Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
The magic ride » Capítulo 16
The magic ride (R15)
Por andypotter92
Escrita el Domingo 19 de Abril de 2015, 22:34
Actualizada el Domingo 10 de Febrero de 2019, 23:50
[ Más información ]

Capítulo 16

Las llamas seguían consumiendo la casa, algunos aurores trataban de apagar el fuego con Aguamenti, con cierta desesperación tratando de encontrar a su compañera, pero temían lo peor. Algunos otros, desaparecieron al ministerio con varios mortífagos, algunos otros iban a San Mungo, entre ellos estaba Alexander, quién llevaba en brazos a Dayra.

A pesar de que sus heridas físicas no eran graves, la chica tuvo que ser sedada; el daño psicológico era mayor que todo lo demás, el simple hecho de ver como su hermana no había salido de la mansión, le producía dolor. Una sanadora la obligó a beberse una poción para dormir sin soñar, esperando que al despertar, pudiera recibir buenas noticias sobre su hermana.

"La sala común de Gryffindor se encontraba tranquila, algunos chicos terminaban sus deberes, algunos más descansaba pero para otros era día de entrenamiento. Una chica con cabello castaño entró, en compañía de su amiga pelinegra ambas vestidas en su túnica roja, y con rostro cansado.

-¿Qué tal les fue?- preguntó un chico desde el sofá

-Estoy muerta

-Yo igual

-Pero querían entrar al equipo

-Alex, sabes que amo el Quidditch- expresó Andy mientras tomaba asiento a lado de su amigo

-Tú eres bueno, ¿por qué no entras al equipo?

-Porque tendría que quitarle el puesto a esta enana- dijo mientras abrazaba a la chica, alborotándole el cabello castaño

-Yo no soy enana

-Váyanse a otro lado- bufó la pelinegra

-Deberías de defenderme Keisi

-Nah....algún día estarán juntos

-¡Sueñas!- espetaron ambos"

Muy lejanamente fue consciente del dolor que sentía, se encontraba muy mal herida, ni siquiera tenía esa certeza de cómo había logrado salir. Todavía tenía su varita, pero era incapaz de hacer magia, estaba demasiado débil, su poder estaba realmente en niveles rojos.

Como pudo se levanto después de haber descansado un poco, siguió caminando buscando alguna salida, o quizás alguien que pudiera ayudarla. Siguió dando algunos pasos más, casi arrastrando los pies, y cojeando de una pierna; las pocas fuerzas se iban esfumando y aquella esperanza de regresar a casa se perdía.

Su pierna herida le recriminaba todo el esfuerzo, y sin más le fallaron, cayendo de bruces sobre el frío y húmedo suelo.

Era todo para ella, quería quedarse ahí, recostada en la tierra y dejar que las heridas acabaran con su vida. Esperaba que Alexander hubiera sacado a su hermana antes de la explosión, rogaba a Merlín que las cosas estuvieran bien, en solo pensar en ella se le escapaba las lágrimas; tampoco podía dejar de pensar en aquel chico, en sus ojos miel que siempre le demostraban amor. Había ido a buscarla y ahora esperaba que volviera a rescatarla, pero sabía que eso no sería posible esta vez. Con su último recuerdo de él, cerró sus ojos esperando a que la muerte acudiera por ella.

"Andy iba caminando tranquilamente por los pasillos, iba rumbo a la biblioteca para terminar un trabajo para Defensa Contra las Artes Oscuras, cuando sintió como alguien la tomaba por el brazo

-¿Qué te pasa?

-Necesito hablar contigo- un chico alto con cabello rubio y ojos grises, bastante guapo

-¿De que?

-De lo que ocurrió

-Connor, no me interesa- espetó la chica fríamente

-Por favor

-¿Qué me quieres decir?

-Lo siento, yo se que acordamos ir poco a poco, es solo que no me agrada que pases mucho tiempo con Mason

-Alexander es mi mejor amigo

-Pero a veces te ve como algo más

-¿Y yo? ¿Acaso no soporte mucho tus estupideces?

-Es diferente

-¿En que? Pensé que podíamos darnos una oportunidad, pero ya veo que no.

-¿Estas terminando conmigo?

-Si, Connor. No deseo seguir a tu lado, no cuando te portas de esta manera

-Prefieres al idiota de Mason

-¡Por Merlín! Deja de comportarte como un niño

-Si no eres mía no serás de nadie- espetó molesto agarrando con fuerza el brazo de la chica

-¡Suéltame!

-Esto no se quedara así- dicho esto la soltó, se encontraba furioso y tarde o temprano se vengaría, a Conor Reed nadie lo rechazaba"

Era un joven alto, su cabello rubio lo tenía algo largo, y sus ojos grises totalmente inexpresivos, con algunas cuantas cicatrices que cruzaban su rostro. A pesar de todo eso, era un chico muy atractivo.

La fiebre seguía haciendo estragos en la chica, produciendo algunas pesadillas, un delirio que estaba por consumirla por completo, solo quería que todo se terminara. Pudo percibir algunos movimientos a su alrededor. Quería morir, ansiaba con desesperación que ese dolor se terminara, y ahora lo último que esperaba, era quedar atrapada entre los dientes de un animal, ella podría defenderse pero era imposible en su actual estado. Escuchaba los pasos de la bestia, cada vez más cerca, su rostro se contrajo en un gesto de dolor, esperando su final y rogando que fuera rápido; cerró con más fuerza sus ojos, pudo sentir la respiración de aquel ser, cuando de pronto sintió un lengüetazo.

Lo primero que vio, al abrir sus ojos fue a un hermoso perro blanco, mientras que movía el rabo feliz.

-Kirlly- la chica paso sus dedos por el pelaje del animal, quién se fue acercando mas a ella, disfrutando del roce de las caricias- Eres un buen chico- susurró débilmente.

El perro se acercó más a Andy, tratando de irradiarle calor, y en cuestiones de segundos la envolvió en una luz, apareciendo en la habitación de Dayra, quién no se había percatado de nada, estaba tan inmersa en su mundo.

Ella se encontraba sentada en el alféizar de la ventana, observando como las gotas de lluvia empañaban el cristal, de alguna manera se reflejaba ese estado de animo que consumía su ser. Las lágrimas surcaban su rostro, odiaba a Alexander, odiaba el día en el que apareció para decirle la inminente verdad, tan solo su hermana no podía estar muerta.

Se negaba a aceptarlo, no. Estaba convencida que tarde o temprano aparecería, pero la cruel verdad era otra.

"Habían pasado un par de días sin tener noticias de Andy, los aurores no podían pasar debido a que la policía muggle estaba metido en el asunto, no tenías mucha certeza de que ellos hubieran encontrado algo, simplemente no habían noticias.

Alexander junto con Keisi no paraban de buscar cada noche, en todos los lugares cerca de la casa en donde ambas chicas estuvieron secuestradas, el chico buscaba con desesperación, pero no encontraba nada.

Toda la oficina estaba en la búsqueda de uno de sus aurores, Harry junto con Ron se encargaba de los interrogatorios, pero nadie tenía idea de donde se encontraba la chica, o en su defecto, su amo.

-No tienen idea- mencionó el pelinegro bastante frustrado

-Típico de esos malditos, quieren que otros hagan el trabajo sucio

-Lo sé

-¿Qué vamos a hacer? ¿Los encerraremos directamente en Azkaban?- preguntó Ron

-Tendrán juicio, esto tiene que ser justo

Cuando el pelirrojo iba a replicar, un chico alto y rubio entró en la oficina con un documento en sus manos, y con un semblante bastante preocupado.

-¿Qué pasa Flint?

-Llego esto

-¿Qué es?

-Necesito que me acompañes Ron- respondió mientras se ponía su capa

-¿A dónde?

-A la estación de policía muggle, encontraron algo.

Sabía cual era el compromiso que tenía Alex hacía la familia Green, por eso se mantenía alerta, buscando un indicio de su novia, pero todo eso se destruyo cuando su jefe lo mando a llamar. Su semblante era tristeza, al verlo sintió como su corazón daba un vuelco de miedo. No tenía ganas de dar esas noticias, pero sentía que debía de ser él.

Llegó a la casa de los Green, donde no pudo evitar algunos recuerdos felices que vivió a lado de su novia, toda la familia estaba reunida en la sala.

-¿Qué pasa Alexander?

-¿Hay noticias?

-Si

-¿Dónde esta mi hermana?

-Ella....lo siento mucho

-¡No!

-¿Cómo...-el señor Green no lograba articular bien la pregunta, mientras que trataba de contener los sollozos

-Llegó un informe al cuartel, Harry y Ron fueron personalmente, ella...-pero no pudo continuar ya que se le quebró la voz, además que consideraba que no era prudente decir lo que sabía en presencia de Dayra.

-¡Maldición Alexander!

-Hija...

-¿Quiero saber de ella?

-Su cuerpo quedó prácticamente irreconocible, solo son restos de ella- Mary se llevo una mano al pecho, mientras que Robert perdía el poco color que le quedaba,

-Debe de ser un error- la chica negaba con la cabeza

-Encontraron su varita y esto- dijo depositando en su mano, un pequeño collar con un dije de lobo, recordaba habérselo regalado en una navidad, después ella le obsequió uno pero con forma de halcón

-Nunca se lo quitaba

-Lamento esto, lamento su perdida"

Todos esos recuerdos ocupaban su mente, no existía nada más que el dolor, se encontraba tan sumida en la tristeza que no se percato de nada. Su perro camino hacía donde estaba su dueña, reclamando su atención.

"Dayra tomo su regalo, imaginándose que podría ser; quito con cuidado el moño y abrió la caja, y sin poder evitarlo soltó un gritito de alegría sacando un pequeño cachorrito. El perrito era un color blanco, con unos bellos ojos azules y su pelaje era bastante esponjoso.

-Es un perro mágico, son muy fieles y bastantes inteligentes mucho más que los ordinarios, son bastantes fuertes e incluso algunas veces pueden desaparecer llevándote a donde tu quisieras, además de que detectan cuando su dueño está en peligro- explico Andy acariciando al pequeño

-Gracias- exclamo su hermana con el perro en sus brazos- es el mejor regalo, sin ti mi Navidad no hubiera sido la mejor de todas."

-Eres lo único que me queda de ella- dijo mientras distraídamente acariciaba a su mascota, recordando aquella vez que su hermana se lo había regalado, dejando resbalar las lagrimas. Ella jamás volvería, sabía que debía aceptarlo pero, le dolía saber que por su culpa, no regresaría.

-Creo que estas equivocada- Dayra volteó hacía donde provenía esa voz, y ahí estaba su hermana, hecha totalmente polvo, luchando por mantenerse en pie, pero viva.

 

 

 

 

 

 



« Capítulo 15 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 17 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.