Historia al azar: El primer amor de Ariana
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
The magic ride » Capítulo 12
The magic ride (R15)
Por andypotter92
Escrita el Domingo 19 de Abril de 2015, 22:34
Actualizada el Domingo 10 de Febrero de 2019, 23:50
[ Más información ]

Capítulo 12

A pesar de que todo el día estuvo demasiada ocupada haciendo los quehaceres de la casa, Andy se la había pasado muy bien, la compañía de su novio fue tan genial y ni que se diga de su hermana, al poder compartir más cosas juntas, ya que de alguna manera estaba recuperando ese tiempo en que se había ido a Francia. Apenas Alexander se fue, sus padres llegaron, se impresionaron bastante de que la casa estuviera tan limpia y de que el refrigerador estuviera lleno de comida saludable.

-¿Hicieron las compras?- preguntó Mary sorprendida, mientras revisaba todo a su alrededor

-Teníamos que

-Esto sí es increíble

-Siento que te burlas de nosotras- espetó Dayra frunciendo el ceño

 -Oh no, cariño. Me parece bien que empiecen a ser auto suficientes

 -Y sin magia- fue esta vez su padre el que hablo con cierto orgullo en su voz- valerse como...

 -Muggles- recitaron a coro las chicas

 -¿No se les ofrece nada?- pregunto Andy mientras terminaba de servir una taza de té para sus padres

 -No, hija. Vayan a descansar

 Las chicas subieron las escaleras lentamente mientras que Kirlly iba detrás, aunque Andy se encontraba cansada, necesitaba revisar los papeles que se había traído del ministerio. Sus pensamientos iban hacía todos esos ataques, y apenas entró en su habitación, se sumergió en todos esos problemas que debía resolver. Se sentó en su cama, y esparció todo los pergaminos a su alrededor, mientras leía no pudo evitar recordar sobre la batalla de Hogwarts, a pesar de ser una niña le preocupaba no poder volver a ver a sus padres; esa valentía heredara hizo estar presente en la lucha de algún modo.

-¿Puedo pasar?- la voz de su hermana fue lo que la saco de sus recuerdos

 -Claro, pasa

 -¿Estas trabajando?- pregunto sentándose a un lado de la chica

 -Solo estoy revisando unos informes

 -Sobre los ataques

-Si, el ministerio tiene prioridad sobre el asunto

 -¿No sería arriesgarse?

 -No somos tontos- respondió con una sonrisa- Pero es mejor tratar de localizar a los culpables antes de que vuelvan a atacar- "o antes de que vengan por mí" pensó

 -¿Vendrá Alexander?

 -No creo, sino ya estuviera aquí. ¿Hay algún motivo?

 -Es solo que...bueno....

 -¿Qué?- Andy volvió a enfrascarse en los papeles, pero sin poder olvidar esos recuerdos que tenía sobre la batalla mágica.

 -Ya no estamos tanto tiempo juntas- respondió Dayra frunciendo el ceño al ver que su hermana no le prestaba mucha atención- ¿Me estás escuchando?

 -Si

 -Dime que.....

 -Estoy trabajando- dijo todavía sin despegar sus ojos- se que ando de misión en misión, pero prometo pasar más tiempo contigo- por fin veía a su hermana con una leve sonrisa, aunque se contrajo en una mueca al sentir una punzada en su hombro.

 -A mí tampoco me agrada tu profesión- menciono observándola detenidamente

 -A veces no tienes elección- con un movimiento de varita desapareció todos los pergaminos- debes de defender tus ideales, luchar por tener algo de justicia

 -Pero es a costa del sufrimiento de otros- respondió con una mueca

 -Es el precio que se debe de pagar

 -No quiero que nada malo te pase

 -Hay que luchar, y si muero me llevaré a todos esos delincuentes- eso no le agradaba en lo absoluto a Dayra, Andy solo la abrazo mientras le depositaba un beso en la frente

 -Odio tu estúpido complejo de héroe- dijo acomodándose en el regazo de su hermana- pero no me puedo quejar, al final es hereditario

 -Lo tenemos en el ADN

 -¿Tenemos?- preguntó con algo de humor

 -Si, tenemos. Es tarde, ¿por qué no te vas a dormir?

 -No quiero- respondió reprimiendo un bostezo

 -Considero que me chantajeas mucho- menciono Andy arropando a su hermana

 -Eso no es cierto- replicó

 -No que va, conseguiste quedarte en mi habitación

 -Pero no fue chantaje- replicó Dayra con otro bostezo

 -Mejor duérmete- volvió a depositarle un beso en la frente- Buenas noches.

 La chica se quedo otro rato pensando mientras que el sueño iba acudiendo a ella, hasta que por fin se quedó dormida. A penas el sol salió, Kirlly entró en la habitación de Andy, para poder despertarla junto con su dueña, lo cual logro en unos minutos; todavía bastantes dormidas bajaron a desayunar.

 -Mamá ¿Me das permiso de salir?- preguntó la chica

 -¿Con quien?- su padre tenía la ligera sospecha de que algo pasaba entre Alexander y su  hija

 -Conmigo- respondió Dayra- tengo que aprovechar que esta en casa y no en el trabajo

 -Me parece bien, pero quiero que se comporten

 -Pero si nosotros nos portamos bien- respondió Andy

 -Nos ofendes mamá

 -Las conozco muy bien, jovencitas- ambas chicas intercambiaron una mirada cómplice- quiero que se comporten

 -No haremos nada, mamá.

 -Pues eso espero

 Terminaron su desayuno en silencio, cada una pensando en todo tipo de bromas que pudieran hacerse mutuamente, aunque también aprovecharían para salir a distraerse un rato y olvidarse de esos pequeños problemas que pudieran enturbiar la paz del mundo mágico.

 Ambas chicas eran amantes del cine muggle, por lo que Andy subió a su auto y se dirigieron hacía el centro de Londres para ir al cine y disfrutar de una película. Mientras que la chica compraba palomitas y otras golosinas, Dayra compraba las entradas y era el momento de comenzar a molestar a su hermana. Entraron a la sala, buscaron unos asientos vacíos y esperaron que la función diera inicio.

 -¿De que se trata la película?- susurró Andy mientras pasaban algunos comerciales

 -Una que esta de moda- respondió reprimiendo una sonrisa

 -Espero que sea buena

 Comían palomitas y algunos caramelos, hasta que por fin las luces se apagaron y dio inicio a la película; por más que la chica trato de controlarse, no pudo más y salió corriendo de la sala. Dayra la siguió unos minutos después riendo a carcajada limpia, su hermana se encontraba en los baños, así que decidió esperarla afuera todavía con una sonrisa y con sus palomitas.

 -¡¡Arañas!!- espetó a penas la vio

 -No tenía idea- dijo inocentemente

 -Si la tenías- exclamó, todavía se encontraba algo pálida- ¡¿Cómo se te ocurre?!

 -Sonaba interesante- tuvo cierta dificultad en borrar su sonrisa

 -Arañas y terror no es una buena combinación

 -Ya, relájate.

 -Yo no pienso regresar- dijo señalando hacía la sala y de mal humor- así que entras y terminas de ver la película o me devuelves mi dinero

 -No pienso pagarte nada- tomo en sus manos el vaso de sus palomitas y regreso a terminar de ver la película.

 Andy resopló ante lo sucedido, no le agrado en absoluto la bromita que le había hecho su hermana, y ya sabía como vengarse. Se sentó en una banca cercana, todavía tenía algunas nauseas, seguía temblando un poco; cerca de una hora, salió Dayra con cara de aburrimiento.

 -¿Podemos irnos?

 -Si

 -¿Qué tal la película?

 -Fue un fiasco

 -Necesito distraerme un poco, ¿Te parece que vayamos al callejón Diagon?

 -Suena estupendo

 El cine al que habían acudido, se encontraba bastante cerca del caldero Chorreante, por lo que caminaron unas cuantas calles; al entrar al bar se toparon con todo tipo de brujas y magos que estaban descansando de un día de compras; salieron hacía el patio trasero donde Andy sacó su varita para tocar el ladrillo correspondiente y entrar al bullicio del callejón. La chica no se sentía del todo bien, así que primero fueron a la heladería Florean Fortescue, donde ambas pidieron un helado de chocolate mientras que se sentaban en la terraza.

 -¿Estas molesta?

 -Fue una mierda lo que me hiciste. Sabes que me asustan esos bichos

 -Te enfrentas con mortifagos, pero ¿Le temes a unas simples arañitas?

 -Existen las acromantulas

 -En Hogwarts habían o hay, Hagrid....-pero Andy ya no la escuchaba- ...supe que estaban el bosque prohibido

 -Si- respondió distraídamente

 -No me estás escuchando- refunfuño

 -¿Qué?

 -Te decía que...olvídalo. ¿Por qué les temes tanto?

 -Mis padres no fueron los únicos que pelearon en la batalla de Hogwarts.- eso tomo desprevenida a Dayra

 -No me digas que....

 -Yo logré colarme, temía por ellos así que estuve presente. Habían muchos caídos, destrozos por todos lados, gigantes que aplastaban a muchos que peleaban, apenas logre salir de las garras de una acromantula.

 -¿Cómo?- preguntó sorprendida

 -Ni yo lo sé. No tienes idea de lo que viví. Vi como cada estudiante peleaba, vi morir a mucha gente, aplastados, devorados o parte de la crueldad de esos malditos mortifagos.

 -¿Por eso te dan miedo?

 -Solo creció aún más mi temor. Mi mejor amigo murió en mis brazos, destrozado; al igual que yo, buscaba a su familia, buscaba a su hermano.

 -Lo siento, no tenía idea

 -Nadie la tiene- respondió Andy muy seriamente y algo ausente- Harry no va a permitir que vuelva a suceder, ni mucho menos yo

 -En verdad lo siento- se acercó a su hermana y la abrazo

 -Ya te dije que no fue tu culpa- hacía un cierto tiempo que no escuchaba esa voz

 -Y tú muy bien sabes lo que sucedió- respondió Andy con una sonrisa mientras abrazaba a su amiga- Dayra te presento.....

 -¿Profesora McGonagall?

 -Hola Dayra- saludó Mena bajo la atenta mirada curiosa de la chica

 -¿Qué hace aquí?

 -¿Cómo se conocen?

 -Puedes hablarme de tú, solo afuera del colegio. Y bueno, yo también salgo a divertirme un rato.

 -¡Guau! Nunca imagine ver a un profesor fuera de las aulas

 -¿Me piensan explicar?

 -La tengo en mi clase- respondió Mena tranquilamente

 -¿Runas Antiguas? ¿Desde cuando?

 -Desde el curso anterior- contestó su hermana como si nada

 -Ya sé que en tercero tienes que estudiar más asignaturas- exclamó exasperada- Me refiero que desde cuando te gustan las Runas Antiguas

 -Desde siempre

 -Déjame decirte que tu hermana es una muy buena estudiante

-Yo no me trago eso desde siempre- Andy ignoro el cumplido que había hecho su amiga, mientras observaba a Dayra- ¿No será acaso desde que viste esa película muggle?

 -Piensa lo que quieras

 -Ya basta Andrea, déjala en paz

-¿Y Gustav?- preguntó Andy con el ceño fruncido mientras su hermana le sonreía burlonamente

 -No sé

 -Que raro, si nunca se separan

 -¿Otra vez con esas insinuaciones?- Mena le lanzó una mirada envenenada

 -¿Cuáles?- preguntó inocentemente

 -Además tengo novio

 -Y de seguro no se separan de la escoba- ahora si, Andy rió tan descaradamente bajo una mirada de reproche por parte de Mena y una curiosa por parte de su hermana.

 -¡Eres imposible!

 -Así me quieres

 -Desafortunadamente así es. Tengo que irme, fue un gusto verlas- abrazó a ambas, pero se detuvo más tiempo con Andy- No te olvides de tus deberes.

 -Claro que no profesora

 -Y tú.....ay olvídalo- exclamó soltando un suspiro, a sabiendas que siempre sería parte de su lado bromista

 -Sabes que nunca olvido nada

 -Lo sé- Mena volvió a despedirse para seguir su camino por el callejón Diagon

 -Ya me siento mejor- dijo de pronto Andy unos minutos después de haber visto a su amiga

 -¿Iremos a Sortilegios Weasley?

-Como quieras

Terminaron sus helado y caminaron por el callejón, se detuvieron un rato en la Tienda de Artículos de Calidad de Quidditch, aprovecharon el viaje para comprarle comida a Hermes, y luego entraron a Sortilegios, que como siempre estaba abarrotado de varios chicos. Cada una compro algunas bromas, pero en especial bombas fétidas. Bastantes alegres, las chicas salieron del callejón Diagon rumbo hacía el auto para regresar a casa.

 Habían pasado un gran día entre hermanas, pero a Andy no se le olvidaba la bromita del cine, por lo que ya planeaba su venganza. Apenas estaciono su auto, se le formo una sonrisa en el rostro, iba detrás de Dayra que apenas entró por la puerta de la casa....

 -¡¡ANDREA!!

 -Te queda muy bien el morado- dijo la chica revolcándose de risa

 -No es gracioso- replicó mientras se quitaba los restos de pintura

 -Si que lo es. Estamos a mano

 -¡Claro que no!

 -Es cierto, todavía no- alzo la varita e hizo aparecer varios globos más que reventó en la cabeza de su hermana- ahora sí, estamos a mano

-Por supuesto que no

 Dayra sacó una bomba fétida y se la aventó, pero con los reflejos que había adquirido con el Quidditch pudo evitarla, terminando en la cocina y paso lo que no les hubiera gustado que pasara.

 -¡¡¿QUÉ SIGNIFICA ESTO?!!- ese grito hizo palidecer a ambas chicas

 Trataron de pasar inadvertidas, pero su linda madre las cachó en el intento enfureciendo más al ver su alfombra y parte de la entrada llena de pintura, hecha literalmente un arco iris

 -¡ANDREA Y DAYRA GREEN!

 -Hola mamá

 -Te ves hermosa

 -Quiero una explicación, ahora.

 -Bueno, es que Dayra empezó- dijo la chica señalando a su hermana

 -Pero sí yo soy la víctima- todavía se encontraba empapada de pintura- me reventó globos en la cabeza

 -Vi una estúpida película de terror. Sabes que odio las arañas

 -¿Globos? ¿Arañas?- preguntó confundida Mary

 -Te dije que ella empezó

 -No es cierto, solo fue una bromita.

 -Con que es eso- un grave error de la chica- ¿No les pedí que se comportaran?

 -Pues....

 -Están castigadas. Y quiero mi alfombra limpia- decretó antes de regresar a la cocina

 -Oh que bien, de nuevo castigada- resopló Andy

 -Yo también lo estoy

 Andy limpió la alfombra con magia, y cada uno entró a su respectiva habitación, hasta que bajaron a la cena. Por supuesto, que su padre se entero de lo sucedido aunque él lo tomo con  bastante humor.

El fin de semana había terminado, las vacaciones todavía no terminaban para Dayra, sin mencionar que se encontraba castigada; su hermana como cada mañana salió rumbo al ministerio, todavía con sus pensamientos puestos en los ataques. Matt hizo acto de presencia en su casa, y al menos por fin podrían idear un plan para averiguar todo sobre Alexander y lo que realmente ocurría en el mundo mágico.

Aquel día, Andy había salido bastante temprano, de hecho llegó a la hora de la comida, algo inusual debido a que no tenía mucho trabajo; observaba muy atentamente a su hermana y a su mejor amigo, su intuición le decía que estaban tramando algo. Esos pensamientos fueron interrumpidos cuando apareció un patronus en forma de ciervo.

-¿Qué es eso?- preguntó Matt

-Ataque en el callejón Diagon- era la voz de su jefe Harry, apenas lo dijo se esfumó

-Tengo que irme- Andy tomó su capa y se metió a la chimenea

 Todos se encontraban en la sala, ya era cerca de media noche y Andy no aparecía ni había mandado un mensaje, sus padres se encontraban bastante preocupados, por más que intentaron mandar a dormir a Dayra y a su amigo Matt, quien se quedaría a pasar unos días con ellos, no pudieron evitar que también estuvieran ahí.

El señor Green iba de un lado a otro, sus ojos reflejaban el mismo miedo que su esposa, pero trataban de estar tranquilos por el bien de los chicos, pero sus nervios estaban a flor de piel, y no pudieron reprimir un grito cuando apareció Andy, y Alexander que trataba de mantener el equilibrio.

 -¿Qué paso?

 -Hirieron a Alex

El chico tomó asiento en el sofá mientras que rasgaba la túnica, dejando al descubierto una enorme herida en el brazo y parte de su costado izquierdo

 -¿Tu estas bien?- preguntó Dayra acercándose a su hermana

 -Si, estoy bien- ella se encontraba ilesa, aunque su túnica estaba en algunas partes rasgadas y llena de sangre de su novio

 -La herida no es profunda, pero tardara en sanar- la madre de la chica se encontraba curándolo- ¿Cómo fue?

 -Una maldición- respondió Andy tomando asiento a un lado de él

 -Sectusempra- dijo el chico apretando los dientes

 -Tranquilo

 -Ya está, lo mejor es que no uses la aparición, al menos hasta que sanes

 -¿Podrían darnos una explicación?

 Tanto Alex como Andy intercambiaron una mirada, no sabían si sería correcto hablar de lo ocurrido, en especial por que tenía mucho que ver con asuntos del ministerio y por que habían dos menores presentes

 -Primero, Dayra y Matt tienen que estar en la cama

 -Pero...

 -Obedezcan- no tuvieron otra opción mas que subir, pero Mary se aseguró de que estuvieran dormidos, antes de volver a bajar.

-¿Qué sucedió? Y no quiero evasivas

 -Papá....

 -Hubo otro ataque, esta vez en el Callejón Diagon- hablo Alexander con una mueca

 -Tuvimos la fortuna de que no había gente, por eso vimos la oportunidad de capturar, pero algunos de ellos...

 -Tiraban a matar

 -¿Qué dice Harry de esto?

 -Está preocupado. No son mortifagos, hay algo diferente en ellos- explicó el chico

 -Hija...

 -Creemos que es algo personal- comenzó- yo...

 -Dinos la verdad- exigió su padre

 -Lo que te voy a decir es confidencial- volvió a intercambiar una mirada con su novio, el cual asintió levemente- Y no quiero que mi hermana se entere de esto. Es posible que me busquen a mí, quizás tengo un enemigo.

 -¿Qué te hace pensar eso?

 -El modo en el que operan, no es igual al de los mortifagos. En todos los ataques, Andy estuvo presente. Ya usaron a su hermana como señuelo y ahora fui yo.

 -¿Por qué?

 -Es mi novio, mamá- quizás no era la ocasión idónea para decirles a sus padres sobre su vida amorosa pero estaba preocupada

 -No voy a permitir que nada le pase- declaró Alex entrelazando su mano con la de ella

 -Y ni yo a ustedes, en especial a Dayra.

 -Hablaremos de eso después- su padre no estaba del todo contento con la situación, pero sentía cierto alivio de que su hija se encontrara bien.

-Alex, sería mejor que te quedaras por esta noche

-No creo que sea correcto- pero hizo una mueca de dolor

-Papá, ¿puedes prestarle algo de ropa?

-Creo que tu primo dejo algunas prendas la ultima vez que vino- menciono convocándola con su varita

Los padres de Andy estuvieron unos minutos más en la sala, hasta que decidieron subir a descansar un poco, sin percatarse de que dos chicos habían escuchado todo, de que buscaban una manera de averiguar todos esos detalles que se estaban perdiendo.

 

 

 

 

 

 

 



« Capítulo 11 Comenta este capítulo | Ir arriba Capitulo 13 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.