Green…— la chica hizo caso omiso, y desapareció


Al llegar al atrio del ministerio, todo estaba en total calma; algunos comenzaban aparecer para comenzar su rutina diaria. Subió al elevador para detenerse en el segundo piso e ir a detención, donde suponía tenían a Bastian Shadow. Una parte de sí, sabía que debía de haber obedecido a su jefe, o tan sólo haberse quedado en el hospital a esperar noticias de su amigo, pero tenía que hacer algo sino perdería el control de todo. Seguía furiosa y la única manera que encontraba de desahogarse era interrogando al recluso.


Iba por los pasillos, era bastante temprano y al parecer nadie sabía aún de los sucesos en Bélgica, iba tan sumida en su mente que no se fijó por donde iba.


—Fijate por donde vas — siseó molesta


—¡Andy! — había sido Alexander con el que chocó, él sin importarle nada de lo sucedido antes, la abrazó con entusiasmo —¡¿Estas bien?!— preguntó alarmado al ver su ropa manchada de sangre


—Eh… sí— respondió con un leve siseo de dolor —Una pequeña herida


—Vi a Weasley y a Wells llegar hace rato. No me quisieron decir mucho


—¿Dónde están?


—En la sala de interrogatorios


—Iré con ellos


—¿Qué pasó, Andrea? —tomó su brazo antes de que se fuera

—Hirieron a Charlie — suspiró


—¿Cómo está?


—Estable. Ya lo trasladamos a San Mungo. Bueno, tengo que ir con lo otros…


—Me alegra que estés bien


—Yo... no tanto —susurró dejándolo de pie en el mismo sitio.


La castaña no sabía con exactitud cómo se sentía al verlo, sin embargo, recordó el motivo por el cual estaba ahí. Caminó más rápido por los pasillos, quería respuestas a todas esas interrogantes que se estaban formando en su cabeza, aunque ciertamente no tenía una idea de qué era eso que quería saber.


La sala de interrogatorios era un pequeño cuarto, había una silla con cadenas hechizadas para que el detenido no tuviera ninguna oportunidad de escapar. Llamó a la puerta para hablar primero con sus compañeros antes de entrar.


—¿Cómo está Charlie?— preguntó Vince de inmediato


—Por el momento estable. ¿Ha dicho algo?


—El maldito se niega a decir pío— exclamó esta vez Kissy molesta. Siempre solía sonsacar la información rápidamente.


—Voy a entrar


—Oh vaya, se nos une la ¿Señorita…?— expresó el hombre cuando vio entrar a la castaña a la sala, al parecer no quería cooperar


—Andrea Green —respondió con dureza — La misma que estuvo a cargo de capturarte. ¿Y bien, Bastian Shadow? ¿Debo darte la bienvenida a Londres?

—¿Sabes? Es triste la vida que llevan ustedes… —sonrió mostrando sus perfectos dientes blancos— Puedo ver qué hay sangre en tu ropa. Debe ser de tu amiguito ¿No? —Bastian la observaba con un cierto brillo en sus ojos—  Una muerte miserable... es tan penoso morir de esa manera. Me satisface que haya sucedido eso. Un sangre sucia menos — la auror sabía que estaba provocándola aunque no dejaba de mirar el arma muggle que tenía todavía en su cinturón.


El jefe de aurores abrió la puerta, tanto Vince como Kissy recibieron las instrucciones de salir, mientras que él entró. Se recargó en la pared y cruzó los brazos, adoptando una postura relajada. Harry sabía que su auror podría lograr algo hablando con el detenido, por lo que esperó e instó a que siguiera el interrogatorio.


—Eso sería muy malo para ti. Una condena por asesinato no se la deseo a nadie. Pero dime… ¿Cómo lograbas hacer magia sin que el ministerio te dijera algo?


—Quiero un abogado— sonrió arrogante


—No, no hay eso aquí. Tendrás que conformarte con hablar — respondió Potter tranquilamente


—Irónico que llames a los muggles idiotas pero sabes sus leyes— continuó la chica


—¿Dónde está la hermosa mujer que me engañó? — preguntó de pronto. En ningún momento dejó de sonreír — Ella es buena con las palabras, supongo que puede defenderme — Hasta ese momento Andy comenzó a sentir una furia al escuchar la referencia a su amiga Mariana


—Olvidate de ella — susurró amenazante acercando su rostro con el de él


—Una hermosa mujer... sería una pena...


—Sería una pena, ¡¿qué?!— gritó de pronto —¿Hay algún traidor en el ministerio? ¿Así hacías lo que querías?


—Lo único que te digo es que te puedes arrepentir


—¿Estás amenazando a un auror?— exclamó de pronto golpeando la mesa y perdiendo la paciencia —Te haré sacar la información por las malas — dijo tomando su arma muggle y apuntandolo en su cabeza —¿Cuál prefieres? ¿O quieres que te torture primero? — con la otra mano tomó su varita, pero antes de que pudieran hacer algo, su jefe la sacó


—¡Imaginala mientras suplica! —alcanzó a oír todavía antes de que Harry cerrará la puerta


—Suficiente por este día— dijo apenas viéndolos a los tres, en especial a Andy  — Vayan a descansar


—¿Dijo algo?— preguntó la pelirroja irritada


— No — respondió Harry, quién había salido detrás de Andy


—Denos más tiempo para sacarle la información— Kissy se rehusaba a dejar así las cosas


—Me han escuchado, Weasley. Vayan a sus casas a descansar. Lo mantendremos vigilado, si no coopera lo haremos que lo haga.


—Sabe sobre leyes muggles. Pidió un abogado —comenzó Andy furiosa, respiraba entrecortadamente. Jamás pensó perder el control de esa forma.


—Que pena, porque eso no existe aquí. Además es probable que vaya a juicio ante todo el Wizengamot, por lo que debo saber con exactitud lo que ocurrió en Bélgica.


—¿Irá a prisión?


— Es un hecho que irá a Azkaban aunque espero no tengamos problemas con las jurisdicciones…


—¡Ni hablar! Nosotros lo atrapamos— a ninguno le agradaba la idea de ceder  


—Lo sé, debemos aclarar bien las cosas. Así que descansen y a primera hora espero un informe bien detallado. ¿Entendido?


—Si, señor — Vince y Kissy salieron de ahí, dejando solos a los otros dos


—¿Quedó claro, Green?


—Sí — suspiró, la mano que portaba el arma le temblaba


—Damela, dudo que la necesites. Ahora ve a descansar. Te necesito bien.


La castaña asintió, todavía tenía un pendiente que resolver pero no tenía caso desobedecer de nuevo las órdenes que le habían dado.  Por fortuna, todavía no se había filtrado de lo que pasó así que salió del ministerio sin toparse con nadie ni siquiera de nuevo con Alexander o Keisi.


Apareció en casa, esperaba no tener más problemas con sus padres. Había tenido suficiente por los siguientes meses.


—¿Mamá?¿Papá?


—¡Andrea!— Mary se asomó y corrió hacia ella al verla —¿Estás bien? ¿Qué pasó? ¿Estás herida?— preguntó alarmada al ver su estado, su ropa.


—No mamá, estoy bien — la abrazó fuerte luego de no verla por varias semanas


—¿Qué pasó, hija? ¿Cuándo regresaste?— preguntó Robert


—Hace unas horas —realmente estaba agotada


—¿Terminó la misión?


—Algo así— comenzó a subir las escaleras rumbo a su habitación


—Hija…


— Le dispararon a Charlie. Shadow le disparó, en el cruce de fuego me dió a mi también, pero sólo fue un rozon. — calmó la chica a sus padres — Bastian Shadow, era el líder del narcotráfico muggle, utilizaba la magia para lograr sus objetivos. Mariana estaba ahí e intervino Charlie, no pensamos que usaría una arma, no lo ví venir — se dejó caer en un escalón abatida por lo sucedido


—No fue tu culpa…


—Papá, estaba a cargo. ¿Qué hubiera ocurrido si ese imbécil le hace algo a Mariana, eh? ¡Debía velar por mis hombres!


—Aún así, no fue tu culpa. Nadie pensaría que actuaría así.


—Tu padre tiene razón —su madre tomó asiento a un lado de ella y la abrazó —Estoy segura que hiciste todo lo posible. Hiciste tu trabajo. ¿Cómo está Charlie?


—Estable. Harry me mandó a descansar — se frotó su rostro con las manos, bastante cansada


—Entonces obedece ¿Quieres que te suba algo de comer?


—No, no tengo ganas — subió a su habitación, ya no tenía ganas de seguir hablando sobre el tema. Tomó un baño, limpia y sin la ropa con la sangre de su amigo, se recostó en su cama. Las lágrimas resbalaron por su mejilla, esta vez no quería ser fuerte, sólo se desahogo por todo lo ocurrido.


Durmió casi todo un día entero, y también parte de la noche. Revitalizada, y apenas a primera hora de la mañana apareció en San Mungo para saber cómo estaba su amigo. Se mantuvo en la sala de espera hasta que un medimago que estaba justo atendiendolo salió por la puerta, corrió hacia él para saber el estado de su amigo.

— Por favor, dígame ¿Cómo se encuentra el señor Blackwood?

— Está fuera de peligro, por suerte la bala no dañó ningún órgano importante, pero aún está muy débil, seguirá en observación.

— ¿Puedo verlo?


—Por ahora no será conveniente. Le sugiero que vuelva después. Veremos cómo evoluciona — dicho esto el medimago se fue a revisar a otros pacientes mientras que Andy, sin mucho que hacer ahí se fue al ministerio.


[***]

A Mariana no le gustaba para nada la situación en la que se encontraba, en especial por el asunto de su amigo. Sin embargo, una parte de sí le inquietaba la repentina aparición de Miranda en compañía del jefe de aurores.


Ella también había llegado demasiado exhausta, pero tenía mucho papeleo, en especial el reporte que debía entregar a ambos jefes sobre la misión. Apenas se instaló en su lugar cuando Miranda le pidió que la acompañara a una reunión que tendría. Tomó papel y pluma y salió detrás suyo, tomando nota de todo lo que estaba dictando.


Era una reunión en calidad de urgente, en donde el ministro Kingsley acompañado por su asistente, el jefe de aurores, Harry Potter y la jefa del departamento de cooperación mágica internacional, Miranda Cavanaugh estarían presentes en la sala de reuniones del departamento de seguridad mágica. Tenían un tema a tratar. Lo ocurrido en Bélgica y el reciente arresto de Bastian Shadow.


Antes de que se encerraran, Miranda dejó dichas algunas a cosas a su asistente, Mariana, quien se quedó afuera terminando de anotar un par de anotaciones. Unos cuantos aurores pasaban por su lado, otros se metían en sus cubículos para seguir su trabajo, ignorando el hecho de que ella estaba ahí.


—Creo que tú y yo tenemos una plática pendiente — Andy apareció de pronto, recargándose al lado opuesto de donde se encontraba su amiga. Mariana seguía tomando nota, así que solo dirigió su mirada a ella para continuar escribiendo.


— Si tienes algo que decir sólo dilo


—¿Por qué? — trataba de sonar tranquila


—¿Por qué, qué? Acabas de decir que tenemos una plática pendiente, no sé a qué te refieras


—¿Por qué rayos tienes que ser tan correcta? ¿Acaso habrá un momento en que dejes la diplomacia un rato?


— Esto no se trata de diplomacia


—¿No?—estaba tratando de controlar su genio — ¡Maldita sea, Mariana!— alzó ligeramente la voz— ¡¡Charlie se estaba muriendo!! y tú preocupada por si se rompían decretos o no. Pensé que era tu amigo. Pensé que te importaba.


—No grites— exclamó también ella, alzando el tono de su voz — Yo sabía perfectamente como estaba Charlie —continuó hablando en voz baja— y el hecho de que él estuviera así no era suficiente excusa para que hicieras lo que querías —había adquirido cierto reproche — Tú no entiendes que las cosas no se hacen y ya, todo tiene una razón de ser, al igual que consecuencias. Ese día no sólo estaba en peligro la vida de nuestro amigo— cruzó los brazos


—¿Te parece que te estoy gritando?— no alzó la voz pero si lo dijo bastante molesta—  ¿Hablas enserio? ¿Una excusa? Se estaba muriendo o acaso ¿no viste esa posibilidad? Recibió un disparo y casi mortal...— por más que lo intentaba estaba a punto de perder el control de sus emociones— ¡Cierto! No entiendes de nada porque sólo sabes hacer magia y hablar de acuerdos y decretos; no entiendes que haya algo más importante que la vida de tus amigos, o acaso ¿si fuera yo, me hubieras dejado morir?


— Siempre exageras todo— puso los ojos en blanco, ese gesto indicaba que se estaba cansando — No puedo creer que uses el argumento de "Tú sólo sabes hacer magia y hablar" porque ambas sabemos de mi capacidad, y en eso entra algo que no puedes hacer.  ¡Pensar con la cabeza! — respiró — de verdad, ignoras el trabajo de toda esa gente que está detrás de esos escritorios tratando de mantener a flote relaciones que mantienen la integridad de miles de personas, incluida tú, que al parecer a la primera de cambios no sabes hacer otra cosa más que perder la cabeza y ponerte a jugar con tu varita a ser superheroína. Rompes platos que luego alguien más tiene que limpiar y reemplazar porque a ti— dijo apuntando con su dedo—  al igual que los tuyos no les importan las cosas que no sean corretearse y lanzar hechizos ¿no?


—Vaya... ¡¡genial deducción!! ¿Debo aplaudirte?— en ese punto no se sabía quién estaba más molesta — ¡Si! ¡Mi estúpido trabajo es lanzar a diestra y siniestra todo un arsenal de hechizos! — Andy comenzó de nuevo a alzar la voz — ya veo que mi vida es una exageración. Diste en el punto, Somender ¿Quién se preocupa de un idiota auror? ¡¡Somos nada!! —gritó, algunos que iban pasando por ahí las voltearon a ver — ¿verdad?


—¿Te das cuenta de que estás molesta porque digo que tu trabajo no es perfecto e impecable? —era increíble ver el auto control que tenía Mariana para no perder los estribos— pero ¿tú sí puedes menospreciar las leyes y protocolos que  nos salvan el trasero a todos? Si que la vida no es justa... hazte el favor de no juzgarme y mucho menos culparme, yo si mido las consecuencias y cumplo con mi trabajo de la mejor manera posible —agregó en un tono neutro


—Las malditas leyes no te salvan el trasero. No tienes ni una puta idea de lo que es ver pasar tu vida delante de tus ojos, cada haz de luz escapar por ellos. El simple hecho de ver a alguien que te importa morir... —cerró sus puños, no le gustaba tocar ese tema —No. En definitiva no tienes una idea. Charlie se salvó de milagro pero si hubiera muerto, ¿qué? ¿Si yo hubiera muerto? Tus manos están limpias... A veces no tienes oportunidad de hacer lo que es "correcto" y ¿sabes por qué? Porque no existe lo correcto... Quédate con tus leyes, tus estúpidos protocolos...— quería gritarle todo lo que pensaba, expresar esa frustración que le causaba la situación—  Estaba a cargo. Su vida, la de los demás, la tuya estaba en mis manos y decidí salvarlas. Aunque tuviera que dar la mía.


— Es que siempre es el mismo problema— sin duda la plática estaba comenzando a ser tediosa — Ya supera eso de dar tu vida a cambio, nadie lo ha pedido ni lo pedirá. Y sí, estabas a cargo y deberías entender que las cosas no se hacen a lo bestia y los protocolos ¿qué? Ustedes tienen más que nosotros y se hacen cumplir, te guste o no. —cruzó los brazos — Eso no va a cambiar sólo porque una mujer paranoica con complejo de héroe tiene ganas —suspiró enfadada—  El hecho de que exista o no lo correcto no quiere decir que tengas que elegir el camino de lo más fácil para ti, Charlie está vivo y tal vez si hubieras llevado a cabo tu maravillosa idea hubieras puesto su vida en peligro... ¡y Morgana nos libre! todos aquí estaríamos en problemas y el muerto frente a los ojos de muggles que también son nuestro problema "señorita a cargo" ¿Esa era tu idea de terminar la misión y salvarnos a todos? ¿Sabes? Yo creo que la que no tiene ni una bendita idea eres tú


—¡Bien! ¡perfecto!— cada palabra que Andy había escuchado de la boca de su amiga le había dolido. Sabía cómo darle en el orgullo y en el ego.  


—¿Bien? ¿Perfecto? Entonces Andrea, voy a dar por entendido y aclarados los puntos de lo que tenías que decir, esta conversación se terminó


—Si, se terminó. Quédate con tus malditas reglas... Y con tu vida, que al parecer la mía tampoco importa


Ninguna de las dos se percató de la tan acalorada discusión que habían tenido. Algunos que pasaban por el pasillo se quedaban observando, al igual que algunos aurores que al parecer escucharon todo desde sus respectivos cubículos. Ambas se lanzaban miradas asesinas, y demasiado furiosas para decir algo más.


—¿Todo bien?— escucharon una voz pausada. Tampoco se percataron de que la reunión ya había terminado y sus respectivos jefes junto con el ministro estaban en la puerta, mirandolas.


— Sí, señor ministro. Todo bien


—Somender, ¿Por qué sigues aquí? —comenzó a reñirla Miranda. —¿Te pedí que perdieras el tiempo?


—No, por supuesto que no. Ahora mismo hago lo que me pediste —Lanzó una última mirada a su amiga, un saludo cortés al ministro y luego se fue por el pasillo.


[***]

Para ciertos aurores regresar a la normalidad y monótona de su rutina estaba siendo complicado por las diversas situaciones a las que se estaban enfrentando por su reciente misión. Vince había decidido pedir un traslado temporal para  quedarse a ayudar en todo lo relacionado con el asunto del narcotráfico muggle. Él era uno de los principales en averiguar qué tenía que ver el ministerio belga con todo ese asunto, no pensaba que fuera liderado por un ministro corrupto, sin embargo, sus dudas sobre qué alguien ayudaba a Shadow se incrementaba día a día.


Todos los demás estaban al pendiente del estado de Blackwood, permanecían esperando a que despertara, los medimagos habían dicho que estaba mejor pero aún así querían comprobarlo.  No despertó hasta la mañana siguiente, justo casi cuatro días después de haber sido trasladado al hospital mágico y dándoles la noticia que se encontraba en muy buenas condiciones. Andy se sentía mucho más tranquila al escuchar eso, había tenido unos días bastantes difíciles y agotadores.


El equipo quería verlo, por lo que todos fueron para visitarlo, incluso Kissy que no soportaba ese tipo de sentimentalismos. Los primeros en entrar a ver a Charlie fueron Harry, y después lo hizo su compañero Vince acompañado de la pelirroja, ambos tipos le comenzaron a caer muy bien, y eso es decir mucho. Seguidos de los novatos, Logan y Lauren, que seguían esforzándose en entrenar y mejorar sus habilidades. Las últimas en entrar fueron Andrea y Mariana. El chico en cuanto vio entrar a la castaña, le sonrió para después dar un gran suspiro.

—Estoy suspendido ¿verdad?

—La investigación sigue en curso, así que si. Dalo por hecho.


—Lo siento


—Eres un impulsivo. Tenías que haber esperado —comentó Mariana tranquilamente a pesar de que todavía no se arreglaban las cosas con Andy.

—¿Sabes lo que sentí al verte inconsciente en el piso lleno de sangre?— ambas chicas intercambiaron miradas  

—¿Te preocupaste?


—Claro que sí, tonto. Eres mi amigo


—¿Detuvieron a Shadow?— preguntó con un suspiro — Díganme que sí, porque soy capaz…

—Vince y Kissy lo hicieron. Como dije la investigación sigue en curso, hay algunas cosas que se deben aclarar


—¿Cómo cuáles?


—El cómo lograba hacer magia sin que el ministerio interviniera


—¿Creen…?


—No lo sé, no podemos hacer ese tipo de conjeturas ni acusaciones


—Todo sea por mantener la buena relación entre ambas naciones —de nuevo las miradas de ambas chicas se conectaron, aunque hasta cierto punto con tensión.


—¿De qué me he perdido?


—De nada —respondió está vez Mariana, restándole importancia.

Charlie permaneció en el hospital dos días más, y de inmediato regresó al trabajo, y al igual que su compañero, pidió un traslado temporal para seguir en la investigación. Todo estaba resultando bastante complicado, ya que, estaban trabajando desde Londres. Por órdenes de Harry y por sugerencia de Miranda, debían tratar recaudar toda la información necesaria sin tener que intervenir en Bélgica, así que no podían avanzar demasiado pero eso era el menor de los casos, ya que tenían otro problema más urgente.


"Recientemente, un equipo de aurores liderado por la bruja Andrea Green, mejor conocida por su pasado turbio, y por los diversos ataques que ha sufrido a manos del fugitivo Connor Reed, viajó a Bélgica. El ministro muggle de dicha entidad pidió ayuda al ministro inglés Kingsley Shacklebolt, el cual accedió con tal de mantener la buena cordialidad entre ambas naciones.


Al parecer, un pequeño pueblo bastante pintoresco, Brujas, estaba aterrorizado por el narcotráfico. El jefe del departamento de seguridad mágica, Harry Potter accedió a ayudar y mandó a sus mejores hombres, pero no todos siendo aurores capacitados. Se rumorea que, Green al estar al mando, llevó a la misión a sus más cercanos amigos, entre ellos a Kissy Weasley y a Mariana Somender. Esta última asistente de nada más y nada menos que Miranda Cavanaugh, jefa del departamento de Cooperación Mágica Internacional. ¿Qué habrá sucedido que dicha joven haya viajado con ellos? ¿Gustav Flitwick y Mena McGonagall fueron sustituidos por esta chica? ¿Será que existen tensiones entre los países cercanos?


Pudimos confirmar que la misión resultó casi un éxito; mediante un plan y varios artilugios muggles, lograron capturar al líder de está banda, que resultó ser un mago. De apellido de renombre entre el mundo mágico, o lo era hasta el ascenso del Innombrable. El auror belga, Charlie Blackwood sabemos que resultó herido en dicha misión estando en un hospital muggle y luego trasladado a San Mungo. Nuestra fuente nos dice que los belgas no están del todo contentos por el caso y esperan que Bastian Shadow termine siendo enjuiciado por sus delitos en dicho país. Por supuesto que los aurores ingleses, y el mismo Harry Potter no están de acuerdo, ya que ellos aseguran que todo fue su trabajo.


También sabemos que Green tuvo mucho que perder con el resultado de la misión, algunos nos afirman que tuvo una acalorada discusión con Somender. Al parecer, la acusó de importarle más la política que la vida de sus propios amigos. Sabemos que la asistente de Miranda estuvo estudiando una temporada en Uagadou, donde conoció a Blackwood, de ahí su amistad. ¿Será que ahora que terminó con el famoso jugador de quidditch, Cristián Wood está interesada en el auror, al igual que su amiga?  Porque algunos nos indican que de igual manera, Green mantenía una relación con su compañero, Alexander Mason que hace unos meses terminó.


Sabemos que el departamento de aurores está buscando la forma de mantener el reconocimiento, y si es posible, mandar a Azkaban a Shadow, quizás a un costo muy alto sin tener importancia los acuerdos rotos. Es posible que por esta misma causa, Miranda Cavanaugh infiltró a su asistente, para evitar más desastres de los aurores. Es posible que se haya cansado de todos los daños ocasionados por Green y su constante pelea con Connor Reed…"


Andy dejó de leer el artículo que había estado leyendo del Profeta. Estaba molesta. Una vez más estaban manchando su nombre. Bufó mientras  repasaba fragmentos en su mente infiltró a su asistente… el argumento no era tan descabellado, sino fuera porque conocía muy bien a su amiga por cada una de sus habilidades y porque, le había costado mucho trabajo que Miranda accediera a prestar a su asistente. No le había agradado para nada la idea de que se fuera por quién sabe cuánto tiempo, a una misión con un grupo de personas, que aunque no le gustaba aceptar, eran demasiados impulsivos.


Y ella… ¿Enamorada de Charlie? Eso era imposible, y una vez más se preguntaba cómo le hacía el Profeta para enterarse de todo. Habían sido muy cuidadosos de no hablar sobre la investigación a nadie, incluso toda la información se mantenía sólo entre ellos, los involucrados.


—¿Cómo es que siempre tengo que aparecer en primera plana? — preguntó a la nada mientras dejaba el periódico encima de su escritorio. Comenzaba a sentirse enojada y frustrada, por lo que acababa de leer.


—Andy, te necesitan en la sala de interrogatorios — apareció de pronto Logan en su oficina, lo que hizo distraerse un poco. Él seguía entrenando con Alexander pero también se hacía presente en el caso.


—Si, ya voy. Gracias


Al parecer Harry había convocado a una junta, tenía que hablar de un asunto muy importante con sus aurores. Estaban todos en la sala de reuniones, sólo estaban esperándola a ella.


—Siento la tardanza


—Toma asiento, Green — su jefe hizo un ademán — Tengo que informarles que el asunto de Bélgica nos está trayendo demasiados problemas


—¿Entonces es verdad que se lo quieren llevar? —Preguntó molesta Kissy —¡Nosotros hicimos el trabajo que los ineptos belgas no pudieron!


—Ya sé, Weasley.


—¿Qué dice Cavanaugh? — Vince tampoco estaba de acuerdo con lo ocurrido


—Debemos sacar la confesión para poder tener argumentos sólidos en su contra


—¡Pero si la tenemos! —expresó Charlie


— Tenemos su confesión por los delitos muggles, pero debemos saber cómo es que hacía magia sin que nadie interviniera. Así que, Green entrarás ahora mismo a tratar de que hable.


—Si, señor.


Sin decir nada más salió de la sala para ir al cuarto donde se encontraba Shadow. Andy antes de entrar respiro, todavía se encontraba algo alterada por la nota del periódico pero tomó aire para controlar sus emociones y así no perder los estribos como la última vez.


Entró acompañada de su jefe, igual que el mismo en que lo detuvieron; vio a Bastian Shadow, quien sonrió arrogantemente. Ella mantuvo su gesto serio.


—¿Vienes a avisarme que tu amiguito se murió?


—Vine a avisarte que se te agota el tiempo. Es mejor que comiences a hablar


—Ya dije que no lo haré. No al menos a alguien que me pueda defender. Y para eso me gustaría a la bella señorita ¿Quién es realmente? — al parecer quería seguir con la misma estrategia que usó antes, sacarla de sus casillas


— No te incumbe, pero en verdad debes considerar hablar. Y ya no seré tan indulgente contigo


— Tengo derechos…


—Tus derechos los perdiste cuando quebrantaste las reglas, Shadow. —Andy tomó asiento enfrente de él, recargándose sobre la silla con una postura relajada


— ¿Por qué quieres seguir perdiendo el tiempo, eh Green?


— ¿Quieres hacer esto por las malas?


— ¿Me volaras los sesos con un arma? — su pequeña sonrisa se ensanchó aún más pero se sorprendió ligeramente al ver la reacción del auror


— Me encantaría, pero no. Creo saber que conoces esto ¿No?— la castaña sacó una pequeña botellita con líquido transparente de entre su túnica — Te doy la oportunidad de que hables voluntariamente


—No te atreverías…


—Pruebame


—Te sientes muy valiente — Andy se sentó bien, para enfrentarse cara a cara con Bastian


—Unas gotas. Unas gotas para que todos tus secretos sean revelados— habló con una voz casi en susurro pero amenazante.


Su sonrisa arrogante había desaparecido al notar que la chica hablaba muy enserio. Tragó en seco. No podía permitirse que sus más arcanos pensamientos los supieran. Por lo que comenzó a hablar de todo lo que sabía ante las sonrisas triunfales de Harry y Andy.


—¿Dijo algo? — preguntó Vince impaciente apenas al verlos salir del cuarto.


— Voy a convocar una reunión urgente. No encontramos ante un asunto grave — sin decir nada más, Potter salió caminando rápidamente de ahí rumbo a su oficina.


—¿Qué pasó?—  preguntó Kissy


— No queremos adelantarnos pero…


—¿Pero…?


—¡Habla Green!


— Al parecer alguien lo cubría en el ministerio. No dijo quién, sólo que le pagaba a un tipo mediante varios de sus sirvientes. Él nunca intervino.


—¿Cómo? ¿Un traidor?— Charlie no lo podía creer, al final de cuentas él había estado mucho tiempo trabajando en el ministerio belga


— Es posible


—¿No dijo quién?


— No


— Tengo que prepararle el informe. Piensa hablar primero con Cavanaugh y ver qué procede.


—Tú ¿qué piensas? —Preguntó de pronto Charlie tomando su brazo


— Que hay que ser cautos con la información — sin decir nada más,  los dejó ahí para irse a su oficina.


No supo cuánto tiempo estuvo encerrada escribiendo su informe, sin mencionar que todavía seguía al frente de la academia, poco a poco había tomado sus funciones con normalidad aunque le estaba costando mucho, ya que toda su energía y atención estaba enfocada en el caso de Shadow.


Revisaba sus notas, tenía que ser muy explícita con los detalles, en especial porque no quería que todo se complicara. Necesitaba terminar esto de una buena vez y que los altos mandos no pusieran una excusa. Quería a Bastian en su prisión.


— Vengo a entregarte un informe — Mariana estaba parada enfrente de ella. Andy había dejado la puerta abierta. Sólo la miró literalmente sorprendida por su tan repentina aparición — Miranda me pidió que te lo entregará a ti. Imagino que se lo mostrarás a tu jefe.


—Oh… bien, sí gracias— comenzó a revisarlo — Shadow habló — dijo de pronto la castaña antes de que su amiga se fuera.


—¿Ah sí?


— Si. ¿Es verdad que piensan extraditarlo? ¿Sabes algo?


— Está difícil


— ¿Es posible?


— Puede ser. Pero podría tardar un tiempo


— Por eso tu jefa ayudó…


— Lo siento, no puedo decirte más.


— Deberían tener cuidado con la información— no estaba conforme con la respuesta que le había dado. Todavía entre ambas había cierta tensión. Mariana se mostró interrogante, a lo que Andy antes de salir de su oficina, le entregó el periódico — Al parecer Miranda te infiltró en el departamento.


[***]


Harry estaba demasiado intrigado con lo que dijo Bastian Shadow, aunque tampoco se podía permitir hacer ese tipo de conjeturas, de por sí ya era muy grave el hecho de que era posible que el ministerio de Bélgica no estuviera haciendo su trabajo. Le intrigaba de algún modo lo ocurrido, sus hombres habían actuado conforme debían hacerlo; tampoco ayuda el hecho de que una vez más el Profeta estuviera metiendo las narices y los hicieran quedar como unos idiotas. Si había apoyado la sugerencia de Green de incluir a Somender era porque confiaba en su criterio y porque él personalmente tuvo la oportunidad de conocer sus habilidades. Era imposible pensar que hasta en su mismo departamento, estuviera "infiltrado" por alguien.


Caminó rápidamente por los pasillos para encerrarse en su oficina, quería consultar a Hermione, saber su opinión al respecto, al final ellos habían conocido muy de cerca la corrupción pero era mejor que nadie más supiera sobre este asunto, al menos por el momento. Convocó a una reunión urgentemente con Miranda, él también opinaba que debían seguir indagando en Bélgica pero también sabía la importancia de tener una buena relación con los países vecinos, por lo que, mantenía su paciencia.


— ¿Qué sucede, Potter? ¿Por qué la urgencia en esta ocasión?


— Bastian Shadow  habló.


— ¿Veritaserum?


— No, por su propia voluntad, Afirma que por medio de intermediarios, evitó que el ministerio interviniera siempre en sus planes. Alguien de adentro ayudó


— ¿Sospechas que alguien está inmiscuyéndose? — Miranda no estaba del todo convencida de lo que estaba escuchando


— Posiblemente


— ¿Estás insinuando que hay un traidor? — el pelinegro asintió, estaba pensativo


— Debemos investigar, Miranda. Ya no puedo quedarme sentado a no hacer nada. Quiero cerrar este caso y mandar a juicio a Shadow.


— Lo siento, Harry. Pero…— suspiró, ella también quería que todo ese asunto se terminara de una buena vez. Tenía otros asuntos que atender — Está mañana enviaron un memo. Al parecer es un hecho de que Bélgica quiere a Bastian Shadow de vuelta para juzgarlo


— Que conveniente…— el pelinegro sentía ya en esos momentos una irritación por el rumbo que estaba tomando el caso — Tienes que hacer algo. No puedo entregarlo así porque sí. El trabajo de mis aurores ¿Dónde queda?


— Ya sé, creeme que estoy haciendo lo posible pero de esto también dependen diversos tratados


— Kingsley ¿Qué dice? Porque imagino que ya hablaste con él


— No quiere mantener una enemistad con nadie ni generar conflictos


Hasta ese punto Harry ya estaba frustrado por la situación en la que se encontraban. Comenzó a dar vueltas por toda la sala de reuniones mientras que Miranda lo observaba. Ella quería darle buenas noticias, y poder librarse de todo eso; tenía que darle crédito al departamento de aurores, ya que no siempre causaban un desastre, podía decir hasta el momento se estaban comportando a la altura sin causar más problemas.


Mientras que ambos jefes estaban discutiendo la situación, repasando las opciones que tenían disponibles, la asistente de Miranda la esperaba a fuera. Llevaba varios documentos en sus brazos, todavía revisando cada pergamino una vez más con la intención de que no se le fuera a escapar nada importante.


— ¿Qué haces aquí? — su amiga iba caminando hacía ella. Esperaba no tener una discusión como la última vez en donde medio mundo se enteró, incluso había salido en el Profeta. Algo que le pareció sumamente absurdo todo lo que habían escrito en ese artículo.


— Miranda está adentro — respondió sin levantar la vista de los documentos — y me pidió que la esperara.


— Supongo que mi jefe se encuentra ahí adentro. Harry me dijo que convocaría una reunión — respondió indiferente — Me pidió un informe y vengo a entregárselo.


— Pues tendrás que esperar


— ¿Sabes de lo que están hablando? ¿Si hay alguien más con ellos?


— No, no lo sé


— Algo me  dice que si lo sabes — insistió Andy


— Andrea…


— Se supone que estamos en el mismo bando ¿o no? — Mariana suspiró ante la insistencia

— Es un hecho de que Bélgica quiere a Shadow.


— Dime algo que no sepa ya — cruzó sus brazos y se recargó cerca de la puerta esperando una respuesta


— Acaba de llegar un memo con la orden


— Shadow no se va de aquí — sonrió mientras negaba con la cabeza

— Entiende, no puedes esperar que todo se haga como tú dices


— No puedo creer que este pasando esto — de nuevo estaba a punto de soltar su mal genio — Fue mi misión, mis hombres —dijo mientras hacía énfasis tocándose el pecho — y su vida la que estuvieron de por medio, para que algunos ineptos que no hicieron su trabajo pretendan lavarse las manos.


— No tienes certeza de que alguien le estuvo ayudando


— Necesito hablar con mi jefe, no se va a quedar así — apenas tomó el pomo de la puerta cuando se lo impidió Mariana


— Es mejor que te calmes. Las cosas no son tan simples como parecen


— Entonces ¿Cómo son?


— Green… te conozco. No te metas en esto. Empeorarás la situación


— Tú no tienes… — pero fue interrumpida por un patronus que


Shadow escapó. Requerimos apoyo. Va al atrio


— ¡¿Qué?!—  tomó su varita fuertemente — informa a Harry y a Miranda, tengo que detenerlo — salió corriendo sin esperar una respuesta por parte de su amiga pero no le hizo caso, ya que iba  detrás de ella.

[***]


La alerta se activó, dieron la orden de sellar las salidas, cada una de las chimeneas. Tenían en mente que buscaría llegar al atrio y así poder salir, aunque era una misión suicida, esperaban que no lograra salir. Fueron demasiadas rapídas en llegar al atrio, esperaban que ya estuviera rodeado por la gente de seguridad pero sólo se encontraron con la gente habitual, magos y brujas que iban y venían.


— ¡¡¡DETENTE!!! — gritó Andy al verlo corriendo y sin aparente escape, con varita en alto —¡Te lo advierto! — los magos y brujas que estaban cerca corrían a refugiarse sin saber qué era lo que estaba ocurriendo, otros habían logrado salir de ahí antes de que sellaran las salidas.  


— Vaya… te acompaña la bella señorita Kelly Wood, ¿no? — se detuvo de pronto para enfrentarla


— Mejor entregate. No empeores las cosas


— ¿Cómo qué? — no habían reparado en que logró robarle la varita alguien. Apuntó a una de las salidas donde las personas seguían ahí, cerca de dónde se encontraban ambas — ¡DEVASTO!


— ¡¡NO!!  


Hubo una explosión colosal que resonó por todos lados. Por el sonido parecía que hubiera explotado todo el lugar. Fragmentos de escombros volaban en todas la direcciones, junto con una nube impenetrable de espeso polvo blanco. Andy voló por los aires, chocando luego contra el suelo, incapaz de ver mientras los escombros llovían sobre ella, con los brazos sobre la cabeza. Oyó el grito de Mariana y una serie de escalofriantes chillidos de todas las personas que no tuvieron tiempo de reaccionar o resguardarse, por lo que terminaron sepultadas.


Medio enterrada en los escombros, la castaña trató de levantarse. Apenas podía respirar o ver a causa del polvo. La mitad de las columnas y algunas chimeneas habían colapsado.


— Me fastidiaron el negocio, y eso no se puede quedar así ¡AVADA KEDAVRA!


Andy seguía aturdida por la explosión, ni siquiera abrió la boca para resistir, su mente estaba en blanco y su varita apuntando inútilmente al piso. Pero una barrera mágica de protección  había aparecido entre ella y Bastian. El hechizo apenas rebotó. De nuevo levantó su varita y otro destello de luz verde pasó como un rayo hacia Mariana, una onda de energía empujó a la castaña hacia atrás, alejándola de la pelea, mientras que ella avanzaba hacia Shadow.


— Fue una tontería tratar de escapar — dijo calmadamente — Los aurores vendrán pronto.


— Si pueden librarse… — rió con arrogancia — me duele tener que matar a una hermosa mujer como tú


Envió otra maldición mortal hacia Somender pero falló, en cambio le dio al escritorio del guardia de seguridad, que ardió en llamas. La joven agitó su varita: la fuerza del hechizo que emanó de la punta fue tal que esta vez Bastian  se vio forzado a conjurar un escudo plateado y brillante de fino aire para reflejarlo. El hechizo, cualquiera que fuera, no causó ningún daño visible al escudo, aunque un sonido como el de un gong, reverberó de él.


— No pretendes matarme, ¿verdad? — cuestionó él, aguzando sus ojos sobre el borde de su escudo — ¿Se encuentra por encima de tus principios?


— Hay otras maneras de destruir a un hombre — replicó Mariana como si estuviera hablando del día con total tranquilidad.


— Sólo el tomar tu vida no me satisfaría, lo admito...


Andy sintió miedo de ver a su amiga ahí de pie tranquilamente, indefensa, sin escudo; quería gritar una advertencia, pero el hechizo que le había lanzado seguía manteniéndola paralizada. Otro destello de luz verde salió de atrás del escudo plateado. Mariana se vio obligada a resguardarse por una barrera de protección, pero Bastian aprovechó ese momento para conjurar fuego, que fue tomando la forma de una serpiente siseando furiosamente para enfrentar a la chica. La serpiente se levantó del piso lista para atacar.


— ¡Cuidado — gritó Andy poniéndose de pie y realizando el contra hechizo para desaparecer el fuego. Pero mientras gritaba, otro destello de luz verde voló hacia ellas desde la varita de Shadow. La maldición pasó cerca de ambas pero todavía el mago tenía una as bajo la manga.


— ¡CONTRACTURO! — el hechizo le dio en el brazo derecho de Green, la cual sofoco un grito. No había sentido tal dolor desde aquella vez que se lesionó en sus años de estudiante. Cayó de rodillas jadeando y siseando.


— ¡MIMBLE WIMBLE! — un chorro de luz azulada salió de la varita de Mariana. Bastian quiso defenderse pero de su boca no salía ningún sonido.


— ¡Desmaius! — apuntó Andy, había logrado recuperarse lo necesario para culminar con el duelo, pero había sido suficiente para que terminara desmayándose


El eco de voces en el vestíbulo comenzó a escucharse. El atrio estaba lleno de gente, el piso reflejaba las verdes llamas de todas las chimeneas que se encontraban a lo largo de la pared, una gran cantidad de magos y brujas emergían de ellas. Harry junto con varios otros aurores estaban ahí poniendo de nuevo en custodia a Bastian mientras que también revisaban a cada bruja o mago herido. Andy abrió los ojos, todavía estaba algo aturdida por todo lo ocurrido. El hombro le punzaba terriblemente.


— ¿Te sientes bien, Andy? — preguntó su amiga preocupada


—Sí — contestó temblando tan fuertemente que no podía sostener su cabeza apropiadamente — Creo que me dislocó el hombro ¿dónde está Shadow?


— ¡Green! ¡Somender! — gritó Potter al verlas — ¿Están bien? — la castaña se quiso poner de pie, Mariana no creía que fuera buena idea, sin embargo, le ayudó tomando del brazo lastimado. Su amiga reprimió un grito de dolor, su rostro adquirió un color verdoso.


— Andrea debe ir a San Mungo


— No iré a ningún lado hasta que me expliquen cómo rayos es que Shadow escapó — estaba haciendo un enorme esfuerzo para mantenerse en pie


— Lo subestimamos. Logró aturdir al guardia y le robó la varita. Evitó a toda forma que los aurores lo persiguieran. Una trampa. Nos costó demasiado poder subir al atrio, quisimos desaparecer pero también nos hizo un hechizo anti desaparición.


— Espero que con esto Somender, ya no defiendas tanto la política — sonrió débilmente Andy


— Creeme que en esta ocasión hay que refundirlo en azkaban   


— No estoy más de acuerdo con ustedes — Harry estaba sorprendido por lo ocurrido — Ahora señorita Somender, hágame el favor de llevar a mi auror a San Mungo. No quiero quejas Green — dijo antes de recibir una réplica — Y buen trabajo — mencionó antes de que desaparecieran por una de las chimeneas


— Creo que ya soy cliente frecuente aquí — la joven trataba de restarle importancia a la situación al llegar al hospital


— Sí, eso parece. No puedes seguir comportándote como un…


— ¿Qué?


— Un idiota león impulsivo — pusó los ojos en blanco como siempre lo hacía cada vez que se exasperaba, a lo que sólo recibió una carcajada como respuesta


— Gracias por salvar mi vida. Sigo apostando a que serías una muy buena auror


— Ay Green. ¿Qué serías sin mí?


— Un bien portado gryffindor
















« Capítulo 23 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 25 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.